Rumiando…

Se acaba el curso y con la vista puesta en las vacaciones la mente me lleva a la recapitulación de las cuestiones sobre las que, de un modo u otro, he reflexionado, o rumiado, como decimos en euskara, a lo largo del curso.

La primera, es que Simon Webb tiene razón. Todos pensamos que nuestro modo de hacer las cosas es el mejor. Todo el mundo considera que su manera de conducir, planchar los pantalones o preparar  la comida para toda la semana es la mejor, la más eficiente y que si le resto de la humanidad lo hiciera así se evitarían cantidad de disgustos.

Desgraciadamente, el mundo de la educación no es ajeno a este modo  de expresar su arrogancia el ser humano y tampoco la educación en casa lo es. La gran mayoría defiende sus decisiones a ultranza y piensa que la escuela a la que acuden sus hijos  es la mejor o que, por el contrario,  lo mejor es no mandarlos a ninguna. Un gran número de madres cree que la metodología que emplean con sus hijos en el cole es la más adecuada o que la que ellas mismas emplean en casa con sus niños es la mejor.  Y es más, intentan convencer a los demás de que su método es “mejor” que el de la persona con la que están hablando, intentando persuadirle de que desista de continuar poblando el lado erróneo de la vida.

Me produce una gran tristeza esta actitud tan habitual, y me resulta difícil escapar a su influencia, al punto de que casi nunca hablo de estos temas y me refiero con ello a los temas relacionados con la crianza. Prefiero hablar de política, de fútbol, de informática o de fotografía, siempre que no intenten convencerme de que me compre la enésima cámara de fotos, que es por supuesto mejor que la mía. Tampoco las vacaciones parecen un buen tema, siempre es mejor la opción propia. “Nosotros no vamos nunca a la costa” o por el contrario “Las vacaciones sin playa no son vacaciones”.

Las razones por las que mando a  mis hijas a la escuela, no son de mucho peso, son peregrinas y pueden variar de un mes a otro, e incluso de un año a otro. Esta falta de criterio podría se objeto de análisis conjunto con cualquiera que me lo pida, si considerara que es de interés para alguien, pero me temo que no lo es. En fin, que por circunstancias de la vida, les mando al colegio del mismo modo que podría no mandarlas, pero no me parece ni mejor ni peor, y no intento convencer a nadie que esté educando en casa de que escolarice a su hijo o hija. La verdad es que me es indiferente y, en el mejor de los casos, no es mi problema.

Buenas vacaciones, a quienes las puedan disfrutar en estos tiempos difíciles.

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

14 pensamientos en “Rumiando…

  1. Qué buena reflexión. Estoy completamente de acuerdo. Creo que, con el tema de educar en casa, hay un problema identitario que está en juego. Convencer a otros es, en alguna medida, validarse a sí mismo. Al ser una minoría la identidad se construye ante un oponente simbólico, en este caso, la escuela. Al estudiar la historia de la escolarización moderna, te das cuenta de su raigambre normativa. El deber ser es de un peso aplastante, curiosamente, esa lógica se reproduce en quienes pretendemos apartarnos de ella.

  2. Gracias por la reflexión y por el esfuerzo de estos años, Madalen.

    Lo primero, mi deseo sincero de que disfrutes de las vacaciones que más te gusten ;-D

    Debo confesarte que en alguna ocasión, al leer algunos post que hablaban de personalidades del Homeschool en el estado español, me he sentido… ¿extraña? Es debido a esa teoria tuya sobre los motivos ideologicos de quienes no escolarizan desde el principio… y es que mi propia percepción de mi, hace me vea como una persona con un compromiso ideológico fuerte (y puede que este equivocada) y sin embargo nunca me llevó a desescolarizar… ¿por qué?… desde luego no es porque yo estuviera contenta por como se desarrollaban las cosas en la escuela, sin embargo, pese a ser critica, era una persona muy activa dentro de los centros escolares donde acudieron mis hijos y me costó “abrir los ojos” a lo que era mejor para nuestra familia… pero en realidad no ir a la escuela no supuso un cambio fundamental en nuestra vida… porque las bases de nuestra convivencia familiar continuaron siendo las mismas. Nunca sentí que amara a mis hijos menos antes que después, ni nunca sentí que mi compromiso con la justicia social fuera mayor al desescolarizar… no sé si me estoy explicando.

    Sobre que todos estamos convencidos de “hacerlo bien” … ¡seguro que sí!… aunque yo podría escribir un libro (de hecho estoy en ello…jejeje… solo como terapia y para que mis hijos puedan comprenderme en unos años más) sobre todos los errores que he cometido a lo largo de mi maternidad..¡y son muchos!

    Y siguiendo con el hilo de la reflexión de Andrea, es cierto que quienes caminamos por la estrecha senda de la diferencia, nos sentimos en la necesidad de “autoafirmarnos”… y que estamos más sensibilizados con las criticas, porque nos sentimos en entredicho (y a veces es porque estamos en entredicho de verdad)… pero pasa en todos los ámbitos. Un ejemplo: Siempre que yo conozco a alguien, cuando la persona que nos presenta dice que soy escritora (¿…?) inmediatamente se activa un resorte que hace que mi interlocutor me hable de tal o cual escritor que conoce… esto me resulta extraño. Cuando conoces a un médico, albañil o maestro, no sueles decirle… “yo conozco a un …” es raro ¿cierto? y creo que es porque se activan mecanismos de autodefensa por parte de quien es más “normal”… porque nuestra sociedad nos hace vivir en la ambivalencia, por un lado deseamos estar bien adaptados pero por otro nos gustaría ser excepcionales… y en esa lucha transcurre nuestra vida.

    Creo que muchas veces hablamos taxativamente, por que vivimos inseguramente.

  3. Buena reflexión y comentarios. Estoy de acuerdo que el que vive en la minoría intenta reafirmarse y a veces pasa como apisonadora por encima del que opta por algo distinto.
    En cuanto a que todos creemos que hacemos lo mejor, SI, pero con un matiz. Primero que hay que ser humildes y admitir nuestras carencias, errores, etc. hagamos lo que hagamos, pensemos lo que pensemos. Y por otro lado, cuando exponemos nuestras opiniones e ideología, yo no siento que lo haga por CONVENCER, sino que mi propia pasión y mi creer en lo que hago me llevan a defenderlo con arraigo y determinación. La cuestión está en que con independencia del lado de la balanza donde te encuentres, en el de los que optan por educar en casa o en colegios, derechas o izquierdas, del Madrid o del Barcelona…debemos perderle el miedo a las críticas, y leer al ‘otro’ sin competitividad pero con honestidad. En ese sentido yo no descarto que mis hijas en un momento X o situación Z, vayan a un colegio…Lo que pasa es que muchos de nosotros vivimos a veces en la mentira de que lo que hacemos es lo MEJOR, y nos ponemos a, en lugar de revisar nuestras decisiones y creencias, a atacar al otro porque no hace lo que nosotros. Algo así como un adicto a algo que no reconoce su adicción y que encima te ridiculiza por no participar de ella.
    Y Madalen, tu puedes decir que no son de peso las razones por las que mandas a tus hijas al colegio, pero te aseguro que si en un día determinado (que no lo deseo para nadie) tus hijas se mostraran infelices y no las vieras crecer y desarrollarse de forma saludable y positiva, serían muchas las razones y de gran peso para sacarlas. Y también pienso que, aunque no es tu problema convencer a nadie a que meta a sus hijos en el colegio, como no lo es el mío convencer a nadie de que saque a sus hijos del mimso, sí puedes (si te apetece y te da la gana, :) compartir lo positivo de que tus hijas crezcan yendo al colegio. Podemos hablar de la teoría y las ventajas a priori de ambas situaciones, pero al final, a lo que nos reducimos es a casos puntuales y particulares, y ahí, chicas, en todos los lugares hay felicidad, infelicidad, funciona y no funciona, eso es lo bonito de la libertad de elección, y en cierto modo pienso (ja ja ja, como siempre ‘defendiendo’, no?) que el movimiento de homeschooling beneficia la calidad de las escuelas privadas y públicas porque abre las fronteras y propuestas educativas y da soluciones a muchos que han experimentado grandes problemas en las otras opciones.

    Respecto a las vacaciones, pues ahí me río, porque lo que importa es simplemente que TE VAS DE VACACIONES, YEAH, y el que las critique envidia te tiene, je je je.

    Y no sé cómo puedes hablar de política y fotografía con mas tranquilidad, como lo haces amiga? En Flick el otro día creo que se armó un pitoste de categoría, parece que los fotógrafos se asesinan, unos que no hay foto buena sin FLASH, otros que LUZ NATURAL, vaya, se estaban criticando tirados a la yugular…

    De política no se puede hablar por aquí tampoco, a no ser que sepas que con quien conversa comparte opiniones y te metas de lleno a proferir toda serie de improperios contra el ‘otro’.

    Y ya para rematar, NO ME HABLES DE FUTBOL, no me hables de fútbol…pero con Alemania perdiendo hoy tengo un poco más de esperanza al saber que los BUENOS también caen de vez en cuando, je je je…

    Y por ULTIMO ULTIMO DE VERDAD, a mi también me duele esa actitud habitual como dices, a veces me siento mal porque en vez de inspirar me siento como que estoy condenando a los que piensan diferente, y me da tristeza y a veces ganas de como dejar de escribir sobre esto, porque pienso que otros han de sentirse fuera de lugar cuando lo que intentaba era no sentirme fuera de lugar yo misma y otros que optan por esta forma de vida.

  4. Decís que la reflexión que expresaba en la entrada os parece interesante, pero lo de verdad interesante son vuestros coimentarios. Sois tres mujeres inteligentes y me considero afortunada porque seguís este blog y aún me leeis. Os quiero mucho, y espero no decepcionaros nunca.
    He leído la entrada en tu blog Silvia (Charlotte Mason en español), me encanta que sigas profundizando en la reflexión y aprecio tu sentido del humor . Yo espero seguir en ello.
    Besos

  5. Madalen, nos has puesto el listón muy alto.

    Y para que veas que no lo alcanzo, voy a discrepar. Espero que nos decepcionemos mutuamente muchas veces, sobre todo si algún día nos vemos en vivo y en directo… porque de lo contrario viviremos una relación estresante, eso sí… espero que el conflicto no logre terminar con nuestra percepción positiva y afectuosa. Lo que si deseo, de todo corazón, es que siempre mantengamos el cariño que se ha abierto paso a través de este blog.

    Y después de esta declaración… ¿qué más puedo decir?

  6. Lo interesante es que en esta comunidad virtual, con nuestras diferencias culturales e ideologicas, vamos lentamente dando pasos en la reflexión y en la acción pedagógica con sencillez y desde lo que podemos problematizar de la experiencia. Eso me ha fascinado de estos meses.

  7. Ipe, me ha hecho gracia lo de la relación estresante, me ha recordado a los amores que matan y que si no matan mueren, Es de Sabina ¿verdad?, ¡Qué gran hombre Sabina!
    Andrea, me gusta lo de la sencillez, huir de la arrogancia. Buscar la verdad desde la sencillez me parece un buen punto de partida.
    Yo sigo buscando y aprendiendo. Besos

  8. Ahora la que os va a Platonizar soy yo a las tres…pero entre nosotras podemos mostrarnos como somos.
    Yo de hecho escribo en pijama, soy más bajita que lo que parezco en la foto y os admiro MUUUCHO a vosotras tres porque en vuestros blogs os mostráis al natural, con simpatía y frescura.
    Y opino lo mismo, hay mucho cariño y muchas neuronas en tu blog, Madalen.

  9. Madalen, yo creo, al igual que ya Andrea, Ipe y Silvia lo han dicho, que la actitud de querer convencer a los otros de que tu opción es la “mejor,única y verdadera”, nace de la necesidad de reafirmación y de la inseguridad propia.
    Pero también está que sin necesidad de querer convencer a nadie, cuando nos ponen el tema sobre la mesa (con una muestra genuina de interés), que vayan buscando un sitio cómodo para escucharnos, porque es algo que realmente nos apasiona y queremos compartir lo que estamos viviendo y, como pasa con cualquier pasión, podemos hablar de ella por horas.

    Yo creo entender que estés rumiando el tema, pues recuerdo que en casa de Janneth nos decías que varias veces has preguntado a tus hijas si quieren dejar el colegio y me encantó cómo hablaste de ellas (especialmente de la mayor) y de las respuestas que recibiste.

    Te mando un abrazo y disfruta las vacaciones, que el sitio es lo de menos.

  10. Gracias por el comentario Ana Paulina. Simplemente quiero, dentro de mis posibilidades, aportar algo al movimiento desescolarizador en su conjunto.
    ¿Os quedan vacaciones después de las que habéis disfrutado en la playa?. Besos a todos, y a ti sobre todo.

  11. La verdad es que podréis estar más o menos equivocadas con vuestra opción educativa, pero lo que está claro es que os importa la educación de vuestros hijos (cosa que os convierte -“desgraciadamente”- en una preciosa minoría). Buenas vacaciones a todas.

  12. Santiago, gracias por la observación. Coincido contigo en que la clave del éxito (si es que existe) esta en la pasión.

    Silvia… ¡siempre te imagine alta! De modo que no te confies de las impresiones escritas ,-D

    Madalen, …sobre Sabina, pues no conocía la canción… mi cultura musical es poca y además poco convencional … ten en cuenta que mi grupo favorito es Hespérión XXI, y si hay que elegir, de aquel de “La mandragora” yo me quedo con Alberto Pérez ;-D,… La alusión era a Helen Fielding, cuando pone en boca de Darcy ese “Me gustas tal como eres”… pues eso.

  13. Totalmente de acuerdo contigo Madalen. En estos ultimos 3 anios mi filosofia educativa ha cambiado creo que bastante.

    Yo soy de las que empezo a educar en casa por necesidad, no soy lo que se dice “a true homeschooling mom”. Por eso creo que cada uno puede defender lo que hace pero sin desprestigiar otro modelo. Cada persona sabe lo que necesitan sus hijos, o las situaciones de la vida nos llevan a cada uno por diferentes caminos. Que quieres educar en casa? Pues estupendo. Que prefieres enviarle al colegio? Estupendo tambien. Que los llevas a una escuela alternativa? Idem.

    lo importante es que cada padre vea la necesidad de cada uno de sus hijos. Tengo varias amigas con hijos que educan en casa a alguno y a otros los envian al colegio, por la necesidad que sea.

    No me gusta nada “discutir” el tema de si homeschooling versus la escuela. En mas de una ocasion se me ha llamado para participar en un debate sobre el tema tanto en la tv como en la radio, y nunca he accedido. Creo que no estoy para convencer a nadie de esto del hs. Y de momento no me apetece sentarme a discutir el tema con nadie. Estoy solo por la libertad de cada padre de educar como prefiera sin decirte que es mejor ni que es peor. A todos no nos gustan las mismas cosas vedad?

    Ahora educo en casa, manana ya veremos que haremos.
    (Perdon, este teclado americano no tiene acentos ni otras letras del Spanish Alphabet)
    un abrazo y a seguir bien las vacances, nosotros de momento estamos en Mount Vernon Washington State)

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s