Un acercamiento a Jose Miguel Castro

JOSE MIGUEL CASTRO

Estudioso del aprendizaje y del juego.DSC04607

Fotografía tomada en el taller de Jose Miguel Castro en Bilbao.

Jose Miguel Castro tiene el taller en General Eguía nº 1. Es una casa de 7 pisos que pertenece a un único propietario y que tiene el sabor de las casas de “toda la vida” de Bilbao. Llego y allí conozco a Vega Martín, la madre de sus hijas y a las niñas que cuando llego se van a hacer natación. Espero tener la oportunidad de estar también con ella.

La casa contiene el taller de pintura, que es un espacio vacío que sólo cuenta con una mesa estrecha en el centro que contiene los útiles de pintura. El taller de arcilla guarda la misma configuración y cuenta con un espacio colectivo en el centro y los espacios privados donde cada cual desarrolla su obra a lo largo de las paredes. Jose Miguel me dice que puedo sacar fotos de la habitación, pero no de los dibujos y cuadros que cuelgan de las paredes.

Entramos en la cocina y hablamos sobre cuestiones que van saliendo al paso.

Da clases en la universidad. Aunque la cuestión tuvo un comienzo singular. Está incorporado al Departamento de Filología en la Universidad de Cantabria de un modo especial. En una ocasión le invitaron para dar una charla a los estudiantes de Magisterio sobre el juego dentro de un contexto de aprendizaje. Producto de aquel contacto le ofrecieron la oportunidad de continuar colaborando. A lo que él respondió que sí pero con las siguientes condiciones:

  1. No pondría notas, ni haría evaluaciones.
  2. El acudir a las clases sería voluntario para el alumnado
  3. No se vería obligado a participar en las cuestiones relacionadas con el departamento, reuniones etc.

La Universidad accedió y ya sólo se trataba de buscar una figura que cubriera la posibilidad de la colaboración: se eligió la de profesor de prácticas de la asignatura de literatura.

El dedica su tiempo a discutir sobre el aprendizaje, el juego, el modo en que los niños y niñas aprenden y los resortes que se ponen en funcionamiento en ese proceso. Lo hace en grupos pequeños y fuera de la Facultad. Para ello eligió un sótano que estaba inutilizado bajo el polideportivo y lo acondicionó, con mucho espacio para realizar estas sesiones con el alumnado.

Por otro lado hablamos sobre sus escritos. Está escribiendo sobre el juego, y sobre juegos concretos.

Todo empezó cuando desescolarizó a su hija Arene hace casi veinte años. Según sus palabras la niña era un caso cantado de fracaso escolar. No tenía ningún interés por aprender y era analfabeta funcional. Ante tal deterioro decidió sacarle del sistema escolar. El cuenta esta experiencia con una metáfora muy visual. Fue como cuando ves a alguien que se está ahogando en un río y te tiras sin pararte a pensar si sabes nadar o si sabrás cómo sacarle, simplemente actúas en rescate de quien está en peligro.

El no había nunca oído hablar de la desescolarización, aunque de modo teórico sí que había reflexionado sobre la educación con ocasión de un seminario que montó con otros estudiantes como él. Por aquel entonces él era estudiante de medicina, aunque muy aficionado a la pintura. Esto ocurría en época del franquismo, mucho antes de tener él hijos, con ocasión de una actividad de pintura que pusieron en práctica en un colegio de monjas de Rekalde, un barrio marginal de Bilbao en aquel momento, y en el que ofrecía actividades de pintura a jóvenes con problemas de marginalidad. En aquel seminario llegaron a la conclusión, de un modo puramente teórico, de que la estructura escolar no servía para aprender.

Cuando desescolarizó a sus hijas empezaron las preguntas de amigos, familiares, y conocidos, preguntas que eran básicamente tres:

  1. ¿Cómo van a aprender si nadie les enseña, y si están todo el día jugando?
  2. ¿Qué van a hacer de mayores? ¿Qué título van a ofrecer para encontrar un trabajo?
  3. ¿Cómo van a socializar?. Si no compiten ahora ¿Cómo van a defenderse en un mundo en el que van a tener que competir?

El está escribiendo en este momento sobre el aprendizaje, alrededor de un concepto que él denomina la deriva personal. Siente cierta desconfianza a la hora de utilizar el término Educación, por las connotaciones directivas que contiene esa denominación. Si aún lo siguen utilizando es por fidelidad a Arno Stern y su filosofía sobre la educación creadora. Al asumir el “educador” un rol de no juzgar, no corregir, no interpretar, ni siquiera tomar decisiones sobre lo que es importante y lo que no es el aprendizaje toma un rumbo caótico. En lugar de dirigir y ponerse delante del niño para enseñar el camino y guiarle en uno u otro sentido, si uno se pone detrás se destruye la lógica del aprendizaje y el niño o niña toman un rumbo caótico, a eso le llama deriva porque no se le ve rumbo alguno. Sin embargo, mirando hacia atrás, el rumbo tiene una lógica, con un diagrama arbóreo en lugar de lineal. La filosofía base de Arno Stern denominada Educación Creadora, es la que ha llevado a Jose Miguel a investigar durante años sobre el fenómeno del aprendizaje, no sólo para niños y niñas sino el aprendizaje a lo largo de la vida.

En cuanto a la preparación de su libro, este tema le está llevando a reflexionar sobre la propia denominación de su filosofía, él se decanta por “deriva personal”, deriva que se produce si el aprendizaje se realiza en estas tres condiciones:

1. La primera es el asumir que todos somos diferentes, una diferencia radical que impide la comparación. Somos incomparables. Un acto de comparación significa el rechazo, significa que no aceptamos tal y como es a aquel a quien comparamos. Una estructura de este tipo, como la que propone Castro en sus talleres en el que mezcla en un mismo grupo la máxima variedad posible de personas, niños y niñas con adultos o ancianos, es como una catarsis que permite que de cada uno surja el despliegue creador.

2. La figura del educador no lo es tal. Es un asistente que proporciona a quienes participan en este aprendizaje los materiales que necesitan y les asiste en sus necesidades inmediatas, pero que no se adelanta a esas necesidades ni juzga el proceso ni el resultado. El educador-asistente toma una actitud de servicio, y así los participantes del grupo pierden el temor y potencian así al máximo sus posibilidades de expresión.

Son relaciones desprovistas de poder, en las que quien, en otras situaciones, estaría revestido de un poder, aquí es un servidor. Este asistente no juzga, no corrige, no motiva, ni retarda ni acelera el proceso, simplemente observa.

3. La actividad debe ser un juego. Así se hacen expertos en aquello a lo que se acercan y por lo que demuestran interés.

El resultado es un esquema arbóreo, sin rumbo prefijado, sino que responde a la propio rumbo de quien experimenta el aprendizaje, una deriva personal, propia e intransferible.

En cuanto a la educación en casa, afirma que no tiene nada especial con respecto a otras formas de aprendizaje como la que podría darse en el medio escolar. Puede ser tan beneficiosa o tan destructiva como la educación en la escuela. Lo único que importa es que se den estas tres condiciones, que indicábamos más arriba. Si el niño o la niña se educa en casa de una manera en la que los padres no actúan como meros asistentes sino que juzgan, comparan y fuerzan un modo de aprendizaje determinado, en opinión de Castro, más le valdría estar en la escuela, que al fín y la cabo allí el niño o niña cuenta con referentes diferentes que pueden resultar incluso menos condicionantes que los propios padres.

Sin embargo, por otro lando, dentro de la escuela pública un maestro o maestra puede hacer prácticamente lo que quiere dentro de su espacio, y si aplica las tres scondiciones señaladas, puede conseguir una deriva prsonal de cada niño y niña. Su colaboradora, Vega Martin, realizó una experiencia de este tipo con inmejorables resultados en una escuela pública. Parte de esta experiencia está relatada en un artículo denominado “Educación creadora. descubrimiento del libro y la literatura. Es un modelo no directivo de aprendizaje que aún se está aplicando en algunos centros. Una vez que, aun dentro de la escuela, el educador ha sido desprovisto de la relación de poder todo es posible.

Anuncios

9 pensamientos en “Un acercamiento a Jose Miguel Castro

  1. Hola Madalen,
    a Castro se le puede ver en una conferencia grabada para las Jornadas de la Serrada, dónde precisamente habla de ese concepto de la deriva personal. Aquí la vimos el verano pasado, y para mí fué una de las conferencias más reveladoras. Una gozada oirle!! os dejo el enlace:

    http://politube.upv.es/play.php?vid=2559

    y su página

    http://www.dirayaexpresion.es/

    dónde podéis profundizar en sus escritos, no tienen desperdicio.

    Un saludo!!

  2. Muchas gracias por el enlace del curso de La Serrada, Marta.Si no me equivoco en la actualidad están haciendo el curso con Yolanda Gonzalez, ¿verdad?.
    Jose Miguel en este video está igual que estos dos viernes que he tenido el placer de poder charlar con él en su taller de Bilbao, aunque en su taller en lugar de chaqueta lleva una bata blanca llena de manchas de pinturas de colores.
    Algunos de los enlaces están en otra entrada que le dediqué hace una semana
    https://madalen.wordpress.com/2009/10/05/jose-miguel-castro/#more-4720, pero creo que no está este video.
    Es curiosa la casualidad, las dos universidades que están publicando su mensaje son dos UPV’s (La Universidad Pública de Valencia y la Universidad del Pais Vasco).
    A mi también me apasiona. Un abrazo

  3. Pingback: Un artículo de Santiago José Cabedo Cercós: Fundamentos para una ética del homeschooling « La opción de educar en casa.

  4. Pingback: Práctica docente: más allá de la transmisión de contenidos* « Crónicas de una oveja descarriada

  5. Pingback: Práctica docente: más allá de la transmisión de contenidos* | Crónicas Ovinas

  6. Hola estoy siguiendo el trabajo del Prof. Miguel Castro porque me pareció muy interesante para mi tesis de magister, deseo obtener información sobre títulos de sus obras para poder obtenerlos e ilustrarme. Alguien puede darme información? Gracias.

  7. Pingback: Práctica docente: más allá de la transmisión de contenidos* | Ediciones Oveja Negra

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s