La sentencia del constitucional (V): El voto particular de Gimeno Sendra de 1994

Me voy a permitir un pequeño ejercicio de ficción jurídica con ocasión de la sentencia del Tribunal Constitucional de este mes. Creo que esta sentencia, tal y como está ahora redactada podía haberse producido ya en 1994, con consecuencias imprevisibles en este momento para el movimiento desescolarizador. La realidad es que ha vuelto 16 años después para imponerse como la doctrina prevalente  en el Tribunal.

La sentencia descansa, de una parte, en el voto particular del magistrado Gimeno Sendra a la Sentencia del Tribunal Constitucional de 1994, emitido con ocasión de la resolución que dio fin en vía constitucional al caso de los Niños de Dios y, de otra, en los casos que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha emitido con ocasión de recursos dirigidos contra el Estado alemán,  con ocasión de su legislación de escolariación obligatoria, especialmente el caso Konrad.

Este es el sustrato ideológico de la sentencia, aunque en el momento en el que este voto particular fue emitido no se pudo prever por parte de la comunidad que defiende los intereses de las familias que educan en casa el impacto que iba a tener a medio plazo. Quizás era previsible, que habiéndose basado la sentencia en apelación de la AP de Málaga en el citado voto particular, la opinión mayoritaria que acabaría imponiéndose, iba a ser la de entrar en el fondo del asunto, como en su momento, hace casi dos décadas, solicitó Gimeno Sendra. De hecho, esta sentencia reproduce literalmente párrafos completos de aquel voto particular.

Las bases de la defensa se plantearon en el primer procedimiento que tuvo lugar en el Juzgado de Primera Instancia de Coín, incoado por la Fiscalía solicitando la escolarización de los menores, con estos argumentos:

1. Los niños reciben en el hogar una educación completa (hablan cinco idiomas…).

2. La educación proporcionada en el hogar es más adecuada que la que reciben otros niños en aulas de 30 o 40 alumnos.

3. No se han detectado en los niños ningún daño que haya sido detectado por los Sevicios Sociales.

4. La defensa reprocha al Ministerio Fiscal que lo que plantea, no es el incumplimiento de las obligaciones de la patria potesta derivadas del art. 154 del Ccivil sino la escolarización obligatoria.

5. La Constitución no protege la obligatoriedad de la escolariación sino el derecho a la educación, no deben confundirse escolarización y educación.

6. Se invoca jurisprudencia con sendas sentencias del Tribunal Supremo y Constitucional que no excluyen modelos de enseñanza que se desarrollen en el hogar.

El Juzgado de PI de Coín rechaza estos argumentos y los interesados recurren ante la Audiencia Provincial de Málaga. En una entrada de este blog fechada el 15 de febrero de 2008,  comentaba yo la sentencia en vía civil de la Audiencia Provincial de Málaga y la influencia que en ella había ejercido el citado voto particular de Gimeno Sendra. No resulta llamativo que ahora el Constitucional, manteniendo en su integridad el fallo de la AP de Málaga siga precisamente el criterio que aquella seguió sin titubear: el voto particular de Gimeno Sendra.

La mayoría de los constitucionalistas se inclinaban a favorecer la opinión de Gimeno Sendra contra la opinión generalizada manifestada en 1994 por el Tribunal Constitucional, que en aquel momento no quiso entrar en el fondo del asunto. La tesis fundamental de Gimeno es que los titulares del derecho a la educación son los menores, y que el Ministerio Fiscal en representación del estado es el encargado de reforzar ese derecho cuando no coincide con el inetrés de los padres.

VOTO PARTICULAR que formula el Magistrado don Vicente Gimeno Sendra a la sentencia dictada en los recursos de amparo acumulados núms. 1561/1992 a 1567/1992. Discrepo de la presente sentencia, tanto de su fundamentación jurídica, como del fallo que debió haber estimado el presente recurso de amparo.

Así, pues, debimos haber entrado en el fondo del presente recurso de amparo, en cuyo caso hubiéramos debido declarar que la resolución impugnada infringe el derecho a la educación del art. 27.1 y ello por la sencilla razón de que «todos -y, por supuesto, los niños- tienen el derecho a la educación».

El presente recurso de amparo plantea el, ante este Tribunal, novedoso problema de determinar si el derecho a la educación consiste en la «total libertad de los padres para orientar (a los hijos) hacia las convicciones morales, religiosas o filosóficas que crean más adecuadas a su formación intelectual y somática» (F. 8, in fine, de la resolución recurrida) -en cuyo caso dicho derecho se confundiría con la «libertad ideológica y religiosa» del art. 16, reconduciéndose al derecho contemplado en el art. 27.3- o, si dicho derecho consiste esencialmente en el derecho del niño a ser escolarizado con la consiguiente obligación de los poderes públicos de procurar dicha escolarización, incluso obligatoriamente, si ello fuera del todo punto necesario.

A mi parecer el art. 27.1 contempla el segundo de los citados derechos, cuyo único titular originario son los niños, aun cuando, en circunstancias normales, los padres hayan de ejercitarlo a través de la representación.

El problema que plantea, sin embargo, el caso que nos ocupa es el de un conflicto de intereses entre la voluntad de los padres (que subsumen el derecho a la educación en un supuesto derecho a la no escolarización y consiguiente impartición de enseñanza religiosa en el seno de una secta) y los intereses de los hijos que son ejercidos en sustitución procesal por la Generalitat Catalana, quien en nombre propio [pues así lo autorizan los arts. 1, 2.c) y ss. de la Ley Catalana 11/1985), pero en el interés ajeno de los menores, exige esa escolarización obligatoria, previa declaración de abandono, y aun en contra de la voluntad de los padres.

Es cierto que la Constitución confiere a los padres el derecho, no sólo a impartir en el seno de la familia (o unión de hecho) la religión que estimen conveniente, sino también el de poder enviar a sus hijos al Colegio religioso que deseen e incluso el no menor derecho fundamental a exigir de los poderes públicos la formación religiosa que se adecue a sus convicciones (con la especial tutela a la religión católica proclamada por el art. 16.3 CE y Acuerdos con la Santa Sede); pero, en mi opinión, la libertad religiosa no ampara un supuesto derecho de los padres a la no escolarización de los hijos bajo el pretexto de que sólo ellos han de impartir la educación que estimen conveniente. Por esta razón, nuestra sentencia debió haber concluido en que la Generalitat Catalana actuó constitucionalmente cuando instó la declaración de abandono en orden a poder obtener la escolarización efectiva de los niños y, al contrario, debió haber anulado por inconstitucional la resolución de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Barcelona.

Madrid, tres de octubre de mil novecientos noventa y cuatro.-Vicente Gimeno Sendra.-Firmado y rubricado.

 

Anuncios

30 pensamientos en “La sentencia del constitucional (V): El voto particular de Gimeno Sendra de 1994

  1. Efectivamente se ve que esta sentencia mana de esa fuente.

    Me pregunto en qué situación quedan los niños de familias “itinerantes”, o los niños de larga hospitalización, o los deportistas, etc. Si el TC relaciona educación con escolarización, todos esos niños están siendo privados de un derecho constitucional. ¿Por qué se permite la no-escolarización en unos casos y en otros no? Y es más, si estamos aplicando todas las leyes hasta la última coma ¿qué hacemos con los niños que no obtienen el certificado de estudios por no tener los conocimientos, a pesar de haber estudiado en un colegio? ¿podría fiscalía denunciar al estado por incumplir con su deber de proporcionar una educación a esos niños?

    En fin, no hace falta que me contestes, sólo me hago un montón de preguntas.

  2. Me parece muy bien la tesis que los “titulares del derecho a la educación son los menores”. La pregunta vuelve a ser si se derecho se incumple con la no escolarización, pues en este caso, efectivamente hubo un acto educativo e instructivo claro por parte de la familia.

  3. Meni, pues no sé si sabría contestar a las dos preguntas. La primera, sí,supongo que la respuesta es la creación del CIDEAD. La segunda es más peliaguda y supongo que si alguien se animara a demandar podría incluso sacar una indemnización por daños y perjucios.
    Andrea, parece que según la sentencia el derecho del menor consiste en que se le proporcione esa educación en un centro escolar homologado para garantizar su acceso a estudios superiores.
    Sois demasiado inteligentes para mi, chicas.
    Besos a las dos

  4. Hola,Madalen, soy nuevo por aquí…

    Me surge la pregunta de si no hay posibles agravios comparativos.

    Si la educación a distancia es legal para casos excepcionales como residir en el extranjero, vida itinerante o enfermedad, ¿No está colaborando el estado a incumplir el derecho-obligación fundamental de escolarización presencial de esos niños? ¿No debería separarlos de sus familias y acogerlos en centros presenciales donde se asegure su derecho-obligación?

    ¿Quién y cómo establece lo que son razones excepcionales para privar a alguien de un derecho tan fundamental como la asistencia a un centro escolar presencial? ¿Si soy comercial de una multinacional y me paso los días en los aviones, en parte en el extranjero, y estoy divorciado, soy itinerante y puedo matricular a mi hijo en el CIDEAD? ¿Basta que lo quiera dedicar al tenis, aunque sea muy malo jugando, o tengo que acreditar un nivel de juego determinado?

    ¿Y si quiero que se dedique al arte?

    ¿Cómo se justifican estas condiciones excepcionales y sus límites?

    Por otro lado, si el CIDEAD es legal, aunque sea para un colectivo en condiciones “excepcionales”, ¿no debería tambien ser legal montar su versión privada, aunque fuera sólo para su aplicación a casos “excepcionales”?

    En fin, son dudas que seguramente responden a mi ingenuidad y visión profana de todo esto…

    Muchas gracias y un saludo,

    Alfonso

  5. Sí eso que tú comentas es precisamente lo que dice Meni en el primer comentario. La vía de excepción es habitual en la normativa, como se dice, la excepción confirma la regla. La excepción se basa en la motivación, esto es en la imposibilidad de asegurar la presencialidad por imposibilidad física de hacerlo, por distancia (residencia en el extrabjero)o por horarios incompatibles con el horario escolar. Pero como dice el Constitucional en su sentencia los motivos pedagógicos no valen para excepcionar la obligación de escolarización. Es más, dice el TC, si me apuras, tampoco los motivos religiosos o ideológicos.
    De todas formas, no sé cómo funciona el CIDEAD, nunca he hablado con ningún representante de ese instituto, como para saber cuales son sus criterios. Supongo que se les podrá llamar y enterarse. Tomo nota, para ponerme a ello en cuanto pueda.
    Gracias por tus reflexiones y bienvenido al blog. Un saludo y feliz año nuevo.

  6. Gracias, Madalen

    Efectivamente, es lo mismo que decia Meni. Disculpad por la repetición.

    Lo interesante es que es el propio Estado el que, estableciendo las excepciones, hace lo que prohibe. Siguiendo a Meni, resulta difícil entender la excepción a un derecho constitucional. ¿Hay otros derechos en la constitución con excepciones?

    Según la web del CIDEAD son razones el residir en el extranjero, tener vida itinerante o dedicarse a actividades especiales como el arte o el deporte.

    Cualquiera que viva en el extranjero tiene en el país de destino oferta educativa presencial variada y de calidad, por la que optan muchas familias “expatriadas”, por lo que la “imposibilidad” no existe. También habría que hablar quizás de los posibles problemas de “socialización” en el país de destino de los que opten por el CIDEAD…

    Respecto a las actividades especiales como arte o deporte, supongo que son opciones voluntarias de las familias y niños que las eligen, y parece algo arbitrario que una opción libre y voluntaria sea considerada excepción y otra no. Otra cosa sería la enfermedad…

    Tampoco se entiende muy bien que si hay un sistema no presencial homologado y bendecido que funciona para un atleta o un niño cantante, o para el hijo de un diplomático en Tansmania, por qué no había de funcionar por aquí cerca y para alguien más normalito…

    En fín, que todas estas elucubraciones nos conducirán al fondo del problema, que quizás no es jurídico sino puramente ideológico y político, y será en el terreno de la política donde supongo que tendrá que resolverse globalmente, aunque algunos casos individuales tengan que verse, de momento y desgraciadamente, en tribunales…

    Toda ley, toda costumbre, fue probablemente en su origen una transgresión… recuerdo hace no tantos años, cuando se perseguía a ciudadanos respetables por mantener que el ejército debía ser una profesión para algunos, y no una obligación para todos…

    Muy felices fiestas y un gran año para todos.

      • Alfonso gracias por tus reflexiones, sólo se me ocurre decirte que la obligación de escolarización no deriva de la Constitución sino de las normas de desarrollo, y ahí sí caben excepciones.
        Supongo que estás interesado en el tema de la posibilidad de estudiar a distancia. Hay mucha gente esperta en esas cuestiones, desgraciadamente no soy una de ellas.
        Un beso a los dos, Meni y Alfonso, que sigais en onda mucho tiempo.

        • Gracias por mi parte también a las dos.

          Tengo alguna experiencia experimentando en carne propia (y de mi hijo, lo que duele bastante más) la apisonadora de la administración educativa… y sentía la tentación de buscar cosquillas. Si prácticamente toda educación a distancia es una forma de homeschooling, y la administración practica la educación básica obligatoria a distancia… es que reconoce de hecho ciertas situaciones donde es procedente y funciona… el homeschooling… que además el estado monopoliza, no permitiendo/reconociendo
          iniciativas privadas análogas…

          Para el homeschooling en general entiendo que no es lo mismo, pues hay opciones que no tiran de programas a distancia, pero en cualquier caso el solape entre educacion a distancia y homeschooling parece significativo.

          Un beso a las dos, y esta vez si que ya me callo definitivamente… que reconozco que cuando pillo hilo me cuesta retirarme… cosas de los genes, y de la educación, supongo.

  7. Alfonso, en cuanto al CIDEAD, sí es una pena que habiendo en España un sistema de homeschooling, es un poco discriminario, a mi parecer, que solo dejen utilizarlo en esos tres supuestos. Nosotros intentamos matricular a nuestros hijos en el CIDEAD hace ya 4 años, y esta es la respuesta que recibimos de ellos:

    Nosotros solo matriculamos a personas (españolas o que hayan estudiado en el sistema educativo español) residentes fuera de España o, si residen en España necesitan una autorización del Inspector de Educación de Zona. Si no es su caso, póngase en contacto con la Consejería de Educación del Gobierno de la Comunidad Autónoma de donde esté residiendo. Son los que le tienen que informar. En todas las Comunidades Autónomas existe la Educación a Distancia. Para más información teléfono de contacto 91 377 83 89.

    Y claro, la consejería de educación en esos momentos nos estaba denunciando por haberles sacado del colegio y educarles en casa, y esta no era una opción viable para ellos porque no caímos en ninguna de las tres categorías, así que no pudimos acceder al CIDEAD.

    un saludo
    Ketty

  8. Buenos días, Ketty, esto es lo grande de un blog, permite el diálogo multilateral y que unos nos respondamos a otros. Nos proporcionas, además un testimonio real. Gracias por el teléfono. Feliz año a todo el mundo.

  9. Un dato más, el decreto de creación del IDEAD: decreto 1180/1992 de 20 de Octubre.

    Fácil de encontrar en internet, pero si a alguien le interesa se lo mando por mail.

    Un párrafo interesante del decreto, para estar escrito en 1992…

    “Desde una perspeciva internacional, las experiencias de los modelos
    desarrollados en diferentes paises de nuestro entorno han demostrado
    cómo la educación a distancia es un poderoso instrumento para dar
    respuestas educativas a necesidades diversas y a amplios sectores de la
    población, y asi el Tratado de la Unión Europea establece en su articulo
    126 como política prioritaria en materia de educación y formación para
    los paises de la Comunidad Europea fomentar el desarrollo· de la
    educación a distancia”

  10. Madalen, el texto que nos dejas es impagable.

    Por tanto, podemos afirmar que la ley española ya contemplaba, anteriormente a la sentencia del TC, la educación a distancia como un “poderoso instrumento” para “AMPLIOS SECTORES DE LA POBLACIÓN”.

    ¿Cómo se puede decir, entonces, que la sentencia del TC está en perfecta armonía con los tratados internacionales sobre la educación?

    ¡Y feliz año 2011!

  11. El texto al que te refieres, Jorge, lo aporta Alfonso, a quien, a todo esto, muchas gracias por el dato. Como os digo, me viene un poco de refilón el tema de las escuelas a distancia para mi tesis y no voy a entrar, porque bastante se me está dispersando ya. ¿Alguien se anima a investigar esos aspectos?. Un saludo a los dos

  12. Pues tienes razón, leí mal.

    Muchas gracias Alfonso. Lo dicho, creo que el dato que das es muy importante.

    En base a este texto se puede decir que, desde 1992, los gobiernos en España están inclumpliendo el desarrollo de una de las políticas prioritarias de la Unión Europea, que es la educación a distancia. Contrariamente a lo que establece la misma ley del 1992, la educación a distancia no está puesta al alcance del conjunto de la población, sino a unos grupos muy específicos, con lo que se da, en efecto, una situación de privilegio ante la ley.

    Al final, toda este problema de la escuela en casa en España tiene la solución más sencilla del mundo, que es que se permita legalmente a los colegios privados que impartan programas de estudios a distancia, no presenciales.

    Y siento que otra vez vuela a extenderme.
    Un cordial saludo

  13. No sé por qué, no me gustan las soluciones tan sencillas…. ¿Qué ocurriría con los unschoolers, y quienes simplemente no quieren escolarizar, ni presencialmente ni a distancia?. ¿Quedarían fuera de la ley?
    Un saludo de nuevo

    • La ley no puede tener dentro a quienes no quieren estar dentro.En el momento en que hubiera una legalidad, cada familia seguiría pensando en privado qué hacer y cómo seguir. Pero como dice Jorge, esto sería un avance y mejoraría a todos, desde al homeschooler con modus operandi más parecido al colegio, hasta al “menos ortodoxo” y más unschooler.
      La ley es intrínsecamente un tanto opuesta al que está en el otro polo. Y estas familias es posible (tampoco puedo generalizar), que estén al margen de ningún tipo de negociación ni registro siquiera. Creo que van a seguir su modo de vida no importe cómo esté la ley. Ya lo hacen, con todas las consecuencias. Pero hay un grupo que se quiere hacer oír que está dispuesto a encontrar una solución puente, que claro, no va a dejar dentro a todos. Eso lo tengo muy claro. Creo que parte del problema actual es que los homeschoolers y unschoolers y todos los que difieren con la educación digámosla tradicional, han intentado arrancar en el mismo carro, y no se mueve, tratando de dejar a todos dentro no va a avanzar ninguno :))
      Es decir, un unschooler que no hace exámenes, no estudia bajo un currículum, etc. ¿Cómo puede pedir que se le dé un título o se reconozca esa forma de educación que no funciona ni remotamente parecido al “sistema”? El sistema es cuadrado, el unschooler es redondo, por decir algo. Eso sería como irte a vivir con tu familia sólos, volver a una ciudad y decirle que habéis aprendido muchísimo de agricultura, que os dén el título en esto, y en medicina, etc. Si no sigues unas pautas del sistema, el sistema no te “concede” lo que es propio del mismo.
      Otra cosa es que haya familias unschoolers que estén convencidas de esta forma de vivir, que con el tiempo si quieren acceder a títulos, etc, les convenga obtener cosas que el sistema ofrece, se preparen, y las obtengan. Porque un exámen es sólo eso, un exámen, y si se lo dejan tomar a un adolescente que ha sido unschooler, es muy probable que lo pase si se prepara, igual que hay alumnos de colegios que los suspenden.

      Hay estados en USA donde hay que registrarse y hay familias que no se registran porque también hay exámenes y no quieren someterse a estos ni a nada que en su opinión les pueda limitar. Es decir, aquí existen unschoolers que no se acogen a la normativa de algunos estados que no son tan flexibles a todas las opciones del homeschooling. Y ha habido casos en que han tenido denuncias. En ese momento o se registran, o se cambian de estado, o incluso van a juicio con abogados que tratan de buscar el modo legal de que se les deje seguir con su opción y tratan de moldear la ley existente.
      Total, como en España ahora, que lleves o no currículum, estén o no matriculados tus niños, a todos les pueden llamar a juicio y perseguirlos.

      En Texas hay muchos unschoolers, pero el día en que los hijos crecen y se piensa en universidad, todos se van derechitos a las academias, tutores, y empollan para presentar exámenes. Normalmente les va bien, regular o mal igual que a los otros y a los escolarizados en centros. Los que han seguido un régimen más parecido a los colegios ya tienen el “callo” y la costumbre, y les va bien también, o no, porque hay niños que no valen para “exámenes”, y adultos que tampoco. Lo bueno es que en el homeschooling aquí hay exámenes, y ley, y normativas, y estados sin ellas. Y conforme a esto cada familia nos montamos nuestras vidas peculiares.

      No veo problema. Lo que apunta Jorge, y también el hecho de que se reconociera la casa como otro lugar escolarizador, previo convenio de un registro y unos coordinadores o “inspectores” que constataran que se están cumpliendo determinados requisitos para considerar escolarizados a los niños, es algo viable, cercano a la ley ya existente, y que mejoraría ENORMEMENTE las condiciones de todos los que no escolarizan via colegio, al margen de sus pedagogías o ideologías, y algo que claro, imagino irritará y no gustará a muchos, y les parecerá una opción cobarde, mezquina, o que le hace el juego al sistema. Pero la ley es parte del sistema ¿o no?

      • Buenos días,

        Estamos de acuerdo que reconocimiento por el Estado implica algún tipo de cesión. Ahora bien, llevarlo hasta el punto de recibir a inspectores en la propia casa es demasiado. El domicilio es inviolable, salvo con sentencia judicial. Sería una paradoja que por la escuela en casa el Estado tenga más poder sobre los ciudadanos.

        Por eso decía que prefiero una buena regulación por medio del simple reconocimiento de los colegios privados pueden enseñar a distancia. Cuando hace cuatro años fui a declarar ante el fiscal de menores, lo único que le interesó de lo que le dije es que los hijos estaban matriculados en un colegio extranjero oficial. Desde entonces, no hemos tenido ningún otro problema, ni inspección de servicios sociales, ni nada por el estilo.

        • Buena matización, Jorge. Creo que primero como dices id por la vía matriculación a distancia, por supuesto.
          No quise decir “inspectores”, es como dices una violación del hogar. (Aunque es lo que hay en Francia y Canadá). Me refiero a personal puente entre el ministerio de educación y los hogares. Pero bien puede uno IR él a un sitio, no que el individuo entre en tu casa.
          Y si con apuntaros a un centro a distancia hay posibilidad de mejorar la legalidad, hay siempre que buscar el mínimo necesario, claro.
          Buena suerte y quizá por ahí vayáis abriendo un huequito.
          A ver qué piensa Madalén.
          Muchas alternativas legales pueden ser viables, lo que necesitáis ver es por dónde apuntan los diferentes representantes, las comunidades, etc. A ver por dónde van los tiros, que es lo difícil de saber, je je je.
          Feliz Año a todos.

    • Yo alego mucho por la situación en Chile, pero es un paraiso comparada con la de uds. Nuestro sistema es de Validación. “Por validación de estudios se debe entender aquel proceso en virtud del cual se otorga la certificación de estudios de un determinado curso o nivel a personas que, habiéndolo solicitado, aprueben la rendición de exámenes de conocimientos”.
      Es decir, que puedes dar anualmente o al final un examen que de cuenta que si sabes y eso te permite acceder a los estudios superiores o mercado laboral si asi lo deseas. ¿Homeschool, unschool? Da lo mismo, importa que des tu examen. Ahora, si me preguntas que opino del bendito examen es otra historia.

        • Hola de nuevo, a Jorge y a los demás.

          No soy abogado, pero sí que tengo alguna experiencia de que lo que aparentemente son normas clarísimas y rígidas, precisamente en educación, cuando uno lee en detalle y se pone un poco pesado, la cosa puede cambiar.

          Con esto quiero decir que sería interesante que alguien con mucho criterio estudie con lupa la normativa que crea y regula la actividad del CIDEAD, así como su actividad real concreta.

          A ver si resulta que esos criterios restrictivos y discriminatorios de que habla Ketty admiten ser interpretados de otra manera, y si en su interpretación efectiva en casos concretos por parte de los inspectores pueden darse arbitrariedades y discriminaciones.

          También sería interesante analizar lo que realmente hace el CIDEAD, ya que quizás estén realizando actividades, no sólo en España, sino también en Sudamérica, que las propias autoridades educativas españolas están a veces demonizando cuando las hacen otros, como impartir a distancia educación infantil.

          En fín, no trato de afirmar que esto sea una solución de nada, pero podría resultar que el sistema ya tiene incorporadas, aunque algo ocultas, algunas de las cosas de las que habláis en los posts anteriores, a las que se podría apelar de una u otra forma para avanzar en la normalización de una opción educativa que , en mi humilde entender, tarde o temprano acabará formando parte natural del sistema, y seguramente con configuraciones diversas que ahora no somos capaces de vislumbrar.

          Un abrazo a todos y lo mejor para el nuevo año.

  14. Hola a todos y feliz año. Os escribo ahora desde Inglaterra donde nos estamos también tomando un respiro de “normalidad” en nuestra opción educativa -aunque sea por dos semanas- despues del disgusto que nos hemos llevado todos en España.

    Bueno, quería decir dos cosas. Primero, el CIDEAD es realmente “colegio estatal a distancia” con su programa, tutores, lista de libros, todo dado ya e impuesto, con lo que más que un programa válido para el homeschooling -no olvidemos que en el homeschooling es fundamental la libertad de elección de curriculum, materiales, ritmo de trabajo etc-, es simplemente escuela a distancia.

    Otra cosa son los centros o escuelas a distancia para homeschoolers. Estas suelen presentar una flexibilidad muy grande y realmente respetan y viven el principio de subsidiariedad y el protagonismo de la familia en la educación del niño, y de ese niño mismo en última instancia.

    Como regular o legalizar es lo que nos queda -o eso, o lo peor, que es que no legalicen y sí ilegalicen el homeschooling en nuestro país-, la solución de matricular a los niños en centros no es mala,y casi preferible a la de tener inspectores a domicilio. Aquí en UK hay inspecciones y pueden ser bastante intrusivas, depende el inspector que te toque, si has declarado la situación de homeschooling o si has desescolarizado -en cuyo caso el colegio notifica a la autoridad-. Pero es un mal menor. Peor están en Alemania.

    En resumen, no me parecería mal aceptar el matricular a los hijos en centros para homeschoolers si así salvamos aunque sea de momento el homeschooling de la ruina (los hay baratos y debería sobre todo para que sean más asequibles permitirse la creación en España de estos centros, aunque podría pasar que con lo intervencionistas que somos aquí salieran sólo otros CIDEADs , esta vez privados…).

    Saludos y feliz año de nuevo.

  15. Muy de acuerdo en todo lo que dices, Arantza.

    Mi insistencia en lo del CIDEAD va más en la línea de que conocer muy muy bien lo que realmente hace ya ese colegio estatal a distancia,y con qué criterios y en base a que leyes y normativas lo hace, podría quizás ayudar algo en la gestión del proceso de legalización-normalización de un homeschooling que utilice programas a distancia, y por supuesto no necesariamente los del CIDEAD.

    Entiendo que si se llegara a abrir más una opción estatal a distancia, caería casi por su propio peso el reconocimiento de opciones privadas, más adecuadas a la filosofía del homeschooling, de acuerdo a la libertad de elección educativa de las familias, y se habrían dado algunos de los pasos de los que habláis.

    Sólo el hecho de conocer en profundidad lo que el propio estado ya hace, podría ayudar a argumentar frente a declaraciones descalificadoras como algunas que se han podido leer y escuchar en fechas recientes.

    Íría un poco en la línea de tratar de dar base sólida y rigurosa, y poder argumentativo, al tipo de razones que Meni daba en el comentario inicial de este hilo.

    Un ejemplo: en la constitución del CIDEAD se habla de razones geográficas, personales, sociales o excepcionales de otro tipo que imposibiliten seguir un programa presencial (hablan de seguir un programa presencial, y no específicamente de asistir a un centro). Después en la web del CIDEAD se establecen unas condiciones que en parte corresponden a opciones libres individuales, como dedicarse a un deporte.

    No me queda claro la relación entre los criterios indicados en el decreto y los que define el propio CIDEAD, y tampoco sé dónde se pasa de una definicón a la otra y en base a qué, ni cómo aplican esto los inspectores que firman los permisos. Además está la cuestión de fondo, de que si ese tipo de instrucción es válida para unos, no debería ser, al menos, descabellada para otros… En fín, que es repetirme, pero sospecho que aquí hay algo que merecería la pena al menos explorarse, sabiendo que existe la posibilidad de que finalmente no de frutos importantes. Desde luego sería materia para juristas, y seguro que hay alguno que tiene buen criterio para decidir si merece la pena dedicar algún esfuerzo a ésto.

  16. Hola a todos, ya nos hemos plantado en 2011. Muchas gracias por compartir aquí tantas reflexiones y tan valiosas.
    Mi experiencia personal de infancia fue la del examen de validación a fin de curso. Yo estudiaba en un centro no reconocido, de los que había muchos antes de la LOGSE, sobre todo en pueblos pequeños en los que no había ningún centro oficial, como era mi caso y en junio, me examinaba de todas las asignaturas en tres días en el Insituto de Enseñanza Media de Gernika, para validar así los estudios de bachiller elemental. No olvidaré nunca, que finalmente, cuando me matriculé en el Instituto para seguir allí mis estudios de bachiller superior,entre que se seguía el sistema de evaluación continua, y que era el mismo profesor que daba clase quien te evaluara, me resultaba increíblemente fácil aprobar.
    Es una experiencia que me marcó mucho, y no sé si realmente yo quisiera que mis hijas tuvieran que pasar por esa prueba tan dura que a mi tocó pasar desde los 10 hasta los 14 años.

  17. Pingback: ¿Somos los Padres una Secta? « Westminster Hoy

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s