Respuesta al caso práctico de la facultad de Derecho (I)

Ya ha llegado la primera solución a los complejos problemas jurídicos que plantea el caso práctico propuesto para la asignatura de Derecho eclesiástico del Estado de distintas Facultades de Derecho, y cuyo enunciado ya se publicó en otra entrada de este blog.

Creo que la aportación es excelente y por ello la publico en su integridad. Gracias a Carmen Ibarlucea y a Juan Carlos  Vila por la reflexión y el esfuerzo de plasmarla negro sobre blanco.

Respuestas a un caso practico

  1. ¿Qué: diferencias existen entre los tres supuestos del caso? Enumera los derechos fundamentales que están en juego.

El primer es un claro caso de abandono, el segundo y el tercero son formas alternativas de desarrollar los derechos de los menores.

En el primer caso el derecho que esta en juego es el del cuidado, por “descuido o trato negligente”

Artículo 19 de la Convención de Derechos del niño

  1. 1. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo.
  2. Esas medidas de protección deberían comprender, según corresponda, porcedimientos eficaces para el establecimiento de programas sociales con objeto de proporcionar la asistencia necesaria al niño y a quienes cuidan de él, así como para otras formas de prevención y para la identificación, notificación, remisión a una institución, investigación, tratamiento y observación ulterior de los casos antes descritos de malos tratos al niño y, según corresponda, la intervención judicial.

En los casos 2 y 3, podría considerarse que los derechos que están en juego, o que podrían llegar a estarlo si se produce una mala intervención por parte de unos Servicios Sociales desinformados, o una fiscalía beligerante,  son:

Convención sobre los Derechos del Niño

Artículo 14

1. Los Estados Partes respetarán el derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

Artículo 16

1. Ningún niño será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia ni de ataques ilegales a su honra y a su reputación.

2. El niño tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o ataques.

Artículo 28

1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a la educación y, a fin de que se pueda ejercer progresivamente y en condiciones de igualdad de oportunidades ese derecho, deberán en particular:

a) Implantar la enseñanza primaria obligatoria y gratuita para todos;

b) Fomentar el desarrollo, en sus distintas formas, de la enseñanza secundaria, incluida la enseñanza general y profesional, hacer que todos los niños dispongan de ella y tengan acceso a ella y adoptar medidas apropiadas tales como la implantación de la enseñanza gratuita y la concesión de asistencia financiera en caso de necesidad; (…)

  1. Analiza el contenido del derecho y el deber a la educación del artículo 27.4 CE ¿Qué obligaciones se derivan para los poderes públicos, art. 27.5 CE?

El artículo 27 de la Constitución en su artículo 1 dice:

  1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.

En el punto 4 se  señala el deber del estado a garantizar “una enseñanza básica, obligatoria y gratuita”  obligatoria para el Estado, pues es un derecho para el menor.

En el punto 5 se especifica aún más, el Estado debe garantizar la existencia de centros docentes  gratuitos donde el menor, si lo desea, pueda desarrollar su derecho a la educación.

Aunque fuera del ámbito de la pregunta, faltaría por verificar a la “tercera parte”, los padres, que tienen regulado a través de la LODE derechos y obligaciones en este tema. Y aquí ya empiezan las desviaciones en la terminología, ya que en las modificaciones que se hacen a través de las sucesivas Disposiciones Adicionales de las diferentes leyes de la educación, se delimitan estas cuestiones y es donde aparece la obligatoriedad de llevar a los hijos a un centro escolar.

  1. ¿Hasta dónde pueden llegar las opciones educativas de los padres según sus convicciones profundamente arraigadas?; ¿según la jurisprudencia del  TC dónde está el límite?

La sentencia del TC sobre el caso conocido como de “Los hijos de Dios”, determina que debe respetarse el derecho de los padres a que sus hijos reciban una formación religiosa y moral de acuerdo con sus propias convicciones (art. 27.3 CE). Además se estimó que las enseñanzas recibidas por los menores se impartían sin descuidar las consideradas como básicas y obligatorias, “escolaridad libre según el ordenamiento jurídico de algunos de los países de origen de los niños, y, en definitiva, no distinta de la que se da en los colegios regidos por religiosos en nuestro país”. Y que debía “prevalecer la libertad de culto de los padres y el derecho a elegir la educación de sus hijos”.

  1. ¿El modelo estatal es el único, excluyente de otros? ¿Qué garantías deberían ofrecer eventuales modelos educativos alternativos para garantizar los derechos de los alumnos?

Si nos atenemos a la Constitución, existiendo libertad de enseñanza no puede haber un modelo único de educación. Pero como se menciona en la sentencia del TC lo importante en cualquier modelo educativo es no descuidar las  enseñanzas consideradas como básicas y obligatorias.

En cuanto a las garantías, éstas deberían por comenzar en un registro (municipal preferiblemente) de las familias que lleven a cabo una forma alternativa de educación. Con ello se podría establecer una pauta de revisiones de tipo social y educativo, a través de los SSB y de la Inspección educativa, que garantizaran el desarrollo socio-educativo de niños y niñas.

  1. ¿Nos encontramos ante un caso de objeción al sistema educativo oficial reglado?; ¿cuál podría ser el régimen jurídico de esta objeción?

En los casos 2 y 3 es una clara objeción a la ley de educación. Basándose por una parte en la Constitución española, la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la Convención sobre los derechos del niño, se podría elaborar un modelo de Objeción Escolar. El problema de plantear un modelo de este tipo es que habría que regular cualquier objeción, y ahí entraríamos en el tema de EpC. Además, objetar, como en el caso holandés, necesita de la valoración de la subjetividad del objetor por parte del órgano competente, o sea la Inspección educativa. Este sistema ya se vio que hacía aguas con la objeción al servicio militar, al no prever cuestiones como la insumisión a dicha objeción por las arbitrariedades que conlleva en cuanto a la aceptación de la objeción o al modo de ejercerla.

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

Un pensamiento en “Respuesta al caso práctico de la facultad de Derecho (I)

  1. Hola madalen.
    Acabo de conocer tu blog y me ha encantado . Estoy empezando el tema homeschool tengo una niña de 2 años y uno de 1 año y 6 meses de embarazo. Te escribo de Chile , aqui el tema es bastante desconocido y legal , para la sorpresa de todos. Escribo mirando mi cordillera de los andes , nevada ya que estamos en invierno . Ojala podamos compartir ambas en experiencia . un abrazo y gusto de conocerte.
    Greisi

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s