Lo del “cachete a tiempo” era un patraña

Según este estudio “Spanking and child outcomes. Old controversies and new meta Analyses de Gershoff, Elizabeth T. y Grogan-Kaylor, Andrew

spanj¡king

Fuente El País  “Un cachete a tiempo…tiene los efectos opuestos a los que buscas” Carolina García, 3 de mayo de 2016

La Asociación Americana de Pediatría, añade estos consejos:

1. Póngase en el lugar de su hijo. Usted debería ser consciente de sus límites. Tal vez lo que usted entiende como mala conducta, puede ser, simplemente, que el pequeño no entienda la diferencia entre bien o mal o no pueda hacer lo que usted le demanda.

2. Piense antes de actuar. Si necesita respirar cinco segundos, hágalo. Luego actúe y cuando siente una regla sea consecuente y cúmplala hasta el final.

3. No ceda. Si su pequeño llora en el supermercado porque quiere caramelos, no se los dé para parar el llanto, aunque sea fuerte. Si no, la proxima vez su hijo actuará de la misma manera. Que no nos pueda el cansancio.

4. Cree rituales que los pequeños entiendan. A los niños les facilita mucho saber lo que va a ocurrir después. Si saben que hay una hora de tele, no se debería superar ese tiempo nunca. “Romper la rutina hace que muchas veces los niños se aprovechen y nos pongan a prueba”, aseguran los expertos.

5. Preste atención a los sentimientos de su hijo. Intente buscar patrones que se repitan y así será capaz de reconocer lo que le dice su hijo y actuar en consecuencia.

6. Aprenda de sus errores. “Si no consigue controlar bien una situación, no se preocupe por ello”, aseguran desde el organismo. “Intente pensar como lo habría hecho de otra manera y trate de hacerlo mejor la próxima vez”.

7. Pida perdón. Si siente que se ha equivocado, discúlpese. Hacerlo mejorará la relación con su pequeño y crea un modelo de actuación.

 

Acerca de madalen

Profesora de Derecho Civil de la EHU-UPV

Un pensamiento en “Lo del “cachete a tiempo” era un patraña

  1. No he leido el artículo de El País, pero he visto algunos comentarios (para tener ideas acertadas de las cosas, lo mejor es leer las varias opiniones de los lectores, y uno la única del medio que sea).
    NO ESTOY DE ACUERDO con la idea central. Los cachetes ayudan, claro que sí. Mi padre nos pegó a veces con el cinturón a mis hermanas y a mí, y no estamos traumadas ni nos ha pasado nada. MI madre, que fue maestra de primaria en los años 60 y 70, tenía permiso para pegarles a las alumnas en la mano con una regla. Y nadie se quejaba, y los colegios funcionaban mejor que ahora.
    El problema es que hay padres que dan cachetes sin dar amor, o sin orfrecer el contexto adecuado, o sin explicarles a los hijos. Conozco a muchas familias, en varios países, que les pegan a sus hijos, y luego les abrazan. Y esos niños son alegres, tienen buen carácter, y están muy bien educados.
    Los psicólogos progres no tienen nada que decirnos a los padres. El modo de disciplinar a los hijos debe ser elegido libremente.

    Carolina Jackson

Deja un comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s