Una reflexión, de nuevo

Tras un largo período vacacional, vuelvo al blog. Intentaré seguir publicando reflexiones que surgen al hilo de la última y definitiva redacción de la tesis.

Esta es una de las reflexiones que quiero compartir. Finalmente sé dónde está el quid de la sentencia del Tribunal Constitucional de diciembre de 2010. El truco de la sentencia está en el enfoque que el Tribunal dio al caso. Muchas veces he mencionado que el homeschool plantea una triada de intereses, los del menor a ser educado, los de los padres a elegir la educación más acorde a sus propias convicciones y los del Estado a que los menores sean educados en los valores de la sociedad en la que han de integrarse.

Pues bien, el Tribunal Constitucional, en esta sentencia trasladó el conflicto de intereses más lógico, padres-Estado (que es lo que plateaba la defensa), a otro conflicto, padres-hijos, con lo que el resultado es diametralmente opuesto a los intereses tanto de los padres como de los hijos, de manera que en ese conflicto salen ambos perdiendo.

El problema que se plantea, en opinión del Tribunal Constitucional, no es un conflicto entre la libertad de enseñanza de los padres enfrentada a la prerrogativa del Estado de organizar un sistema de enseñanza único, en el que sólo se admite la escolarización obligatoria en un centro homologado y de tipo presencial, sino que formula el caso como un conflicto de intereses entre la libertad de los padres de decidir la instrucción de sus hijos, y el derecho de éstos a ser escolarizados.

Este planteamiento deja a salvo una posible ilegitimidad por parte del Estado, que a lo largo de los años ha ido construyendo un sistema escolar que potencialmente puede vulnerar la libertad de enseñanza de titularidad parental, y reduce el ámbito del conflicto a un enfrentamiento entre la libertad de enseñanza de los padres frente al derecho a la educación de los menores, que no puede llevar a otra conclusión que la prevalencia de éste último. La consecuencia es que ambas posiciones resultan debilitadas a resultas del conflicto, el derecho de los menores a ser educados de un diferente al oficial, y como resulta de las pruebas aportadas al procedimiento, más acorde a sus capacidades e intereses, y por supuesto la libertad de los padres de decidir la educación más adecuada para sus hijos desde un punto de vista pedagógico.

Espero que esta reflexión ayude a comprender lo que ha ocurrido.

Hasta pronto, espero.

Anuncios

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

10 pensamientos en “Una reflexión, de nuevo

  1. Gracias Madalen por compartirnos más acerca de la sentencia del TC.

    Ahí está justamente la clave del asunto. Creo que en el fondo el conflicto de intereses principal es el de “padres-Estado”. Pero que ellos no lo presentan de esta manera, sino que crean un conflicto, “padres-hijos”, en el que se presentan garantes y defensores de los derechos de estos últimos.

    Por tanto, la cuestión principal sería entonces el determinar quién es el garante primario de los derechos de los hijos: los padres o el Estado. Por la misma regla de tres, ¿no se puede presentar a los padres los garantes de este derecho frente al Estado?

    ¿Se puede hablar, entonces, de un conflicto de soberanía entre distintas instituciones (familia versus estado)?

    Saludos,
    Jorge

  2. Gracias por tu comentario, Jorge, me alegro de que recibas de buen grado mi reflexión.
    Es una de las conclusiones a las que llego al hilo de los razonamientos que voy desarrollando en la tesis. Creo que hay que entenderlo en un contexto legal preciso. Si fuera en Alemania te contestaría que en virtud del artículo 6, apartado 2 de su Constitución, el garante es sin duda el Estado, ya que tiene el deber de vigilancia del grado de cumplimiento de la obligación educativa de los padres con respecto a sus hijos menores de edad. En el caso de la Constitución española, esa vigilancia no está como tal constituida directamente sobre los progenitores, sino sobre el sistema educativo. Por ello, dependiendo de la configuración del sistema educativo, así se establecerá esa función de vigilancia. Aun así, el Estado es el garante del bienestar físico y psicológico de los menores, y ejerce esa función a través del Ministerio Fiscal (normativa de Protección de menores).
    Los padres entran en conflicto con el Estado, no en virtud del derecho a la educación de sus hijos, sino como titulares de su derecho a que la educación que reciban sus hijos sea acorde con sus propias convicciones. Por ello, en la oposición padres-Estado, no se trata del derecho a la educación (cuyo titular es el menor, y no sus padres), sino de la libertad de enseñanza, o mejor dicho, de una de esas libertades, la que se proclama en el apartado 3 del art. 27 de la Constitución, cuya titularidad es de los padres, por sí mismo, no en representación, ni como garantes de algún derecho de sus hijos.
    Este argumento puede extenderse, pero creo que lo dejo para la tesis.
    Un saludo afectuoso.

  3. Reflexión interesante aunque hay varias palabras que se me escapan de mi castellano Guiri. Entre mi bajo conocimiento de leyes y mi Castellano Guiri creo que no acabo de entender del todo el problema pero sin embargo me atrevo a decir algo.

    Yo me incluyo entre las personas que siempre dicen que igual que existe el derecho de los padres a elegir la educación de los hijos, también existe el derecho a la educación de los hijos.

    Pero en esto, no veo el problema del Estado. Creo que realmente es muy sencillo. Lo único que tiene que hacer el estado es poner los controles razonables a los padres que elegimos la EeF para que se garantice el derecho a la educación de los hijos.

    Para cumplir con el derecho a la Educación, no hay una única vía. Otros Estados lo han visto. Dejan a los padres hacer EeF y controlan esta Educación. Este control tiene que ser razonable y sin exigir contenidos, metodologías o ciertas pedagogías.

    Pero como dije al principio, es posible que mi comentario viene como comentario de barra de bar porque se me escapan ciertos matices de la reflexión.

  4. A mi me parece que tu reflexión tiene más sentido común que la mayoría de las que he leído del Tribunal Constitucional, o de otros.
    Lo que aquí ocurre es que la sentencia se enmarca en un contexto en el que no hay controles que el Estado pueda imponer sobre las familias que educan en casa, porque oficialmentre, y a efectos del Constitucional, no hay familias que educan en casa legitimamente porque la escolarización es obligatoria. Como decía antes, todo hay que ebmarcarlo en su contexto, en mi opinión.
    Un abrazo Marvan y encantada de que nos encontremos de nuevo en esta plaza.

  5. Claro, esto también lo entiendo (creo). Mientras existe la ley de escolarización obligatoria, el TC dirá que hay que cumplir la ley y ya está.
    Bastante lógico. Las leyes están hechas para cumplirlas, sino no tiene sentido tenerlas jejeje. Pero las leyes también están hechas para ser cambiadas cuando sea necesario. Lo tendríamos claro si no se hubieran podido cambiar leyes ya una y otra vez.

    Supongo que es por esto que pusieron la coletilla al final de “esto no quiere decir que no se pueda cambiar la ley y que esto también sería constitucional”.

    Es que he vuelto de vacaciones y tengo mono de pantalla y teclado jejeje..

  6. Muchas gracias de nuevo, Madalen, por la respuesta.

    Entonces, resumiendo la cuestión, tal como la entiendo, los titulares o sujetos del derecho son los niños, el Estado es el garante del derecho y los padres sólo son los que salvaguardan el derecho del hijo a recibir la educación en los mismos valores del padre. Eso en España, porque en Alemania ni eso.

    No sé, me sigue pareciendo una base algo débil para la escuela en casa, desde el punto de vista de los padres, porque según esta misma regla de tres, el Estado puede presentarse garante del derecho de los niños a recibir una educación distinta a los valores de los padres. Y entonces ya no nos queda a los padres base alguna.

    ¿No se puede argumentar a partir del concepto de la “patria potestad”?

    Por otra parte, ¿cómo está la cuestión del home-schooling y los derechos en los EEUU? Intuyo que ha de ser diferente, si trazo la analogía, por el ejemplo, al “derecho de portar armas.

    Un bien cordial saludo

  7. Creo que el resumen es muy acertado. El argumento de la patria poestad puede llevarnos a muy interesantes conclusiones. Para ello, aporto a esta reflexión un poco conocido artículo de la Constitucion relacionado con esta cuestión, el 39.
    Dejo estos dos apartados de este artículo para tu reflexión:
    Art. 39 de la CE: 2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos,…..

    Y el apartado 3. Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y
    en los demás casos en que legalmente proceda.

    ¿Quién responde, se responsabiliza y garantiza el bienestar de los menores?

    Un abrazo

  8. En primer lugar, los padres, en todas las cuestiones, incluido la educación. Es lo que dice el apartado 3. El Estado “garantiza” que esto es así. Es el garante último.

    ¿No se puede ver al Estado así como una prolongación de las atribuciones de los padres? Es decir, el Estado no tiene una responsabilidad sobre los hijos que previamente no tengan los padres.

    Siempre he pensado que esta es la manera de plantear el tema del home-schooling.

  9. Estudiando un poco la sentencia, parece que la puntilla la dan aqui:
    “la cuestión de si la escolarización en la edad correspondiente a los hijos de los recurrentes en amparo debe o no ser obligatoria ha sido decidida expresamente, en sentido afirmativo, por el legislador, pues el art. 9 de la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de calidad de la educación (en adelante LOCE), vigente en el momento en que se dicta la Sentencia del Juzgado aquí recurrida, establece que la enseñanza básica, además de ser obligatoria y gratuita (apartado 1) en los términos del art. 27.4 CE, «incluye diez años de escolaridad», de tal manera que se «iniciará a los seis años de edad y se extenderá hasta los dieciséis» [apartado 2; en el mismo sentido, cfr. el vigente art. 4.2 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de educación (en adelante LOE)]. Quiere ello decir que la conducta de los padres ahora recurrentes en amparo consistente en no escolarizar a sus hijos supone el incumplimiento de un deber legal –integrado, además, en la patria potestad– que resulta, por tanto, en sí misma antijurídica. No hay, pues, laguna normativa de ninguna clase.”

    la cuestión de si la escolarización en la edad correspondiente a los hijos de los recurrentes en amparo debe o no ser obligatoria ha sido decidida expresamente, en sentido afirmativo, por el legislador, pues el art. 9 de la Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de calidad de la educación (en adelante LOCE), vigente en el momento en que se dicta la Sentencia del Juzgado aquí recurrida, establece que la enseñanza básica, además de ser obligatoria y gratuita (apartado 1) en los términos del art. 27.4 CE, «incluye diez años de escolaridad», de tal manera que se «iniciará a los seis años de edad y se extenderá hasta los dieciséis» [apartado 2; en el mismo sentido, cfr. el vigente art. 4.2 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de educación (en adelante LOE)]. Quiere ello decir que la conducta de los padres ahora recurrentes en amparo consistente en no escolarizar a sus hijos supone el incumplimiento de un deber legal –integrado, además, en la patria potestad– que resulta, por tanto, en sí misma antijurídica. No hay, pues, laguna normativa de ninguna clase.

    Varios de nosotros pensábamos que había laguna legal, pero al parecer no es así. ¿O hay que esperar a que haya tres sentencias en este sentido? Creo recordar algo así de alguna clase de Derecho que tomé hace años. Si según el TC no hay laguna legal y es un deber de los padres el escolarizar a los niños, qué pasa con todos los homeschoolers? Asusta pensar que la Administración ya tiene todos los naipes en la mano. Sé que en la práctica este movimiento no se va a acabar, pero incomoda mucho el estar fuera de la legalidad. La única opción es, al parecer, el crear escuelas donde los eduquemos como creamos, y ese es un tema relacionado, pero muy muy espinoso que he sufrido durante más de dos años al tratar de crear una escuela con los fundamentos del homeschooling pero en pequeño grupo. Aqui el problema no ha sido la legislación ni las finanzas, sino que no he encontrado famlias dispuestas a mojarse en la creación de una pequeña escuela (a pesar de tener un sitio físico y profesores), y parte del problema es la falta de claridad que tenemos todos sobre qué y cómo debe enseñarse en una pequeña escuela. La mayoría no estamos dispuestos a sentarnos y discutir cómo queremos nuestra escuela, sino que queremos esperar a que otros la hagan, y luego la visitemos y decidamos si nos gusta o no.
    Saludos

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s