III Congreso de Educación en Familia. Madrid Noviembre 2012

Crónica de Juan Carlos Vila
La pasada semana se celebró el III Congreso de Educación en Familia en el Estado español. Fueron dos jornadas intensas de las que no pretendo resumir los contenidos, sino más bien transmitir una sensación final en relación también a las conclusiones que oficialmente se han publicado el 1 de diciembre.
Sobre el congreso planeó el término “reconocimiento” de forma reiterada junto con el de “regulación”, en la mayor parte de los casos de forma simbiótica, como si ambos funcionaran o debieran funcionar al unísono. De hecho, la primera conclusión para la organización del Congreso es la expresión de ello al considerar que el reconocimiento y la regulación deben ser la base previa, y que deben alcanzarse de manera consensuada. Desde mi punto de vista en un congreso tan marcadamente jurídico, reconocer lleva implícito regular, por lo que la segunda no se entiende sin la primera; y desde el movimiento de educación en familia no se entiende de esta manera. Buena parte de él mantiene la necesidad del reconocimiento sin la necesidad de una regulación, entendiendo que las familias se autoregularán en el desarrollo de la actividad, y que el Estado debería abrir directamente las vías de los exámenes libres para dar cauce a quienes lleguen a la edad correspondiente de titulaciones. Otra parte, no menor, entiende que deben llevarse a cabo determinadas regulaciones con respecto a la educación en familia que primero las saquen de la ilegalidad y después les permitan un desarrollo integrado con el resto del entorno social, todo ello independientemente de que se llegue o no a un tácito reconocimiento.
La tensión entre los modos de regulación posibles y la necesidad o no del reconocimiento tácito a penas se dejó sentir en algunas de las comunicaciones presentadas, mientras que en el resto del congreso se daba por hecho que reconocer era poco relevante frente a la necesidad de una regulación pronta, definida y “prudente”.
Lo que sí quedó de manifiesto de forma rotunda fue que la persecución judicial debía terminar de forma inmediata, pues colocaba a las familias que educan en casa como delincuentes que atentan contra la educación de sus hijos e hijas, cuando se trata de todo lo contrario, de hacerse más responsables aún de ella, como bien han reconocido los juristas presentes en el congreso.
Las posibilidades de flexibilización escolar, los esfuerzos por la socialización de sus hijas e hijos por parte de las familias que practican homeschooling, la cantera para la investigación pedagógica que significa esta práctica y las características sociológicas de estas familias han sido otros temas que fueron profusamente abordados durante estos dos días.
La concreción más clara se produjo en la mesa de experiencias que cerró las mesas expositivas del congreso previo a la clausura. Allí se dieron cita diferentes maneras de desarrollar la práctica de la educación en familia, incluida la presencia de dos jóvenes que tras su paso por este sistema han llegado a etapas superiores educativas y a la vida laboral.
Es muy importante que este tipo de eventos sigan llevándose a cabo para mantener presente la realidad de la educación en familia ante una sociedad que tiende a ignorarla, pero también es cierto que para un mayor éxito en su desarrollo se necesita una mayor visibilidad de quienes lo llevan a cabo, no sólo en lo expositivo sino en lo vivencial. Es preciso, dadas las características del caso, compatibilizar lo académico con la presencia viva de las familias, que han sido las grandes ausentes de este último congreso, entendiendo por familias no a los representantes de asociaciones o entidades donde se agrupan, sino a la realidad viva de que la educación en familia es un continuo en la vida de las mismas, o sea la presencia de madres, padres, hijos e hijas, no para servir de cobayas, sino para integrar lo académico en la vida, y esta en lo académico, una de las mayores aportaciones que puede hacer la educación en familia a la sociedad.

Anuncios

Acerca de carmenibarlucea

narradora (por escrito y de viva voz). Me gano la vida contando cuentos de la tradición oral pero también me gusta escribir mis propias historias.

Un pensamiento en “III Congreso de Educación en Familia. Madrid Noviembre 2012

  1. Hola mi nombre es Martín Casati

    Soy Argentino; periodista investigador especializado en educación.

    Somos padres y madres homeschoolers y unschoolers.
    Si bien hace años venimos posteando a lo largo de todo el páis; recien este año estamos tratando de organizarnos y conformar una asociación para familias argentinas educadoras en casa.
    Desde aquí somos muchas las familias que seguimos, apoyamos y adherimos a todo lo que están intentando hacer.

    En lo que podamos colaborar, pese a la distancia, cuenten con nosotros.

    http://es.groups.yahoo.com/group/aprendolibremente/

    http://www.educandoconciencia.com.ar/identidad-grupo.Objetivos.html

    mi mail es sibilaescuela@yahoo.com.ar

    Muy fraternalmente

    Martín Casati

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s