La vista atrás

Casi diez años han transucrrido desde la publicación de estos textos. De una parte, la memoria de Fiscalía General de 2006, en la que se expresan los criterios de actuación de este organismo frente a los casos de absentismo escolar. De otra, un artículo publicado en prensa, en septiembre de ese mismo año, que reproduce el mismo argumento, la equiparación entre absentismo y delincuencia. En aquel momento se acababa de aprobar la LOE, en mayo de 2006. Estamos en un momento equivalente, tras unos meses de haberse aprobado la LOMCE. ¿Ha cambiado algo?

19/9/2006  RADIOGRAFÍA ESCOLAR |MEMORIA ANUAL DEL FISCAL GENERAL DEL ESTADO

7. El absentismo escolar
La preocupación de las Fiscalías por aportar soluciones, dentro de sus limitadas competencias, para el abordaje de este problema, tiene su traducción en las numerosas referencias contenidas sobre el mismo en las distintas Memorias. La gravedad del problema se ilustra por la Fiscalía de Huelva con el dato de que si atendemos a los informes de los equipos técnicos, el absentismo escolar es uno de los elementos que nos encontramos en el 90% de los casos de menores que cometen hechos delictivos. La Fiscalía del TSJ de la Comunidad Valenciana también subraya la conexión entre absentismo escolar y delincuencia juvenil.
La mayoría de las Secciones de Menores, cuando reciben la noticia de este tipo de conductas omisivas citan a los padres del menor en Fiscalía y les advierten de las posibles consecuencias penales de su comportamiento, llegando a promover una respuesta penal en forma de denuncia o de querella por delito de incumplimiento de las obligaciones familiares en caso de persistencia en la conducta. (Fiscalías de Álava, Huelva, Cáceres, Palencia, Teruel, Cantabria, Aragón, Madrid, Navarra, Cádiz)
La Fiscalía de Huelva pone de relieve que desde principios del año 2004 la Sección de Menores entabló conversaciones con los responsables de los dos Centros de Educación que mayor nivel de absentismo presentaban, los dos situados en la barriada onubense con mayores niveles de marginalidad, iniciando un plan para intentar corregirlo focalizando la intervención en una primera etapa en los alumnos de primaria, aproximadamente hasta los 12 años. Así, los Colegios remitían a la Sección de Menores informes de los menores de primaria que faltaban a clase. Desde Fiscalía, previa apertura de diligencias informativas, se remitía a los padres de los menores una carta en la que se les advertía de las consecuencias del incumplimiento de sus obligaciones para con los menores. Este modo de actuar ha cambiado debido a la interacción con las Comisiones Locales de Absentismo y la participación en la Comisión Provincial, de reciente constitución, de tal manera que los casos graves de absentismo son los únicos que se derivan a la Fiscalía de Menores. En estos supuestos una vez que el Centro educativo comunica que los menores siguen sin acudir a clase, se cita a los padres a la sede de la Fiscalía en calidad de imputados por la posible comisión de un delito de abandono de familia.
En la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura el
Fiscal ha entrado a formar parte del Consejo Escolar del Menor, perteneciente al Instituto Municipal de Bienestar Social, con el objeto de potenciar dentro del ámbito de las competencias que le son propias la escolarización de los menores.
La Fiscalía de Segovia expone la incidencia del absentismo en el colectivo de menores extranjeros en los que el desconocimiento del idioma facilita la desidia y la falta de interés para asistir al centro escolar. Fruto de la reactivación de la Comisión de Absentismo y de las denuncias presentadas por la Fiscalía en diferentes Juzgados tanto de Segovia como de la provincia, se han empezado a celebrar en el Juzgado de lo Penal los juicios derivados, habiéndose obtenido hasta tres sentencias condenatorias de padres y habiéndose reducido de manera visible el número de menores absentistas.La Fiscalía de Palencia refiere que sigue trabajando en colaboración con la Comisión de Absentismo Escolar por entender que a través de la misma puede llegarse al conocimiento de situaciones de riesgo o desprotección de menores, siendo también importante el trabajo que
con los padres se realiza desde dicha Comisión. Matiza no obstante la Fiscalía de Teruel que aplicando el principio de que la solución judicial debe de ser la última, estos problemas suelen ser derivados a los servicios sociales.
Atinadamente subraya la Fiscalía del TSJ de la Comunidad Valenciana que hay que distinguir dos supuestos: uno se da cuando son los padres del menor los que no adoptan las medidas necesarias para escolarizarlos adecuadamente, no formalizan las matriculas, no les proporcionan el material necesario, ni solicitan las ayudas existentes y no se responsabilizan de que los menores acudan diariamente al colegio o ni siquiera les despiertan, no evitan el absentismo de sus hijos o no consideran necesaria la educación de sus hijas, incumpliendo así sus obligaciones como padres. El otro supuesto se da cuando es el propio menor el que no quiere acudir a clase, lo cual puede deberse a diversos motivos, ya sea porque presenta un gran retraso escolar o simplemente porque vive de noche y durante el día duerme o porque considera que no es necesario y que ningún beneficio va a obtener de estudiar, encontrándose los padres impotentes para escolarizarlo o impedir su absentismo. Como muestra de la preocupación por el absentismo escolar y del interés en solucionarlo se refieren las diversas reuniones que la Sección de Menores ha mantenido con diversos Ayuntamientos a fin de coordinar las actuaciones respectivas, existiendo Ayuntamientos que han elaborado protocolos de actuación que culminan cuando, ante el fracaso de las diversas medidas adoptadas, se ponen los hechos en conocimiento de la Sección de Menores de la Fiscalía. En ese caso la Fiscalía, según la gravedad y circunstancias de los hechos, oficia a la Policía para que informe de los motivos del absentismo escolar y acerca de las circunstancias personales, familiares y sociales de los menores, o bien directamente cita a los padres para tomarles declaración sobre los motivos del absentismo, recordándoles su obligación de escolarizar a sus hijos como mínimo hasta los 16 años.
El problema de más difícil solución, como exponen las Fiscalías, es el que generan los menores adolescentes que se niegan a acudir a la escuela, y cuyos padres se muestran incapaces de controlar estas conductas rebeldes, supuestos en los que no hay ni abandono ni dejación de funciones por parte de los padres.
La Fiscalía del TSJ de Valencia considera que es difícil conseguir condenas por delito de abandono de familia, pues el tipo penal está anticuado y no responde a la realidad social actual, entendiendo que seria necesario concretar las competencias y el orden sucesivo y programado de intervención para adoptar medidas de las diversas instancias intervinientes y reservándose la actuación de la Fiscalía para aquellos casos que exijan un tratamiento penal.
Propone igualmente esta Fiscalía la tipificación específica de la conducta de aquellos padres que no adoptan las medidas necesarias para escolarizar a sus hijos, bien como una falta cuando se trata de situaciones menos graves y de hechos aislados o bien como delito en los casos más graves, dotando al delito ya existente de abandono de familia de un contenido mas acorde con el contexto actual. También considera esta Fiscalía que habría que comenzar a reflexionar sobre la conveniencia de tipificar como infracción penal el incumplimiento por parte del menor de su obligación de formarse y de acudir al centro
educativo.
Da cuenta la Fiscalía de Córdoba de que en el mes de noviembre se constituyó la Comisión Provincial de Absentismo, en la Delegación Provincial de Educación de la Junta de Andalucía, habiéndose elaborado un protocolo de actuación. También la Fiscalía de Sevilla informa de la creación a nivel Provincial mediante Orden de 19 de septiembre de 2005 de la Comisión para la prevención, seguimiento y control de absentismo escolar y la falta de escolarización, participando en ella un Fiscal de menores, existiendo importantes proyectos para controlar determinadas zonas de la Provincia con importante nivel de absentismo de chicos menores de catorce años o de chicos sin escolarizar.
Se pretende que los centros escolares actúen con unidad de criterio frente a los padres y frente a los propios menores. Considera la Fiscalía de Huesca que al menos la conciencia de que el Ministerio Fiscal se preocupa por el cumplimiento de las obligaciones educativas ayuda, en alguna medida, a corregir la tendencia al abandono de toda actividad escolar. Igualmente el contacto directo con las familias permite, además, detectar situaciones que pudieran ser tributarias de intervención administrativa por lo que en esos casos se pone en conocimiento del servicio competente para su estudio y adopción, en su caso, de las medidas de protección adecuadas. Esta Fiscalía subraya la necesidad de evitar la demora en la puesta en conocimiento de la situación de absentismo para evitar intervenciones tardías cercanas al final de curso con la consiguiente pérdida de eficaciade la intervención.
La Fiscalía del TSJ del País Vasco expone su protocolo de intervenciónen estos casos derivados bien por la Delegación de Educación bien por otros conductos: a) citación a la familia y al hijo o hija absentistas o desescolarizados, b) seguimiento durante tres meses para valorar la evolución, contando con la información aportada por el Centro escolar, y c) posterior evaluación de la situación para cerrar el caso o denunciarlo al Juzgado. La Delegación de Educación es informada por la Fiscalía de las gestiones realizadas con cada expediente.
También la Fiscalía del TSJ de Cataluña pone de relieve como problema específico el que plantean algunas etnias que no permiten la intervención externa y que se rigen por un código propio. Aunque se han observado cambios positivos todavía se plantean problemas. En estos casos se interviene desde distintos frentes sociales y solo cuando éstos fracasan se interesa la actuación de la fiscalía, la cual solicita del Juzgado correspondiente una resolución al amparo de lo previsto en los artículos 134.2 y 331 del Código de Familia, Ley 9/1998 de 15 de julio, y artículo 158 del Código Civil. Hasta el momento actual y de las actuaciones realizadas, cabe señalar que una vez realizada la petición ante el Juzgado, los menores han sido acompañados a la escuela sin necesidad de requerir a los padres judicialmente.

 

La fiscalía alerta de que el absentismo lleva a delinquir

  1. • Los fiscales de Valencia piden que esta conducta se tipifique como delito
  2. • Tres padres han sido condenados por no escolarizar a sus hijos en Segovia

Protesta de padres que no escolarizan a sus hijos, la semana pasada, en Barcelona. Foto: RICARD CUGAT

MÁS INFORMACIÓN

MARGARITA BATALLAS
MADRID

La fiscalía de Valencia, según se recoge en la memoria anual que la Fiscalía General del Estado presentó ayer en Madrid, reclama que se tipifique como delito la conducta de los padres que no adoptan las medidas necesarias para escolarizar a sus hijos y el incumplimiento por parte del menor de su obligación de acudir al centro educativo. Es una demanda planteada de forma particular desde Valencia. Desde el conjunto de España –añade el informe anual– son muchos más, sin embargo, los fiscales que subrayan la importancia del absentismo escolar. En un 90% de los casos es un factor que convierte a los menores en delincuentes.
La propuesta de Valencia surge tras constatar la dificultad que tienen los fiscales para que los niños, al menos hasta los 16 años, acudan a la escuela. Hasta ahora, tan solo la fiscalía de Segovia ha logrado tres condenas contra padres por no escolarizar a sus hijos al aplicar un delito de abandono de familia. Un tipo penal “anticuado y que no responde a la realidad social”, según los fiscales valencianos.

FORMAS DE ABSENTISMO
En la memoria, se explica que existen dos tipos de absentismo escolar: el de los padres que no matriculan a sus hijos –“ni solicitan ayudas ni se responsabilizan de que acudan diariamente al colegio o ni siquiera los despiertan para ir a clase”–, y el de los hijos que se niegan a asistir a la escuela porque “presentan un gran retraso escolar, viven de noche y durante el día duermen, o porque consideran que no es necesario”.
Ante esta situación, la fiscalía ha decidido tomar cartas en el asunto y en la mayoría de las secciones de menores se cita a los padres de los niños para advertirles del absentismo de sus hijos y de las consecuencias penales de esa conducta.

FAMILIAS DE TODO TIPO
Sin embargo, esta medida no acaba con el problema, que tanto afecta a los hijos de inmigrantes como a familias “normalizadas e integradas socialmente”, pero cuyos padres están desbordados “por los problemas que plantean las educación de sus hijos porque carecen de las habilidades necesarias y son incapaces de mantener una mínima convivencia”.

La educación como derecho-deber de los padres.

La decisión de una juez de Valen­cia de ordenar la escolarización de un adolescente de ocho años de edad, cuyos padres pretendían educarlo en su propio domicilio, y declarar al tiempo inviable la exi­gencia de los presuntos derechos constitucionales que los padres re­clamaron (su libertad a elegir el sistema educativo) está basada en una interpretación razonada y coherente de nuestro ordenamien­to jurídico.

Avalada por el criterio de la Fiscalía de Menores, la ma­gistrada recuerda que este supues­to no está reconocido en nuestro país y subraya que la educación tiene un doble sentido para los pa­dres como deber y derecho. En el primero de los sentidos, la juez de­fiende el papel de los poderes pú­blicos para garantizar la igualdad de los ciudadanos, especialmente en casos en que el sujeto (el niño) no puede elegir por sí mismo. Por otro lado, defiende la prioridad que la estabilidad y el beneficio del menor tiene para los juzgadores.

Finalmente recuerda que este mo­delo no nos es propio y que al­guien debe velar porque el mínimo aprendizaje de un adolescente en nuestra sociedad se vea garantiza­do como herramienta adecuada para su educación y su libertad. Una decisión que, con toda seguri­dad, marcará jusrisprudencia.

Anuncios

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s