Black Mountain College

He aprovechado las vacaciones para hacer una visita al Guggenheim Bilbao, que exhibía la obra del artista plástico estadounidense Cy Twombly, y me he encontrado con la sorpresa de conocer sobre la existencia del Black Mountain College, una institución educativa  liberal y experimental que en su corta existencia, apenas sobrepasó los 20 años, produjo el mayor legado artístico colectivo para los Estados Unidos. La base de la formación de los jóvenes eran las artes, porque el proceso creativo fomenta la creatividad, independencia y auto disciplina.

images

El funcionamiento de la escuela me ha parecido inspirador, un buen ejemplo para la reflexión sobre la finalidad de las instituciones de formación de los jóvenes en las diferentes áreas del conocimiento, y el modo en el que impartir, y compartir con los alumnos y alumnas ese legado humano de conocimiento intelectual, científico, artístico e industrial.

La escuela se basa en la reflexión y el cuestionamiento continuo de lo que acontece, no existe un plan previsto, el aprendizaje fluye y cada día es diferente, la creatividad y la producción es la base del curriculum. Los alumnos y alumnas se encargan de todo el trabajo físico y de construcción que haya de realizar en el entorno del aprendizaje.

Según información proporcionada por el propio Museo:

El Black Mountain College fundado en 1935 cerca de Ashville Carolina del Norte, fue una de las escuelas más progresistas de Estados Unidos. Funcionó durante 23 años hasta 1957 y, a pesar de su corta vida, la influencia en el desarrollo artístico desde aquel momento en adelante fue muy significativo, ya que allí se gestaron muchos de los artistas que formaron la vanguardia artística americana de los años sesenta. Su curriculum potenciaba de manera extraordinaria las artes visuales y escénicas, la vida en comunidad y el trabajo físico.

El museo muestra además, en su integridad, el documental que se estrenó en 2007 denominado Fully Awake: The Black Mountain experience dirigido por Cathryn Zommer y Neeley House, del que he podido obtener un fragmento en Youtube.

Black Mountain College se creó como un experimento de “educación en democracia”, con la idea de que las artes y las responsabilidades prácticas son de igual importancia en el desarrollo intelectual. El énfasis recaía en el principio de que aprender y vivir están íntimamente conectados. El teatro, la música y las bellas artes se consideraban parte integral de la vida escolar. Ningún estudiante trabajó durante el tiempo de estancia en la escuela, pero todo el mundo, incluyendo los estudiantes, colaboraban con su trabajo en la granja, la construcción de edificios, las labores de mantenimiento, así como lo relacionado con el servicio de comidas.

Muchas clases se impartían de noche, ya que no se programaba ninguna por la tarde, tiempo que se destinaba al trabajo de los estudiantes. No había un programa organizado de deportes ya que regia el principio de la no distinción entre juego y trabajo. No había un determinado número de cursos que hubiera que aprobar, sino que cada estudiante preparaba con su tutor un plan de trabajo. Las clases, que se combinaban con recitales, clases magistrales, tutorías y seminarios, se fijaban a discreción del profesor y su asistencia era voluntaria.

El texto provine de la información que acompaña al documental citado.

Information Courtesy of North Carolina State Archives Black Mountain College Papers

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

Un pensamiento en “Black Mountain College

  1. La revista “Poesia”, que publicaba el Ministerio de Cultura, dedicó 140 paginas de su número 38, de 1992, al Black Mountain College. En ese tiempo yo no tenia hijos pero conseguir ese número 38 se convirtió para mí en una verdadera revelación…

    Creo que esta publicación fué mi primer contacto con una educación “de otra manera” y nunca después volví a pensar en ella como referente para el unschooling que llevamos a cabo en casa con nuestras hijas Clara y Violeta. Pero ahora sí veo la relación….

    Ya vés, 2 años después de que publicases tu esta entrada, llego a ella buscando los trazos de la vida de John Cage para una performance que estamos preparando mi mujer (Rizoma Teatre) y yo para una semana cultural de una escuela a la que nunca llevariamos a nuestras hijas… (la vida será compleja o no será, ja, ja,…)

    Mil gracias, 2 años tarde, por tu entrada y gracias también por tu implicación en lo que atañe a la vida diaria de tantas personas que deseamos tan intensamente (con mil errores, seguro, y gracias a ellos) una “otra” educación para nuestros hijos.

    atentamente, Jordi.

    pd. cojo la revista y la dejo en el escritorio otra vez a la espera de volver a ella…

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s