Maria Calvo Charro

Leído en Kindsein. Entrevista con María Calvo Charro: “La educación no es un monopolio del Estado”.

KINDSEIN: ¿Conoces algún caso de familias que hayan optado por el “homeschooling” porque quieren una educación diferenciada no religiosa?

MARIA CALVO CHARRO: Algunos padres han adoptado esa iniciativa o bien han “creado” su propio colegio diferenciado. Son padres que se pueden permitir el lujo de adoptar estos modelos porque su situación profesional (en el caso del homeschooling) o económica (en el supuesto de creación de un colegio) son excepcionalmente buenas. Pero la pregunta es qué sucede con aquellas familias que no pueden asumir los costes de estas iniciativas. Se ha demostrado que la educación diferenciada tiene unos resultados excepcionales precisamente entre el alumnado perteneciente a minorías o de familias de renta baja. Ellos son los que más lo necesitan y sin embargo se les niega tal posibilidad.

KINDSEIN: ¿La educación diferenciada está contemplada en la Constitución española?

MARIA CALVO CHARRO: La educación diferenciada por sexo encaja en dos perspectivas del derecho a la educación previsto en el art. 27.1. Primero, en el derecho a la libre elección de centro por los padres; y segundo, en el derecho a crear centros docentes que, a su vez, supone otros dos derechos, el derecho a establecer en los estatutos del centro escolar un carácter propio y el derecho a la dirección del centro. Como lo ha interpretado de forma reiterada nuestro Tribunal Constitucional, el derecho a la educación en un marco de libertad de enseñanza incluye el derecho a elegir el centro docente que los padres consideren oportuno para la educación de sus hijos. Se trata además de un derecho reconocido de forma reiterada por diversos Tratados Internacionales ratificados por España.

El derecho a escoger el tipo de educación se refiere a que, antes que el Estado, la sociedad u otras entidades, son los padres quienes tienen el derecho -y también la obligación- de escoger lo relativo a la educación de sus hijos. En consecuencia, debería ofrecerse a los padres que lo quisieran la posibilidad, hoy negada por inexistencia de colegios públicos diferenciados, de elegir un colegio separado por sexo para sus hijos.

La educación no es un monopolio del Estado, ni de las Comunidades Autónomas. Es por el contrario un derecho fundamental, por lo que no se puede imponer ni un modelo ni otro, ni la educación privada, ni la pública, ni la mixta , ni la diferenciada, sino que se deben ofertar todos en igualdad de condiciones.

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

7 pensamientos en “Maria Calvo Charro

  1. Esto va en la línea que cada vez me tiene más convencido: la verdadera razón de ser del Homeschooling es la garantía de pluralidad o diversidad. Por eso son gratuitos los intentos por la competición de unas motivaciones con otras, ya que es justamente la diferencia de motivación la que lo justifica. En el sistema actual (educativo y cualquier otro) se reducen las posibilidades de variación (diversidad) como garantía de “estabilidad” y “orden”. Con ello se consigue que cada vez haya menos posibilidades de construirse vías alternativas y, por consiguiente, proyectos de futuro más adaptados a las perspectivas de felicidad de cada familia… En fin, estas cosas ocupan parte de mi tesis. Un saludo cordial

  2. Gracias Andrea y Santiago por comentar el post. Me gusta la tesis de partida de tu razonamiento, Santiago, que coincide con las conclusiones de mi trabajo. Defiendo el reconocimiento de la educación sin escuela porque es una cuestión de ejercicio de derechos, indedendientemente de los motivos y de los resultados pedagógicos de la opción. No creo que quienes optan por educar en casa tengan que demostrar excelentes resultados en cada caso para justificar su existencia, y es algo que frecuentemente se le exige. Es una especie de prueba del algodón que no comparto. Esa exigencia es, en mi opinión, un error.
    Si se reconoce la libertad de prensa, se tiene derecho a su ejercicio, aunque el periodista no sea un Pulitzer. ¿No es asi?. Es cuestión de garantizar el ejercicio de derechos no de demostrar que nadie sea mejor que nadie.
    Gracias de nuevo a los dos y un saludo. A todo esto Santiago, ¿Has leído ya la tesis?

  3. Qué va, qué va! si estoy ahora empezando… No tenía intención de hacerla pero hay un par de cosas que me muero si no las digo, así que he decidido darle un poco de estructura. Es de filosofía política, no de educación -ni siquiera de Homeschooling-, pero sí que es cierto que dedico espacio a la necesidad de estos movimientos de desterritorialización para resistir a esta manía contemporánea de imponer un sólo código moral para todo y para todos. Mira, hay gente que a los 40 se dedica a jugar al golf o a montar una bodega, a mí me ha dado por escribir una tesis, en fin… Estoy seguro de que tu tesis, Madalen, va a cambiar -si no lo ha hecho ya- la actitud de agentes influyentes de la política, el derecho y la cultura. Lo mío es contribuir a que la ciudadanía cuestione la moral del sistema no para sustituir modelos sino para garantizar que devengan plurales (lo del ejercicio de derechos que tú tan bien decías, pero desde la filosofía). Por cierto, dinos por dónde va tu tesis (si no te agobia, eh?) Un abrazo

  4. Madalen, I found your point about the exercising of rights very relevant, the idea that the state has should be allowed to decide the way in which you educate your child, with the possibility of overruling your decision of how to do things because of different pedagogical ideas is something that is interfering with a fundamental human freedom. As someone who is still trying to find the right way to go about being a parent to children who are educated at home, I am acutely aware that it’s such a delicate process that any outside rules or deadlines or exams or whatever such ideas are in vogue being imposed could well destroy the whole intent.

    For example, we have just done a couple of months of working with text books and having a more structured way of working, albeit for only one to two hours a day, trying to find the right dynamic for our family. Did they do work? They did indeed. Did they enjoy it and retain what they learned? I have serious doubts.
    What I noticed is that by insisting and planning their day in a different way to how we had in general done it in the previous two years, they fought more between themselves and our relationship with them was negatively affected, our easy friendship soured by way in which events were transpiring. So we’ve taken a fair few steps back, and we’ve realised that that method didn’t work for us. So we are trying again, another way, hopefully with better results(maybe with no focus on results at all!) But our searching, the conversations between mother and father, parent and children, would be all rendered redundant if we had to set down on paper what we were going to do, and stick to it, if the children were to be tested(I don’t think they test happiness and creativity), if we were to do, in short, what many other families in other parts of have to do). I hope it doesn’t happen here, and if your thesis plays its part in supporting the exercising of these aforementioned rights, I shall be most grateful indeed.

  5. Daragh, very good comment. My six year old girl told me two days ago when I was coaxing her to do something…mom, why does it always have to be your way? Her words were like a sword that cut through my heart. I can still be pretty dominant, and while I’m not child led in the sense of totally submitting to the children mentality and whims for everything, I’m growing to respect who they are and try not to be a dictator but more of a partner. The best moments in our homeschooling are when I’m learning side by side with them, and when I offer and gently explore and challenge their abilities to continue with our thread of learning without tripping their own rhythm and path.
    As you say the conversations and the rabbit trails we find are the best learning experiences and the ones that make a dent in their minds and hearts.

  6. Santiago, ya ves lo último ha sido esta etapa volante. Te comento que la parte que creo que me falta es la exploración del las libertades de la educación que emanan del art. 27 de la Constitución. Voy a dedicarle mi esfuerzo de los próximos meses. Luego ya aperecerá alguna otra debilidad en el proyecto.Si quieres te puedo comentar la bibliografía que tengo ya en mano.
    Daragh and Silvia, even if I send the children to school, I do have to some work with them at home, and like you, I have realized that not all days are the same, and not all stages of development are the same. I have to help my youngest one at home because she has difficulties to learn and there are days when she simply doesn´t want to do what I have planned for her, and she refuses frontally to do so. I feel hurt sometimes by her opposition that I even tend to see as a refusal to me personally, a great mistake. So, in a way I do understand what you two feel. Thanks for sharing.

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s