La negativa experiencia escolar como motivo para educar en casa

A medida que avanzo en esta investigación me voy dando cuenta de que el gran motivo por el que muchas familias deciden  educar sin escuela reside en las dificultades de los menores para adaptarse al sistema escolar. Es bien sabido que las clasificaciones y taxonomías distinguen dos situaciones bien diferenciadas, la que se plantea de manera sobrevenida y la que se decide con anterioridad incluso de que el niño o niña hayan nacido.

Y así lo expresa ALE en su Propuesta de reconocimiento legal de la educación en familia:

Algunos padres realizamos la educación en el hogar desde el nacimiento de nuestros hijos. Otros desescolarizamos por problemas o dificultades en el aprendizaje de los niños; pero, para todos, el factor común es la creencia en que la educación debe responder a un abanico de necesidades, intereses y estilos individuales de cada niño.

Es posible que esta categoría se confunda con la anterior, y se equipare a la de los que aducen motivos pedagógicos, sin especificar si se ha o no experimentado con el sistema escolar anteriormente.  Sin embargo, creo que la mayor parte de los menores que figuran como desescolarizados y que finalizarán su etapa de educación obligatoria a los 16 años han estado en algún momento de su vida escolarizados, y si no ellos, algunos de su hermanos o hermanas mayores, cuya desescolarización sobrevenida abrió el paso a la no  escolarización de los menores.

He acudido a  las encuestas que realicé en su momento, para comprobar los datos que pudieran de allí extraerse. En la  taxonomía de motivos para educar en casa que confeccioné en su momento, la cuarta categoría correspondía a aquellos que  a los que denominé  víctimas del sistema y que sin embargo no cuenta con una representación numérica específica.

Por último he encontrado aquellos para los que el homeschool, más que una opción, ha sido su tabla de salvación. Son aquellos que se consideran víctimas del sistema educativo porque no ha podido responder a sus necesidades. Ya sea por fracaso escolar, bullying en el centro educativo, por su falta de adaptación a las familias de distinto origen cultural, o a las que muestran distintas necesidades lingüísticas de la imperante, en resumen por una mala experiencia educativa previa dentro del modelo convencional.

Me da la impresión de que este motivo queda infravalorado en las distintas encuestas que se plantean. De las 18 encuestas recogidas, 6 reflejan exactamente ese motivo. La inadaptación del menor desde la educación infantil, anterior a la etapa escolar obligatoria,  el rechazo a la escuela de los padres por su propia experiencia negativa.

En la investigación realizada por Paula Rothermel “Can we classify motives for home-education?” (2004), la causa más difundida es la que denomina “Decepción con el sistema educativo” y que llega casi a un tercio(30%), del total de las causa aducidas. Suponemos que dentro de ese 30% se ha extraído  el  25% que especifica que su decepción con el sistema es debido al bullying, y un 24% especifica que la escuela le produce estress, depresión, malestar o infelicidad al menor, otro 19% indica que el sistema escolar no ha sabido responder a necesidades especiales o alta capacidad del menor y el 17% restante declara no haber encontrado el centro adecuado a su alcance o denuncia la baja calidad de la enseñanza y el comportamiento generalizado en la escuela.

En la encuesta de Carlos Cabo este motivo no tiene un apartado propio y las causas están diseminadas en otras categorías, con lo que me es difícil detectar el porcentaje que correspondería a esta situación de desescolarización sobrevenida por dificultades de adaptación del menor. Y me refiero a la situación de impotencia de lo padres que ven que sus hijos no son felices en el centro escolar al que tienen que acudir a diario, que sufren y que no se adaptan a ese tipo de vida.

Es algo parecido a lo que nos cuenta Andrea en su entrevista y a lo que relatan multitud de padres que finalmente no soportando más el sufrimiento de sus hijos deciden desescolarizar, a pesar de la situación de zozobra que esta actitud puede provocar frente a la inspección de educación y los servicios sociales.

En las 18 encuestas que realicé la situación de inadaptación del menor al sistema escolar, como causa de desescolarización representa un tercio del total, si considero sólo aquellas familias que han indicado este motivo de manera expresa y así verbalizada.

La consecuencia es que si el sistema escolar diera respuesta adecuada a las necesidades de cada menor en edad escolar, la educación en casa quedaría reducida a un grupo muy inferior de personas que se oponen al sistema escolar en su conjunto  dejando básicamente sólo motivos ideológicos o religiosos de oposición al sistema. Pero esa no es la realidad, sino que la realidad está constituida por personas que quieren lo mejor para su hijos ,pero a los que ha fallado el sistema escolar. Estas familias no tenían nada contra el sistema escolar, al contrario, posiblemente lo consideraban parte integrante del modo habitual de incorporarse como adulto a la vida social, pero ahora  ven que sus hijos son infelices, y que no se adaptan dentro de  las oportunidades escolares que tiene a su alcance. Creo  que este grupo dentro del movimiento escolarizador es el que menos se expresa en voz alta, porque su discurso está menos construido dentro de una ideología y se acerca más a la propia experiencia personal, que aparentemente no representa a nadie. Pero sí lo hace, representa a la mayoría de los que en este momento están educando sin escuela, en casa, sin ayudas y con muy pocos recursos económicos, en su mayoría.  Esta circunstancia debería ser cuantificada en toda su extensión, con la mayor exactitud posible y ser uno de los principales caballos de batalla a la hora de obtener la comprensión de la administración cuando una familia toma esta decisión con miedo angustia y dolor.

Por ello creo que las personas que educan en casa no deberían enfrentarse a las que escolarizan, bastaría con reconocer que lo que es válido, aceptable y deseable para unas familias no lo es para otras, simplemente eso. Es lo que intento trasladar en este blog,  desde el momento en el que  me inicié en esta investigación: es una opción más, ni una alternativa al sistema escolar, ni un modelo que necesariamente sea el mejor para todos.  Una opción más, ni mejor ni peor que las demás aunque puede que sea la que mejor se adapta a unas circunstancias concretas, en un momento dado.

Es una mayoría silenciosa dentro del colectivo de familias que educan en casa, que no escribe en blogs  y foros nada más nacer sus hijos sobre la crianza natural y el apego, que no leen sobre el aprendizaje informal, ni saben lo que es el unschooling, pero que en un momento determinado se dan cuenta de que el sistema escolar está dañando gravemente a su hijo o a su hija, y que está en su mano hacer algo.

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

8 pensamientos en “La negativa experiencia escolar como motivo para educar en casa

  1. Hola Madalen,
    gracias por esta reflexión. Nosotros somos de los “afortunados” que no hemos tenido ninguna mala experiencia con el sistema escolar. Llegamos a la eef de una forma natural, no encontrábamos el momento de entrar en el “sistema”. Evidentemente hay muchos padres/madres que han desescolarizado por los motivos que tú comentas, pero también veo, por ej. en la Coordinadora Catalana, que hay bastantes familias con hijos a los que no han escolarizado nunca.
    Hasta pronto!

  2. Pingback: Blogs PLC1: La negativa experiencia escolar como motivo para educar en casa … | viu natural!

  3. Si, nosotros somos de los afortunados como dice Africa, pero tu reflexion la encuentro muy pertinente.
    He leido en un foro de parte de una madre británica lo siguiente, y he pensado en que igual te interesa,
    Just to let you know, in case you didn’t know, Home Schoolers in
    England celebrated a HUGE victory. We get to maintain our privacy in our
    homes! The government was trying to pass legislation that woudl give social
    workers (education welfare officers) forced entry under law to our homes. We
    would then have had to allow them to interview our children in a room with the
    door closed….ALONE. That is frightening. If we refused, our children could
    have been sent back to school or even worse taken away from us.

  4. Gracias Africa y Silvia, me alegro de que no sea vuestro caso, pero como bien decís es una reflexión, y en ningún caso quiero afirmar que así sea en todos casos, pero sí que me planteo si podría ser que esa es la causa que está experimentando un significativo incremento. ¿Os da también esa sensación?
    Silvia, precisamente estoy preparando una entrada sobre el abandono de la propuesta de Balls, en el Parlamento Británico, estoy de momento recabando informes sobre el asunto, y espero poder puiblicar la entrada esta misma semana, aunque quiero antes publicar tu entrevista y el resumen del Carnaval de Blogs. Es que se acumula el trabajo….
    Gracias de nuevo.

    • Tan trabajadora como siempre Madalen! Y poco a poco, no hay prisa asi digerimos todo mas. Yo es que si no te lo decia corro riesgo de olvidarme.
      Y respecto a tu pregunta mi SENSACION que claro, es basado en lo que observo, COINCIDE CON LA TUYA. En mi grupo local muchos mas vienen de situaciones de ‘fracaso escolar’ al homeschooling.
      Lo que creo es que siempre han sufrido muchos niños a consecuencia de esto (por ejemplo, mi hermano Fran, conocido como NITRATO, es ahora el Pipa de Fito y los Fitipaldis, un chico super inteligente que por su dislexia nunca terminó bachillerato ni otros estudios más que la EGB a trompicones.
      Creo que MUCHAS familias, animadas por el éxito o ventajas del homeschooling, el mayor apoyo, los recursos, el estigma que ya está desapareciendo en gran medida al menos en Estados Unidos, deciden que YA BASTA y que sus hijos merecen una infancia feliz y una educación adecuada, completa y positiva que el cole no les da.

    • Hola,
      es verdad que mucha gente que educa en casa ha desescolarizado. Pero, veo que actualmente hay gente que opta por esta opción desde un inicio. Por las familias que conozco, veo que la gente que lleva más años eef han tenido bastantes problemas con el sistema escolar, pero también hay gente con niños “pequeños” que ya ve la educación en casa como una alternativa a la escuela. También ocurre, que a veces, hasta que no tienes problemas no te planteas ni cuestionas lo que se considera “habitual, normal” en este caso llevar a los hijos a la guardería, a la escuela… Es entonces cuando se buscan alternativas. Si la opción de educar en casa se convierte en una opción más (sin ningún problema legal, social, reconocida…) será más fácil encontrar respuestas a tu reflexión.
      Hasta pronto!

  5. Es super interesante lo que planteas, ello hace cada vez más urgente el estudio crítico del discurso de las familias que desescolarizamos sobre el objeto “escuela”, en especial por su posibilidad de extrañamiento y desafío a esta institución.

  6. Pingback: La dislexia « La opción de educar en casa.

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s