Lluis i Esther. Educar en familia

Así como Pau y Montse han abierto su casa y su experiencia para que sea conocida su opción y ayudar así a la normalización y aceptación social de este fenómeno, otras familias en el pasado han dado a conocer su experiencia a través de distintos medios. Uno de estos casos es la familia formada por  Lluis, Esther y sus hijos.

Lluis y Esther, consiguieron con el Centro escolar al que acudía su hijo mayor un acuerdo de flexi schooling, a principios de 2001, esto es durante el curso 2000-01. Es interesante destacar que  esta experiencia de flexi-schooling  acordada con el propio centro educativo es, yo diría que, única en el Estado Español  (por lo menos la única que me consta documentada).

El boletín Crecer Sin Escuela, recogió en su nº 7 de 2001 una carta suscrita por Lluis y Esther en la que se narra este paso por la escolarización parcial previa a la desescolarización. (La carta no se reproduce en su totalidad, para ello es conveniente acudir al propio boletín con el que se enlaza desde aquí). Creo que no es necesario más comentario, el texto expresa la situación por sí mismo.

Esta es una historia de desescolarización muy particular, suponemos que como todas. En nuestro caso, no partimos de un cuestionamiento global de la escuela como marco de aprendizaje, aunque seguro que la dificultad en construir una alternativa a ese marco condiciona bastante nuestra percepción…

Nuestros hijos Pol (7 años) y Ona (3 años) asisten a una escuela pública con raíces en el movimiento catalán de renovación pedagógica y que ha conservado lo esencial de su talante abierto y antiautoritario…

Desde el inicio del curso, sin embargo, se hizo evidente que Pol estaba desmotivado y desubicado. Lo hablamos con el equipo directivo de la escuela y fue fácil ponernos de acuerdo en la raíz del problema: su maestra, aun mostrando la mejor voluntad para integrarse, trabaja con criterios que nada tienen que ver con lo que manejamos en la escuela y en casa….

Fue así como comenzamos a plantearnos la posibilidad de que nuestro príncipe heredero dejara de asistir a la escuela, siquiera algunos días, aprovechando que la coyuntura laboral (sin trabajo fijo y en reducción de jornada, respectivamente) jugaba a nuestro favor. No le veíamos ningún problema en cuanto a posible pérdida de aprendizaje (más bien al contrario) ni tampoco en el tema de la socialización, que tiene ampliamente cubierta. Pensábamos que sería una opción que liberaría a Pol de una carga, que le ayudaría a resituarse en su habitual espontaneidad y alegría. También se nos planteaban sin embargo, varios factores susceptibles de actuar en contra..

La relación de sinceridad y de mutuo respeto con la dirección de la escuela nos permitió abordar el tema en muy buen tono. Para ellos la situación también era totalmente nueva y les planteaba dudas el cómo atenderla, tanto a nivel legal como en el día a día. Su posición final fue que no compartían nuestra decisión, pero que la respetaban. Aun coincidiendo en el análisis, en la escuela pensaban que lo menos para Pol era trabajar sobre la base de adaptarse a la diversidad, para nosotros, en cambio era preferible hacer un enésimo ejercicio de esa rareza tan inherente a nuestra familia.

……

Ahora Pol va tres días a la escuela y los otros dos hacemos cosas juntos junto a la familias amiga canadiense (acordamos con la escuela mantener cada semana la misma frecuencia, salvo excepciones puntuales, para ir valorando cómo funciona). Por el momento tanto Ona como todo el mundo en la escuela han aceptado ese ritmo diferente sin vivirlo como un problema, aunque todavía es un poco reciente para sacar conclusiones. Pol se ha adaptado perfectamente y se muestra muy agradecido con nosotros por haberle brindado esta posibilidad. Sólo nos resta saber qué opinará la administración de todo esto, ya que la escuela nos ha pedido que mandemos una nota  a la inspectora para no tener que sumir posibles responsabilidades sobre una decisión que no comparten. Nos ha parecido justo… .

De la web  La ciudad tomada:

Lluis, Esther y familia.

El video data de octubre de 2008.

Educar en familia

Coordinadora catalana para el reconocimiento y la regularización de la educación en familia.

El conjunto de familias que dan vida a este colectivo luchan por una educación y una formación integral de la persona, es decir, de sus propios hijos. Resisten a la imposición de determinados valores por parte de la sociedad, inculcando en su lugar aquellos que cada padre y cada madre considere oportunos, siempre desde un marco que proteja el conocimiento, el equilibrio emocional y la socialización como individuo en su comunidad.

Educar en familia es un derecho que tienen todos los padres y las madres del planeta; un derecho reconocido en la gran mayoría de los países, pero no en España. www.educarenfamilia.org

Otras referencias en la red.

edukar_grPalúre

Lliure eleccio

La ciudad tomada

Anuncios

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s