Otra vuelta de tuerca

Buscando una manera de ser util en este mundo del HS me he esforzado por encontrar información fuera de nuestro ámbito más inmediato. Hay muchos lugares en los que esta decisión no resulta ni estrafalaria ni traumática para el entorno y la naturalidad se impone en los procedimientos. No es ese el caso  del Estado español en el que, como en la novela de Henry James -Otra vuelta de tuerca- los esfuerzos que se están haciendo por normalizar la opción están cayendo en saco roto y da la impresión de que las decisiones que se van tomando agravan la situación precedente.

justicia

El endurecimiento de las condiciones para la entrada en el CIDEAD, los cambios en algún protocolo de absentismo tras la sentencia del Tribunal Constitucional de diciembre de 2010, la aplicación de la propia sentencia del Constitucional en procesos administrativos y judiciales como son los casos a través de Jurisdicción Voluntaria, las mayores trabas para la convalidación de estudios en escuelas extranjeras a distancia y ahora, lo que parecía que iba a ser la apertura de la universidad con la desaparición de la selectividad, se vuelve a cerrar a peor, con una reválida de bachillerato como requisito de entrada. Todo esto lleva a la desazón y el abatimiento, circunstancia que se refleja en las propias asociaciones que trabajan por la normalización del HS, que se plantean cuál ha de ser la respuesta.

La situación política exige aplazar las cuestiones hasta que se aclare el panorama de quién se va a encargar de la gestión de la cosa pública y con ella la gestión de la educación o los servicios sociales. Mientras tanto, podría trabajarse a nivel europeo la posibilidad de plantear actuaciones comunes entre las distintas asociaciones que abogan por la libertad educativa a distintos niveles y trabajar a nivel interno con todos aquellos grupos, asociaciones, iniciativas y proyectos que favorecen entornos educativos libres fuera y dentro del hogar.

La nueva selectividad/reválida de bachiller

El Mundo ha publicado este artículo que resume a la perfección lo que va a ser la nueva prueba de acceso a la universidad:

El próximo mes de junio se celebra la última Prueba de Acceso a la Universidad (PAU). La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) ha suprimido este examen, poniendo, en su lugar, que cada campus pueda establecer sus propios mecanismos de selección de alumnos. De forma paralela, la Ley Wert introduce una reválida al final de Bachillerato que cerca de 400.000 alumnos tendrán que realizar si quieren obtener el título y seguir estudiando, a diferencia de lo que ocurre ahora. Pero el nuevo sistema presentaba problemas a la hora de ser puesto en marcha y el Gobierno en funciones ha introducido importantes matices después de dos años y medio de negociación con los rectores.

Los cambios se conocerán oficialmente en mayo, cuando el ministro en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, presente a las comunidades autónomas, en el marco de la Conferencia Sectorial de Educación, el borrador del proyecto de real decreto en el que se recogen las características de esta prueba. Sin embargo, el ministro y el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (Crue), Segundo Píriz, avanzaron ayer en rueda de prensa que la reválida de Bachillerato se va a convertir, en la práctica, en la sustituta de la actual PAU, que antes se llamaba Selectividad.

La reválida va a ser la heredera de la Selectividad por tres razones. En primer lugar, porque el formato será «muy parecido». El Gobierno ha descartado la idea inicial que tenía de que hubiera preguntas tipo test, un planteamiento muy criticado por toda la comunidad educativa. «El tipo test ha sido abandonado por el Ministerio», explican fuentes de este departamento. «Son pruebas competenciales que exigen un tipo de preguntas que no se pueden conseguir con el tipo test. Habrá problemas, que no ejercicios, y comentarios de texto».

En segundo lugar, porque los rectores tienen la intención de no poner exámenes de acceso adicionales que obliguen a los alumnos a ir recorriéndose España, universidad por universidad, pasando por distintos procesos de selección. «Probablemente las universidades no tengan que hacer otras pruebas para acceder a la universidad», afirmó ayer el ministro en funciones.

La Lomce, sin embargo, contempla esta posibilidad y eso no se puede tocar. «Con la ley en la mano, cada universidad tiene potestad de hacer la prueba que considere oportuno», indicó Segundo Píriz, que añadió, no obstante, que el próximo 19 de mayo intentarán llegar a un acuerdo entre todas las universidades para que nadie establezca sus propios mecanismos de selección y se mantenga el «distrito único», que significa que la nota que obtiene el alumno en Zaragoza le sirve para estudiar en una universidad de Sevilla.

El distrito único, como indica Méndez de Vigo en su cuenta de Twitter, garantiza «la igualdad de oportunidades» y la «seguridad jurídica» en todo el territorio nacional de los estudiantes que a partir del año que viene se examinen de los nuevos currículos establecidos en la Lomce.

En tercer lugar, la reválida se va a convertir en la sustituta de la PAU porque el Gobierno va a dejar bastante margen de actuación a las comunidades autónomas, tal y como ocurre ahora. El sistema actual permite que cada gobierno regional, en colaboración con las universidades, fije su propia prueba. Hay, pues, 17 modelos de Selectividad distintos, tantos como autonomías hay.

A partir de junio de 2017, cuando se celebre la primera reválida de Bachillerato, habrá algo más de «homogeneidad», pero no tanta como planearon los populares durante su época de mayoría absoluta en el Gobierno, con José Ignacio Wert prometiendo «españolizar a los niños catalanes» y asegurando que todos los alumnos iban a estudiar la misma Historia en toda España.

Inicialmente, el Gobierno quería que la reválida de Bachillerato se hiciera de la misma forma en todo el país. Los alumnos de en torno a 18 años iban a estudiar los mismos contenidos en todas las comunidades autónomas y se les iban a formular unas preguntas exactamente iguales el mismo día. Después, serían corregidas por evaluadores externos a los centros. Y, como todos los estudiantes iban a ser examinados de lo mismo, esto implicaba que todos iban a tener que estudiar lo mismo. Los resultados, homogéneos, podrían compararse y se establecerían ránkings.

Ya no será así. Méndez de Vigo dijo ayer que el Gobierno «determinará las características, el diseño y los contenidos de las pruebas»; es decir, «el marco común». Y las comunidades serán las responsables de la «elaboración de las preguntas», de la «aplicación material de las pruebas, incluyendo su elaboración, la fijación de los tribunales, las fechas y lugares para su realización y reclamaciones».

Es decir, habrá unas «características iguales para todas» fijadas desde el Gobierno central. Son, por ejemplo, unos contenidos comunes y el hecho de que los alumnos deban examinarse de las materias troncales, de dos opcionales y de una asignatura de las específicas, a elección, en estos últimos casos, de los estudiantes.

Pero «cada comunidad va a poder fijar el día de la celebración del examen y la elaboración de las preguntas», tal y como confirman en el Ministerio. En otras palabras: cada gobierno regional redactará su propio modelo de examen con las cuestiones que crea convenientes, como ocurre ahora. Y lo pondrá el día que quiera.

El resto de las cosas se mantiene prácticamente igual. Los exámenes los continuarán corrigiendo profesores del sistema público. Se puntuará igual: la nota máxima, que ahora es un 10 pero puede subir hasta 14 con el examen de dos específicas, seguirá ponderándose de la misma forma. Y, para la nota final, contará un 60% la media de los dos cursos de Bachillerato y un 40% la calificación del examen. Eso sí, si no aprueba la reválida, el estudiante no podrá seguir estudiando ni obtendrá el título, algo que ahora no ocurre.

En junio de 2017 se celebrará la primera reválida. No tendrá efectos académicos (es decir, si el alumno la suspende, podrá titular), pero sí contará la nota para acceder a la universidad.

Méndez de Vigo ha descartado que la prueba sea tipo test como se barajó en un primer momento. Y considera que, aunque la LOMCE abre la vía para que las universidades realicen sus propias pruebas de acceso, la diseñada por ellos “que garantiza el distrito único” cierra esta posibilidad. Su idea es publicar el real decreto de la prueba en las próximas semanas para tranquilizar a las familias que no saben a qué se van a enfrentar sus hijos.

Más información:

 El País

ABC

La Voz de Galicia

Familias que “hacen cola” por entrar en proyectos de educación activa

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Maria jesús Ibáñez. Barcelona Lunes, 25 de abril del 2016

Unas 300 familias han empezado a organizar una plataforma para reclamar a las administraciones que amplíen la oferta de plazas en escuelas que trabajan con metodologías educativas innovadoras, después de que sus hijos hayan quedado excluidos, en la preinscripción para el curso 2016-2017, de alguno de estos centros, sobre todo en la ciudad de Barcelona. “Las escuelas de carácter no directivo, vivas, activas, abiertas, participativas, sin exámenes ni deberes, están cada vez más demandadas“, aseguran estos padres. En las próximas semanas van a solicitar una reunión con las autoridades educativas, a las que exigirán “una alternativa”, han anunciado.

Esta noticia está relacionada con esta otra de hace tres años “Escuelas activas que echan el cierre”.

Los recortes han llevado al cierre de centros

“Además de coincidir en sus proyectos educativos, estos cuatro centros también forman parte de la lista de escuelas que la Generalitat ha anunciado que cerrará durante los próximos años. A partir de este verano se clausurarán cuatro: una desaparecerá de golpe (Can Montllor); mientras que otras tres lo harán progresivamente. Estas son Vilamagore, El Castell (Tona), Sant Baldiri (en Lliçà d’Amunt) y Gil Cristià (La Selva de Camp). En la cuerda floja hay cuatro más (Xarau de Cerdanyola del Vallès, Escola Llar de Olot, el Pau Vila de Granollers y Encarnació Fonoll de Dosrius), que se juegan su continuidad en las inscripciones que consigan. A estas hay que sumar las 10, ya desmanteladas este curso.

Para el curso 2014-15 ya está previsto el desmantelamiento de las escuelas de Poblenou (Pineda de Mar) y Els Aigüerols (Santa Perpètua de Mogoda), más otras que la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, pueda anunciar de aquí a un año. En total, una veintena de centros afectados”.

Rigau siempre se escuda en el descenso de la demografía para cerrar escuelas. El argumento no consuela a las familias ni a los sindicatos, que ven motivos básicamente económicos. En el caso de los colegios de Can Montllor o Xarau, la Generalitat debería desembolsar una buena cantidad de dinero para construirles un edificio. La primera se ubica en unas instalaciones que se están quedando pequeñas a medida que esta nueva escuela de tres años va creciendo, mientras que en el segundo caso el edificio es demasiado viejo y tiene problemas de mantenimiento.

Universidades disruptivas

Llevo un tiempo hablando de la educación disruptiva y sus implicaciones. Toca dar un paso más, pues ahora se trata no ya de escuelas disruptivas de enseñanza media sino de estudios superiores disruptivos, con tres ejemplos, las universidades de Kaospilot (Dinamarca), Hyper Island (Suecia) o Minerva (Estados Unidos). Estas son algunas de las universidades que están transformando el método de enseñanza tradicional y enterrando las clases magistrales. Su método consiste en el aprendizaje basado en la prueba-error y en la propia experiencia de los alumnos.

 “Hay universidades que admiten no tener la clave para que sus alumnos encuentren un trabajo en el futuro. Según su planteamiento, ningún experto es capaz de predecir cuáles son los conocimientos necesarios para afrontar profesiones que aún no existen. Estos centros reconocen que por primera vez profesores y alumnos están igualados en un aspecto: nadie sabe cuáles serán las reglas del mercado laboral en una década.

“Cada vez más familias aceptan programas no oficiales para sus hijos”. El mundo digital ha roto la forma de empaquetar el conocimiento en grados de cuatro años con un número determinado de horas y de créditos. “En cuatro años cambian las demandas del mercado y surgen las frustraciones de los graduados, que no encajan en los nuevos perfiles”.

Es un artículo de Ana Torres para El País

HS y feminismo: un debate pendiente

 ¿Puede una feminista educar en casa a su hijo o hija? Las voces que lideran el movimiento feminista callan o son ambivalentes ante el homeschool. Como no soy líder del movimiento feminista, no quiero callar, ni ser ambivalente. Queda tanto por decir de este tema, que no sé por dónde empezar. Había pensado en dedicar uno de los números a las mujeres que más han influenciado el HS español. Pero ahora veo que hay otro tema, no histórico, sino muy real y muy acuciante: el binomio feminismo y homeschool. En el nº 7 de la Serie 10 que dediqué a los 10 tópicos a los que se enfrenta el homeschool, hablaba de este tema y alertaba sobre la necesidad de construir un discurso dentro del homeschool que cubra ideológicamente el cuestionamiento que se hace desde el movimiento feminista, desde su prisma antipatriarcalista. No vale hablar de feminazis, eso es hacer trampas al solitario, pues son argumentos sólidos los que presentan y merecen un análisis en consecuencia.

Para plantear el debate me he basado en el artículo de Wendy McElroy, ¿Puede una feminista educar en casa? mcelroy0202

El texto plantea el debate en base a la “típica” familia homeschooler con la madre educadora que se queda en casa como parte de una familia media  heterosexual con dos o más hijos en la que los padres tienen un nivel educativo alto y el padre es el que sustenta económicamente a la familia. Esto significa que muchas mujeres con un nivel educativo alto están abandonando su potencial profesional y vuelven a los valores domésticos tradicionales, poniendo a sus hijos e hijas  y a la familia en primer lugar. Las mujeres que eligen no incorporarse al mercado de trabajo son las que se ven reflejadas en este perfil. El problema se plantea cuando  la situación  desemboca en una dependencia económica.

Algunas madres que educan en casa se consideran feministas, pero no son la mayoría. El homeschool no se adapta a las políticas de igualdad de género. Laurae Lyste-Mensh ha escrito un artículo titulado “¿Es el homeschool sexista?” La autora es claramente favorable al homeschool, siendo ella misma madre que educa en casa, pero se pregunta cuál es el mensaje que esta madre transmite a sus hijas: ¿Les digo que se esfuercen por educar en casa a sus propios hijos e hijas, y se queden en casa, como lo he hecho yo? ¿Les digo que no lo hagan? ¿Y qué hay de los hijos?  Ellos no pueden evitar darse cuenta de que quienes hacen el homeschool son las madres y quienes renuncian son ellas…

Lyster-Mensh plantea preguntas muy importantes para las familias que educan en casa. Por ejemplo, cuando se trata del hombre como principal contribuidor a la economía doméstica… ¿Cuál es su papel en la toma de las decisiones que afectan a la familia? Admite con tranquilidad que estas cuestiones no preocupan en absoluto a muchas de las familñias que educan en casa. Pero sospecha que en el fondo, dado que el movimiento que educa en casa se ve atacado por el movimiento feminista y la izquierda en general, que se muestra muy convencida en su defensa del sistema escolar público, presentan un frente unido contra el mundo. En consecuencia cuestiones fundamentales como el rol de las mujeres en la familia y en las sociedad no se discuten tan abiertamente como debería dadas otras circunstancias. Desgraciadamente no sabremos los resultados de este debate mientras no cesen los ataques a las madres homeschoolers.

Una queja de las madres que educan en casa es que las feministas  muestran un trato agresivo e insultante contra su modo de vida. En resumen, las feministas les miran por debajo del hombro considerándolas menos liberadas por no haberse incorporado al mercado de trabajo. Las ven como madres que al quedarse en casa refuerzan la estructura patricarcal (la familia nuclear y sus valortes tradicionales) que son el germen de la opresión de género.

Lyman

En el otro extremo, Isabel Lyman en su artículo  “La maternidad puesta a punto” se pregunta algo que se le ha ocurrido a la mayoría de las mujeres que educan en casa a sus hijos e hijas, especialmente aquellas que han renunciado a su desarrollo profesional y a su independencia económica: ¿Una mujer que se entrega en cuerpo y alma a la educación de sus hijos e hijas representa un paso atrás en la evolución del feminismo o es una pionera que desafía cualquier tipo de encasillamiento?

Y esta es su respuesta:

“Bienvenido y bienvenida a mi homeschool—mi pequeña rebelión privada contra los enemigos de la excelencia educativa y las fuerzas del feminismo que dicen que el lugar de una mujer es su puesto de trabajo”.

Preguntas y comentarios irritantes

Algunos y algunas de quienes me seguís en este blog sabeis que estoy inmersa en un proyecto que me ilusiona mucho, y que es la producción del número 8 de la Serie 10 del Homeschool con Laura Mascaró. Se trata de las 10 preguntas que se hacen normalmente las personas que viven el homeschool. Lo que sucede con un proyecto, es que la investigación de uno te lleva al otro, como cuando al coger una cereza arrastras cuatro más. Este tema me ha llevado a otro parecido pero no igual, puesto que se trata de darle un par de vueltas a esta idea:  “pensar en cuáles son las preguntas y comentarios más irritantes que hacen amigos, conocidos, familiares o cualquier desconocido a un padre o madre homeschooler”. Este es mi listado de 10 -para no romper el marco de la Serie 10-.

001-Josh-Harris-cartoon

  1. Puedes hacer homeschool porque eres profesora
  2. ¿No te preocupa la socialización?
  3. ¿Cómo llegarán a la universidad?
  4. ¿Qué haces con ellos todo el día en casa?
  5. ¿No te preocupa que no tengan el nivel de otros niños y niñas?
  6. Debes ser una madre excelente. Te admiro
  7. ¿Cómo os arreglais con las mates?
  8. Yo no podría, no tengo paciencia
  9. ¿Les haces exámenes en casa?
  10. ¿No se pasa todo el día viendo la tele o jugando en la consola?

 Merecería la pena dedicar el número 9 de la Serie 10 a desarrollarlas con casos prácticos incluídos. ¿Verdad?

El noveno aniversario del blog

Hoy, sábado 16 de abril, se cumple el noveno aniversario de este blog. La primera entrada fue School’s Out Forever .

Sin título

En aquella entrada, además de un guiño a mi afición por la música rock (Alice Cooper, en este caso) incluyo la primera mención a quien ha sido la persona que más me ha influido e inspirado a lo largo de estos años: Paula Rothermel.

Empecé de su mano, mencionando uno de sus grandes temas Home-Education: Rationales, Practices and outcomes y la cosa no podía salir mal. ¡Quién me iba a decir que con el tiempo iba a publicarse un artículo mío en uno de sus libros! “Internationational perspectives in Home education: Do we need schools?”

Sólo me queda decir que espero llegar al décimo.