Los padres pueden instruir legalmente a sus hijos (en USA)

En el monográfico dedicado al “Homeschooling” de la revista Current Controversies se recoge un artículo  que refleja una tesis que  aparece  en innumerables foros y debates en todas las lenguas y en todos los sistemas jurídicos. Me refiero a la legalidad o ilegalidad de la práctica de la educación desescolarizada. Es la gran pregunta que se plantea en cada entrevista que se realiza a personas que educan en casa o a   los que los  representan, es la pregunta que se hace cada persona cuando oye hablar de esta opción, es la pregunta que se hacen los jueces… ¿Es legal educar en casa?. El post recoge traducido el título del artículo que nos ocupa. Veamos la visión de USA en este artículo de Deborah Stevenson, abogada y portavoz de la NHELD, National Home Eduation Legal Defense (Asociación para la Defensa Jurídica de la Educación en Casa).

Nada me da más rabia que una mentira, excepto cuando la mentira se repite hasta la saciedad convirtiéndose en una verdad “oficial”. Estoy harta de mentiras, verdades distorsionadas y revisiones engañosas de la historia.

El homeschool viene de épocas inmemoriales

La mentira que más me molestas es la que dice “el homeschool es legal ahora“, implicando que no lo fue en el pasado y que ha sido legal sólo los últimos 20 años, cuando no es cierto.

En  ningún momento del desarrollo de la escuela pública se ha declarado “ilegal”la instrucción de los niños y niñas por sus propios padres.

El homeschool es la toma de responsabilidad por parte de los padres en cuanto a la  instrucción de sus propios hijos. Es el esfuerzo más natural, básico e instintivo del ser humano. Desde el principio de la humanidad, ya sea desde el punto de la teoría de la evolución según la cual el ser humano lleva en este mundo siete millones de años, como si se entiende el mundo desde el prisma creacionista, punto de vista religioso según el cual Dios creó al ser humano hace cuatro o cinco mil años, el hecho irrefutable es que los padres han instruido a sus hijos desde el momento del nacimiento hasta la llegada a la edad adulta. No era ilegal hacerlo al principio de la humanidad y no lo es ahora.

Lo que sí es “nuevo” es el sistema escolar público. La primera escuela pública en América se fundó por los colonos puritanos en Boston en 1635. La estableció el reverendo John Cotton, con la intención de crear una escuela al estilo británico en la que se enseñara latín y griego. La creación de este germen de lo que sería la  Escuela Pública no trajo como consecuencia la ilegalización de la enseñanza en casa, más bien todo lo contrario.

La aprobación de las leyes de escolarización obligatoria

A lo largo del tiempo fueron creándose escuelas públicas, algunas de las cuales  eran gestionadas por órdenes religiosas, sobre las que recaía una inspección por parte de las autoridades públicas. En ningún momento a lo largo de este proceso declaró la Administración la ilegalidad de la instrucción doméstica. La popularidad de la escuela pública creció de modo exponencial, gracias en parte a la labor del pedagogo Horace Mann. Fue él quien convenció al Estado de Massachusetts para que instaurara un curso escolar con una duración  mínima de seis meses. Ni siquiera con ocasión de esta reforma legislativa fue sancionada como ilegal la educación en casa. A medida que el sistema educativo crecía fueron incrementándose las normas que lo regulaban, siendo precisamente la normativa que afecta a la escolarización obligatoria la más conocida por la generalidad de la ciudadanía. La ley tiene innumerables permutaciones y variantes por cada Estado según la ha ido adaptando dentro de su competencia legislativa propia. Esta normativa tiene la virtualidad de hacer creer a la ciudadanía en general que los niños y niñas “deben” acudir a la escuela. Massachusetts fue el primer Estado que la puso en vigor, obligando  a los niños comprendidos entre la edad de 8 a 14 años a acudir a  la escuela un mínimo de 3 meses cada año.

La educación desescolarizada no es ilegal en USA. Las normas de escolarización obligatoria se pusieron en vigor en plena revolución industrial, durante el siglo XIX. Era un tiempo en el que el crecimiento de la industria abría nuevas fuentes de ingresos monetarios para las familias. Era un tiempo en que las familias permitían que sus hijos acudieran a trabajar a las fábricas en lugar de trabajar en la granja familiar de antaño. Esto llevó a que se considerara una aberración que los niños trabajaran  en las fábricas y por ello recurrieran  a la asistencia a la escuela pública como  modo de evitar esta explotación. Para 1918 todos los Estados  en USA habían implementado sus propias leyes de escolarización que se aplicaba a aquellos niños y niñas que no estaban siendo educados de alguna otra forma. De hecho había más excepciones a la aplicación de la ley, y ésta no se aplicaba a los niños y niñas que se instruían en el hogar familiar.

Hoy en día la mayoría de los Estados cuentan con su propia ley de escolarización obligatoria, pero esto no significa necesariamente que  sea ilegal para los padres educar a sus propios hijos. De hecho, nunca ha sido “ilegal” ese tipo de educación. ¿Podemos acabar de una vez con esta mentira de que la educación en casa era ilegal?

Es el desarrollo del sistema educativo actual el que ha inflado la llama de esta falsedad. El sistema escolar ha crecido tanto y es tan poderoso que domina el pensamiento de la ciudadanía,  instigada además por quienes se benefician de esa creencia errónea.

Lo que es cierto es que muchos Estados están regulando la educación en casa, cuando no tendrían por qué hacerlo así. Pero esta tendencia a legislar proviene de la creencia en la mentira. Si se cree la falsedad de que es “ilegal” educar en casa, de ahí se desprende que los padres busquen “autorización” si deciden hacerlo. Y del mismo modo, temerán no recibirla. De ahí que si la reciben se sentirán “agradecidos” ante la magnanimidad del gobierno local que les ha concedido tal  autorización, y aceptarán de buen grado la regularización consiguiente a la autorización. Después de todo, si el gobierno tiene la “autoridad” para conceder “la autorización” se desprende que el gobierno tendrá la “autoridad” para imponer una “regulación” sobre la capacidad de los padres para instruir  a sus propios hijos, y es razonable que así lo haga.

Anuncios

Un pensamiento en “Los padres pueden instruir legalmente a sus hijos (en USA)

  1. Leer esta reflexión me ha hecho sonreír… son estas cuestiones lógicas…”lo que es nuevo es el sistema educativo” lo que uno extraña en el diálogo con el resto del mundo.

    Cariños,

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s