Familias que “hacen cola” por entrar en proyectos de educación activa

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Maria jesús Ibáñez. Barcelona Lunes, 25 de abril del 2016

Unas 300 familias han empezado a organizar una plataforma para reclamar a las administraciones que amplíen la oferta de plazas en escuelas que trabajan con metodologías educativas innovadoras, después de que sus hijos hayan quedado excluidos, en la preinscripción para el curso 2016-2017, de alguno de estos centros, sobre todo en la ciudad de Barcelona. “Las escuelas de carácter no directivo, vivas, activas, abiertas, participativas, sin exámenes ni deberes, están cada vez más demandadas“, aseguran estos padres. En las próximas semanas van a solicitar una reunión con las autoridades educativas, a las que exigirán “una alternativa”, han anunciado.

Esta noticia está relacionada con esta otra de hace tres años “Escuelas activas que echan el cierre”.

Los recortes han llevado al cierre de centros

“Además de coincidir en sus proyectos educativos, estos cuatro centros también forman parte de la lista de escuelas que la Generalitat ha anunciado que cerrará durante los próximos años. A partir de este verano se clausurarán cuatro: una desaparecerá de golpe (Can Montllor); mientras que otras tres lo harán progresivamente. Estas son Vilamagore, El Castell (Tona), Sant Baldiri (en Lliçà d’Amunt) y Gil Cristià (La Selva de Camp). En la cuerda floja hay cuatro más (Xarau de Cerdanyola del Vallès, Escola Llar de Olot, el Pau Vila de Granollers y Encarnació Fonoll de Dosrius), que se juegan su continuidad en las inscripciones que consigan. A estas hay que sumar las 10, ya desmanteladas este curso.

Para el curso 2014-15 ya está previsto el desmantelamiento de las escuelas de Poblenou (Pineda de Mar) y Els Aigüerols (Santa Perpètua de Mogoda), más otras que la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, pueda anunciar de aquí a un año. En total, una veintena de centros afectados”.

Rigau siempre se escuda en el descenso de la demografía para cerrar escuelas. El argumento no consuela a las familias ni a los sindicatos, que ven motivos básicamente económicos. En el caso de los colegios de Can Montllor o Xarau, la Generalitat debería desembolsar una buena cantidad de dinero para construirles un edificio. La primera se ubica en unas instalaciones que se están quedando pequeñas a medida que esta nueva escuela de tres años va creciendo, mientras que en el segundo caso el edificio es demasiado viejo y tiene problemas de mantenimiento.

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s