Una reflexión o dos

No sé si las apariencias engañan, y lo que parecen victorias y momentos de tranquilidad no son más que el caldo de cultivo para los peligros que acechan. La calma precede a la tempestad  y parece que el relajarse no hace más que reforzar a quien va a actuar como enemigo.

Percibo que el movimiento desescolarizador se siente amenazado y acorralado en estos momentos. La sentencia del Tribunal Constitucional del pasado diciembre no auguraba nada bueno, pero creo que nadie estaba preparado para este golpe paralizador.

Vuelvo al blog tras un tiempo de ausencia para transmitir un mensaje de eclecticismo. Ni aquellos tiempos de autocelebración y euforia eran en realidad tan positivos como pudiera parecer a primera vista,  -creo que intenté en algunas entradas de este blog  bajar un poco la euforia  y poner las cosas en un sitio más realista-, ni creo que estos son tan negativos. Hay razones para la esperanza.

Y una segunda reflexión que me ronda la cabeza estos días en los que he vuelto al contacto directo con alumnos y alumnas nativos de internet en el aula. ¿Por qué indefectiblemente los niños que se educan en casa literalmente devoran libros? ¿Por qué ese patrón de comportamiento resulta tan unánime?. ¿Podría ser que los padres que educan en casa a niños que no devoran libros se sienten culpables por no haber podido inculcarles el amor por la lectura y la avidez por leer, y, por ello, prefieren no comentar nada al respecto?.

Supongo que la respuesta es que como los niños que se educan en casa no han sido forzados a leer, mantienen el gusto natural por la lectura como un placer y no como una obligación. Es un lugar común, pero ¿Es cierto?. Me preocupa que los padres que educan en casa y que no han conseguido desarrollar esa afición en sus hijos se sientan frustrados. En una sociedad en la que prima la comunicación audiovisual, es inevitable que los nativos de la era de internet no sientan pasión por el formato de libro escrito, sean o no educados en casa.

Como el título dice, es sólo una reflexión.

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

30 pensamientos en “Una reflexión o dos

  1. Muchas gracias por la reflexión Madalen, es cierto que muchos estamos desesperanzados, gracias por ponernos en nuestro sitio :)

    En cuanto a los devoradores de libros no sabría que decirte pues todavía estamos introduciéndonos en el mundo escrito, pero lo cierto es que mucho antes de saber las letras ya “miran” los libros, quizás sea porque no tienen taaaanto contacto con el ordenador? Pero vaya que sí, que para estos nativos digitales la pantalla tira mucho :)

    Muchos besiños y gracias por los ánimos :****

  2. Gracias a ti, Meni. A lo que me refiero es precisamente a eso, a que es casi anti natura el empeñarnos en que tengan que mostrar semejante interés en los libros. Y lo veo también en la propia universidad que, cada vez menos, pero aún apuesta por el material impreso en papel. Si los pequeños no muestran ese interés por los libros, posiblemente es porque la era Guttemberg está viviendo su final.
    Un saludo cariñoso como siempre.

    • No creo que la era de los libros impresos se esté acabando. Creo que muchas veces requiere más esfuerzo que la pantalla (donde puedes saltar de un sitio a otro rápidamente) y que tenemos que encontrar un equilibrio entre los dos soportes. A mí me gusta el mundo de Internet, pero soy incapaz de leerme un libro digital o un texto largo en la pantalla… Dicho esto, evidentemente cada niño es distinto y a unos les encantará leer y a otros, no. No creo que se deba forzar, pero sí aprender a moverse en los dos medios.
      Un abrazo!

    • Tanto como antinatural… no me seas exagerada vasca :DDDD Yo espero que no acabe el papel, como a Àfrica me gusta tocarlo y olerlo, anotar con lápiz lo que me sugiere, subrayar,… Es como si se fuera a acabar lo de escribir en papel por tener el teclado, aún queda mucho para todo esto (espero).

      Besiñosssss

      • Meni, sí creo que el empeño es anti natura, una fijación nostálgica en algo del pasado que se intenta imponer. El empeño en que lean es anti natura, no el deseo de leer. Las preferencias por el papel o el e-book llenan ríos de tinta, pero la verdad es que el papel no tiene la hegemonía en la transmisión no oral del conocimiento, le han salido muchos competidores. Y aun sin papel, creo que se escribe más que nunca, en tuenty o FB en twitter en chatrooms, en foros, en blogs, en mails….Nunca se ha escrito tanto y se ha gastado menos papel. Los bosques nos lo agradecerán.
        Un abrazo

        • Estoy de acuerdo contigo en que ahora se escribe mucho más que nunca. Oigo a todo el mundo quejarse de las faltas de ortografía de la gente que escribe en chats, FB, etc., pero… ¿acaso antes habría escrito algo esta misma gente? Mejor escribir con faltas que no escribir, digo yo. ¡Y mejor expresarse que no, independientemente del medio empleado!
          Lo de que leer sea antinatura no lo entiendo muy bien. En mi opinión, igual que se escribe más, también se lee más. Lo de la animación a la lectura siempre me ha dado grima; debe ser porque me parece muy falso que se fomente la lectura con carteles de “un libro es un amigo” en bibliotecas donde ni los propios bibliotecarios leen. Para mí, lo bonito de introducir a un niño en el mundo de la literatura escrita está en todo lo que se comparte, y no en el objetivo ulterior de que se aficione a la lectura. Prefiero vivir el momento, con presencia y cariño, que pensar en las futuras ventajas de esta o aquella actividad. Y por eso disfruto lo mismo leyendo un libro a mi hija que viendo una película, friendo un huevo o jugando en el ordenador con ella.
          Y también coincido en que los bosques nos lo agradecerán.
          Besos

  3. Kaixo Madalen! Personalmente, creo que no es desilusión o presión, más que nada es saber que es un camino largo ¿no? y que queda mucho por hacer si no queremos estar pendientes de quien llama a la puerta. No sé, no percibo desánimo entre las familias que más conozco, pero es evidente que hay algunas comunidades donde hay más complicaciones. Creo que tiene que servir para que la gente se junte, se mueva y se organice (espero!). Si no parece que vayamos superando batallas individuales (las familias denunciadas) pero que como movimiento se avance poco.
    Y lo de los libros, yo creo que es porque se tiene más tiempo ¿no? Nosotros en casa tenemos un “devora libros” (como tú los llamas), y supongo que al margen de tener libros a su alcance tiene tiempo para disfrutarlos. El pequeño aún no sé si seguirá este camino…
    Hasta pronto!

    • Kaixo, Africa, gracias por tu comentario. Creo que no menciono la deslusión ni el desánimo en mi entrada. Sólo hablo de un sentimiento de sentirse amenazados y acorralados, más crecano a la presión que comentas. En cuanto al estado de ánimo, no me atrevo a hacer conjeturas sobre él. Y gracias por tu reflexión es valiente y esperanzadora, un poco en la línea en la que yo quería ir. Un abrazo

  4. Hola Madalen:
    Me ha resultado curiosa tu entrada porque mi experiencia no es esa. Sí es cierto que prácticamente todos los niñ@s homeschoolers que conozco aman la literatura, pero no son necesariamente lectores. Entre los amigos de mis hijos aquí en Edimburgo hay varios chicos a quienes les encantan los libros, pero no les hace gracia leer. Uno de ellos los escucha en CDs, y a otro le leen sus padres, y tienen 11 y 9 años. En el caso de los nuestros, Sammy es un devorador de libros, como dices, pero Carmela no tanto. De vez en cuando se mete en un libro o una colección y dedica mucho tiempo a leer, pero también pasa temporadas sin leer ella misma gran cosa, aunque todos los días le leemos lo que ella quiere, eso sí.
    Lo que puede que sea cierto es que existe una actitud generalizada (no solo entre la comunidad homeschooler) de rechazo del mundo digital y veneración del papel escrito. Cuando alguien cuenta su experiencia de educación en casa lo suele hacer desde una perspectiva positiva en la que recalca todo lo bueno que sacan los niños, y si desde su punto de vista las pantallas no son muy buenas y los libros sí, pues hablará mucho más de los libros que ven sus hijos que de los juegos de la Wii que se hayan comprado.
    Tengo que decir que, en nuestra experiencia, la plena disponibilidad de las pantallas de la casa (ordenadores propios, Wii y DVD) no ha tenido ningún efecto en la cantidad de tiempo que mis hijos dedican a la lectura de libros. A pesar de que tienen plena libertad para hacerlo, ni ponen la tele todos los días, ni juegan a la Wii todos los días, ni abren el ordenador todos los días. Sammy, sin embargo, lee todos los días. La razón entiendo que es porque le gusta y porque dispone de tiempo para hacerlo. Y Carmela, unas veces sí y otras no, independientemente de teles, ordenadores y demás cachivaches.
    Y ahora me doy cuenta de que he soltado una parrafada sin pies ni cabeza, pero estoy muy floja para cambiarla. Muchos besitos

    • Es bonito el tema ¿verdad?. Mi reflexión es sólo un gesto de cariño y de empatía para quienes no han conseguido que sus hijos devoren libros y para que no se sientan fracasados por ello. Es natural en estos tiempos. Un abrazo

  5. Mi experiencia con mi hijo de nueve es que no le gusta leer pero le encanta que le lea, empezamos con libros clásicos , Heidi, el doctor Doolittle,Alicia en el país de las Maravillas, Gulliver… en ediciones traducidas que respetan el contenido íntegro del original.
    Luego le ha gustado Jerónimo Stilton,también renovamos lecturas en la biblioteca, con títulos muy variados.Desde mitología, cuentos de otras culturas, etc…
    La Odisea también ha sido un descubrimiento para él. Se muestra muy atento a las palabras y los hechos, no sé si prematuramente.

    Lo que si hace solo es ver comics, Mortadelo y Filemón , principalmente.

    Es positivo no forzarles? Ante esto tengo mis dudas a veces. Veo que necesita leer primero para él cada vez que le digo que comience con el primer párrafo de un capítulo. Me parece que la velocidad y la capacidad de comprensión lectora son factores que condicionan.

    Y por último hay niñas y niños con una temprana capacidad para leer solos y otros que no. Es predictivo este dato para saber si en el futuro seguirán disfrutando de la lectura?

    Saludos
    Ana Rosa

    • Hola Ana Rosa:

      En mi opinión, tu hijo parece un niño muy curioso y con una gran capacidad para apreciar toda la belleza de la literatura escrita. Si le gusta leer tebeos y prefiere que le leas las otras cosas… ¡Aprovéchalo! Antes de que te des cuenta ya no te necesitará para que le leas.

      No me gusta dar consejos porque entiendo que cada uno hace las cosas como mejor le parece y no querría intentar convencer a nadie de nada, pero creo que no es conveniente forzar a un hijo a leer y menos aún en voz alta.

      Leer, al fin y al cabo, es el mecanismo para disfrutar de la literatura escrita y de muchas otras cosas. Obviamente, tu hijo ya maneja ese mecanismo. ¿Qué necesidad hay de obligarlo a usarlo con algo que, además, ya aprecia, como es la literatura?

      Un saludo,
      Gemma

  6. Kaixo Ana Rosa, yo, la verdad es que lo de forzar, no sé hasta qué punto da los frutos queridos, y el hecho de que les gusta leer libros, indica precisamente eso, que les gusta leer libros. ¿Durante cuánto tiempo?. Dependerá de otros factores que concurran en su desarrollo vital, otras experiencias, otras aficiones…
    Lo que importa es que vosotros disfruteis, la que lee y el que le oye leer, como en las Mil y una noches.
    Un abrazo.

  7. Hola a todas. Respecto a la lectura y los libros:

    Yo creo que nunca hay que forzar a los niños a leer, y que es más gratificante, beneficioso, etc. para ellos llegar a la lectura por placer que no por imposición; pero esto no solo para la lectura, sino para todos los ámbitos de la vida, ¿no? Por otra parte, a mí, personalmente, no me preocupa que mis hijos dejen de leer en soporte papel, ni siquiera que nunca disfruten de esa “poética” de lo que supone leer los libros en ese soporte (el olor de los libros, la textura, etc.), dado que para mí lo “importante” es que sientan placer leyendo, así que me da igual que alcancen ese placer a través de los libros-papel o de los libros electrónicos (en readers, etc).

    Mis hijos sí son devoradores de libros, tanto en soporte papel, como ahora, poco a poco, electrónicos, pero también de cultura audiovisual, porque sí bien es cierto que la lectura aporta innumerables beneficios, no es menos cierto que la “lectura”, comprensión, etc. de lo audiovisual no aporte otros. Si nuestro mundo es cada día más audiovisual, porque es verdad que lo es, habrá por tanto que “saber” leerlo, ¿no? No vaya a ser que estemos muy alfabetizados en “literatura”, pero que seamos totalmente analfabetos en lo audiovisual… O a la inversa.

  8. Hola Madalen. Me encanta tu reflexión porque he conocido a bastantes padres muy inhibidos e inseguros precisamente por eso, porque a sus hijos no les gusta devorar libros, sino chatear, jugar o hacer otras cosas y claro, eso supone un conflicto muy grande no sólo con la familia y la sociedad sino contigo mismo, más aún cuando muchos de los otros niños “homeschoolers” dan una imagen de super dotados (tocan varios instrumentos, hablan multitud de idiomas, etc.)
    Por lo que veo, en el mundo homeschool hay de todo igual que en el de la escuela presencial.
    Es probable que a muchos niños educados en casa les guste devorar libros y muy probable, a sus padres también.
    Yo tengo dos hijos. Uno devora libros de incluso 1500 páginas y otro no lee ni uno de 25 a no ser que se vea obligado. Sino, sólo lee comics si son viñetas cortitas.
    A uno le encantan los idiomas. A otro sólo el inglés.
    Y ninguno toca un instrumento ni baila ni pinta ni nada de eso aunque a los dos les gusta dibujar y ambos han probado a tocar algunos instrumentos.
    A uno le gusta el mundo del cine y teatro y el otro es más bien tímido.
    Y por supuesto, muchísimas veces los dos prefieren chatear con los amigos a hacer cualquier otra cosa.
    Esto lo comento para aquellos padres que abandonan la educación en casa por sentimiento de culpabilidad (he conocido a varias familias de esas)
    Y sobre todo, para dar ánimos a cada padre/madre a que disfrute en su camino. Sólo ellos saben si su hijo va por buen camino o no.
    Besotes a todos.

    • Sí, Nuria, debe ser difícil para esas familias que describes si no logran lo que en su mente es un homeschooler ‘exitoso’. El lugar donde practiques el homeschooling te puede ayudar o desanimar. Si vives donde no hay presiones como nosotros, te das cuenta en un pis pas que a mayor número, mayor ‘normalidad’, como en cualquier grupo.

      Si no te sientes amenazado o con la idea de tener que llegar a unos niveles equis, por la familia o la sociedad, te lo tomas con naturalidad, pero testimonios como el tuyo, o reflexiones como esta, pueden ayudar y levantar la moral de muchos que se sientan atrapados en este estereotipo.

      Hay bloggers ‘famosos’ en EEUU, como Jimmie, de http://jimmiescollage.com/, con 3000 seguidores, lectora ávida, etc, y su hija Sprite no es lectora ávida, de hecho ella no escoge por sí sola leer si puede hacer otra cosa. :) Pero leyendo su blog y lo que hacen juntas, diríamos también que la niña es un portento, y es como todo, por supuesto que tiene sus fortalezas y sus habilidades, y otras cosas que le gustan menos.

      En mi grupo hay muchíiiiiisimos niños que no gustan leer por ellos mismos, y otros tantos que sí. Mi hija está entre las escuchantas ávidas,
      pero no puedo decir que no sea lectora ávida porque sería injusto etiquetarla a sus siete años recién cumplidos… podemos reinstaurar la cuestión en 15 años más, si aún estamos aquí, escribiendo con el cliqueteo del teclado y al ritmo de la dentadura postiza… o quizá nuestros hijos serán los que estén debatiendo estos temas en sus blogs o lo que se lleve! :)))))))

  9. Respecto a la primera reflexión, si te refieres al ambiente de los homeschoolers en España, pues es indudable que algunas familias se sientan abatidas. ¿Cómo te sentirías si estuvieras llamado a juzgados? ¿O familias amigas cercanas? Pero creo que continuan lo mejor que pueden, al pie del cañón pero quizá un poco más silenciosamente porque no está el horno para bollos, imagino.

    Y en cuanto a la lectura, me pasa como a Gemma, nosotros que estamos muy en contacto con otras familias, vemos de todo, lectores ávidos y niños a quienes les cuesta leer por ellos mismos. También creo que es totalmente natural amar la lectura, pero no podemos restringir la definición de lector o de amor por la lectura a aquel que lo hace individualmente y en grandes cantidades. Como Gemma, conozco a muchos niños que no escogen leer por sí solos, pero que son ÁVIDOS LECTORES, porque les encanta que les lean o escuchar los libros. ¿Quién ama la gastronomía? ¿el que ama comer o cocinar, o ambas cosas?, ¿el que prepara platos estupendos todos los días, o en ocasiones, o el que come sano siempre?

    No sé por qué hemos puesto en un pedestal la conducta de leer solos y ávidamente, todo el mundo se super preocupa por la lectura, incluso aquellos que no leen regularmente se desviven por enseñarles los sonidos o sílabas a los niños desde bebés. Y como Gemma, tampoco estoy de acuerdo en la visión utilitarista de leer PARA ALGO. La cuestión de la lectura y del porqué le damos tanto énfasis, es porque sabemos llegado un tiempo en la vida de todos, a los diez o doce años, uno requiere mucho de la lectura para aprende y crecer, no sólo de libros, de toda lectura, pantallas incluidas. Y por naturaleza, aquellos que no tienen obstáculos y siempre han leido, leen a esa edad y aprenden de los libros, que son trasmisores de ideas y emociones, algunos niños aún no leen independientemente por dificultades como la dislexia, etc, pero igual, pues seguimos leyéndoles en voz alta, o poniendo libros en audio, pero estoy de acuerdo en no forzar, no tiene sentido. De hecho, hasta los 7 u 8 años, los niños no deberían estar perdiendo el tiempo con abstracciones (letras, libros, numeritos en papel, fichas, encerrados en cuatro paredes), sino en contacto con la VIDA MISMA, ya tendrán tiempo de aprender de la vida mediante libros, y hasta esa edad, por supuesto que les debemos leer pero lecturas vivas, a su nivel mental, no nivel de skill o habilidad. Y no sólo, hay que cantar, contar cuentos, bailar, todo lo cual es muchísimo más elevado que mi ma-má me mi-ma, y totalmente necesario.

    Pero es cierto que muchos de los que hacemos homeschooling, si nuestros hijos no son lectoes ávidos nos sentimos fracasados o podemos sentirnos más inseguros, y aquellos que sus hijos lo son se sienten quizá tranquilos porque es algo muy evidente y valorado y que se puede poner como ejemplo de que el homeschooling ‘funciona’. Puede haber niños que lean ávidamente y que sean igual o más preocupantes que otros que no, mirar sólo este aspecto es castrante, el niño como persona que es, es un conjunto, los aspectos físicos, emocionales y espirituales son tan importantes como el intelectual.

    Como dice Nuria, la mayoría de los homeschoolers no somos cliché, ni aunque lo parezcamos, pero es que a veces nos vemos presionados a ‘vender’ esto, o simplemente nos gusta compartir lo positivo, y consecuentemente verás muchos niños interesados por la música, arte, lectura, deporte, lenguas, colecciones, historia, talentos varios. Pero como dices tú, Madalen, es posible que el ambiente más relajado y de amor por la lectura que se vive en muchos de los hogares de niños homeschooled les haga amar la lectura, no que en otros hogares no sea así, pero todavía no conozco a ningún padre homeschooler que les ponga deberes o resúmenes etc obligatorios de algunos libros. Eso ASESINA o daña severamente el amor por la lectura, o al menos si se hace mal hecho.

    Yo pienso que toda persona es un lector ávido por naturaleza, y a los que se les ha forzado o han tenido dificultades a temprana edad como dislexia, algunos han crecido privados del amor por la lectura y el saber al que te abre las puertas, que no por eso son menos inteligentes o ignorantes, sólo tienen una faceta infradesarrollada, o el corazón herido, como yo digo. (Yo estoy casada con una de estas personas, y sin que él lo sepa, poco a poco le estoy curando esa mala relación con los libros, y hay progreso, lentamente reencuentra su amor por la lectura. Homeschooling no es para los niños o no sólo, es más bien para los padres.)

    Y por último y breve, yo soy de la teoría de que los libros de papel nunca desaparecerán, y de que la tecnología sólo ha ampliado las opciones para escritura y lectura. El mercado de libros usados nunca visto mejores días. Debemos invertir en nuevas técnicas de fabricación de papel, porque no es ya el papel, sino cuánto provecho podemos sacar de un árbol para usar lo mínimo y producir lo máximo posible, mejorar el reciclado, y empleo de otras plantas o cultivo de árboles expresamente para esta función, que no tienen por qué ser árboles gigantes que tanto nos aportan aquellos que se talen para fabricar papel, como cuando aquí plantan árboles para venderlos en Navidad.

  10. Je, je Madalen, sería una gran sorpresa si algún día me encuentro en un chat de homeschooling un comentario de alguno de mis hijos… Pero lo cierto es que sí lo veo factible. ¡Y mucho!
    Un detalle: Mis hijos tienen 14 y 15 años y medio. A ambos les he leído mucho, muchísimo. O me han pedido ellos el quererme leer… y ahora a uno le encanta y a otro no…
    De niña, yo odiaba la lectura quitando los tebeos. En la universidad, descubrí mi amor la lectura y no hacía nada más que leer ensayos y ensayos y ensayos… Con mis hijos, hemos leído de todo, libracos y libritos, simples y complicados… acorde a lo que me pidiesen. Y desde hace ya bastantes años ¡No he leido ni un solo libro a pesar de ser escritora!
    Y eso no significaba que en ciertos momentos estuviese más abierta a aprender que en otros…
    Madalen, desde luego has dicho la palabra mágica para unos padres: “Relax”
    Estoy con vosotras en que el valor de una persona no está en un punto, sino en un conjunto… Y en que es algo (o mucho, muchísimo) triste la situación legal actual con la educación en casa pues ciertamente, es una prueba dura el pasar por juicios como les está ocurriendo ya a, según mi opinión, demasiadas familias. Y lógicamente eso hace que cada uno se plantee sumando el monto de su situación o valores, cual respuesta es lo que más beneficia a los niños y a la familia en conjunto, teniendo cada uno una respuesta diferente (e incluso opuesta) a la situación.
    Fuerza, amor, amistad y armonía para todos ellos…

  11. Uf, cuantos comentarios ya.
    Estoy muy de acuerdo con la mayoría de ellos.
    Respecto a tu post Madalen, no acabo de entender la primera parte, pero quizás es porque en Cataluña vivimos la situación de otra manera. Al menos yo no me siento acorralado. Tengo escapatoria jejeje. Sí que me está dando mucha rabia el tema del título y los exámenes, pero no creo que esto es sentirse acorralado en el sentido que tú lo mencionas.

    Respecto a la lectura, tal como se nota en los comentarios, uf… cuántas cosas se podrían decir sobre esto. Espero ser breve aunque lo dudo. Quizás es para hacer una entrada en mi blog yo misma ;)

    – Primero igual que muchas otras soy de las que no creen que la era de los libros haya acabado. Quizás de las enciclopedias y libros gordos sí, porque para las enciclopedias ya está el google o internet entero y para los libros gordos está el kindle o otros artilujios parecidos. Pero nada de esto podrá reemplazar el compartir un libro de “El oso y la rana” (por inventarme un título) con un niño de 5 años.

    – Segundo, el tema de si los homeschoolers son ávidos lectores o no. Uf, yo en casa de esto tengo un gran problemón. Porque tengo un lector ávido que justamente aprendió a leer en el colegio y tengo otro con muchos problemas de lectura que encima he enseñado yo a leer. O sea que ya te puedes imaginar a dónde le deja esto a una la autoestima.
    Gracias a dios, sé alguna cosa sobre el aprendizaje de la lectura y tengo clarísimo que la culpa no es mía, pero otros padres pueden pensar de otra manera.

    Muchos que hemos escogido el homeschooling (o bueno, todos realmente), hemos escogido esta opción porque estamos convencidos de que es mejor que el colegio. Entonces ¿Cómo decirle al mundo entero que mi hijo no acaba de leer bien? Primero por respeto al niño mismo. Siempre se destaca lo positivo. Además también se trata de esto la EeF: nos centramos en lo positivo, no todos serán para grandes lecturas, todos tienen sus fuertes y flojos y nos centraremos en sus fuertes. Si al niño le cuesta leer no le vamos forzar hasta odiar la lectura como a veces consigue el colegio.
    Pero también está esta parte de culpabilidad. Si mi hijo no lee bien, imagínate que hubiera leído mejor si hubiera ido al colegio!!!¡qué horror tener que pensar esto cuando encima por todos lados nos están atacando de que los niños deberían de ir al colegio!!!

    Os diré que yo soy de los que SI he obligado a leer. Pero claro, depende de lo que se entiendo por “obligar a leer”. Si esto es leer a gritos y pataletas, llorando y después hacer un resumen…… pues no, no he obligado a leer.
    Pero si “obligar a leer” significa poner como tarea diaria leer juntos un libro en voz alta y que esta tarea no lo hubiera elegido libremente el niño, pues sí, yo he obligado a leer y lo sigo haciendo todos los días con mi hijo menor.
    Le cuesta muchísimo, yo lo noto que él quiere leer, pero le cuesta mucho, necesita mucha practica y espero que algún día superará este problema y sino, solo me quedará la tranquilidad de que hemos hecho lo que hemos podido.
    Ahora al menos ya coge por voluntad propia los cómics (y tiene 10 años).

    Yo lo sé que me arriesgo todos los días que otros padres me acusarán de que mi hijo pequeño lee mal por mi culpa, porque le obligo a leer conmigo en voz alta, porque seguramente le habré forzado demasiado pronto, porque no habré confiado en él y porque no habré esperado lo suficiente. Lo sé que hay personas que piensan así. Pero también sé que YO soy la única que conoce la realidad en mi casa. YO soy la única que sabe qué hemos hecho y qué no hemos hecho y YO tengo clarísimo de que mi hijo pequeño NO leería lo que lee ahora si no le hubiera forzado (entendido como: darle la ayuda necesaria para seguir intentando y practicando, no rendirse o dejarlo para cuando sea demasiado tarde).

    Los niños con problemas de lectura, (que las hay, porque este es otro tabú para hacer un post en la EeF: Parece ser que los homeschoolers no tienen o no pueden tener problemas de aprendizaje, todos aprenden a leer solos a los 5 años y aprenden todo jugando sin intervención de nadie), pero estos niños reales con problemas de lectura reales, tienen el derecho a que alguien se pone con ellos cada día a practicar alguna lectura A SU NIVEL para poder seguir adelante y llegar a ser un adulto que sepa leer mínimamente. Quizás no grandes novelas gordísimas (aunque quién sabe) pero que sí puedan leer lo que ellos quieran leer.

    Bueno, lo dejo porque sino escribo la biblia. Tenía ya pensada hacer pronto algún post sobre la dislexia y este post con los comentarios me ha animado aún más. A ver si me pongo y escribo algo……………….
    perdón por el comentario tan largo y espero que se haya entendido un poco.

  12. Hay tanta riqueza y sabiduría en los comentarios, tanta expereincia que merece la pena relatar, que si tengo tiempo, redactaré un post con las ideas que se han ido desgrandando aquí.
    Gracias a todas, sois una fuente de energía.
    Abrazos.

  13. Buenas Madalen y compañía.
    Realmente no sé qué provoca el que los niños lean o no lean, pero algo que sí que creo que influye en ello son lo que ven en casa. Sólo puedo explicar mi caso. Mi marido es un ávido lector, (yo no leo tanto) y cada vez que teníamos un bebé, el mismo día que llegaba a casa del hospital, les dormía en brazos en la mecedora leyéndoles libros de niños, cosa que me hacía mucha gracia porque incluso con el bebé durmiendo en sus brazos, mi marido acababa de leer el libro. No sé si esta costumbre haya hecho que hoy día todos mis hijos sean lectores, aunque algunos más que otros. Pero algo que LES ENCANTA, es que todavía mi marido les lea libros, y eso que la mayor ya tiene 16 años.

    Además de esto influyen las opciones que tienen en casa. Si doy a mis hijos permiso para estar sentado delante de la tv o el ordenador o la play durante 10 horas al día, te puedo asegurar que se quedarían delante de esos aparatos a diario. Pero no es el caso, esto es algo que les dejamos usar los fines de semana. Creo que hay mejores opciones que estar todo el día sentado delante de una pantalla, pero esa es sólo mi opinión, cada cual tendrá la suya. Por lo tanto algo tienen que hacer en su tiempo libre, de ahí que lean libros, además de jugar.

    Por otro lado no creo que el uso del ordenador le quite sitio totalmente a los libros. A mis hijos les encanta comprarse libros, forrarlos y leerlos mas de una vez.. Hace poco le dije que mi hija mayor si quería que le comprara una de esos e-book, porque es más barato comprarle libros ahí que de papel. Me dijo que no, que prefiere un libro con hojas, olerlo, forrarlo, llevárselo a todos los sitios que quiera etc.

    Tampoco se puede obligar a los niños a leer. O lo hacen o no lo hacen, leer por obligación creo que les puede provocar lo contrario, que lo lleguen a aborrecer. Mi hijo pequeño no tenía nunca interés en leer, es nuestro pequeño artista, le encanta dibujar y pintar ( con año y medio pintó con rotuladores la pared de su habitación pero eso es otra historia :-) ) Pensaba que realmente nunca tiraría por la lectura, solo leía comics. Ahora con 9 años ha empezado a leer los libros de Narnia, y le encantan, pero le ha llegado las ganas de leer cuando se ha sentido listo para ello, sin forzarle.

    Por último no tiene por qué ser la norma general de que por ser homeschooler le guste o no leer. Lo mismo pasa con los niños que van a la escuela, no creo que haya una fórmula al respecto. Por otro lado puedo entender que los niños que van a la escuela no tengan mucho tiempo para leer, porque entre las horas que van al colegio y el tiempo que pasan haciendo deberes, es normal que no quieran sentarse a leer solo por placer.

  14. Apreciada Madalen, sería interesante, pertinente analizar en algunas familias diversas que educan sin escuela, las manifestaciones, características de sus niveles de autonomía-poder (confianza en si mismos) de mamás y papás.
    Considero que muchas de las familias (mamás y papás) que hacen educación sin escuela tienen niveles de “miedo” demasiado alto. Eso se hace evidente en el deseo, aspiración, ilusión que manifiestan muchos de ellos y ellas, para que el Estado – Gobierno les de PERMISO explicito para hacer, lo que pueden hacer si necesidad de ese PERMISO.
    El fenómeno del miedo como mecanismo de control y dominación es muy efectivo. En muchas de las familias que educan sin escuela, los propósitos de aprendizajes no están suficientemente próximos a intentar construirnos como seres humanos menos miedosos, más autónomos, más seguros, más libres, más confiados en si mismos, más autogobernados, más concientes de nuestra posibilidades de autoconstrucción.
    Saludo y las mejores energías.
    Erwin Fabián García López

    • En España, en menos de un año al menos 3 familias que educaban en casa han sido obligadas judicialmente a escolarizar a sus hijos (y estos son los datos que se manejan desde las asociaciones). En medio de esta obligación se entremezclan multas, penas de carcel, retiradas de custodia,…

      Cuando uno se enfrenta a algo así es normal sentir desasosiego, claro que entiendo que es difícil de entender desde fuera pero como se dice habitualmente, “no hay ateos en las trincheras” ;)

      Un besiño Erwin

  15. Como ves Madalen, nos tenías a todos en ascuas. Algun post tuyo algo pesimista me tenía en vilo… Bien, lo que pasa es que en los coles ahora todos vamos a muerte con las Tics y enseñamos a marear la perdiz con la información de aquí para allá, para que sean “competentes”, y esto de leer pues sí, se potencia, pero con mediciones de tiempo, con textos normalmente poco motivadores y siempre con la soga de la evaluación rondando los cuellos de los sufridos alumnos… Vaya, algunos ya sabéis lo que pienso de nuestros sistemas escolares. Como decía W. Benjamin: sobra información y falta narración, y claro, la narración requiere tiempo, paciencia experiencia, espacios significativos, narradores humanistas… cositas que algunos en casa hacéis muy pero que muy bien. Un saludo.

  16. Llego tarde y tendré que leer los comentarios tan interesantes… bueno, pues precisamente tengo un poquito de tiempo para meterme en el ordenador porque tengo a mi hijo enfrascado en The Lord of the Rings, y, claro, ventajas del homeschooling, puedo dejarle y dejar las mates y la gramática para otro momento, incluso para otro día.

    La verdad es que el homeschooling ofrece flexibilidad y tiempo. Los niños que son buenos lectores no tienen tiempo durante el curso entre tanta tarea, transporte al cole, horario larguísimo y más tarea. Creo que es así de sencillo. Y luego, que estamos con ellos -otra ventaja del homeschooling- y no les vamos a dejar perder el tiempo en, pongamos, maquinitas de diverso tipo. Entonces, leen. Leen más, es un hecho, aunque cada uno es cada uno, y hay niños a los que no les gusta tanto leer como a otros, o épocas, o edades… luego os leo.

    Última cosa que quería decir, y es que la lectura es el “safety net”., la salvación, del homeschooling cuando no puede una ocuparse de ellos por algunas razones. Mientras lean, avanzan. Bueno, y también mientras estén con la música, o con algún arte, o construyendo algo… eso también.

    Saludos.

    • P.S. Mientras lean buenos libros, claro está.

      Y contestando a Madalen, creo que dominar las nuevas tecnologías no está reñido con ser buen lector. Como sabemos y mi hijo mayor me decía el otro día, no hay nada como relajarse con un libro de papel entre manos, pues las pantallas son otra cosa.

      Es cierto que los padres homeschoolers parece que tenemos que estar a la defensiva y mostrando lo maravilloso que van nuestros hijos, pues si no, todo se achacaría al homeschooling. Por ello, los que no leen mucho, pues no lo dicen, pero de los que van al colegio, la mayoría, no leen nada. Ese es otro hecho incuestionable. En fin.

  17. Pingback: To Kindle or not To Kindle – Silvia Cachia

  18. Pingback: To Kindle or not To Kindle – Charlotte Mason en español

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s