Home Education research (IV)

8.  ¿Que se ha investigado sobre el rechazo o  fobia a la escuela?

Education Otherwise realizó en 2003 una encuesta sobre sus familias asociadas en las que se requerían todo tipo de cuestiones, entre ellas, los supuestos de desescolarización sobrevenida y las circunstancias en las que ésta se hubiera producido. Sobre un total de 2500 familias asociadas, 507 respondieron a la consulta.

Una de las cuestiones que se plantean en la encuesta es el rechazo de los menores a la escuela. Del total de familias que respondieron a esta cuestión, 507, nos encontramos con un total de 820 niños y niñas comprendidos en edades de 5 a 16 años,. De entre ellos, 423 habían sido desescolarizados de manera sobrevenida (51%).

En cuanto a las causas para esta desescolarización sobrevenida, se recogen un total de 1186 respuestas, ya que se podía marcar más de una casilla. De esas 1186 respuestas, un 74% indicaban que era la propia infelicidad del menor en la escuela la que les llevaba a tomar la decisión de sacarle del sistema escolar.

El término “Fobia escolar”, considerado como una enfermedad en el pasado, es  anacrónico actualmente ya que implica que los “miedos” del menor son irracionales. Hoy en día, sin embargo, es generalmente aceptado que existen razones reales y objetivas para que los niños  y niñas se nieguen  a acudir a la escuela, entre ellas el bullying, obviamente, pero en otros casos puede incluso derivar de una situación de crisis familiar que  lleve al menor a temer su ausencia del hogar.

Eduaction Otherwise cuenta con gran cantidad de casos documentados en los que la retirada del menor del ambiente escolar que le causa ansiedad, y su consiguiente educación en casa,  conduce a que estos niños y niñas retomen una vida normal alejada de esos temores. Menores que de este modo llegan a la edad adulta plenamente funcionales, tanto en sus relaciones personales, sociales y educativas.

Los autores que tratan esta situación como enfermedad mental son numerosos. El más activo en la investigación del rechazo escolar del menor en Ian Berg, que en uno de sus artículos sobre este rechazo a la escuela aconseja la asistencia psiquiátrica del menor si  persisten  los síntomas que demuestran ese rechazo.

Se requerirá la intervención de los servicios psiquiátricos si no se consigue la vuelta a a escuela en un período razonable o si continúan los síntomas psíquicos. La medicación no se muestra eficaz  como tratamiento de esta condición.

Referral to mental health services for children will be required if return to normal school attendance cannot be achieved in a reasonable period of time or if psychiatric symptoms persist when it is. Medication has no part to play in the treatment of school refusal.

Según la definición de fobia escolar de Ian Berg

DEFINICION

El rechazo a la escuela es un mal caracterizado por la reticencia y a menudo el rechazo frontal del menor a acudir a la escuela ya que (1) busca el confort y la seguridad del hogar, prefiriendo permanecer cerca de las figuras paterna/materna especialmente durante el horario escolar (2) demuestra abiertamente signos de angustia cuanto se le enfrenta con la idea de ir a clase , sobre todo si se trata de síntomas que no tienen explicación de otro modo (3) no manifiesta tendencias antisociales agudas, a parte de una posible agresividad cuando se le obliga a acudir al centro escolar (4) no intenta ocultar el problema a sus padres.

School refusal is a condition characterised by reluctance and often outright refusal to go to school in a child who: (1) seeks the comfort and security of home, preferring to remain close to parental figures, especially during school hours; (2) displays evidence of emotional upset when faced with the prospect of having to attend school, although this may only take the form of unexplained physical symptoms; (3) manifests no severe antisocial tendencies, apart from possible aggressiveness when attempts are made to force school attendance; and (4) does not attempt to conceal the problem from parents.1

Según el sistema tradicional el mejor modo de hacer frente a esta situación de rechazo a la escuela es obligar al menor a acudir diariamente. “Cuanto más se le permita quedarse en casa, sin acudir, más difícil será que el menor pueda superar el temor que la escuela le produce”.

En uno de los folletos informativos al alcance de las familias preocupadas por este tema  se recomienda:

Atenerse siempre a la misma rutina. “Haz la vida de tu hijo/a aburrida, de manera que tenga menos ansiedad (nada de salir de casa en plan sorpresa)”. Que vaya a la cama y se levante siempre a  la misma hora (incluso los fines de semana), de manera que sienta que el medio en el que vive es seguro.

· Keep to the same routine. Make life boring for your child so that she has less to be anxious about (no surprise trips out). Make her go to bed and get up at the same time every day (even on weekends) so that she has some secure framework to live around.

Patricia Knox, sin embargo, propone la educación en casa como método más eficaz para enfrentarse a este estado de ansiedad del menor.

El concepto de fobia escolar es cuestionable y se propone un término más apropiado sería “ansiedad aguda causada por la escuela”. La investigación al uso sobre este fenómeno se demuestra poco científica y basada en premisas poco lógicas. Los resultados derivados de los tratamientos basados en este material son,  por tanto, negativos con altos niveles de desarrollo de  enfermedades mentales que persisten durante la edad adulta. Por el contrario, una muestra de 100 niños y niñas  “fóbicos a la escuela” educados en casa demuestra resultados mucho más prometedores.

The concept of school phobia is questionable and a more appropriate term of ‘acute school-induced anxiety’ is proposed. The existing research into this phenomenon can be shown to be both unscientific and based on unsound assumptions. The outcomes of current approaches based on this material are mostly negative with high levels of mental illness development and persisting into adulthood. In contrast, a sample of 100 ‘school-phobic’ children educated at home shows much more encouraging results.
Referencias:
Patricia Knox: Troubled children- a fresh look at school phobia, Self Publishing Association (1990).
Ian berg y L. Hersov Out of school, West Sussex, Wiley (1961).
Archives of Disease in Childhood 1997;76:90-91; doi:10.1136/adc.76.2.90, Publishing Group Ltd & Royal College of Paediatrics and Child Health.
Berg, Ian (1985). Annotation: The Management of Truancy. Journal of Child Psychology and Psychiatry, vol 26, no 3, 147-158.
Ian Berg, Unwilling to school, RCPsych Publications; 4th edition (January 1, 1996)

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

5 pensamientos en “Home Education research (IV)

  1. Lo leo, y me sigue pareciendo alucinanate como actuan algunos centros. Hoy mismo me ha llamdo una mujer por teléfono porque su hijo de 10 años era vejado y golpeado en la escuela, de hecho tiene dos partes de lesiones, y sacó al niño del colegio y lo están llevando a un centro de ayuda en al recuperación del mal trato. bueno, pues ocn este perfil, el colegio les ha puesto una denuncia por absentismo. Yo me he quedado a cuadros, la verdad.

  2. A mí lo que me deja pasmada es la manera de inventarse una enfermedad a partir de un comportamiento perfectamente natural; es como si mañana se sacan de la manga una nueva enfermedad llamada “fobia medical” ¡porque algunos de nosotros elegimos cuidar nuestra salud a través de otros métodos menos invasivos que la medicina occidental actual!
    Es cuestión de prioridades y de un derecho a elegir la mejor manera de educarte, nada más.
    Ahora resulta que querer elegir y tener tu propio criterio acerca de tu propia educación y salud se ha convertido en una “fobia” – ¡impresionante!
    Uno ya no tiene derecho a objetar siquiera o seguir los consejos de su propia consciencia que rápido viene algún médico pirado que declara que lo tuyo es una “enfermedad” simplemente porque tú defiendes tus propios puntos de vista.
    Pues no me quiero imaginar entonces qué dirían de los que hacen huelgas de hambre porque no quieren admitir ciertas situaciones.
    No salgo de mi asombro :-S.
    ¿Qué hace falta hacer para que algunos “profesionales” vean en esto la expresión de la libertad y no una “enfermedad”?

  3. Gracias por tu aportación Sorina, quizás tu pregunta es la clave ¿Qué hace falta para superar tanto prejuicio? Quizás, me aventuro a contestar a una pregunta tan compleja, más conocimiento, más investigación, dar una oportunidad a que el ser humano pueda expresarse de mil maneras, todas ellas válidas y valiosas.

  4. Pingback: Los sueños sueños son « La opción de educar en casa.

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s