María Goyri, la primera mujer doctorada, de pequeña no fue escolarizada

Cuando María Goyri fue a la Universidad

26.02.13

ITSASO ÁLVAREZ |

Nacida en Algorta en 1874 e instalada desde que tenía cinco años en Madrid, María Goyri fue la primera mujer que obtuvo la licenciatura de Filosofía y Letras, en 1896, y el doctorado en 1909, con una tesis sobre el Libro del Conde Lucanor. Es decir, antes de que las normas permitiesen a las mujeres acceder como alumnas a la universidad, cosa que ocurrió en 1910. Sus trabajos a favor de la igualdad de las mujeres (sección propia, titulada ‘Crónicas femeninas’ en la Revista Popular) y de la cultura vasca (‘Aplicación del modelo romancero de análisis a la balada vasca: bereterretxen khantoria’), la han hecho idónea para dar nombre a un premio en la Universidad del País Vasco, el Premio María Goyri a la inclusión de la perspectiva de género en los trabajos de fin del master de Estudios Feministas y de Género.

“María Goyri está muy nombrada, hay muchas calles en España con su nombre, pero poco se sabe de lo que hay detrás de ella. Una hija de madre soltera que acaba yendo a Madrid y se come el mundo”, explica Jasone Astola, directora de Igualdad de la UPV. El mejor aval para hacerse una idea de la gran mujer que María Goyri llegó a ser lo encontramos en lo que de ella decía el franquismo: “Persona de gran talento, de gran cultura, de una energía extraordinaria, que ha pervertido a su marido y a sus hijos; muy persuasiva y de las personas más peligrosas de España. Es sin duda una de las raíces más robustas de la revolución”, decía el informe emitido desde Segovia a la Junta de Defensa Nacional en 1937. Era una mujer y culta, y por eso peligrosa. Había que neutralizarla porque pensaba.

De pequeña, María no había asistido a ningún colegio. Su maestra fue su madre, Amalia Goyri, mujer de gran personalidad, inteligencia y cultura, que estableció para su hija un programa de estudios con horario fijo. Esta mujer, adelantada a su tiempo, llevó a su hija a un gimnasio en una época en que la actividad física parecía estar vetada a las mujeres. Lo cierto es que le venía bien para combatir la artritis de origen tuberculoso que padecía. María Goyri ingresó en una academia de dibujo, lo que le sirvió de mucho cuando se encontró en la Universidad rodeada de estudiantes varones que siempre la trataron con una “sana cortesía”, según sus palabras. A los 12 años ingresó en la Escuela de Comercio de la Asociación para la Enseñanza de la Mujer. La madre de María eligió la Escuela de Comercio y no de Letras, porque había descubierto en su hija una gran facilidad para la aritmética. También estudiaba inglés y francés.

A los 16 fue a matricularse en la Facultad de Filosofía y Letras. El secretario le advirtió: “Aunque no existe ninguna norma que le impida matricularse, yo no me hago responsable de lo que pueda ocurrir. Solo la matricularé si me trae una autorización especial del Ministerio de Fomento”. Así lo hizo. Tras tres días de deliberaciones, el claustro de sesudos varones profesores acordó dar luz verde a la pretensión de María Goyri. La aceptarían en principio como oyente, siempre que no se produjeran disturbios entres los escolares o se alterara el orden de las clases. Para nosotros, que estamos acostumbrados a asistir a clases mixtas, y a tener profesores de ambos sexos en la Universidad, el relato de la primera clase que María Goyri recibió en la Facultad de Filosofía y Letras es escalofriante. Lo cuenta la escritora María Teresa León, su sobrina.

 

Terminados sus estudios con brillantez, se casó con el académico más ilustre de España, Ramón Menéndez Pidal. Se dedicaron a la investigación de la literatura medieval, pero las inquietudes de María pasaban por hacer de la educación algo accesible a la mujer y totalmente igualitaria para los dos sexos. Por ello fue una activa reformadora de la pedagogía española en el instituto escuela dirigido por María de Maeztu y en la Institución Libre de Enseñanza. Estas dos mujeres junto a Ernestina de Champourcín, Concha Méndez y Pilar Zubiarre, sustentan un instituto femenino para que las mujeres no lo tengan tan difícil a la hora de poder adquirir cierto nivel académico. Gracias a su esfuerzo una generación de mujeres adquirieron una espléndida formación, como Victoria Kent o Zenobia Camprubí.maria-goyri--300x180

Después de la guerra no se le permitió seguir en la docencia, y todo lo que había conseguido fomentar para la formación de chicos y chicas fue demolido.  Las enseñanzas liberales y la educación mixta, prohibidas, los maestros de estas escuelas, depurados y apartados de la docencia. María Goyri aún pudo trabajar en el campo de la investigación del romancero medieval, pero su nombre quedó a medio olvidar.

 

Anuncios

2 pensamientos en “María Goyri, la primera mujer doctorada, de pequeña no fue escolarizada

  1. La verdad es que acabo saber de ella. Sólo la conozco porque lleva su nombre el premio especial a los trabajos de Fin de Master por su especial consideración a la perspectiva de género en la UPV-EHU. Pero puedo enterarme. Consultaré los fondos de la biblioteca. Un saludo

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s