Historia del movimiento desescolarizador en el Estado Español: Cap VIII la transición del boletín de papel a la lista de correo.

La historia del movimiento desescolarizador en el Estado Español ha seguido un rumbo que le ha llevado  de un estado de indefinición inicial a una situación en la que ha creado su propio sello. La transición no ha sido planificada de antemano sino que ha ido surgiendo de una manera espontánea, a medida que el propio movimiento iba madurando, pero ha sido inexorable. La aparición de la primeras familias que se presentaban en la prensa como homeschoolers que educan en casa trasladaron a la ciudadanía en general una impresión, más o menos razonada, de que se trataba de algo foráneo. Es  habitual,  en el sentir popular, el comentario de que este fenómeno  “Es cosa de extranjeros”[1].  El movimiento desescolarizador durante la década de los 80  en el Estado Español consistía en escasamente media docena de  familias [2] con niños y niñas en edad escolar, de los que parte eran extranjeros. La primera noticia de la existencia del fenómeno, no es un artículo de producción propia en prensa, sino una traducción del reportaje que Elsa Haas redactó para la revista de John Holt Growing Without Schooling, que se publicó en 1989. Más tarde, en 1995, esta misma revista publicaba un reportaje sobre el homeschool en España redactado por Bippan Norberg, en él su autora explicaba cómo en 1989 se tradujo al castellano una copia de GWS[3] tras el cual algunas familias comenzaron a ponerse en contacto[4].

La primera transición se produce en la recambio de las personas que protagonizan este movimiento.

El Estado Español vio tras la época de la transición la llegada de personas de otras nacionalidades que se instalaban en las zonas costeras del territorio, atraídas por un modo de vida que recogía las libertades de la sociedad occidental y de su contexto europeo, una vez finalizado el período de la dictadura franquista. Estas familias, traían consigo sus propios valores y modos de vida, más avanzados desde el punto de vista social, y que con el tiempo se constituyeron en familias con hijos e hijas en edad escolar. Entre los modos de vida que aportan a la sociedad española del momento está la de la posibilidad de educar a los hijos e hijas en familia sin necesidad de recurrir al sistema escolar.

Siguiendo los mensaje que se cruzan David Kornegay y Peter Szil los primeros días de junio de 2001 se observa el temor a que se perpetúe esta idea desde la página web que Kornegay acaba de abrir. Szil propone a Kornegay modificar el mensaje que éste había publicado en la web, y eliminar el recurso a la tradición española de la educación en casa, por considerarlo un rasgo de elitismo de una época pasada.

“el punto de encuentro en España para las familias que desean enseñar a sus hijos en casa en lugar de mandarlos al colegio” y continúa de este modo, “aunque suene a novedad o a moda extranjera- en los Estados Unidos alrededor de un millón de niños se escolarizan en casa- este tipo de enseñanza tiene mucha tradición en España…

Peter Szil: Here I send you the letter we use to send to people who ask for basic information, it could be also the core of the basic information on the web page of Crecer sin escuela, combined with the text you already wrote for it. In that I would change two things. One is a fact: “Crecer sin escuela” is not a formal “asociación”. (Aquí te envío la carta que solíamos enviar a la gente  pidiendo información básica. En ella cambiaría dos cosas. Una, el hecho de que “Crecer sin escuela” no es oficialmente una “asociación”).

David Kornegay: Ya me imaginaba que todavía no estábamos inscritos como asociación oficialmente. Tampoco veo necesidad de hacerlo de momento. Las asociaciones se inscriben para poder abrir una cuenta corriente a nombre de la asociación, gestionar propiedad común o recibir subvenciones.

Peter Szil: The other is just a question of emphasis: my experience from a lot of public debates is that it can be a double edged argument talking about those who practices home-schooling in Spain in the 19th century and at the beginnig of the 20th, because in invites to the counter-argument of “of course, this was an alternative for rich people in the past, but now we have democratic public schools fro  everyone”.(La otra es una cuestión de énfasis: mi experiencia en innumerables debates públicos es que puede ser un razonamiento de doble filo. Al hablar de aquellos que se educaban en casa a principios del siglo XX, invita a que se produzca una réplica en este sentido “por supuesto, esta era la alternativa para las clases pudientes en el pasado, pero ahora tenemos un sistema escolar democrático para toda la población”.)

David Kornegay: No lo había mirado desde ese punto de vista. Mi idea era de legitimar la enseñanza en casa como un movimiento con larga tradición en España (aunque últimamente de capa caída) frente a los que la desecharían como una moda extranjera. Quizás deberíamos quitar esa frase de la presentación y poner un enlace a un artículo específico. Estoy en conversaciones con un experto en literatura española del siglo XIX en la Universidad de Sevilla para conseguir una lista de obras donde aparecen personajes que fueron educados en casa.

En ellos se aprecian claramente las preocupaciones de la imagen exterior del homeschool, o mejor dicho el modo en que puede transmitirse al público en general la idea de la educación en casa y la distorsión que para esta imagen puedan suponer dos prejuicios habituales, y que se han perpetuado desde los primeros pasos del homeschool en el Estado español.Uno de ellos, sostiene que la educación en casa, o como se denominada en el s. XIX instrucción doméstica, era coa de “ricos” y de que sólo las clases pudientes podían recibir instrucción de tutores privados en el hogar.

El segundo prejuicios es el de que sólo los extranjeros practican la opción de educar en casa, prejuicios que se verbalizan habitualmente con la expresión “eso es cosa de extranjeros” que era obviamente la preocupación de Kornegay, prejuicio contra el que pretende enfrentarse con el texto que prepara para la web.

UNA NUEVA GENERACIÓN DE PERSONA ORIUNDAS sustituye a las antiguas figuras foráneas, lo que con el tiempo va a ir haciendo varias la imagen inicial, para convertirse en algo ya incorporado a una cultura minoritaria sí, pero no foránea. Las familias que protagonizan la cobertura en prensa de esta práctica son ya a principios del siglo XXI mayoritariamente nativas.

La segunda transición tiene que ver con la publicación y los medios de comunicación internos de la red de apoyo

La transición en la edición del boletín ha seguido esta misma pauta, se ha producido casi al mismo tiempo en el que se estaba produciendo  la sustitución de las personas que desde otros países se instalaron en el Estado Español y trajeron con ellos esta cultura de la autosuficiencia en la gestión de todos los elementos de la vida, incluyendo la educación de los hijos.  Una vez cerrado ese ciclo inicial, y ya cuando el movimiento ha adquirido suficiente madurez, coherencia interna y confianza en sus propias capacidades, llega el momento del relevo también para las publicaciones y los medios de comunicación entre ellas.  Corresponde al relevo proporcionado por  personas de origen español  su puesta en práctica, aunque Peter Szil duda de la capacidad de llegar a editar un número al mes a pesar del entusiasmo que demuestran quienes se han hecho cargo del boletín, aun así, su actitud es positiva y de colaboración. Quizás se dio cuenta de que las previsiones no eran del todo realistas.

Szil rememora aquellos comienzos que supusieron un gran esfuerzo para publicar un boletín con una frecuencia semestral. Fueron tiempos de trabajo casi en solitario, como él mismo comenta en este mensaje:

Un comentario rápido: me encanta tu entusiasmo y la riqueza de tus iniciativas. Al mismo tiempo pienso o, más bien, temo que un boletín una vez al mes es una idea demasiada pretenciosa, y todavía más si pienso en que el equipo numeroso y cohesionado que hace falta para tal proyecto, si es que existe, está dispersado por todo el territorio nacional. Puede ser que simplemente esté condicionado por mi experiencia y me parezca difícil pasar de una situación en que durante más de tres años nos costaba conseguir hasta contribuciones por escrito a un boletín que salía con sólo dos números al año, para no hablar de la colaboración a la hora del trabajo concreto de confeccionar el boletín, a que ahora de repente haya recursos humanos y técnicos para una publicación mensual. Ojalá que los haya y que mi comentario sea solamente la refunfuñadura retroactiva del burro que ha tirado del carro con muy poca ayuda durante mucho tiempo.

Como ya vimos el proyecto tuvo que abandonarse por las carencias de las que adoleció desde un principio, una estructura que como aconsejó John Holt para su proyecto de boletín GWS debía ser remunerado, con respecto a las personas que le dedicaban su tiempo y esfuerzo (!primer número de GWS), y de otro lado la competencia de las nuevas tecnologías que hicieron hasta cierto punto redundante tanto esfuerzo, cuando, con un simple ordenador se podía suplir el esfuerzo editorial de semanas.

El proceso de sustitución del formato en papel por el formato electrónico no está exento de  dificultades que provienen del gran  número de suscriptores al boletín en papel que no disfrutan de conexión a internet.

Otra razón es la que se repite en algunos mensajes, por parte de Kornegay y Ramos es que “el papel tiene mucha vida” en referencia a la durabilidad de la acopia en papel y el hecho de que permite más de una lectura e incluso la lectura por parte de distintas personas. El boletín impreso conlleva además la ventaja de poder transmitir el mensaje fuera del círculo estricto de las personas que participan en los foros electrónicos, y que sólo podía recibir información a través del boletín. Es habitual el relato de personas que se acercaron por primera vez al homeschool a través de la lectura de esta publicación.

Mensaje de Lola Ruiz  de 5 de junio de 2001

Primero lo primero.
Lo lamento pero he de insistir Rocio: Si editamos en papel no es porque “tenga mucha vida por delante”. Es porque hay cien suscriptores que no tienen acceso a internet. Es un hecho, supongo que a nadie le gustaría perderlos.

El mensaje de David Kornegay  de 4 de junio de 2001 clasifica su postura frente al debate que se está produciendo sobre la conveniencia de continuar con el boletín en papel, o producirlo sólo de manera electrónica.

Me gusta la tecnología, fui de los primeros en subirme al carro del Internet, leo El País, The New York Times, The Arts and Letters Daily y unas cuantas publicaciones más todos los días en Internet y tenemos una red local en casa con ADSL. Sin embargo, estoy de acuerdo contigo: el papel todavía tiene mucha vida por delante. Una revista que llega en papel la puedes dejar encima de la mesa de la cocina por si interesa a los demás miembros de la familia. Si llega por Internet, tienes que imprimirlo antes de dejarlo encima de la mesa y no siempre llegas a hacerlo.
Mientras la mayoría prefiera la edición en papel, deberíamos concentrarnos en la versión tradicional, aunque podríamos colocar los archivos en Internet después del hecho para consultas como hace el periódico El Mundo. La página Web y la lista de correos pueden tener su propia vida aunque haya un intercambio de artículos entre la revista y la Web. Entiendo que la página Web sirve sobre todo para enlaces a otros sitios Web y algún artículo de interés permanente. La lista de correos es para preguntas y respuestas y alguna introducción personal.

La transición de Bippan Norberg a Lola Ruiz y Rocío Ramos como editoras del boletín.

La transición de CSE a ALE


[1]Me sorprendió mucho saber que existe la escuela en el hogar en España, porque tenia entendido que solo los extranjeros lo practicaban. ¡Uno lee cada cosa en el Internet!”. Mensaje enviado a la lista de correo crecer sin escuela el 11 de mayo de 2003.

[1] Elsa Haas, News fro Spain GWS, nº 72, 1989. The total of known homeschooling families in Spain with children of school age: five.

[3] La copia se refería al número de GWS que publicaba el relato de Elsa Haas “News from Spain” que ya se ha mencionado.A year ago, in GWS #72, Elsa Haas wrote about homeschooling in Spain.  Elsa publishes the Spanish-language version of GWS.

[4] Alternative education Resource Organization publica esta información en su nº 18 del boletín AERO-GRAMME, primavera de 1996.

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s