Diario Deia: un artículo sobre homeschool y flexi schooling

El lunes 13 de abril el diario Deia publicó el artículo titulado Flexi school La tercera vía educativa en su sección de Educación.  Responde a una entrevista realizada en el mes de enero, y ya ni me acuerdo de lo que le dije a la periodista, pero supongo que sí responde a la conversación, muy agradable, por cierto, que mantuve  con ella en la Universidad.

La periodista es Idoia Alonso quien me comunicó su intención de escribir un artículo el 22 de enero de este año.

Kaixo Madalen, soy Idoia Alonso, trabajo en el periódico DEIA y me encargo de los temas de Educación.

Estoy elaborando una serie de reportajes sobre las enseñanzas alternativas al sistema educativo tradicional, con familias que educan en casa y una escuela libre de Bizkaia.

Me gustaría concertar una entrevista para la semana que viene contigo.


Flexi school.  La tercera vía educativa

En el Estado, 4.000 familias educan en casa; 1,1 millones en el mundo.

Enseñanzas alternativas

Muchas veces las leyes van por detrás de la sociedad, como en el caso de las enseñanzas alternativas. Mientras los ‘homeschoolers’ vascos luchan por la regularización de la educación en casa, se empiezan a oír tímidas voces favorables al ‘flexi schooling’.

La tan sobada crisis en la educación no es más que el reflejo de la crisis general del mundo en el que vivimos. Sin embargo, son minoría quienes ponen en cuestión el sistema educativo, entre otras cosas, porque la educación universal es una conquista social. Y quienes lo hacen, y han tomado la decisión de educar a sus hijos en casa, no sólo se enfrentan a la incomprensión de la Administración sino que se arriesgan a perder la patria potestad de sus hijos, porque aunque la educación en el hogar no es ilegal, los homeschoolers pueden ser acusadas de abandono familiar. Ninguna causa ha prosperado.

En el Estado, cerca de 4.000 familias han optado por responsabilizarse de la formación de sus hijos fuera de la escuela, más de 12 en Euskal Herria, según el registro de la Asociación para la Libre Educación (ALE). También existen dos escuelas libres: Kortiñe, en la localidad vizcaina de Berango, y Tximeleta en Nafarroa. Madalen Goiria, profesora de Derecho Civil de la UPV/EHU, lleva dos años investigando la corriente del homeschool, surgida en los setenta en EE.UU. de la mano del reformador John Caldwell Holt, y adoptada por 1,1 millón de familias en todo el mundo, según datos oficiales de 2003. Mientras que “en España esta práctica se encuentra en un limbo legal”, países europeos como Reino Unido, Dinamarca, Francia, Bélgica, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal o Suiza reconocen el derecho de los padres a la educación en casa.

El archivo de la causa contra la familia Branson-Sánchez de Irun por educar a sus hijos en casa abrió el debate sobre la regularización del homeschooling en la Cámara vasca, discusión que se ha trasladado recientemente al Parlament catalán. Muchas veces, las leyes van por detrás de la sociedad. En este caso también. Mientras políticos y legisladores estudian “encontrar un acomodo para el homeschool en la legislación sobre educación”, tal y como solicitó el Ararteko (2007) y antes el Defensor del Pueblo en su informe a las Cortes Generales (2006), se comienza a escuchar tímidas voces favorables al flexi schooling. La flexi-escuela “es una de las opciones a las que pueden acogerse las familias que educan en casa en Gran Bretaña”, explica Goiria, un sistema en el que el menor puede acudir al colegio a tiempo parcial, o a asignaturas concretas, al tiempo que prosigue su educación en casa. Esta metodología, requiere del permiso de la dirección del centro. Y la lógica de la misma es aplastante: “Como ciudadano participo en la financiación de las escuelas, ¿por qué para ciertas asignaturas que me interesan tengo que estar pagando privadamente, por qué no puedo acceder a servicios públicos escolares?”, comenta Goiria. “Yo he hablando de este tema con homeschoolers y les interesa poder demandar ciertas asignaturas. Además favorece esa socialización famosa de los niños con otros menores de su edad”.

Las razones que llevan a elegir este sistema son las mismas que justifican el homeschool. Las principales motivaciones de estas familias son de orden ideológico y pedagógico.

La profesora Goiria ha realizado una clasificación con cuatro perfiles de homeschoolers: los protectores, los educadores, los rebeldes y las víctimas del sistema educativo.

Los protectores serían aquellos padres que desean “preservar los valores familiares, que pretenden proteger a sus hijos de una influencia exterior que consideran potencialmente peligrosa, representada por la televisión, la violencia o la competitividad del sistema escolar”. Para ellos, esta enseñanza es “una forma de cohesión familiar ante un entorno potencialmente amenazador”.

Por otro lado están los educadores, padres que “desconfían del sistema educativo” ya que “lo consideran incapaz de educar a sus hijos en los valores que les van a formar de un modo integral como personas”. Estas familias proponen “un modo de educación más natural, adaptado al ritmo y las necesidades del menor, una educación flexible que respete el interés del menor y responda a su curiosidad natural”.

Un grupo bastante extendido son los rebeldes, que estaría constituido por familias que han elegido formas de vida alternativa. “Se basan en la libertad individual y rechazan las instituciones sociales”.

Y en último término se encuentran las víctimas del sistema educativo para las que el homeschool y sus variantes “han supuesto su tabla de salvación”. De ellos, Goiria señala que lo que les ha llevado a abandonar el colegio es el fracaso escolar, el bullying, la falta de adaptación por su origen cultural, las necesidades lingüísticas, en resumen, “por una mala experiencia educativa previa dentro del modelo convencional”.

La experta de la UPV resalta los buenos resultados de esta enseñanza alternativa. “Los niños que se han educado en casa, está demostrado, están mejor educados que los que estudian en el sistema educativo tradicional porque, muchas veces, ese tiempo que no han ido a la escuela lo han empleado en hacer cosas mucho más enriquecedoras”. Respecto al papel de los padres, apunta que, “por lo general, son padres que toman un papel activo y consciente en la educación de sus hijos. Se involucran mucho, porque una vez de que han tomado esa decisión no quieren delegar la educación de sus hijos en terceras personas”.

Derecho a la objeción

El reconocimiento de la educación en casa en el Estado español pasa por un cambio en la legislación. En esta empresa se hayan inmersas dos asociaciones: ALE y Educar en Familia. Según la jurista, en estos momentos se han abierto dos vías. La vía catalana, que “busca el acomodo del homeschooling en la Ley Catalana de Educación que están redactando. Están intentando a instancias de su propio parlamento ver si hay alguna posibilidad de hacerlo”. Por tanto, en Euskadi “también se podría abrir esa vía, al menos, para poder hacer exámenes libres”. Goiria sostiene esta opinión tras participar en el monográfico dedicado al homeschool de la Mesa de Educación del Parlamento Vasco, donde “se encontró un poco aberrante” la criminalización que padecen los padres, al equiparar la falta de escolarización con la falta de educación. Según explica, “escolarización no es lo mismo que educación y el código penal lo reúne todo en uno”. Sin embargo, añade, “la Constitución lo que exige es educar -no escolarizar- y, luego, cómo se eduque es otro tipo de legislación”.

Desde ALE inciden en esa discriminación. “Nos sentimos incomprendidos, desde el momento en el que la ley educativa no refleja lo que emana de la Constitución y nos pone en una posición discriminada. Nuestros hijos son discriminados por no poder acceder a los recursos del Estado a los que tienen derecho”, afirman. “Nos gustaría poder utilizar algunos recursos gratuitamente porque así se supone que es la educación, gratuita. De momento pagamos para entrar a los museos, espectáculos, no tenemos derecho a descuentos escolares, pagamos todos los libros y no hay becas para homeschoolers”, se lamenta Sonia Oprean, presidenta de ALE.

ENSEÑANZAN ALTERNATIVAS. LAS CLAVES

Definición

‘Homeschool’.

La educación en el hogar, o educar en casa, es la educación de los niños exclusivamente en el contexto del hogar familiar, fuera de las instituciones tanto públicas como privadas. · Motivaciones. Las familias que optan por este método lo hacen por diversas razones. Algunas esgrimen razones religiosas o ideológicas, otras consideran esta alternativa la más adecuada para la adquisición de conocimientos y habilidades para sus hijos e hijas. · Número de ‘homeschoolers’. En el Estado no hay un estudio estadístico basado en datos concretos. Al no existir encuestas fiables, los casos se remiten a familias que han dado a conocer su experiencia a través de la prensa. En 1981 se publicó el primer artículo sobre esta cuestión. Según la Asociación para la Libre Educación, en la actualidad hay 4.000 ‘homeschoolers’ aunque podría haber muchos más porque no todo el mundo lo dice. Según el National Center of Education Statistic, del Departamento de Educación de EE.UU., en 2003 había 1,1 ‘homeschoolers’. Hoy día si se teclea ‘homeschool’ en Google, se encuentran 13.200.000 referencias.

Marco legal.

En España.

En el Estado no existe el delito de “desescolarizar” por lo tanto no es ilegal. La única forma de llevar a una familia ante un tribunal es por “abandono de familia” y se podría enfrentar a la pérdida de la patria potestad. El artículo 27 de la Constitución reconoce el derecho a la educación y se reconoce la libertad de enseñanza. En el punto tres afirma que la enseñanza básica es “obligatoria y gratuita”. En la práctica, el Departamento de Educación del Gobierno vasco trata el homeschool como a los absentistas y los desescolarizados e incoa el protocolo en estos casos, pudiendo llegar hasta la Fiscalía de Menores.

En Europa.

En Dinamarca, Irlanda, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Suiza, Italia, Reino Unido y Austria reconocen el derecho a la escolarización en casa. En Grecia y Holanda la ley no está del todo clara. en la web · Direcciones.

El ‘homeschool’ tiene una gran divulgación en la red a través de blogs y sitios web. En https://madalen.wordpress.com/ se puede encontrar todo lo relacionado con esta corriente.

Anuncios

3 pensamientos en “Diario Deia: un artículo sobre homeschool y flexi schooling

  1. Gracias Madalen por tenernos al día (la ventaja que tiene ser investigadora en vez de madre al cargo de una “escuelita doméstica” -la mía lo es al tener siete ahora a mi cargo…-). Realmente lo del abandono de familia está claro que no es el tipo penal que nos correspondería. Yo creo que la mayoría de los que educamos en casa podemos dar buenas noticias en este sentido, pues nos sentimos cada vez más “normalizados”, se nota que la gente ya ha oido hablar y bien de esto, y cuando vas por el pueblo con los niños -mi pueblo es más bien ya una ciudad-, desde la pediatra hasta la farmacéutica pasando por nuestro párroco han oido hablar, nos conocen, ven niños contentos y sociables, y hasta lo ven moderno (con eso de que los tenemos matriculados en el extranjero, en nuestro caso, pues ya se sabe). Digo esto porque creo que nos interesa que se sepa lo cotidiano y normal, no sólo las noticias de denuncias, que por otra parte, están todas archivadas a día de hoy -creo, si me equivoco, me corregís-.

    La clasificación por motivos es muy buena, pero creo que muchos nos identificaríamos con varias, si no todas, las cláusulas o razones que pones

    Bueno, un saludo agradecido por tu trabajo,

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s