El sonajero

En la obra de Fernandez Almagro y el duque de Maura titulada ¿Por qué cayó Alfonso XIII? se relata cómo Romanones resolvía sus crisis políticas más complejas: “La listeza proverbial del conde de Romanones halló un ruidoso e inofensivo sonajero muy capaz de distraer suficientemente la inconcebible puerilidad de la opinión pública española: Deslizándose en la prensa vaguedades oficiosas acerca del vitando propósito del Gobierno de alterar la enseñanza del catecismo en las escuelas primarias. No necesitaron más para partir en “cándida cruzada” los padres de familia, las madres cristianas, la defensa social, los obreros católicos, el alto y bajo clero, la buena prensa, etc. El conde de Romanones no cabía en sí de gozo, seguro de tener en su mano el pequeño baso de agua donde se desharía, cuando conviniese para sus fines, aquella tempestad fragorosa”.

La anécdota es relatada por  Oscar Alzaga durante su intervención en el Congreso de los Diputados el día 7 de julio de 1978, con ocasión del debate del artículo 27 de la Constitución que recoge el derecho a la educación. El debate fue intenso, ya que lo que había en juego era algo más que el reconocimiento de un derecho, era el diseño social que se estaba trazando para el próximo siglo. Como afirmó Miterrand, para hacer la revolución ya no hay que tomar el palacio de invierno, basta con tomar la escuela. Así como el art. 26 de la Constitución de la Segunda República ( La Constitución de 1931) prohibía taxativamente a los miembros de órdenes religiosas ejercitar la función docente (art. 26, 4 4. Con respecto a la situación legal de las órdenes religiosas:  “Prohibición de ejercer la industria, el comercio o la enseñanza”), la Constitución de 1978 estaba a años luz de esa concepción, en su redacción del complejo de derechos y libertades recogidos en su artículo 27.

No es por ello de extrañar que el fantasma de la Constitución de 1931, puso en guardia a sus señorías en cuanto a las intenciones de los  grupos Socialista y Comunista en el Congreso, con respecto a la regulación del derecho a la educación. La finalidad era recoger constitucionalmente el derecho de las órdenes religiosas a ejercer la docencia de modo reglado y sin cortapisas. Por ello el art. 27 que recoge la libertad de enseñanza, se equipara al apartado número 6 del mismo artículo que regula la creación de centros, y el apartado número 3, que recoge el derecho de los padres a que sus hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con  sus creencias y convicciones. Este derecho se interpretada de modo coincidente a los anteriores como  la posibilidad de que las familias católicas puedan seguir educando a sus hijos en al fe religiosa, tal y como lo habían venido haciendo durante la época del régimen de Franco,  sin miedo a que la laicidad del sistema educativo obstaculice o imposibilite este tipo de educación.

Esta tradición interpretativa ha continuado hasta nuestros días, transcurridos ya más de treinta  años desde la aprobación de la Constitución y disipado completamente el fantasma de que la laicidad iba a impedir a los católicos recibir una educación acorde a sus convicciones. Todo el desarrollo legislativo posterior en forma de leyes orgánicas, ha venido, desde gobiernos de distinto signo, a reafirmar el edificio legislativo conformado en la etapa constitucional.

Por ello, desde mi trabajo de investigación abogo por una interpretación de la Constitución que se aleje de esta tesis historicista, supere los miedos del pasado y la encamine hacia una interpretación mas acorde con el contexto geo-político, de plena integración en la Unión Europea, de pleno reconocimiento de instrumentos y tratados internacionales que recogen con mayor amplitud de miras  las libertades educativas. Una interpretación acorde a las circunstancias sociales actuales que recoja en su seno la posibilidad de que esta educación sea asumida por padres o representantes legales de los menores en exclusiva, sin recurrir a la institución escolar y ejercer así la opción de educar en casa o en familia.

Ref:  Duque de Maura y Melchor Fernandez Almagro, Por qué cayó Alfonso XIII, (Evolución y disolución de los partidos políticos durante su reinado), Ed.  Ambos Mundos, 1948, 546 pp

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s