El art. 27.3 de la CE en los Tratados Internacionales

El derecho de los padres a que sus hijos reciban la educación religiosa y moral adecuada a sus convicciones filosóficas y morales que recoge el art. 27, 3 de la Constitución española, está redactado conforme a los instrumentos internacionales, aunque con significativas diferencias. El tenor literal del artículo 27, 3 establece lo siguiente:  Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

La evolución desde su primera formulación en 1948 (La declaración Universal de derechos Humanos) hasta la más actual de  la  La Carta de Derechos fundamentales de la Unión Europea con su última incorporación al Tratado de Lisboa de 2009, parece ser la de la ampliación del contenido del derecho, lo que implicaría, de hecho, una reducción de la intervención del Estado en materia educativa. Las nuevas tecnologías, de un lado, y la atribución de competencias educativas a entes locales inferiores, ya sean municipales, regionales o autonómicos, parecen confirmar la descentralización de la educación, y la atribución de la capacidad de educar a sujetos más amplios, fuera del ámbito estrictamente estatal, hacia abajo y hacia arriba, tanto a ámbitos locales como supraestatales, como sucede en el  ámbito universitario como consecuencia de la creación del Espacio  Europeo de Educación Superior.

A la vista de estos cambios es razonable sugerir que el monopolio del Estado sobre la educación  está viviendo sus últimos estadios. Aun así los Estados individuales siguen reteniendo un aspecto importante de la educación como una competencia casi exclusiva, cual es la expedición de títulos, y el control sobre los procedimientos de homologación de éstos. Es por ello probable que es precisamente en ese aspecto en el que el Estado se va a guardar todas las cartas, y en el que mayor resistencia se produzca a la hora de seguir cediendo competencias a entes infra o supraestatales.

Hagamos un repaso por la cobertura de este derecho en los distintos  Tratados internacionales suscritos por el Reino de España a modo de recapitulación, incidiendo en la problemática de la traducción, que podría llevar a distintas interpretaciones del mismo derecho, dependiendo de la lengua de partida: :

1.     La declaración Universal de derechos Humanos (1948)

Art. 26.

1. Declaración Universal de derechos Humanos (DUDH), de 1948 que en su artículo 26.3 recoge así el contenido de este derecho “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”. Derecho que la STC de 2010, entiende debe interpretarse sistemáticamente en relación con el art. 26.1 de la propia declaración, según el que “La instrucción elemental será obligatoria”. Debe destacarse que el mismo artículo distingue los conceptos educación, e instrucción., al establecer previamente que “La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental”.

En el texto original se distinguen los términos education, para referirse al primero, y enseignement para el segundo, que al castellano fue traducido como instrucción.

  1. Toute personne a droit à l’éducation. L’éducation doit être gratuite, au moins en ce qui concerne l’enseignement élémentaire et fondamental. L’enseignement élémentaire est obligatoire. L’enseignement technique et professionnel doit être généralisé ; l’accès aux études supérieures doit être ouvert en pleine égalité à tous en fonction de leur mérite.

Por el contrario, el texto en ingles no distingue ambos conceptos y la redacción daría lugar, por ello a diferente interpretación:

  1. Everyone has the right to education. Education shall be free, at least in the elementary and fundamental stages. Elementary education shall be compulsory. Technical and professional education shall be made generally available and higher education shall be equally accessible to all on the basis of merit.

El idioma original de la declaración de las Naciones Unidas, fue en ingles, del que se tradujo al francés. La traducción española deriva posiblemente de la versión en francés del documento, en el que ya distinguen los conceptos educación e instrucción.

La diferenciación no es baladí, ya que se suele interpretar la distinción entre educación, como el aspecto más amplio de la función de los padres de procurar para sus hijos un desarrollo moral e intelectual que les capacite para ser miembros de la sociedad de un modo adecuado, de la instrucción que se identifica con los aspectos más académicos de esta preparación, habitualmente identificándolo con el concepto de escolarización.

2.     El Convenio Europeo de 1952, y el protocolo de Paris de 1952

Art. 2.

Protocolo Adicional al Convenio Europeo para la protección de los derechos Fundamentales y las Libertades públicas (CEDH) de 1952, recoge en su artículo 2 el contenido del derecho a la instrucción:
Artículo 2. Derecho a la instrucción.

A nadie se le puede negar el derecho a la instrucción.

El Estado, en el ejercicio de las funciones que asuma en el campo de la educación y de la enseñanza, respetará el derecho de los padres a asegurar esta educación y esta enseñanza conforme a sus convicciones religiosas y filosóficas.

¿Qué diferencia real existe entre instrucción y educación?. El texto ha sido traducido al castellano como derecho a la instrucción, pero en el original en inglés, sigue siendo derecho a la educación.

Del mismo modo, en este protocolo, la versión en inglés no distingue educación e instrucción al establecer en primera instancia el contenido del artículo, aunque añade teaching en segundo término, pero no como sustituto del término educación, sino añadido a él.

Article 2 – Right to education

No person shall be denied the right to education. In the exercise of any functions which it assumes in relation to education and to teaching, the State shall respect the right of parents to ensure such education and teaching in conformity with their own religious and philosophical convictions.

Por el contrario en francés el texto se inicia con el derecho a la instrucción:

Article 2 – Droit à l’instruction

Nul ne peut se voir refuser le droit à l’instruction. L’Etat, dans l’exercice des fonctions qu’il assumera dans le domaine de l’éducation et de l’enseignement, respectera le droit des parents d’assurer cette éducation et cet enseignement conformément à leurs convictions religieuses et philosophiques.

Y de nuevo, parece ser que la traducción al castellano proviene de la redacción en francés. ¿Cuál fue la original?

3.     Los pactos de Nueva York de 1966

a)     El pacto Internacional de derechos civiles y políticos

Art. 18

b)     El pacto internacional de derecho Económicos, Sociales y Culturales

Art. 13,3

En el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) de 1966 se recoge este derecho con otra redacción en su artículo 18,4 y que corresponde casi en su integridad a la redacción del artículo 27 de la CE:
4. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Por su pare el Pacto Internacional de derechos Económicos Sociales y Culturales (PIDESC) que entró en vigor en 1976 recoge este mismo derecho con este enunciado:

3. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, de escoger para sus hijos o pupilos escuelas distintas de las creadas por las autoridades públicas, siempre que aquéllas satisfagan las normas mínimas que el Estado prescriba o apruebe en materia de enseñanza, y de hacer que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa o moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

4.     La Carta de Derechos fundamentales de la Unión Europea

Art.14, 3

Este texto es posterior a la Constitución Española, se aprobó por Acuerdo de 7 de diciembre de 2000, y ha entrado en vigor tras su incorporación al tratado de Lisboa firmado el 13 de diciembre de 2009.

Según el artículo citado en la Carta de Niza (14,3) “el derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas”. En este aspecto, el Tratado de Lisboa, de obligatorio cumplimiento para el Reino de España, añade expresamente las convicciones pedagógicas entre aquellas que el estado habría de tener en cuenta a la hora de garantizar este derecho.

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

Un pensamiento en “El art. 27.3 de la CE en los Tratados Internacionales

  1. BUENO, GRACIAS POR EL ARTICULO, ESTOY UN POCO CONFUNDIDA, ME GUSTARÌA SABER SI ESTO APLICA PARA COLOMBIA, PUES ESTE ES EL SEGUNDO AÑO QUE EDUCO AMIS DOS HIJAS EN CASA, PERO NINGÙN COLEGIO QUIERE CERTIFICARLAS PARA EL SIGUIENTE GRADO. QUÈ PUEDO HACER EN MI CASO? GRCIAS.

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s