La propuesta de ALE

Repasandola documentación que podemos aportar para el Seminario de Bogotá, he vuelto a encontrarme con este texto que no ha sido reproducido en este blog. Debido a su longitud extraigo aquellos aspectos más novedosos.

PROPUESTA DE RECONOCIMIENTO LEGAL DE LA ENSEÑANZA EN FAMILIA (HOMESCHOOLING) POR PARTE DE A.L.E. (ASOCIACIÓN PARA LA LIBRE EDUCACION)

1. Presentación de ALE y su propuesta de reconocimiento legal de la enseñanza en casa
La Asociación para la Libre Educación (ALE) nació en 2002 con el objetivo, entre otros, de servir de canal de comunicación entre las administraciones públicas y las familias que practicamos la escuela en casa, también llamada educación/enseñanza en familia o en el hogar y conocida internacionalmente como homeschooling.
A lo largo de los años, iniciamos los contactos tanto con las administraciones públicas como con Defensores del Pueblo y diversas entidades de relevancia social y cultural con el propósito de contribuir a la construcción de un marco de reconocimiento oficial y explícito de esta opción educativa y del derecho del menor a recibir una instrucción académica en familia y el derecho de los padres de impartir esta enseñanza en el hogar; derecho que, por otro lado, entendemos que está reconocido, de manera implícita, en la Constitución española y en varios tratados internacionales.
Es en este sentido en el que, como miembros de la comunidad educativa, las familias que educamos en casa, representadas por ALE, deseamos presentar nuestra propuesta, que más adelante detallaremos y justificaremos, consistente en que se reconozca, de manera explícita, el derecho de los padres/tutores a enseñar en familia.

2. La enseñanza en el hogar
Significa asumir de forma integral la educación de nuestros hijos, tanto en los aspectos de la adquisición de conocimientos y habilidades, como en la transmisión de valores y principios, sin delegar ninguna de estas funciones en instituciones educativas – lo que no excluye el contactar con profesionales o especialistas para ampliar su educación.
Las familias que educamos en el hogar provenimos de todo tipo de ámbitos, niveles de formación, poder adquisitivo y creencias. Algunos padres realizamos la educación en el hogar desde el nacimiento de nuestros hijos. Otros desescolarizamos por problemas o dificultades en el aprendizaje de los niños; pero, para todos, el factor común es la creencia en que la educación debe responder a un abanico de necesidades, intereses y estilos individuales de cada niño.
Educar en familia es una opción consciente y responsable que se decide teniendo muy presentes las necesidades de los hijos y que siempre se lleva a cabo dentro del marco de respeto, libertades, derechos y deberes que se prevé en la Constitución Española.
La educación en familia se desarrolla en la comunidad, por lo que el niño está inmerso en su medio. Los niños educados en el hogar realizan actividades deportivas, culturales o lúdicas, en compañía de otros niños.

3. Evaluaciones internacionales

La enseñanza en familia está reconocida y regulada en la mayor parte de países de nuestro entorno geográfico y cultural: Francia, Gran Bretaña, Portugal, Bélgica, Italia, EEUU, Australia, Finlandia, etc.
La educación en familia está avalada tanto por las experiencias realizadas en estos países como por los estudios que se han llevado a cabo sobre su viabilidad y eficacia. Entre todos los estudios realizados deseamos destacar los de Amanda Petrie, de la Universidad de Liverpool en 1995, 1998 y 2000, Paula Rothermel, de la Universidad de Durham en 2002, y los estudios que están realizando actualmente Ruth Morton de la Universidad de Warwick http://homeeducation.wordpress.com/ y Madalen Goiria, profesora de la Universidad del País Vasco https://madalen.wordpress.com/
Uno de los más amplios es (Home-Education: Aims, Practices and Outcomes) Educación en casa: razones, prácticas y resultados. Paula Rothermel, Universidad de Durham, 2002, es el fruto de un documento presentado en la Conferencia Anual de la British Educational Research Association. He aquí algunas conclusiones:
• Los niños educados en casa obtuvieron mejores resultados evaluables que la media de los niños escolarizados.
• Sus destrezas sociales son comparables a las de los niños escolarizados, careciendo de problemas de comportamiento. Al contrario de lo que ocurre en la escolarización convencional, en este estudio se demuestra que el nivel de educación de los padres no limitó el logro de los niños. La clase socioeconómica no es un factor predictor de niveles de logro.
• Común a todas las familias que participaron fue su enfoque flexible ante la educación y el alto nivel de atención prestada a los niños.
Alrededor de la mitad de los niños considerados en el estudio británico nunca había ido a la escuela. El resto había ido o iba a tiempo parcial a una escuela.

Nuestra experiencia avala plenamente estos resultados, que consideramos extrapolables a la situación de la escuela en casa en nuestro
esta posibilidad excluye del tipo penal a los modelos de enseñanza que desarrollen en el ámbito estricto de un núcleo familiar clásico o incluso comunidades cerradas de estructura cuasi-familiar, sin perjuicio de la indeclinable obligación de los poderes públicos de velar por el cumplimento de las previsiones mínimas que no son otras que garantizar el respeto a los principios constitucionales.
La intervención del derecho penal debe estar reservada para aquellos supuesto en los que las enseñanzas impartidas difunden ideas contrarias a la convivencia o a la tolerancia, hacen apología de la violencia, promueven discriminación por motivos raciales, religiosos o xenófobos, o favorezcan prostitución o corrupción de menores, sin perjuicio de la protección específica de estos valores en otros preceptos del ordenamiento penal. …/…
El derecho fundamental a la educación compromete a los poderes públicos en la tarea de colaborar y ayudar a su efectiva realización pero no se interfiere necesariamente en el derecho de los padres a que sus hijos reciban formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones sin que las vías establecidas por el Estado sean exclusivas o excluyentes, de manera que no cabe descartar los modelos educativos basados en la enseñanza en el propio domicilio siempre que se satisfaga con ella la necesaria formación de los menores.”
También podemos citar el decreto de la Fiscalía de Menores de Zaragoza del 4 de abril de 2008:
“DECRETO DEL FISCAL En Zaragoza, a 4 de abril de dos mil ocho. Vista la documentación remitida, procédase al archivo del presente expediente de protección, ya que se considera que los hechos no son constitutivos de delito penal, en cuanto el menor está realizando la educación académica, aunque sea fuera de las vías convencionales, ya que se considera que el delito se comete si el menor no recibe educación académica, no si no acude a las clases del colegio o IES correspondiente. Todo ello sin perjuicio de que los hechos pudieran ser constitutivos de infracción administrativa del art. 96.3, letra e de la Ley Aragonesa 12/01, de dos de julio, de la Infancia y Adolescencia de Aragón.”

Sin embargo, a posteriori, el derecho a educar en familia no se halla reconocido explícitamente en ninguna ley educativa lo que da lugar a una situación de posible vacío legal, con los consiguientes perjuicios e inconvenientes para muchas familias de los cuales podemos destacar la falta de previsión de mecanismos para la obtención de los títulos de Graduado en Secundaria y Bachillerato, sin penalización por edad.
La LOE, pese a las aportaciones que hicimos en su momento, no contempla la educación en familia.
Tenemos la convicción de que en las sociedades democráticas se debe avanzar hacia el reconocimiento de todos los derechos, lo que incluye, obviamente, los de las minorías.
Esperamos que el ejemplo de casi todos los países europeos, en los que la educación en familia aparece como una vía adecuada para lograr la educación integral de seres humanos y ciudadanos responsables, ayude a impulsar prontamente su reconocimiento en el nuestro.
De hecho, en la ley educativa española, precisamente, se habla de un “compromiso decidido con los objetivos educativos planteados por la Unión Europea para los próximos años. El proceso de construcción europea está llevando a una cierta convergencia de los sistemas de educación y formación, que se ha traducido en el establecimiento de unos objetivos educativos comunes para este inicio del siglo XXI”. Parece por lo menos paradójico que en una Unión Europea donde casi todos los países reconocen como válidas varias vías educativas, entre las cuales la enseñanza en el hogar, España se quede atrás y no enriquezca su oferta educativa de tal forma que quede en igualdad de condiciones y libertades con los países hermanos del continente.

A modo de resumen, decir que, si bien el derecho a educar en familia ya se encuentra salvaguardado por la Constitución Española, no existe el necesario marco legal para que este derecho pueda ejercerse plenamente teniendo siempre como objetivo principal el derecho de los menores a la educación básica – dándose, por ejemplo, casos de denuncias por “absentismo escolar” o “abandono familiar” cuando se trata de familias responsables que dan una instrucción académica alternativa a la oficial, pero igual de efectiva. Entendemos que en una democracia como la nuestra el panorama educativo se vería enormemente enriquecido por otras vías educativas, paralelas y/o complementarias a la escolarización presencial, resolviéndose quizá de forma positiva muchos de los casos de fracaso escolar existentes en este momento en la enseñanza convencional. Nuestro deseo es que, a través de otras opciones educativas – siendo la enseñanza en el hogar una de ellas – los menores que no logran ver cubiertas sus necesidades educativas por la escuela convencional puedan ejercer su derecho a la enseñanza básica obligatoria y logren adquirir estos conocimientos básicos tan necesarios para ser un ciudadano íntegro y responsable.

Este sistema educativo está respaldado por los tribunales de justicia españoles tal y como desarrollamos a continuación:

“El derecho a la educación no se protege y garantiza únicamente a través de la escolarización y de la integración del menor en el sistema educativo que diseña la Ley sino que la formación educativa, efectuada al margen de la enseñanza oficial, es perfectamente aceptable en el marco de las libertades diseñado por la Constitución” (Sentencia de la Audiencia de Barcelona de 14 de febrero de 1996. FJ 1º).

En el mismo sentido Sentencia de la Audiencia Provincial de Granada de 29 de febrero de 1996 cuando con base a la libertad de enseñanza del art. 27.1 amparó la opción de educar en casa, recogiéndolo en el (FJ 2º) que es del siguiente tenor literal:

“(…) que debe incluir, aunque no tenga formulación expresa, pero que se deriva necesariamente de ese principio de libertad, el derecho de los padres a escoger el tipo, método o clase de educación, siempre que cumpla los límites o mínimos exigidos.”

Similar es también la argumentación de la Audiencia de Sevilla en sentencia de 23 de noviembre de 1998 en la que se afirma que están excluidos del tipo penal todos aquellos casos en los cuales el menor recibe la correspondiente formación, aunque la educación se produzca en el mismo ámbito familiar:

“(…) sin estar escolarizados los menores en centros oficiales, como ocurre en el caso que estamos examinando, la formación educativa, efectuada al margen de la enseñanza oficial, es perfectamente aceptable en el marco de las libertades diseñado por la Constitución” (FJ 1º).

Y en el País Vasco auto de fecha 31 de enero de 2005. Juzgado de Instrucción 2 de Vitoria. Procedimiento abreviado 136/04.

“(…) Entrando a analizar el fondo de la cuestión debe señalarse que a la vista de las diligencias practicadas (…) consta que el menor presenta un elevado índice de absentismo escolar, por otro lado se ha acreditado que el mismo recibe formación académica complementaria. (…) DEBE ENTENDERSE EN CONSECUENCIA QUE LA ACTITUD DE LOS PADRES NO INTEGRA EL TIPO PENAL PREVISTO EN EL ART. 226 DEL CP DADO QUE NO HAY DEJACIÓN DE LOS DEBERES INHERENTES A LA PATRIA POTESTAD, SINO UNA INTERPRETACIÓN POCO CONVENCIONAL RESPECTO LA EDUCACIÓN OBLIGATORIA, QUE POR OTRO LADO SE VE AMPARADA POR EL DERECHO A LA LIBERTAD DE ENSEÑANZA EN EL ART. 27 DE LA CONSTITUCIÓN.”

4. Reconocimiento de la educación en familia

Como hemos comentado anteriormente, ALE inició en 2005 una serie de contactos y reuniones con las administraciones públicas. En la última de estas reuniones, en esta ocasión con el Sr. Juan López Martínez, Subdirector General de Ordenación Académica, hemos sido remitidos a las CCAA.
Se nos ha argumentado que, en el actual contexto legal, son las CCAA las que tienen las competencias y la capacidad para reconocer de forma expresa el derecho a educar en familia. Sin embargo, pensamos que el reconocimiento de la educación en familia no es tan solo una cuestión de competencias, sino también de voluntad política, además de ser de ámbito estatal.
La sociedad española es una sociedad plural, capaz de acoger nuevas ideas, nuevas culturas e innovaciones, sin renunciar por ello a su idiosincrasia. Por ello creemos que el reconocimiento de la educación en familia abriría el sistema educativo español al significar una aproximación a la realidad más extendida en la Europa comunitaria, donde la norma es la existencia de varios modelos educativos junto a la escuela tradicional. De ello nos beneficiaríamos no sólo las familias españolas que practicamos la educación en familia, sino también la sociedad española, puesto que el reconocimiento del derecho a dar a nuestros hijos una educación individualizada, adaptada a sus necesidades, supone un avance social importante.
Como Asociación, pero sobre todo como madres y padres que ejercemos nuestro derecho a educar en familia de forma responsable, nos comprometemos a colaborar con la Adminsitración y a aportar nuestra experiencia educativa en el proceso de elaboración de un marco legal que reconozca nuestra opción educativa y que, asimismo, sea capaz de recoger el máximo de perspectivas y sensibilidades.

5. Propuesta de reconocimiento oficial

El reconocimiento oficial de la educación en familia ha sido abordado de distintas maneras en la mayoría de los países europeos. Pensamos que la siguiente puede ser una forma válida de reconocer legalmente la educación en familia en el contexto de nuestro país y en concordancia con el marco de derechos y deberes diseñado por la Constitución Española. Se trata de una propuesta basada, a grandes rasgos, en aspectos que esperamos sirvan de base para futuros debates. Se trataría de:
1) El reconocimiento expreso y en la práctica de lo que se conoce internacionalmente como homeschooling, llamado en España “enseñanza doméstica, educación en familia, en el hogar, escolarización en casa o en familia” y que se deje de considerar como absentismo escolar o abandono familiar; así como el reconocimiento de la libertad de enseñanza y de métodos pedagógicos de los padres – métodos que, de esta forma, se adaptarían a las necesidades educativas específicas de los menores cuyo abanico es muy amplio.
2) Exámenes libres para la obtención de los títulos homologados correspondientes al Graduado en Educación Secundaria y Bachillerato, con las mismas condiciones establecidas para alumnos escolarizados en centros educativos y sin penalización por edad.
3) Mecanismos de ayudas y becas para las familias, habida cuenta del gasto económico que evita nuestra situación y teniendo en cuenta que las familias que educamos en casa participamos activamente en el sostenimiento del sistema educativo español a través de nuestros impuestos.
4) Explicitación en los Protocolos de absentismo de que la educación en el hogar no constituye absentismo y por tanto, en esos casos no es aplicable ese protocolo.

En definitiva, nuestra propuesta es asumir la existencia de varias vías educativas válidas con sus métodos pedagógicos específicos que puedan hacer frente al conjunto de necesidades educativas que demanda una sociedad compleja como la actual.

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

Un pensamiento en “La propuesta de ALE

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s