Dejar de educar en casa: 10 razones

Se ha hablado mucho de las razones por las que las familias deciden dejar de educar en casa para recurrir de  nuevo al sistema escolar con la finalidad de complementar la formación académica de sus hijos e hijas.

En cierta ocasión pensé que podría dedicar uno de los libros de la Serie 10 a este tema, y me puse a diseñar y enumerar las 10 razones, que en mi observación han resultado fundamentales a la hora de volver a escolarizar:

hard times1. La presión de terceros, de la familia, la presión social, de amigos y terceros que plantan la semilla de la duda en la familia que ha optado por hacer algo tan distinto a la corriente generalizada.
2. Una sensación de aislamiento que puede crear una angustia generalizada en la familia. Si esa sensación de aislamiento hace mella en el niño o niña según va creciendo, puede hacer que éste exprese su deseo de ir o volver en su caso a la escuela.
3. Falta de tiempo de los padres. Bien sabido es que educar en casa es una forma de vida exigente para con el tiempo libre de los padres. Los padres, que al no poder confiar en la delegación cedida, del mismo modo que lo hacen en la delegación que quienes han escolarizado, sienten constantemente la invasión de la formación de sus hijos e hijas en todos y cada uno de los aspectos de la vida familiar y cotidiana, haciendo que se sienta que “ha desaparecido” el tiempo de desconexión del que gozaban antes de educar en casa.
4. Falta de recursos humanos, falta de ideas y de planificación de los recursos con los que se cuenta. A menudo es únicamente una persona la que se encarga de la formación de los hijos e hijas que se están educando en casa, y la imposibilidad en algunos casos de acudir a ayuda profesional remunerada, hace que se sienta que no se cuentan con los recursos suficientes para hacer frente a la tarea, que unido a la falta de tiempo produce frustración y falta de confianza en quien se encarga de la tarea.
5. Problemas económicos. Muchas veces nos hemos referido a la dificultad que para muchas familias supone el hecho de haber tenido que renunciar a un trabajo remunerado fura del hogar. Esta dificultad económica, en ciertas circunstancias puede ser insalvable y obligue a quien se encargaba de la educación en casa a volver al mercado de trabajo remunerado fuera del hogar, lo que hará imposible la educación en casa.
6. Una sensación de presión por la obtención o no de los resultados académicos que se esperan de los chicos y chicas de esa edad.
7. La naturaleza agotadora del homeschool, que puede llevar a arrojar la toalla a quien lo estaba haciendo, sobre todo si la tarea se realiza en solitario
8. La obtención de títulos oficiales
9. Problemas legales, cuando éstos conllevan una seria amenaza para la familia
10. La conveniencia de un aprendizaje con menores de su misma edad en un centro escolar, a menudo, a petición del propio niño o niña que añora esa vida comunal con otros niños y niñas en el colegio.

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s