La sentencia del TSJ de Cataluña en el caso Bellaterra

 

La sentencia dictada en 2004, resuelve una petición que data de 1999 al Departamento de Enseñanza de la Generalitat de Catalunya y que fue desestimado el 29 de octubre de ese mismo año, según el cual se solicitaba que a los menores, hijos de las familias pertenecientes a la asociación Vida Sana,  se les permita el acceso a un tipo de enseñanza a distancia, por las razones que veremos a continuación. La negativa fue recurrida por las familias ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (Sala de lo Contencioso-Administrativo) en 2000, recurso sobre el que recayó fallo en contra de sus pretensiones  con la sentencia 77/2004 de 23 de enero

Según la descripción de los hechos relatados en la sentencia de referencia, los hijos de estas familias residentes en Bellaterra, término municipal de Cerdanyola, se hallaban escolarizados en un centro docente de dicho municipio, situado a determinada distancia del domicilio. En el momento en el que se suprimió, por razones económicas, el transporte escolar a mediodía, dichos alumnos dejaron de acudir al centro docente, alegando sus particulares creencias científico-dietéticas, que consideraban inadecuada la alimentación que se dispensa en los comedores escolares. Como consecuencia de ello, solicitaron a la Generalitat de Catalunya que les facilitase el acceso a la educación a distancia, lo que fue denegado en virtud de la resolución que fue recurrida, por considerar que “no existían condiciones excepcionales que impidiesen la asistencia de los interesados a un centro docente de su propio municipio”.

Como señala la resolución impugnada el Institut Català d’Ensenyament Secundari a Distància (ICESD) sólo imparte actualmente las enseñanzas de Bachillerato y de 2º ciclo de la E.S.O., siendo necesario para cursar estudios en el mismo que el alumno cuente con 18 años de edad. Dado que los menores no llegaban a esa edad, no reunían en principio los requisitos establecidos para cursar estudios en el ICESD. por ello la cuestión litigiosa se limitaba a determinar si concurren circunstancias excepcionales que hagan imposible dicha escolarización. Y al considerar que las familias podían proveer por su cuenta los medios de alimentación de los menores sin recurrir al comedor escolar, que en ningún caso es obligatorio, se deniega la posibilidad de desescolarizarlos como modo de solventar el problema planteado por la ausencia del transporte al medio día, que en virtud de la Disposición Adicional 1º del decreto 161/1996, de 14 de mayo, no es obligatorio.

El caso nos presenta varias cuestiones a debatir, pero apunta un antecedente a la regulación que ha tenido su inicio con la aprobación de la Llei de Educació de  Catalunya. Según ésta, la Generalitat Catalana podría poner en marcha un sistema de educación a distancia para alumnos y alumnas de educación en su etapa obligatoria,  que correspondía precisamente lo que solicitaban los padres del colectivo Vida Sana de Bellaterra. Como recordatorio de la legislación aprobada, reproduzco el artículo 55 de la citada ley.

ARTICLE 55. EDUCACIÓ NO PRESENCIAL

  1. El Govern, per a facilitar el dret universal a l’educació, ha de desenvolupar una oferta adequada d’educació no presencial.
  2. Es poden impartir en la modalitat d’educació no presencial els ensenyaments postobligatoris, els ensenyaments que no condueixen a titulacions o certificacions amb validesa a tot l’Estat, els cursos de formació preparatòria per a les proves d’accés al sistema educatiu, la formació en les competències bàsiques, la formació per a l’ocupació i la formació permanent. També s’hi poden impartir, excepcionalment, ensenyaments obligatoris i els altres ensenyaments que, en determinades circumstàncies, estableixi el Departament.
  3. L’oferta educativa no presencial s’ha de caracteritzar per la varietat, l’obertura i la flexibilitat per a assolir, especialment, l’extensió de l’accessibilitat d’aquesta formació, la simultaneïtat amb altres ensenyaments i la complementarietat amb altres accions i estratègies formatives, i també la compatibilitat amb el treball.
  4. Sens perjudici de les modalitats de formació semipresencial i no presencial que es puguin implantar als centres públics ordinaris, l’Administració educativa ha d’organitzar per mitjà d’un centre singular la impartició específica dels ensenyaments en la modalitat d’educació no presencial.
  5. El professorat que imparteix ensenyaments en la modalitat d’educació no presencial ha de tenir la titulació requerida per a cada etapa educativa i ha d’acreditar la capacitació per a exercir la docència emprant mitjans telemàtics i els altres recursos propis de l’educació no presencial.
  6. El Departament pot autoritzar els centres privats per a impartir ensenyaments postobligatoris i ensenyaments superiors en la modalitat d’educació no presencial.
  7. El Departament ha de crear i regular un registre en què constin les dades dels alumnes que s’acullen a la modalitat d’educació no presencial en ensenyaments d’educació bàsica.
Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s