El último número de GWS

He publicado hasta este momento el primero número del Boletín creado por John Holt, Growing Without Schooling, el nº 30 del boletín que recoge la propuesta legislativa de Holt, y ahora termino este pequeño repaso de esta publicación, ya mítica, con la referencia al su último número, editado por Pat Farenga, sucesor de Holt al frente de la revista.

Datos técnicos

Revista Growing Without Schooling 1977 – 2001.

Growing Without Schooling es el título de un boletín fundado en 1977 por el fallecido John Holt. El boletín atrajo un amplio número de homeschoolers que se convirtieron en sus seguidores incondicionales durante los 24 años de su andadura. Growing Without Schooling dejó de publicarse en 2001. Se puede obtener cualquiera de los números en esta dirección  Fun Books.

SITUACIÓN DE LA REVISTA
Estimado/a lector/a de GWS,
No es esta un carta que me gustaría escribir. Tras 24 años y 143 números, de Growing Without Schooling, debemos anunciar que el número 143,  correspondiente a  Noviembre-Diciembre  de 2001 será el último en ser publicado.

Cuando John Holt murió en 1985, legó la mayoría de su herencia a Holt Associates. Así lo explica el nº 49 de la revista que fue publicado inmediatamente después de su muerte: “En el pasado, Holt Associates ha perdido dinero año tras año, y John ha cubierto las pérdidas con sus propios ahorros. Ahora tenemos que intentar equilibrar ese presupuesto.”

En los 16 años que siguieron a ese anuncio, Holt Asscociates ha publicado GWS sin solución de continuidad y ha continuado el trabajo de John Holt de muchas maneras. Pero junto a esa satisfacción y el desafío creativo que conlleva, las preocupaciones financieras han estado siempre presentes y han perturbado nuestro trabajo. Mientras nos reuníamos para planificar el próximo número, poníamos en común ideas para extender nuestro mensaje, o publicar un libro o un proyecto de conferencia, estábamos constantemente luchando por pagar las facturas pendientes, y conseguir llegar a fin de mes. Mantener Holt Associates en pie desde el punto de vista financiero ha sido un trabajo duro para todos los que nos hemos tenido que ocupar de hacerlo.
La situación ha llegado a un punto en el que ya no es económicamente viable, aunque durante años hemos podido echar mano del dinero de la herencia de John Holt, ese pozo se ha secado y a partir de este momento ya no podemos continuar sin caer en una deuda considerable.
Como todos sabemos ha sido una decisión muy difícil de tomar. Por un lado echamos la vista atrás, a los que hemos continuado publicando la revista desde la muerte de John Holt, y vemos el significado que ha tenido el poder publicar durante tantos años. Pero por lado, sentimos mucho no poder continuar con el proyecto. Siempre hemos dado una máxima prioridad a la publicación de la revista y no lo dejaríamos de hacer si tuviéramos un alternativa viable.
Al operar un proyecto como el de Holt Associates que tiene más que ver con extender ideas que con hacer dinero, existe siempre una tensión entre transmitir una información y apoyo a la gente que lo necesita, de un lado y conseguir hacer frente a los gastos que esto genera, de otro. Algunos de los medios a través de los cuales hemos intentado cortar con los gastos y aumentar los ingresos a lo largo de los años ha funcionado durante un tiempo, pero ahora ni siquiera esas estrategias funcionan para mantener el proyecto en su conjunto.
De un modo u otro, a través de nuestros escritos, charlas, consultorías y otros proyectos que puedan surgir, sabemos que continuaremos con el trabajo de John Holt. Así lo hemos hecho durante años, y continuaremos haciéndolo durante otros más, seremos los albaceas de sus escritos y continuaremos publicando sus libros.

Patrick Farenga, Susannah Sheffer, Meredith Collins, Ginger Fitzsimmons, Mary Maher

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

2 pensamientos en “El último número de GWS

  1. Tienes mucha razón. Si no recuerdo mal, en el primer número de GWS se establecía el principio de su autofinanciación y el deseo de publicar sin recurrir a ayudas oficiales, ni de fundaciones ni de universidades. Era difícil, pero resisitieron durante años. Como suelen decir los anglosajones, “Nadie nos dijo que esto iba a ser fácil”. Un saludo

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s