Tu hijo va mal en el colegio y la culpa es tuya

JESÚS ROGERO GARCÍA Profesor de Sociología en la Universidad Autónoma de Madrid. Ha investigado y publicado sobre cuidado de adultos dependientes, educación, cuidado de niños y usos del tiempo.
En  http://agendapublica.es/ escribe una reflexión sobre el cambio de responsabilidades que se esta viviendo en la sociedad y que viene a estar refrendado por la nueva ley de educación LOMCE, parte su reflexión del Art. 1, párrafo h bis de la actual ley, pero también subraya las contradiciones de esta respecto a la libertad real de los progenitores para elegir la educación de sus hijos. Aunque no hace mención expresa de la opción de la educación en casa, puede servirnos su artículo para argumentar nuestra opción frente a la legalidad vigente.

Desde hace años, se está produciendo un cambio en relación con la educación obligatoria que, a mi juicio, está pasando desapercibido y tiene consecuencias importantes. Se resume en lo siguiente: a la familia cada vez se le exige más y al Estado, menos. No me malinterpreten. No es un juicio sobre el desempeño de los padres, madres o docentes en particular. Se trata de una tendencia general que les trasciende y a la que, inevitablemente, todos se adaptan. Trataré de argumentar esta idea.

Este cambio se refleja en los textos legales. La LOMCE añade, como nuevo principio inspirador, “el reconocimiento del papel que corresponde a los padres, madres y tutores legales como primeros responsables de la educación de sus hijos” (art. 1, párrafo h bis). Esta declaración, que descontextualizada parece poco discutible, se establece por primera vez como una referencia básica para articular el sistema educativo. Nadie pone en cuestión, como refleja el Código Civil (art. 154), que los padres son responsables del cuidado y de la educación de los hijos, en un sentido amplio. Sin embargo, la LOMCE no se refiere a la educación en términos generales, sino a aquella que se provee desde el sistema público. De este modo, la responsabilidad última de la educación obligatoria se traslada a la familia, y de ella quedan eximidas las administraciones públicas.

La LOMCE sustituye también un punto de la LOE que decía: “La finalidad de la Educación Primaria es proporcionar a todos los niños y niñas una educación (…)”, por este otro: “La finalidad de la Educación Primaria es facilitar a los alumnos y alumnas los aprendizajes (…)” (art. 16, punto 2). No es una sustitución baladí. El espíritu del legislador parece ser el mismo que antes pero más allá del significativo cambio de educación por aprendizaje (cuyas implicaciones dejo para los pedagogos), el sistema educativo ya no se compromete aproporcionar, sino a facilitar. Son las familias, como “primeros responsables”, las encargadas de garantizar el derecho a la educación. En pocas palabras, lo que nos dice la ley es que, si tu hijo/a va mal en la escuela, la culpa es tuya; nosotros lo intentamos, pero usted no puso el empeño y los recursos suficientes para que las cosas salieran bien.

Esta delegación de funciones educativas por parte del Estado en la familia se refleja en tres aspectos:

Primero, las exigencias económicas para cubrir la escolarización obligatoria y (supuestamente) gratuita son cada vez mayores. Entre 2007 y 2012 el gasto de las familias en material, libros de texto, comedor y transporte en educación infantil, primaria y secundaria aumentó un 30% en los centros públicos y un 15% en los concertados. Este incremento no es resultado, como se ha afirmado en alguna ocasión, de la voluntad de los padres, sino de la desatención pública de necesidades básicas del alumnado.

Segundo, las familias y los alumnos soportan más presión y más estrés. Esta presión proviene del aumento de los contenidos curriculares a partir de la LOMCE, de la introducción de pruebas externas a lo largo de la educación obligatoria y de la expansión de programas bilingües en inglés introducidos con calzador. Es previsible que estas medidas impliquen más tiempo de estudio fuera de la escuela a edades cada vez más tempranas, aun cuando los estudiantes españoles dedican ya a deberes o clases de refuerzo una media de 8 horas y 56 minutos, muy lejos del promedio de la OCDE, con 6 horas y 9 minutos. Estas tareas suelen consistir en ejercicios para reforzar contenidos que en la escuela no da tiempo a fijar. Sin embargo, muchos padres no disponen de los conocimientos, las habilidades y/o el tiempo suficientes para ayudar a sus hijos. Un recurso frecuente, especialmente en los centros bilingües, es acudir a academias o clases particulares de refuerzo, con el coste que conllevan.

Por su parte, la excesiva presencia de pruebas externas a lo largo del sistema educativo implica no solo la fiscalización permanente del trabajo de los docentes y de los estudiantes (cuyos beneficios son dudosos), sino también de la labor familiar. Conviene recordar que la ansiedadante los estudios también es particularmente alta en nuestro país: en 2012, el 41% de los estudiantes de 15 años dijo sentirse nervioso al resolver un problema de matemáticas, por el 31% del promedio de la OCDE. Ambos, deberes y ansiedad, condicionan intensamente la vida cotidiana y el bienestar familiar. Mientras los deberes no se han demostrado eficaces para aumentar el rendimiento (especialmente, en educación primaria), sí parece claro que la ansiedad lo reduce.

Tercero, se ha atribuido a las familias la responsabilidad de elegir un centro educativo para sus hijos, aun cuando la información es insuficiente y el acceso de las familias a los diferentes centros muy desigual, bien porque no pueden asumir el coste, porque profesan creencias diferentes o porque carecen de las habilidades requeridas para seguir el proceso educativo de sus hijos, como el manejo del inglés. La LOMCE expresa esta nueva responsabilidad como un derecho, introduciendo otro nuevo principio inspirador del sistema educativo: “La libertad de enseñanza, que reconozca el derecho de los padres, madres y tutores legales a elegir el tipo de educación y el centro para sus hijos, en el marco de los principios constitucionales” (art. 1, par. q).

La idea de libertad de elección se combina con la voluntad de “garantizar el protagonismo de los padres en la educación de sus hijos, incluyendo también la perspectiva de familia en los centros escolares” (programa electoral del PP, Elecciones Generales 2015). Paradójicamente, la LOMCE eliminó los Consejos Escolares, en los que están representadas las familias, como órganos con capacidad de decisión en los centros. Entonces, ¿a qué se refieren con garantizar el protagonismo de los padres e incluir la perspectiva de familia? De nuevo, al mero acto de elegir colegio o instituto. Sin embargo, este derecho esconde para las familias un nuevo requerimiento: elegir acertadamente el centro educativo. El peso de la responsabilidad sobre el éxito o el fracaso en la educación obligatoria se traslada, una vez más, a las familias.

En síntesis, los padres pagan más por la educación obligatoria, dedican excesivos recursos (tiempo y dinero) a enseñar aprendizajes escolares a sus hijos fuera del horario lectivo y asumen más responsabilidades en la elección de centro. Es así como el Estado descarga buena parte de la garantía del derecho a la educación en otro agente que, en muchos casos, no tiene capacidad para garantizarlo ni desarrollarlo. Se trata de pasos sigilosos, pero firmes, hacia la mutación de un derecho universal que debe garantizar el Estado en un bien de mercado, condicionado por los recursos económicos y culturales de cada uno.

El homeschooling en el programa electoral de EQUO

ProgramaEQUO2015El partido político EQUO ha terminado su programa electoral el pasado fin de semana. Estas son las propuestas definitivas que defenderá al llegar al Parlamento.
Lo que es relevante para la opción de educar en casa se encuentra en el capitulo 5.

Capítulo 5 Asegurar los derechos

  • Salud
  • Educación
  • Crianza y cuidados
  • Vivienda
  • Servicios sociales
  • Seguridad social y renta básica
  • Bienestar animal y derechos de los animales

En el apartado dedicado a Educación dice: “Reconoceremos el derecho a la educación en casa y regularemos esta opción educativa”

Serie 10… ¿hacemos un libro coral?

anuncio-MadalenDesde que Madalen comenzó con la serie 10 sabíamos que llegaría este momento. El momento de poner nuestro granito de arena. Por ahora Madalen ha escrito 7 libros, pero para completar la serie la propuesta era 10 libros con 10 items. Dos de estos libros pueden ser propuestas colectivas, esos libros son:

  • 10 cuentos para niñ@s que se educan en casa
  • 10 películas donde ves homeschoolers

Yo me lanzo a colaborar en el libro de los cuentos, pero lo ideal sería que fuera una creación colectiva, a muchas voces, con muchas sensibilidades.
Sticker-Madalen

¿Y qué esperamos? Pues tampoco nosotras lo sabemos en realidad. Esperamos historias nacidas de la experiencia, historias soñadas con nuestros hij@s o inspiradas en el día a día.

Os comparto el comienzo del relato que me ha nacido a mi al pensar en este libro.

Lulú y mi papá

– ¡Si es que no se puede ser más guapa! – le dice mi padre a Lulú todas las mañanas cuando ella viene a despertarnos.

A mi padre le gusta que lo despierte Lulú porque le da besos suavecitos en las manos y en la cabeza. Dice mi padre que eso es menos traumático que el despertador.

Yo creo que desde que Lulú vive con nosotras mi padre está mucho más contento, pero lo que no entiendo es, por qué le miente.

Lulú es una perra de raza pitbull que estaba perdida en la ciudad.

Yo jugaba con mis amigas en el parque cuando la vi, tenía una herida en el ojo derecho, estaba un poco sucia y sobre todo estaba muy asustada. Para que se quedara conmigo le ofrecí las avellanas de mi merienda, y se las comió todas. La madre de mis amigas, estaba tan asustada como Lulú y decia: “Es un perro peligroso y puede contagiarte alguna enfermedad. No te acerques”, pero yo no le hacia mucho caso, yo sabía que cuando llegara mi papá íbamos a encontrar una buena solución.

Mi papá la miró y exclamo: “¡es una perra preciosa! Creo que se llama Lulú.” eso fue todo. La llevamos a casa, y después de bañarla la llevamos al veterinario, pero su ojo estaba muy mal y ya no se pudo arreglar.

En mi casa todas las mañanas son iguales. Mi padre le da el desayuno a Lulú antes que a nadie, y la saca a dar una vuelta para que haga pis, para que haga caca y para que se eche una carrera. Después entran en casa y se ocupan de todo lo demás.

A mí eso me viene muy bien, porque así puedo quedarme en la cama con mi gatita Lizzy que es la gatita más bonita del mundo, Lizzy y yo tenemos la misma edad.

Cuando mi padre cocina, Lulú se sienta a mirarle con su único ojo grande, dulce y redondo. Se queda cerquita, por si le toca algo. La verdad es que no hay nada que no le guste a Lulú, el pan, la sandía, el cuscus …

Una tarde a la semana, mi padre y yo le hacemos galletas saladas al aceite de oliva, para darle premios cuando salimos de paseo y cuando volvemos a casa, también para la noche cuando contamos cuentos. Hay que darle galletas saladas para que no interrumpa. Mi padre hace la mezcla y yo la amaso. Lulú nos observa atenta y estoy segura que por el olor sabe que son las suyas, aunque cada vez las hacemos diferentes.

 

 

Datos sobre Home-schooling en USA

La revista digital NC Register (una publicación católica) de Estados Unidos, pública los datos estadísticos que ofrece el Centro Nacional de Educación (NCES)  según los cuales entre 2003 y 2012 el número de niños educados en casa sin escolarizar entre 5 y 17 años pasó de 1,09 millones a 1,77 millones, lo cual supone un 3,4% de la población en edad escolar y un incremento del 62% en una década.

Las razones para educar en familia se han diversificado y así el 91% de los padres muestran su preocupación por la convivencia dentro de la escuela pública, el 77% hablan de la educación en valores y el 74% muestran su deseo de ofrecer conocimientos académicos de calidad. Mientras que quienes hablan de su deseo de dar una enseñanza religiosa conforme a su fe ha bajado a un 64%, seguido por el 44% que desean una pedagogía alternativa para sus hijos.

Pueden leer el artículo completo AQUÍ

EstadisticasUSA2012

Educación de andar por casa

Artículo sobre la actualidad del homeschooling en España, en el diario MalagaHoy

El ‘homeschooling’ o enseñanza en el hogar no está reconocido en el sistema español, aunque tanto las familias como algunos expertos solicitan su inclusión.

Lo primero que hacen Mamen González y David Sánchez cada mañana es desayunar con su hijo, de once años, y su hija, de cinco. Con el estómago lleno, el niño retoma su proyecto de robótica realizado con piezas de Lego o se dedica a programar en la plataforma de hardware libre Arduino. Mientras, su hermana realiza manualidades y juegos didácticos. Hasta aquí todo normal, aunque los conceptos informáticos que maneja el primogénito de estos cordobeses sean muy innovadores. La diferencia principal radica en que estos niños se forman en su casa desde que sus padres decidieron unirse al método homeschooling, es decir, educación en el hogar.

“Creemos que podemos conseguir un aprendizaje mucho más personalizado y adaptado al ritmo del niño”, apunta González, que conoció el modelo hace ahora seis años a través de una familia que ya lo practicaba. “Nos informamos mucho y leímos a estudiosos como Jean Piaget, María Montessori y Howard Gadner, entre otros, hasta que finalmente decidimos desescolarizar a nuestro hijo mayor cuando estaba en el tercer curso de Primaria”, recuerda esta madre cordobesa. Aquello fue hace tres años, cuando la pequeña de esta familia no había entrado en el sistema, por lo que sólo conoce el homeschooling como forma de educación y según cuenta González, siempre que les preguntan sobre el tema, los niños les contestan que prefieren continuar. “Teníamos otra visión sobre la educación de nuestros hijos y creemos que con las posibilidades de la era de la información es factible llevar a cabo este proyecto”

Es factible, pero muy minoritario, puesto que no hay datos de seguimiento a nivel nacional y mucho menos autonómico, aunque se estima que hay unas 2.000 familias en todo el país. Además, la legislación española no permite el método de forma explícita, aunque tampoco lo prohíbe. España se encuentra entre los países que permite que un menor se forme fuera del sistema convencional en casos de enfermedad, pero el cuerpo normativo está lejos del francés -que avala el homeschooling desde finales del siglo XIX con un control muy estricto- y del norteamericano, que da mayor libertad a los padres que optan por educar a sus hijos en el hogar.

La regularización es una de las mayores reivindicaciones del colectivo, que se agrupa en entidades como la Asociación de Libre Educación (ALE), y el catedrático de Teoría de la Eduación Luis Núñez Cubero está de acuerdo con esta tesis. “La ley debe contemplar todas las posibilidades, aunque siempre respetando los principios de equidad”, apunta este profesor emérito de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla. Núñez Cubero optaría por el método galo, que establece controles sociales y pedagógicos llevados a cabo por la administración e inspectores de educación, respectivamente.

Con un examen parecido se encontró la familia Sánchez González, aunque en España no exista un protocolo establecido. El mayor de sus hijos dejó la escuela “con previo aviso por escrito justificando los motivos al centro educativo donde estaba matriculado” y posteriormente han mantenido un dialogo “cordial” con el equipo directivo”. Sin embargo estos cordobeses siguen a día de hoy bajo el examen de los servicios sociales municipales del distrito donde residen. “En algunos casos se realizan las mismas acciones por absentismo escolar sin causa justificada a las familias que educan de forma responsable a sus hijos en el hogar, considerándonos conflictivos, cuando se trata de lo contrario”, señala González, que explica que por este motivo necesitan que se normalice su opción educativa. Además, asegura no estar en contra del sistema convencional: “Si nuestra situación familiar no nos permite cumplir nuestros deseos, volveremos a escolarizar a nuestros hijos sin problemas”.

A pesar de que el profesor Núñez Cubero se muestra a favor de la escuela tradicional “porque prepara a los niños para la vida que se van a encontrar después”, reconoce que el homeschooling tiene elementos positivos, como la responsabilidad que adquieren estos padres en la educación de sus hijos. “Hay familias que dejan la enseñanza en manos del colegio por falta de tiempo y es positivo que haya gente que se implique de esta forma”, apostilla el catedrático, que también considera un beneficio el mayor control a los menores que permite este método de enseñanza frente a una escuela actual que absorbe “los problemas de una sociedad acelerada”.

Pero el catedrático de Teoría de la Educación considera que, al igual que el sistema tradicional tiene deficiencias, la educación en el hogar tiene como principal punto negro la falta de socialización. “Hay que tener en cuenta la riqueza que reporta el encuentro y la resolución de conflictos”, apunta Núñez Cubero. Las actividades extraescolares y las relaciones con familiares y amigos son la solución que ha buscado la familia Sánchez González a este problema, junto con las excursiones a museos y otras ciudades, que también les permiten conocer otras formas de vida. “Aunque nuestro sistema parte del hogar, donde menos tiempo estamos es en casa”, cuenta Mamen González, que incide en que su grupo de amistades ha aumentado desde que desescolarizó a su hijo mayor gracias al contacto con otros padres que también tomaron esta decisión.

Otra de las ventajas que encuentra la familia cordobesa es el componente motivacional del homeschooling. “Aprenden haciendo lo que les gusta y en caso contrario, buscamos un método de que reciba el mismo conocimiento sin aburrirse”, detalla González. La postura de Núñez Cubero choca en este punto, pues considera que también se recibe formación a través de las experiencias negativas. “La vida es sancionadora y normativa y creo que este modelo puede ser más blando, puesto que el referente ante el que se responde [los padres] tiene mayor confianza con el menor”, señala el experto, que sin embargo insiste en su dictamen positivo respecto a recoger el homeschooling en el sistema educativo español. Una reivindicación que comparten los padres que optan por educar a sus hijos en casa.

La tesis doctoral de Carmen Márquez Vázquez

En la edición para Andalucía de ElDiario.es se han hecho eco del trabajo de investigación de Carmen Márquez Vázquez para su tesis doctoral.

Ha trabajando con alumnado de ESO en Huelva durante el curso escolar 2010/11 (18.814 alumnos/as). Del total de centros educativos de la provincia seleccionó 11, clasificados previamente en función del volumen total del alumnado, la tasa de promoción educativa del municipio y el absentismo escolar registrado por el centro. Con todo ello, tuvo acceso a una muestra de 206 alumnos y 11 equipos de profesionales educativos (directivos y docentes).

La edad media del alumnado se sitúa en los 14,8 años, edad calificada por algunos autores como de alto riesgo de aparición de problemáticas escolares. Además, con una incidencia de la inmigración del 11,2% del total de los estudiantes. La mayor parte de este grupo de alumnos procede fundamentalmente de la UE comunitaria (en particular de Rumania y Polonia), seguidos de los estudiantes procedentes de América Latina (en concreto de Brasil, Colombia y Venezuela) y en menor proporción de Marruecos.

Los resultados del estudio son ciertamente llamativos, pero el principal titular es que nada influye más en un buen expediente académico que lo que los niños hacen en sus casa de puertas para adentro. Ni el nivel económico, ni la calidad presupuesta del centro educativo, ni ningún otro concepto es más positivo para el niño que contar con un apoyo para sus tareas dentro de casa.

Pueden leer el articulo completo en este enlace: http://www.eldiario.es/andalucia/universidad/investigadora-onubense-demuestra-garantiza-implicacion_0_333516952.html

Oviedo: El PSOE pide crear una figura policial para controlar el absentismo escolar

En el periódico “La nueva España” apareció ayer 8 de octubre esta noticia. No he podido encontrar la resolución a la que se ha llegado, pero en cuanto la encuentre, la compartiré.

La concejala del Grupo municipal Socialista en el Ayuntamiento de Oviedo, Laura Díez Prieto, presentará mañana en la reunión de la Comisión municipal de absentismo escolar una propuesta para que el Ayuntamiento implante la figura del “policía tutor”.

Se trata de una función que ya funciona en otros municipios españoles “con notable éxito” según explicó la edil. La llevan a cabo agentes de la Policía Local con formación específica en acoso escolar y que intervienen una vez que tienen conocimiento de los casos de absentismo, bien por parte del centro, -con el que mantiene contacto periódico-, bien a través de la víctima, sus padres o tutores legales, o bien a través de las redes sociales.

Una vez tiene conocimiento de los hechos, el agente realiza un seguimiento del caso, presta su asesoramiento profesional, puede interponer denuncias y según la gravedad del hecho comunicarlo a la Fiscalía de Menores.

Según Laura Díez Prieto, el policía-tutor contribuiría en Oviedo a seguir aminorando las tasas de absentismo escolar, que en el curso 2013/2014 disminuyeron en 39,09 puntos, gracias a la coordinación y la colaboración entre los centros escolares del municipio y los Servicios Sociales del Ayuntamiento.

II Jornadas Educación Libre Hervás

JornadasHervás

El fin de semana pasado,  16, 17 y 18 de mayo, estuve en las II Jornadas de Educación Libre organizadas por el Ateneo Libertario de Hervás.  En el espectacular valle del Ambroz.

El programa era amplio,  y además de conferencias y mesas redondas, había talleres de tipo práctico, para que tanto madres/padres como educadores o adultos en relación con la infancia tuvieran herramientas prácticas con las que afrontar situaciones que tradicionalmente son conflictivas, tanto en lo personal como en lo administrativo.

Las jornadas las abrió la tarde del viernes con Antonio de ALE con una introducción a la asociación y su funcionamiento, y continuo con una mesa redonda donde Juan Carlos dio su testimonio como padre y Carmen hablo como representante de una escuela a distancia que tiene 100 alumn@s matriculados en su oficina de representación en España.

El sábado fue lo más emocionante, cuatro horas con Jason Preater, maestro en Summerhill (www.summerhillschool.co.uk) para poder sacarle todo el jugo.  Aunque debo confesar que yo abandone esa charla para acudir al taller de Inteligencia Emocional, donde nos explicaban que son y como evolucionan las emociones con Aurem y Edu de Adcorem (www.adcorem.com).

Y mientras Jason Preater contunuaba hablando, se produjo la presentación de nuevos proyectos educativos surgidos en los dos últimos años en el territorio nacional.

Y llegada la hora de comer, nos fuimos al parque y disfrutamos de una nutritiva comida vegetariana (con huevo opcional) al precio de 4 euro, que ayudaba a cubir los gastos de las jornadas y a apoyar el proyecto de educación libre que existe en Hervás: Avellana.

La tarde fue para la escuela libre Paideia, que lleva funcionando desde 1978 lo que la convierte en la más antigua en el territorio español.
Pero con ludoteca y con banco de trueque en paralelo.

Y la guinda llego el domingo, con la presentación (espectacular) que hicieron las familias de la escuela publica  CEIP VITAL ALSAR de Santander (Cantabria). Para mi fue lo mejor de las jornadas, por la honestidad de sus voces (madres, padres, hijos e hijas) que no omitieron en ningún momento de su recorrido, las debilidades, los miedos y los muros que han ido encontrado a lo largo de estos cinco años que llevan trabajando duro para tener la escuela de sus sueños, dentro de la escuela pública. Pueden seguir su andadura en facebook.

Estaba previsto tener una reunión de la Red de Apoyo Mutuo para alternativas educativas (RAMAE), pero finalmente no puedo ser debido a razones de salud de la persona que viajaba desde Madrid, de modo que quedo pospuesta al mes de agosto durante el encuentro de verano de ALE, pueden saber más en el blog ALE en red.

II encuentro organizado por MEL Portugal

Imagen

El encuentro organizado por MEL ( http://www.educacaolivre.pt/mel/) tuvo lugar el fin de semana del 26 y 27 de octubre. En esta nueva convocatoria también nos han invitado a hablar sobre la escuela norteamericana a la que representamos en España y Portugal, sobre como puede funcionar dentro del marco legislativo portugues, donde la educación en el hogar (ensino domestico) esta regulada en la ley, pero la educación a distancia ha quedado en una especie de limbo tras la desaparición de la teleescola.

El lugar elegido era realmente perfecto, y era sobrecogedor estar allí, en medio del sosiego de los portugueses. Sus voces suaves, el orden en la organización, la puntualidad para cumplir con el horario establecido.

Nosotros llegamos antes del almuerzo, cuando trabajaban en tres talleres diferentes: uno para familias con niños y niñas en edad preescolar, otro para familias con niños y niñas de entre 6 a 18 años (en Portugal la educación es obligatoria hasta los 18 años) y un tercer grupo compuesto por los principales protagonistas de la educación en el hogar: niñas, niños y adolescentes comentando sobre su día a día, sobre lo que hacen, cómo lo hacen e intercambiando impresiones.

Después de la comida que era vegetariana para todos, y así se simplificaba el menú y la convivencia, tuvimos un ratito para tomar el sol y conversar antes de volver a la tarea. A eso de las tres y media de la tarde comenzó nuestro tiempo para explicar que es y cómo funciona la escuela, cuales son sus valores, etc. Lo hizo Juan Carlos en portuñol (esto es en un portugues imperfecto) pero las personas que estaban en la sala fueron muy amables y escucharon durante dos horas completas, más luego el tiempo del diálogo. Allí conocimos a una madre que ya tiene hijos que han terminado sus estudios con una escuela norteamericana y han convalidado sus títulos de educación a distancia sin problemas.

También supimos de dos familias que han negociado con las escuelas públicas donde están matriculados sus hijos, en la modalidad de “ensino domestico” y que actualmente están acudiendo a algunas clases y sobre todo a las actividades deportivas o a las excursiones que realizan los/as alumnos/as que reciben educación presencial en esos centros. Se mostraban estas familias muy satisfechas de llevar adelante una experiencia de felxischooling que aunque no esta contemplado en la ley de educación, los inspectores han considerado que es prerrogativa del equipo educativo y de los padres negociar la asistencia a la escuela.

Tras tres horas hablando sin cesar, dimos por finalizada nuestra intervención… y continuamos en el pasillo. Parece que el homeschooling es tan apasionante que aunque sea legal, no pierde nada de su encanto.

La ley portuguesa que regula la enseñanza a distancia, que es lo que nos afecta a nosotros en el caso portugués, es una ley de 1969.

III Congreso de Educación en Familia. Madrid Noviembre 2012

Crónica de Juan Carlos Vila
La pasada semana se celebró el III Congreso de Educación en Familia en el Estado español. Fueron dos jornadas intensas de las que no pretendo resumir los contenidos, sino más bien transmitir una sensación final en relación también a las conclusiones que oficialmente se han publicado el 1 de diciembre.
Sobre el congreso planeó el término “reconocimiento” de forma reiterada junto con el de “regulación”, en la mayor parte de los casos de forma simbiótica, como si ambos funcionaran o debieran funcionar al unísono. De hecho, la primera conclusión para la organización del Congreso es la expresión de ello al considerar que el reconocimiento y la regulación deben ser la base previa, y que deben alcanzarse de manera consensuada. Desde mi punto de vista en un congreso tan marcadamente jurídico, reconocer lleva implícito regular, por lo que la segunda no se entiende sin la primera; y desde el movimiento de educación en familia no se entiende de esta manera. Buena parte de él mantiene la necesidad del reconocimiento sin la necesidad de una regulación, entendiendo que las familias se autoregularán en el desarrollo de la actividad, y que el Estado debería abrir directamente las vías de los exámenes libres para dar cauce a quienes lleguen a la edad correspondiente de titulaciones. Otra parte, no menor, entiende que deben llevarse a cabo determinadas regulaciones con respecto a la educación en familia que primero las saquen de la ilegalidad y después les permitan un desarrollo integrado con el resto del entorno social, todo ello independientemente de que se llegue o no a un tácito reconocimiento.
La tensión entre los modos de regulación posibles y la necesidad o no del reconocimiento tácito a penas se dejó sentir en algunas de las comunicaciones presentadas, mientras que en el resto del congreso se daba por hecho que reconocer era poco relevante frente a la necesidad de una regulación pronta, definida y “prudente”.
Lo que sí quedó de manifiesto de forma rotunda fue que la persecución judicial debía terminar de forma inmediata, pues colocaba a las familias que educan en casa como delincuentes que atentan contra la educación de sus hijos e hijas, cuando se trata de todo lo contrario, de hacerse más responsables aún de ella, como bien han reconocido los juristas presentes en el congreso.
Las posibilidades de flexibilización escolar, los esfuerzos por la socialización de sus hijas e hijos por parte de las familias que practican homeschooling, la cantera para la investigación pedagógica que significa esta práctica y las características sociológicas de estas familias han sido otros temas que fueron profusamente abordados durante estos dos días.
La concreción más clara se produjo en la mesa de experiencias que cerró las mesas expositivas del congreso previo a la clausura. Allí se dieron cita diferentes maneras de desarrollar la práctica de la educación en familia, incluida la presencia de dos jóvenes que tras su paso por este sistema han llegado a etapas superiores educativas y a la vida laboral.
Es muy importante que este tipo de eventos sigan llevándose a cabo para mantener presente la realidad de la educación en familia ante una sociedad que tiende a ignorarla, pero también es cierto que para un mayor éxito en su desarrollo se necesita una mayor visibilidad de quienes lo llevan a cabo, no sólo en lo expositivo sino en lo vivencial. Es preciso, dadas las características del caso, compatibilizar lo académico con la presencia viva de las familias, que han sido las grandes ausentes de este último congreso, entendiendo por familias no a los representantes de asociaciones o entidades donde se agrupan, sino a la realidad viva de que la educación en familia es un continuo en la vida de las mismas, o sea la presencia de madres, padres, hijos e hijas, no para servir de cobayas, sino para integrar lo académico en la vida, y esta en lo académico, una de las mayores aportaciones que puede hacer la educación en familia a la sociedad.

Desde la legalidad, graduaciones en USA

Cuando vivimos entre las luces y las sombras, abriendo y cerrando puertas a compartir con los demás nuestra opción educativa, muchas veces a la defensiva, buscando justificaciones razonables, y razonamos, desde la emoción y desde el intelecto, nos agotamos y lamentablemente nos perdemos ese deleite irreconocible de la normalidad. Como cuando eres niña y te pones a bailar por la calle, pero nadie te mira con desconfianza por que es absolutamente normal que los niños bailen. Luego creces, y puedes bailar en la calle, pero ya no es el mismo goce inocente de la infancia, las miradas de los otros ya no son siempre simpáticas, y aunque no lo quieras saber, lo sabes… has perdido la normalidad. Supongo que por eso a quienes nos sigue gustando bailar, nos gustan los musicales que nos devuelven la ilusión de haber recuperado ese paraíso perdido.

Y toda esta disertación viene al caso por que les voy a contar, brevemente, mi experiencia en una fiesta de graduación de High School, en una de esas celebraciones que salen en las películas y que tan lejos quedan de nuestro imaginario colectivo. Nuestra sociedad latina las quiere copiar, pero en realidad no podemos por que no es nuestra fiesta. Supongo que vendría a ser como si ellos quisieran copiar las fallas valencianas, podrían hacer monumentos falleros, pero no podrían contagiar del entusiasmo de la fiesta a toda la población. Y eso es lo que sucede en USA con la graduación, que no es de cada uno, sino que es comunitario.

No hay un muestreo fiable, pero en Estados Unidos de América, el Departamento de Educación del citado país estima en dos millones los estudiantes educados en el hogar durante 2007, y siendo una tendencia al alza, cabe pensar que no se ha reducido.

Tuve la suerte de estar allí, en una pequeña ciudad de provincias, durante el mes de las graduaciones. Vi los supermercados llenos de tartas, bombones, banderines, gorritos de papel y serpentinas dedicados al momento de cierre de la etapa escolar obligatoria, que en su caso no coincide con la mayoría de edad. Los escaparates ofreciendo vestidos de fiesta y túnicas de nailon de colores diversos, con sus birretes a juego.

Imagen
Pude ver las calles cortadas para las fiestas familiares en honor de esos hijos e hijas que han alcanzado ese hito que viene a ser casi un paso de iniciación a la vida adulta. Las carpas montadas para la ocasión y los vecinos compartiendo la alegría con familiares y amigos.

Según wikipedia: La educación estadounidense es operada por los gobiernos estatales y locales, regulados por el Departamento de Educación de los Estados Unidos. Es obligatorio que los niños y niñas reciban educación desde los seis o siete años, hasta que cumplen los dieciocho años (generalmente hasta cursar el duodécimo grado, el final de la escuela secundaria); algunos estados permiten a los estudiantes abandonar la escuela a los dieciséis o diecisiete años. Aproximadamente el 12% de los niños están inscritos en escuelas privadas, mientras que el 2% recibe educación en el hogar. De las personas mayores de veinticinco años, el 84,6% se graduó de la escuela secundaria, un 52,6% asistió a algún college, el 27,2% obtuvo una licenciatura y el 9,6% obtuvo un título de posgrado.

Con ese porcentaje de población graduándose, y con una larga trayectoria de derechos democráticos se comprende que las fiestas se conviertan en eventos que van más allá de la celebración familiar. Me sorprendió gratamente ser testigo de la costumbre de celebrar las fiestas en la calle, compartiendo con todo el vecindario, y teniendo permiso para cortar el paso del tráfico rodado, para mayor tranquilidad de los participantes.

A la fiesta de graduación a la que yo acudía, celebrada por una escuela privada, había una mezcla de estudiantes presenciales y de estudiantes educados fuera de las instalaciones escolares. La dirección de la escuela había pedido a los alumnos y alumnas que compartieran con el público asistente algunos de sus talentos, de modo que tras los discursos, el central ofrecido por un antiguo alumno del programa a distancia, Peter Schriemer ( http://www.imdb.com/name/nm2699517/ ), nos deleitaron con opera, un breve concierto de piano y un baile coral.
Imagen
Luego pasamos a tomar algo en el espacio central de la escuela, donde yo no podía distinguir entre quienes nunca habían estado allí hasta ese momento, y quienes habían crecido y estudiado entre aquellos muros; la alegría de haber llegado al final del camino era la misma en todos los rostros. Las muestras de afecto entre familiares y personal docente eran las mismas, las animadas charlas sobre el futuro… eran las mismas. Me sorprendió saber después que para muchas familias que llevaban años en la escuela, era la primera ocasión en que se veían con sus asesores educativos, con los que se habían comunicado siempre vía e-mail o teléfono, y de quienes en realidad tenían una fotografía como todo referente.

En esa escuela la ceremonia se realiza en la tarde del sábado, desde hace más de treinta años, para dar ocasión a las familias que viven en otros Estados de la Unión a realizar el viaje con comodidad. Había rostros étnicamente distintos; asiáticos, afrodescendientes, caucasicodescendientes,…

Me impactó la muchacha que nos deleitó con opera nipona, tan rubia y tan blanca, alumna del programa a distancia (homeschooler)… yo la escuchaba a ella, mientras miraba a una madre (japonesa, de alumnos presenciales), que asentía con la cabeza al tiempo que la escuchaba.

Es obvio que esa escuela a la que fui invitada no es una escuela estándar, y que siendo solo un 2% de la población la que educa en el hogar, no son realmente una opción normalizada, sin embargo la semana que pase en aquel rincón de los USA, estaba yo como una niña pequeña, exultante de felicidad, como si por obra de un hada se me hubiera concedido el deseo de volver a bailar en la calle y ser mirada con simpatía. O de educar en casa y ser mirada de igual a igual.

Imagen

 

Grupo de homeschoolers en el día de su graduación

Jornadas de Educación Libre en Hervás 2012

Imagen

El fin de semana del 25 a 27 de mayo tuvieron lugar las Primeras Jornadas sobre Educación Libre en Hervás, una población cacereña de aproximadamente 4000 habitantes.

Este encuentro logró reunir a más de 235 personas, lo que es muy significativo dado que Hervás no es un lugar de fácil acceso, ya que se encuentra a 123 km de Cáceres capital y a unos 90 de la ciudad de Salamanca. De hecho las previsiones de la organización era atender a unas 100 o 150 personas, por lo que se vieron sobrepasados y debieron improvisar sobre la marcha, en cuanto a infraestructuras y alimentación.

Me gustaría tener conocimientos de sociología para poder interpretar a grosso modo el suceso. Un encuentro en un rincón de la geografía, en una zona que en el Estado español es ampliamente aceptada como una zona con poco tejido organizativo, no es desde luego ni Cataluña, ni el País Vasco, y sin embargo esta convocatoria dobló las previsiones de participación, en un tema que no parece ser de relevancia en un periodo de crisis financiera. Me gustaría que alguien me ayudara a entender qué procesos mentales se están produciendo para que las familias ya no se conformen con lo que nos dan hecho desde la administración.

Lamentablemente no puede estar presente en las Jornadas, pero he tenido un testimonio de primera mano sobre el ambiente distendido, los debates bien fundamentados y el espíritu de conciliación de las personas participantes. Tanto quienes se decantaban por escuelas con pedagogías menos competitivas, más respetuosas con los ritmos personales de crecimiento, como quienes defendían la educación sin escuela o sin escuela presencial, se sentían unidas en su deseo de que las opciones existan y sean reconocidas.

Los impulsores de la idea son los componentes del Ateneo Libertario de Hervás, no los conozco a todos, pero algunos son viejos y queridos amigos de los que he aprendido mucho, maestros de la escuela pública que con su praxis hacen visible que el sistema, aún con todos sus defectos,  ofrece caminos a quienes quieren encontrarlos.

Les comparto un video donde se puede apreciar este ambiente de cooperación del que les hablaba y donde pueden escuchar a personas diversas, desde maestras de la escuela pública a personas de colectivos que se mueven en esa frontera ambigua que se forma entre las grandes palabras de la Constitución y los reglamentos de la Ley.

Anna Ferrer y su libro sobre EeF

Por fin he podido leer Educar en família. Un repte que genera passió. El primer libro en catalán sobre la Educación en Familia. No es un libro que se lleve mucho tiempo, lo que se agradece ya que el tiempo es un bien escaso en estos días. Pido disculpas por el restraso, pero jugaba en mi contra el reto que significa para mi leer en catalán, pero no se asusten, tiene un lenguaje sencillo y accesible que hace fácil su comprensión para quienes nos manejamos en castellano. Solo que en lugar de una hora, quizás necesitemos dos … es mi caso.

Anna Ferrer nos ofrece su visión y su praxis de la educación en familia desde 1977 hasta 2011, lo que equivale a una memoria histórica que nos ayuda a poner las cosas en su sitio. Ella y su compañero, Josep Boada, comenzaron en una época en la no se podían imaginar que hubiera más gente con esta loca idea de educar sin escuela, recuerden que el colectivo Crecer Sin Escuela comienza su andadura organizada en 1993, por lo que asumieron que la soledad era un coste que debían pagar. Esa es la primera alegría que nos da el libro… la soledad ya no es uno de los costes de esta opción.

Lo mejor del libro a mi juicio, que narra una experiencia personal y no pretende ser otra cosa, es su evaluación sincera de los malos momentos. En realidad el libro es un fiel reflejo de su autora y en algunos casos, quienes la conocemos, podemos sentir que la tenemos junto a nosotros contándonos como fueron las cosas, a toda velocidad.

Este libro sincero muestra la EeF como una opción muy gratificante, pero con alto grado de autoexigencia personal, con un gran desgaste emocional, con algunas confesiones como la falta de tiempo para uno mismo. Es una gran ayuda para las familias que comienzan en esta opción, pues si bien es cierto que habla de los momentos gratificantes, de la sensación de plenitud que se experimenta al vivir tan de cerca el crecimiento de los hijos/as, no niega que a veces decae nuestro animo y que como en cualquier trabajo que uno ame, hay momentos en que la frustración nos hace olvidar lo mucho que hemos deseado dedicarnos a ello. Y sobre todo, que por muy bien dispuesto que esté nuestro ánimo, no estamos solos educando en casa… hay otras personas, pequeñas pero no por ello menos importantes, que también tienen algo que decir, que también tienen malos días y que también tienen claro cuales son sus intereses. El mayor desgaste de la EeF es precisamente ese, lograr una convivencia en armonía.

Y Anna, tan ordenada en el libro como en su propia vida, nos va desglosando en estas páginas lo que han sido sus últimos 35 años. Nos habla de los porqués, del día a día, de sus recursos y sus herramientas, de la socialización, de la conciliación.

Y en el desarrollo de la lectura vamos conociendo las ventajas y las desventajas, las dudas que le fueron surgiendo, los ritmos diarios que aplicaba, y por supuesto el momento de su encuentro con Servicios Sociales, de sus años de escuela presencial y de sus problemas dentro del sistema que no podía entender su laicidad, su interés en comer junto a sus hijos cada día… y su agotamiento ante la montaña de tareas que debían terminar cada tarde, cosas todas que motivaron su regreso a la EeF, unidas a la perdida del miedo frente al sistema una vez conocido desde dentro.

Me gusta especialmente el capítulo que habla de la conciliación, que es una de las preguntas recurrentes cuando las familias se plantean esta opción. Ella nos dice:

Educar a casa té els seus moments.Actualment puc distreure alguns hores per donar classes o per dedicar-les al treball associatiu. Temps enrere era impensable. Però ho tenia clar. Crec que aquesta decisió ès la base fonamental, tenir clar què vas a fer i quin temps se t’endurà aproximadament. Així no tens sorpreses. Moltes parelles em diuen que volen educar a casa, elles n’estan convençudes, ells no tant, però ells saben que en sortir a teballar tenen gairebé tota la jornada ocupada i els tocarà d’esquitllada tot aquest enrenou, que troben bé, però no saben per on començar deleguen autoàticament tota la càrrega a la parella perquè hi confien. Amb aquesta actitud s’està sentenciat irremeiablement al cansament, a la frustració i la desi-lusió del qui porta el pes d’aquesta tasca. Sigui home o dona, tanto ès.

Traducción: Educar en casa tiene sus momentos. Actualmente puedo distraer algunas horas para dar clases o para dedicarlas al trabajo asociativo. Tiempo atrás era impensable. Pero lo tenía claro. Creo que esta decisión es la base fundamental, tener claro qué vas a hacer y cuanto tiempo te va a llevar aproximadamente. Así no tendrás sorpresas. Muchas parejas me dicen que quieren educar en casa, ellas están convencidas; ellos no tanto, pero saben que saliendo a trabajar tienen casi toda la jornada ocupada y les tocará de soslayo todo este enredo, que encuentran bien, pero no saben por donde empezar y delegan automáticamente toda la tarea a la pareja por que confían en ella. Con esta actitud se está sentenciando irremediablemente al cansancio, a la frustración y a la desilusión al que lleva el peso de la tarea. Sea el hombre o la mujer, da lo mismo.

Y del tiempo libre

En aqueste món d’educar a casa, hi ha molta gent diferent. I no hem de caure en la trampa que si aquests ho viuen així, per què jo no? O per què no puc sentir-me como aquella família? Aquestes apreciacions no són saludables. Si tots els que fem educació a casa fśossim iguals, seria horrorós i hauríem caigut irremeiablemente en la mateixa trampa de l’escola tradicional. Cal ser valent i mirar al mostre voltant. Agafar aquells punts que ens agraden o bé que ens poden funcionar en el nostre dia a dia i deixar tot allò que no creiem que afavoreixi el nostre projecte. I per sobre de tot pensar que aqueste temps passarà, l nostres fills i filles creixeran i aleshorres tindrem tot el temps del món per a nosaltres per engegar altres projectes a la nostra vida.

Traducción: En este mundo de la educación en casa, hay mucha gente diferente. Y no debemos caer en la trampa que si estos lo viven así, ¿por qué yo no? o ¿por qué no puedo sentirme como aquella familia? Estas apreciaciones no son saludables. Si todos los que hacemos educación en casa fuésemos iguales, sería horroroso y habríamos caído irremediablemente en la misma trampa de la escuela tradicional. Hay que ser valientes y mirar a nuestro alrededor. Coger aquellos puntos que nos gustan o que nos pueden funcionar en nuestro día a día y dejar todo aquello que no creemos que favorezca nuestro proyecto. Y por encima de todo pensar que este tiempo pasará, nuestros hijos e hijas crecerán y entonces tendremos todo el tiempo del mundo para nosotros, para poner en marcha otros proyectos en nuestra vida.

Y termina hablando de la importancia de la red internet: “Saber que no estas solo y que ahí hay gente que aunque lejana, hace lo mismo que tú, es un descanso. La red te da la oportunidad de hacer amistades que te entienden y comprenden tus sentimientos. Afortunadamente vas a conocer mucha gente, vas a hacer amigos dentro del movimiento y vas a encontrar a la persona que buscabas en la red. Para mí ha sido un momento muy importante en mi vida, por fin había encontrado una persona que educaba en casa y tenia los mismos objetivos, el mismo carácter, la misma convicción. Es una gran amistad.”

Image

El libro ha sido prologado por Xavier Alà

Y si desean escuchar a la misma Anna hablando de su libro, pueden hacerlo en radioschooling

Nuevo libro “Educar en família, un repte que genera passió”

Me gustaría poder decirles que lo he leido, pero no sería cierto, espero con impaciencia la llegada de BioCultura Barcelona y poder hacerme con uno. Es el primer libro sobre educación en casa o en familia, que se publica en catalán. Su autora es Anna Ferrer y sus razones para escribir, compartir una experiencia de 35 años con buenos y malos momentos, así lo explica en el blog que ha creado educantenfamilia.blogspot.com.es/

Se presenta, con humor, diciendo …

Me llamo Anna y soy madre de quince hijos. Empecé a educar en casa en Barcelona, en el año 1977. Hoy mis hijos e hijas ya son mayores y han acabado la educación obligatoria. Ahora, como tengo un poco de tiempo, he aprovechado para escribir este libro.

Y nos da unas pinceladas …

LOS PORQUÉS: motivos, ventajas, desventajas y dudas.
EL DÍA A DÍA: qué y cómo aprendemos, gestión del tiempo, tareas y autonomía, la casa, un día llamaron a la puerta …
LA SOCIALIZACIÓN: familia, escuela, vecinos, administración, consumismo, televisión, extraescolares.
LA CONCILIACIÓN: trabajo de los padres, tiempo libre, redes, realización personal y pareja.
HISTORIA Y ESTUDIOS del homeschooling.
EN RESUMEN: ¿qué necesitamos para educar en casa, ¿qué hemos aprendido, lo volvería a hacer?.

Ha creado el blog para dar a conocer el libro que acaba de publicar y nos desea “de corazón que este libro os pueda servir en este camino.”

Conferencia europea sobre educación en el hogar

Tal como comentaba Madalen en el post anterior, este fin de semana ha tenido lugar el X encuentro de ALE, y dentro de ese encuentro se ha desarrollado la Conferencia europea sobre educación en el hogar, con la participación de personas que venían de varios puntos de Europa, con más o menos representatividad. Pero que nos han dado la oportunidad de conocer con testimonios de primera mano las sensaciones, los problemas y las esperanzas que en realidad no difieren demasiado de las nuestras.

Salvo el caso de Alemania donde está expresamente prohibido, pues para el estado alemán, la educación en el hogar no puede formar ciudadanos demócratas pues priva al niño/a de la posibilidad de vivir en la diversidad (es su argumento para mantener la prohibición), el resto de los ponentes coincidía en quejarse del aumento de controles por parte del estado, obligando a las familias a llevar adelante la educación de sus hijas e hijos desde un modelo preminentemente escolar, con exámenes anuales,  sin dejar una verdadera libertad de elección pedagógica, salvo en el caso de Gran Bretaña y USA (que también estuvo presente en este encuentro); allí había representantes de Italia, Francia, Bulgaria, Holanda, Finlandia, Suecia, Polonia y Portugal, a parte de los mencionados .

El representante de la HSLDA (USA)  Mike Donnelly, compartió el proceso que se habían seguido para solicitar el asilo político en Estados Unidos para una familia homeschooler alemana, donde la argumentación del equipo de abogados de esta organización se centró en el “grupo socio-cultural peculiar” que es perseguido en su país de origen a causa de esta peculiaridad, y el juez que instruyó el caso aceptó que las familias que educan en el hogar, en Alemania, son un grupo peculiar, con coherencia socio-cultural, dentro de la sociedad alemana.

Las ponencias se desarrollaron desde las 11 de la mañana, hasta las 20:30 de la tarde, con una hora para comer. Es de agradecer el esfuerzo realizado por ALE para combinar un alojamiento económico, en un entorno muy agradable, que permitió reunir a algo más de 300 personas, con el disfrute de una traducción simultanea que permitió que quienes no entendemos inglés pudieramos seguir toda la jornada sin problemas.

El Congreso fue cerrado por el actual presidente de ALE, Daragh McInerney, que compartió su esperanza de que esta iniciativa sirviera para crear una Red europea de asociaciones, propuesta que fue recibida con un aplauso.

Tras la cena, y en lugar del concierto, tuvo lugar un debate abierto para socios y no socios, donde compartir argumentaciones sobre la necesidad, o no, de buscar un reconocimiento legal para esta opción. En el debate, como personas no asociadas,  estaban presentes, Julio Fernández (Crecer sin escuela), Lluís Vives (de la coordinadora Catalana) y Juan Carlos Vila (Clonlara School) que el día anterior habían tenido espacios específicos para exponer sus experiencias. Indudablemente la más controvertida fue la de Lluis Vives pues las acciones emprendidas por la Coordinadora Catalana no son compartidas por muchos de los asociados en ALE.

Esta sería una breve crónica del congreso, esperamos que ALE amplíe la información en su web o en su blog.