La “ley Cenicienta” en el Reino Unido

Nos llegan desde el Reino Unido noticias de prensa que anuncian la inminente aprobación de una ley que modifique aspectos de la protección de los menores ante actitudes negativas de sus propios padres. la nueva ley prevé hasta 10 años de cárcel para los padres que abusen psicológicamente de sus hijos y no les brinden el cariño y la atención que necesitan. La futura ley ha tomado el apelativo coloquial de “Ley Cenicienta” , en inglés Cinderella Law.

El objetivo de esta propuesta es castigar a aquellos padres o madres que “dañen considerablemente” a sus hijos, “en lugar de educarlos y quererlos”. El plan es incorporar este nuevo delito a la Ley de Niños y Jóvenes, que penaliza a padres que causen daño físico a sus hijos. Así, un padre o una madre puede ser procesado o procesada por impedir el “desarrollo físico, intelectual, emocional y social” de su hijo o hija.

Según relata la ONG Action for children en los últimos años se han denunciado numerosos casos en el Reino Unido de abusos físicos de progenitores a sus hijos, que en muchos casos “obliga a los servicios sociales a intervenir y retirarlos de su entorno familiar”.

Me pregunto si esta modificación legal puede de algún modo perjudicar a las familias que educan en casa. A veces se utilizan este tipo de propuestas legislativas para restringir derechos en áreas no directamente afectadas, pero que resultan colindantes, resultando así en daños colaterales derivados del exceso de celo de los Servicios Sociales y la Policía.

Dado que el llamado Informe Badman quedó aparcado, puede haber permanecido latente la tentación de actuar sobre las familias que educan en casa, imponiendo un mayor control sobre el modo en el que están proporcionando esa formación integral. Un artículo de Erin Pizzey desarrolla esta idea, apuntando a  que la nueva ley va traer como consecuencia que cualquier padre o madre sean, por serlo, sospechosos de crueldad infantil.

Las inquietudes abte la nueva propuesta legal se hacen patentes en artículos como el de The Independent o en blogs como el de Aspie in the family, que publica una entrada sobre el temor ante la ley:

Of  course there may be a more sinister motive behind these proposed changes.  Whilst it is claimed that the intention of the new law is to protect children from abuse it could be seen as an opportunity for the state to demand that all children be brought up in a way dictated by the state.  I find that a deeply disturbing thought.

(Por supuesto que puede existir un motivo más siniestro tras los cambios propuestos. mientras se declara que la intención de la nueva ley es la de proteger a los niños del abuso del que pudieran ser objeto, se aprovechara esta oportunidad por parte del estado para exigir que todos los niños y niñas sean educados del modo que el Estado quiere. Considero esta posibilidad muy preocupante)

O en foros  (kittiebelle » Tue Apr 01, 2014)

Of course the sentiments behind all this sound great – only seriously disturbed people want to harm children. But those proposing this are seriously disturbed so it is never going to be about protecting children from abuse and emotional harm. It can only ever be about enforcing the agenda.Who decides what is ‘Social harm’? Is home education inflicting social harm, for example, according to those deciding on the criterior? What about being deeply religious / spiritual? Could that be considered social or emotional harm? We already have seen examples of social workers turning up alongside bailiffs for non-payment of council tax, or evictions. So, questioning the democracy, could easily amount to social harm.

This is just another example of breaking down the family as an institution, and allowing the communitarian state to dictate through instilling fear in order to contain and control behaviour. It is nothing at all about protecting children from abusers.

(Por supuesto, todo lo que sostiene a esta ley suena bien, sólo gente depravada quiere hacer daño a los niños. Pero esta gente que lo propone, gente depravada,  no busca proteger a los nuños, sino que lo que busca es imponer su agenda. ¿Quién decide lo que es “daño social”. ¿Puede ser que la educación en casa está imponiendo un daño social al niño o niña? ¿Qué ocurre con las familias que son muy religiosas, muy espirituales? ¿Podría eso tambien ser considerado como daño social? Hemos visto a agentes de la ley, actuando con la finalidad de ejercitar desahucios por impago de impuestos. Luego… poner en cuestión la democracia, puede considerarse un daño social?

Es un ejemplo más de cómo se está actuando negativamente sobre la vida familiar, de manera que el estado pueda imponerse a través del miedo como medio de controlar la familia, No tiene nada que ver con la protección de los niños y niñas en manos de abusadores).

Estoy segura de que, a medida que se va materializando el contenido concreto de la ley, iremos conociendo más de cerca los colectivos que se oponen a ella y con ello, podremos analizar con mayor detalle sus inquietudes. Cuando las barbas del vecino ves cortar….

Anuncios

Un pensamiento en “La “ley Cenicienta” en el Reino Unido

  1. Pingback: Nuevas Leyes | Aprendendiendo con Familias

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s