Cumpliendo plazos

Me refiero a los plazos de entrega de la tesis.  Creí que no iba a llegar a tiempo, pero sí. Para el jueves la puedo depositar en el Registro General de la EHU-UPV. De momento están los doce ejemplares fotocopiados en el taller del encuadernación.

Para celebrar el momneto, he acudido al azar al texto, que tiene un total de 500 páginas, -ni una más ni una menos-, ni larga ni corta, sino todo lo contrario, y he encontrado esto.

Se da el supuesto de hecho real de familias que objetan la inclusión forzosa del menor en un sistema al que consideran, bien adoctrinador, en los supuestos de objeción ideológica o de incompetente y dañino para el desarrollo armonioso del menor, en los casos de objeción por motivos pedagógicos. La respuesta ante esta situación de hecho podría venir de la mano del análisis de otros regímenes jurídicos en los que se recoge esta opción educativa. Sin embargo el rechazo a la escuela convencional basado únicamente en motivos pedagógicos, cuenta con poco apoyo jurisprudencial, al considerarse que la escuela es “un vehículo de incorporación del niño a un determinado cuerpo social, proporcionando un aprendizaje y una formación en ciudadanía”[1]. La respuesta a las dificultades que este tipo de objeción plantea, es la inclusión de la opción en la propia legislación de educación, previéndose la posibilidad de cumplir con el precepto constitucional de educar a los menores dentro del sistema escolar, o por “otros medios”, como, por ejemplo establece la regulación anglosajona. No debemos olvidar que la Constitución establece la educación obligatoria, pero educación no es sinónimo de escolarización, tal y como proclama en su página web la organización Education Otherwise[2] “en el caso de Gran Bretaña, la educación es una obligación, la escolarización, no”.

Entenderíamos el homeschooling como una forma de objeción de conciencia basada en el derecho que tienen los padres a que la educación moral y religiosa que reciben sus hijas sea acorde a sus propias convicciones. Además su negativa a escolarizar al menor a su cargo coloca a esos progenitores en una situación de desafío de diferentes mandatos legales que se derivan de la pormenorizada legislación dedicada a la protección de menores. Mandatos legales que le obligan a gestionar una plaza escolar para los menores a su cargo, que una vez gestionada la plaza le obligan a asegurarse de la asistencia continuada del menor al centro escolar, salvo causa justificada, que le obligan a informar como ciudadano de cualquier caso del que tenga conocimiento de que un menor no se encuentra escolarizado, o no está asistiendo a él en horario escolar, esos mandatos le llevan a encontrarse sumido en una conducta tipificada por el Código penal de abandono de familia, y por las leyes de Protección a los menores de situación de desprotección social del menor, por el mero hecho de no estar escolarizado, bien sea ésta situación de riesgo o desamparo. Además el Código Civil tiene previstas medidas para instar la escolarización de los menores, e  incluso de la retirada de la patria potestad para asegurarse de que la medida es efectiva. Y todo ello en base a una obligación de escolarización, que ni siquiera está enunciada en la Constitución, que impone la educación básica como un derecho del menor, pero no su escolarización. Esta objeción, habitual en el homeschooling, no es de oposición  a la obligatoriedad de la enseñanza, que en ningún caso se pone en tela de juicio. Por ello no es una objeción al deber de enseñanza derivado de la Constitución, sino que es una objeción de conciencia a los mandatos civiles derivados de la obligación de escolarización, y por ello una objeción al “monopolio de la enseñanza reglada”.


[1] Guillermina GAVALDÓN HERNÁNDEZ  y Diego AZQUETA OYARZUN, “La educación en casa, el cheque escolar y el capital social”, Educación y sociedad global, 2007, cit. p. 117.

[2] Education Otherwise toma el nombre del art. 7 de la Ley de educación inglesa (Education Act 1996) que sanciona que la educación de los menores se conseguirá a través de su inclusión en el sistema escolar, o “de otro modo” (“or otherwise”).

Duty of parents to secure education of children of compulsory school age. The parent of every child of compulsory school age shall cause him to receive efficient full-time education suitable—

(a) to his age, ability and aptitude, and

(b) to any special educational needs he may have, either by regular attendance at school or otherwise.

 

Anuncios

6 pensamientos en “Cumpliendo plazos

  1. Qué buena noticia Madalen. Estoy impaciente por que llegue la fecha. Lo que siento es que ese día no puedo estar presente, pero ya sabes que tienes todo mi apoyo emocional (que no académico por que no me alcanza el saber para tanto).
    Cariños inmensos y abrazos apretados

  2. El sistema educativo es una organización cada vez más cara y complicada en la que progresivamente se gasta más para obtener el mismo rendimiento; y gran parte del gasto empleado en educación se dedica al mantenimiento de la organización misma, no se invierte directamente en la labor educativa. En torno a la educación, se ha montado una empresa gigantesca. Además de profesores, hay un ejército de orientadores, pedagogos, asesores, inspectores, psicólogos, editores o informáticos que viven de ella. Decenas o cientos de miles de personas, máquinas y edificios dedicados a impartir conocimientos y valores de todo tipo.

    Como muchas otras instituciones, el sistema educativo tiende a olvidar los fines para los que ha sido diseñado y se convierte en un fin en sí mismo. En vez de ofrecer el servicio que debiera, sirve a sus propios intereses. Se convierte en una industria que fabrica y vende un servicio, cuya demanda no depende exclusivamente de que este servicio sea necesario sino también de que se haya hecho creer que se necesita y se hayan dispuesto las cosas de tal manera que no haya otras formas de obtenerlo distintas de la oficial.

    Pero las funciones para las que originalmente estaba destinada la escuela se podrían cubrir de otras maneras, posiblemente mejores, más baratas, más flexibles y con menos carga ideológica.

    http://www.otraspoliticas.com/educacion/desmontar-la-escuela

    http://www.otraspoliticas.com/educacion/educacion-en-casa

  3. Pues yo quería comentar, además de felicitarte también. Como madre que educa a parte de sus hijos en casa -otros escolarizados-, lo que siento y he sentido siempre fuerte es que yo tengo el derecho de ejercer mi derecho a elegir la educación que quiero dar a mis hijos, y eso incluye las escuelas, y también el no mandarlos a la escuela y educarlos en casa.

    El elegir el educarlos en el hogar sin enviarlos a una escuela, es, más que una objeción al sistema, el ejercicio de un derecho primordial y básico, natural, inalienable, anterior a las leyes. No es la Constitución la que nos lo otorga, ni otras leyes, sino que ésta y éstas lo reconocen. El obligar a una escolarización determinada es una vulneración de nuestra libertad de educación. Bueno, espero haberme explicado. Hace un tiempo me rondaba eso de la objeción, pero yo creo que es más que una objeción, es algo natural…

    Gracias por tu trabajo.

  4. Muchas gracias a todos y todas por los comentarios, aportando ideas, o felicitándome. Este es un lugar para el encuentro y la exposición de ideas, y la tuya Arantza, me parece una reflexión muy interesante.
    Un abrazo

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s