Precauciones que deben tenerse al leer artículos de prensa sobre el homeschool

Tenemos que ser cuidadosos al leer los artículos de prensa sobre el tema de la educación en casa porque ayudan a formar conceptos erróneos. Creo que siempre viene bien el fomento de la lectura crítica, máxime, cuando se trata de la prensa. A modo de ejemplo, casi al azar, he elegido uno de los muchos artículos de prensa generalista que se dedican a este tema de un modo respetuoso, incluso hasta diría que favorable. Se trata de “Aprender sin pisar el colegio”, de Carmen Suarez y publicado por “El español” el 25 de septiembre de 2016. Es uno de estos artículos que se publican a principios de curso para ilustrar, de modo anecdótico”, otro modo de entender la época de la vuelta al cole.

Normalmente, quien redacta el artículo recaba las opiniones de personas que saben lo que dicen porque educan en casa, son representantes de asociaciones de homeschoolers o son personas expertas que dominan el tema. Este artículo es un buen ejemplo de lo que digo: la redactora contacta con una familia que educa en casa, y además se dirige a Carlos Cabo que ha escrito una tesis doctoral y ha recogido mucha información al respecto, además de recabar la opinión de Antonio Cruz (presidente de ALE) y de Laura Mascaró abogada y dedicada al tema del homeschool de un modo profesionalizado. No se puede encontrar mejores interlocutores para redactar un buen artículo. Con estos ingredientes tendría que salir una excelente ensalada, pero hay algo que hace que el resultado final no sea correcto. Y es la interpretación que la propia redactora da a las palabras de las personas entrevistadas, y el modo en que las organiza para ilustrar un argumento de partida.

Hay siempre datos en la utilización del lenguaje que nos dan a entender que la persona que redacta el artículo no está realmente familiarizada con el tema y que va a tirar de tópicos. Uno de los indicios es llamar al homeschool “método”.

“La personalización de la enseñanza es una de las ventajas apuntadas por los seguidores de este método”.

Quien lo vive o lo conoce, sabe que no es un “método” de enseñanza. Hay estudios más que suficientes que definen el homeschool como “un modo de vida”, que integra modos distintos de entender la crianza, la educación, la instrucción y la relación paterno-filial, todos bajo un mismo paraguas, y que tienen en común la ausencia de la institución escolar en los procesos.

Y, además, “vende” el método con las ventajas que reporta:

“Aseguran que el método fomenta la curiosidad, el espíritu de iniciativa, la responsabilidad y el aprendizaje global”

Tras esta introducción, paso a analizar los ámbitos en los que flaquean  este tipo de artículos de prensa generalista: la socialización y el tema legal.

Primer problema: La socialización.

Según el artículo:

¿Y la socialización?

Uno de los principales problemas apuntados a la opción de educar en casa es la falta de relaciones sociales. Muchos temen que, lejos de una clase, los niños no tengan un grupo de amigos. “Exige un esfuerzo adicional por parte de los padres. Un niño escolarizado está seis horas al día en contacto un grupo heterogéneo de niños. Los homeschoolers no. Por eso las familias procuran apuntarles a actividades que les saquen de casa. La mayoría de ellas está muy concienciada para este tema y lo fomenta”, analiza Cabo.

“La gente se cree que el niño está aislado del mundo y no se trata de nada de eso. A veces los homeschoolers socializan más que los que van al colegio por el simple hecho de que tienen más tiempo. Van a actividades ‘extraescolares’, tienen sus amigos del karaté, de la música, conviven con diferentes tipos de personas”, asegura Mascaró.

Obliga a un cambio en las rutinas de la familia y a que sus miembros se ajusten porque al menos uno de ellos tiene que estar en casa con el niño 

Sergio lo corrobora: “Hay que hacer un esfuerzo porque la gente no va a llegar a tu puerta y sería fácil estar todo el día en casa. Pero si pones de tu parte, te das cuenta de que te puedes apuntar a un montón de actividades, hacer voluntariado, que puedes conocer a gente de muchas formas”. La creación de pequeñas comunidades homeschoolers en las ciudades también facilita el proceso. “Nos juntamos entre nosotros, hacemos actividades en las que participan varios niños que estudian en casa”, dice Mascaró.

Desgraciadamente, el concepto de socialización del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (sentencia Konrad v Alemania), que es a la postre el que aplican la Administración y los Tribunales de justicia, consiste en que la escuela es un ámbito jurídico en el que se desarrollan las bases de la formación del ciudadano. En contrapunto, la socialización descrita en el artículo y que consiste en tener amigos y o participar en grupos homeschoolers “tiene lugar de manera puramente ocasional y fragmentaria” en opinión del Tribunal.  Lo que les lleva a rechazar el homeschool como modo de socialización integral.

La SOCIALIZACION según el TC y el TEDH

La educación a la que todos tienen derecho y cuya garantía  corresponde a los poderes públicos como tarea propia no se contrae, por tanto, a un proceso de mera transmisión de conocimientos sino que aspira a posibilitar el libre desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos y comprende la formación de ciudadanos responsables llamados a participar en los procesos que se desarrollan en el marco de una sociedad plural en condiciones de igualdad y tolerancia, y con pleno respeto a los derechos y libertades fundamentales del resto de sus miembros.

Sin embargo, según hemos indicado ésta no es la única finalidad que deben perseguir los poderes públicos a la hora de configurar el sistema educativo en general y la enseñanza básica en particular, que han de servir también a la garantía del libre desarrollo de la personalidad individual en el marco de una sociedad democrática y a la formación de ciudadanos respetuosos con los principios democráticos de convivencia y con los derechos y libertades fundamentales, una finalidad ésta que se ve satisfecha más eficazmente mediante un modelo de enseñanza básica en el que el contacto con la sociedad plural y con los diversos y heterogéneos elementos que la integran, lejos de tener lugar de manera puramente ocasional y fragmentaria, forma parte de la experiencia cotidiana que facilita la escolarización. Por lo demás, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha reconocido que la apreciación de que estos objetivos no pueden «ser satisfechos en la misma medida por la educación en el propio domicilio, incluso en el caso de que ésta permitiera a los niños la adquisición del mismo nivel de conocimientos que proporciona la educación primaria escolar.  (caso Konrad v. Alemania, Decisión de admisibilidad de 11 de septiembre de 2006, núm. 35504-2003).

2º Problema: El tema legal.

Según la redactora: Actualmente, el homeschooling se encuentra en un limbo legal: no es ilegal pero no hay nada en la ley que lo reconozca”.

Sin embargo, según  la Sentencia del Tribunal Constitucional.

“ En efecto, pese a lo que aducen los recurrentes no nos encontramos aquí en modo alguno ante una laguna normativa: la cuestión de si la escolarización en debe o no ser obligatoria ha sido decidida expresamente, en sentido afirmativo, por el legislador, pues la ley orgánica de educación establece que la enseñanza básica, «incluye diez años de escolaridad», de tal manera que se «iniciará a los seis años de edad y se extenderá hasta los dieciséis. Quiere ello decir que la conducta de los padres consistente en no escolarizar a sus hijos supone el incumplimiento de un deber legal –integrado, además, en la patria potestad– que resulta, por tanto, en sí misma antijurídica. No hay, pues, laguna normativa de ninguna clase”.

En muchas ocasiones me han preguntado si el homeschool es ilegal, y he necesitado mucho tiempo y argumentos para dar mi respuesta. La ilegalidad supone la transgresión de un deber impuesto -con su sanción correspondiente- por la ley penal. De manera, que sí, existen supuestos en los que la no escolarización es uno de los elementos que, junto con otros,  constituyen el delito de abandono del menor, y en ese sentido, y sólo en ese, la desescolarización sería ilegal. Sin embargo, el homeschool entendido como una forma de asumir la crianza y la educación de los menores de modo consciente y responsable, sin recurrir a centro escolar autorizado, no sería ilegal pero sí antijurídico, que es el término que utiliza el TC, y con ello se excluye la idea de limbo o laguna.

El artículo contiene otros datos de metainformación (información no expresa como tal pero que se desprende del propio artículo), y que merece un análisis.

Un artículo en la RDP

Ya vuelvo de las “merecidas” vacaciones, y me encuentro con que, durante el verano, la prestigiosa Revista de Derecho Privado, fundada en 1913, según reza su propia información: -La Revista de Derecho Privado, fue fundada en octubre de 1913, por Felipe Clemente de Diego Gutierrez y José María Navarro de Palencia. La Revista nació con el propósito de que los trabajos que en ella se publicaran tuvieran «vuelo doctrinal», sin por ello carecer de utilidad práctica para los profesionales del Derecho. Hoy, fiel a su origen cuenta en su Consejo de redacción con ilustres maestros del Derecho provenientes de distintos ámbitos del Derecho privado fundamentalmente-, ha publicado un artículo que me encargaron en su momento.

Cubierta_Derecho_Privado_3-15_a_250pxHa sido para mí algo muy importante que se publicara en ella un artículo sobre el homeschool en su vertiente más jurídica. Se podría decir que la RDP es el quien es quien del Derecho Civil, digamos que es la “prueba” de que existes.

El artículo resume años de investigación en pocas páginas, lo que resulta más difícil que escribir un libro de 100 páginas. Como le ocurrió a Churchill, cuando le pidieron de un día para otro escribir un discurso para la radio, y contestó que para escribir “una pocas líneas” necesitaba más tiempo que para un informe de cien páginas. La virtud de definición y concisión la van a ir desarrollando las futuras generaciones al tener que acostumbrarse a resumir sus mensajes a un número determinado de pulsaciones de teclado, pero no es precisamente el punto más fuerte para los que fuimos académicamente formados con leyes de educación pre LOGSE.

El artículo se titula

El hogar educador: entre la libertad de enseñanza y la obligación de escolarizar

Y esta es su referencia en

Dialnet Plus

 

Del artículo destacaría la Bibliografía, pues por primera vez escribo un artículo basado en una bibliografía consistente únicamente en autores en lengua castellana.

BIBLIOGRAFIA

BELESTÁ SEGURA, Luis , “La protección de los menores desamparados en el Derecho Civil Catalán”, Noticias Jurídicas, Julio 2007.
CÁMARA VILLAR, Gregorio, “La necesidad del consenso en torno al derecho a la educación en España”, Revista de Educación, 344, Septiembre-diciembre, 2007.
DE LA VÁLGOMA, María, “¿Por qué no en casa? El derecho a la educación y la prohibición de “home schooling” en España”, Estudios de Derecho Civil en Homenaje al Profesor JOAQUIN JOSE RAMS ALBESA, Dykinson S.A., Madrid, 2013.
DÍAZ MARTÍNEZ, Ana, “La tutela del interés superior del menor en la ordenación de las relaciones personales con sus progenitores y las decisiones sobre su futuro profesional”, BIB 2013/651, Editorial Aranzadi, 7 de mayo de 2013.
EGEA FERNANDEZ, Joan, “La doctrina constitucional sobre la oposición judicial a la declaración de desamparo hecha por la entidad pública”, Derecho privado y Constitución, núm. 5, 1995.
GARCÍA HERNANDEZ, Sylvia, “La necesaria regulación del absentismo escolar”, La Toga, núm. 177, enero-marzo 2010.
GIL RODRÍGUEZ, Jacinto, “Las instituciones tuitivas”, Manual de Derecho Civil, I, Introducción y derecho de persona, capítulo X, Marcial Pons, Madrid, 1997.
GOIRIA, Madalen, “La flexibilización educativa: lo mejor de dos mundos (entre la escolarización y el homeschooling), Estudios sobre educación, Universidad de Navarra, 22, junio, 2012,
GOIRIA, Madalen, La opción de educar en casa. Implantación social y encaje del homeschool en el ordenamiento jurídico español, Tirant Monografías, 907, Tirant lo Blanch, 2014.
HUEGUN, Asier y ARAMENDI, Pello, “La motivación de los estudiantes de Educación Secundaria”, Puntu edu, EHU-UPV, 2011.
IGLESIAS REDONDO, Julio Ignacio, “La situación de desamparo del menor y la vertiente familiar de su derecho a la educación (A propósito de la STC 260/1994, de 3 de octubre)”, Dereito Revista Xuridica Galega, núm. 9, 1995.
IGLESIAS REDONDO, Julio Ignacio, Guarda asistencial, tutela ex lege y acogimiento de menores: (En la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de protección jurídica del menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil), Cedecs, Barcelona, 1996.
MARTÍ SANCHEZ, José Mª, “Objeciones de conciencia y de escuela”, Revista General de Derecho Canónico y Derecho Eclesiástico, núm. 15, 2007.
MARTÍNEZ DE PISÓN, José, El derecho a la educación y la libertad de enseñanza, Instituto de Derechos Humanos “Bartolomé de Las Casas”, Dykinson, 2003.
REDONDO, Ana María, Defensa de la constitución y enseñanza básica obligatoria (integración educativa intercultural y homeschooling), Tirant lo Blanch, Valencia, 2003.
RIBES SURIOL, Ana Isabel, “El derecho de los padres a la formación religiosa y moral de sus hijos: sentido y alcance”, Revista de Derecho Universitat de València (Estudi General), núm.1, noviembre 2002.
RIVERO HERNANDEZ, Francisco, El interés del menor, Dykinson, 2000.
ROCHA ESPÍNDOLA, Martín, “La persona del menor, su interés superior, su autonomía y el libre desarrollo de su personalidad”, Actualidad Jurídica Iberoamericana, núm. 2, febrero 2015.
RODRÍGUEZ, Virginia, ROMÁN, Yolanda y ESCORIAL, Almudena, Los niños ante la Administración de Justicia en España, Save the Children, con la colaboración del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, noviembre de 2012.
RUBIO LLORENTE, Francisco, “Los deberes constitucionales (1)”, Revista Española de Derecho Constitucional, año 21, núm. 62, Mayo-Agosto, 2001.
SANCHEZ-TARAZAGA, Jorge, “El íter administrativo y judicial de un caso de homeschooling: Una experiencia real”, Ponencia presentada en el Congreso de educación en Familia, Homeschooling, Valencia, octubre 2010.
VAZQUEZ-PASTOR, Lucía, La construcción de la ciudadanía del menor de edad, Tirant monografías, 619, Tirant lo Blanch, 2009.
ZARRALUQUI, Luis, “El interés del menor en los casos de separación, nulidad y divorcio”, El menor en la legislación actual, Universidad Antonio de Nebrija, 1998.

María de la Válgoma

María de la Válgoma es profesora de derecho Civil de la Universidad Complutense de Madrid. Uno de los artículos que ha publicado se titula “¿Por qué no en casa? El derecho a la educación y la prohibición del home schooling en España”. El artículo está incluído en  la obra: “Estudios de Derecho Civil en Homenaje al Profesor Jaoquin José Rams Albesa” (Dykinson, Madrid, 2013), que da la casualidad fue quien presidió el tribunal que juzgó la defensa de mi tesis.

El propio título nos lleva a un camino controbertido, con la expresión de la “prohibición”  de una práctica educativa, relativamente extendida y tolerada por la Administración hasta cierto punto, que conduce a que el colectivo en su conjunto rechace esa visión de situación.

En sus palabras, tras un repaso al marco normativa en el que se integra la educación en casa en el Estado español, se detecta la constatación de que no existe abandono, pero sí un limitado ejercicio de los padres de su derecho a decidir sobre la educación de sus hijos que resulta procupante, y que debría llevar al legislador a realizar un gensto para reforzar ese derecho dentro del marco constitucional.

Estas son las conclusiones de tu trabajo:

“…creo que sería conveniente distinguir el absentismo “tout court” del absentismo por estar educándose en el hogar. Y seguramente sin demasiado esfuerzo y coste, aprovechando las nuevas tecnologías, podrían arbitrarse medidas (como se hace para los casos de enfermedad o de vida itinerante) que permitieran una educación semipresencial, eso sí con un control riguroso por parte de los poderes públicos, no sólo del contenido de la instrucción -que fácilmente podría hacerse desde casa- sino sobre todo cuidando de la socialización del niño, que no fuera meramente puntual. Ello podría llevar a una flexibilización entre los deseos de los padres y el interés de los Estados deemocráticos en educar a sus futuros coiudadanos en los valores recogidos en las Declaraciones y demás normas internacionales sobre derechos humanos, especialemente en los recogidos en la Convención de los derechos del niño de 1989, norma fundacional y cenit de los derechos del niño. Siempre pensando que el derecho a la educacuón es un derecho del menor y que hay que buscar su interés superior”.

María de la Válgoma:

Como se pude apreciar en el texto, María de la Válgoma se inclina por el concepto de socialización que se defiende desde el poder judicial, esto es, entendida como la garantía de la educación del menor y su exposición a “los valores recogidos en la legislación internacional”. Esta postura es la que está extendida en diferentes países de la Unión Europea, que temen la ausencia de control sobre las sectas y aquellas familias que transmiten a sus hijos e hjas un ideario alejado de los valores democráticos occidentales.

Un estudio de casos

 La revista de los Inspectores de Educación (Revista Supervisión, 21, nº 24. ISSN 1886-5895) publicó esta reseña en marzo de 2012:

ADMISIÓN DE ALUMNOS. ESTUDIO DE CASOS.
A. Villanueva Sánchez.


1.1.- ESCOLARIZACIÓN (vs/desescolarización)
1.- Hace unos días (enero), el Ayuntamiento de Sagunt ha comunicado al Inspector de Educación que hay dos menores de 12 y 13 años sin escolarizar. Los padres han elegido para ellos la modalidad de educación en casa, a través de la asociación Epysteme, vinculada a Orange School de California, en USA. ¿La decisión de los padres se ajusta a la legalidad?


No. En España no se contempla la posibilidad de la educación en casa.
El artículo 27.4 de la Constitución no deja lugar a dudas: “La enseñanza básica es obligatoria y gratuita”
El artº 4.1 de la LOE señala que: “la enseñanza básica es obligatoria y gratuita para todas las personas” (Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación).
El artº 2.2 del Decreto 33/2007, de 30 de marzo, del Consell, señala que: “este derecho (a un puesto escolar gratuito), se corresponde con la obligatoriedad de escolarización en un centro docente durante dicha etapa” (la EBO).
La Sentencia del TC 133/2010, de 2 de diciembre, sobre un caso similar en Málaga, falló en contra de los padres de dos niños en edad escolar que justificaban su no escolarización en que ellos se ocupaban personalmente de la educación de los menores. En dicha sentencia leemos: “1) El artículo 27 de la CE dispone en su apartado 1 que existe un derecho universal a la educación; en su apartado 4 señala que esa educación es obligatoria y gratuita en su nivel básico y en su apartado 5 se atribuye a los poderes públicos la competencia de garantizar ese derecho mediante dos acciones: una, ordenar la programación de la enseñanza básica, que será gratuita y obligatoria, y dos, crear los necesarios centros docentes, tarea en la que podrán concurrir igualmente los particulares si así lo desean. 2)

Las normas de desarrollo del artículo 27 concretan estos presupuestos y, en particular el artículo 4 de la LODE extendió la enseñanza obligatoria hasta los 16 años para todos los españoles, obligación de la que los padres no pueden sustraerse, hasta el punto de que si están descontentos con la enseñanza pública podrán crear un centro docente acorde con sus convicciones morales y religiosas, pero no podrán incumplir preceptos constitucionales y legales; y 3) España es parte de diversos tratados internacionales (Declaración Universal de los Derechos de Niño y otros) en los que la enseñanza básica se define como obligatoria y el artículo 10.2 CE obliga a interpretar nuestra Constitución conforme a tales textos… ”…la exclusión del sistema oficial puede generar a los menores serios problemas en su desarrollo futuro, tanto en el ámbito académico –sirvan de ejemplo las dificultades para el acceso a la Universidad-, como social y de integración con otros niños de su edad”… “…el derecho a ser escolarizado es un derecho del menor, no de los padres, que convive con la consiguiente obligación de los poderes públicos de procurar dicha escolarización, incluso imperativamente si fuera necesario”.
La “escolarización en casa” (homeschooling), es una corriente ideológica que plantea problemas importantes. En otros países se contempla. Por ejemplo, en EEUU se calcula que hay un 15% de alumnos con esta modalidad. Otras fuentes hablan de 2.000.000 de niños desescolarizados. Existen otros modelos de escolarización (o desescolarización) que intentan arraigar en España, por ejemplo, las Escuelas Libres.
………………..
Desde una perspectiva crítica, podríamos encontrar argumentos contrarios a la obligación “universal” de la escolarización obligatoria:
– La lectura de la propia sentencia, en su último párrafo: “…Constitución que, efectivamente, no consagra directamente el deber de la escolarización, ni mucho menos otros aspectos más concretos de su régimen jurídico, como, por ejemplo, la duración del periodo sobre el que ha de proyectarse o las circunstancias excepcionales en las que dicho deber pueda ser dispensado o verse satisfecho mediante un régimen especial… a la vista del art. 27 CE no cabe excluir otras opciones legislativas que incorporen una cierta flexibilidad al sistema educativo y, en particular, a la enseñanza básica…”.
– La LEC (Ley 12/2009, de 10 de julio, de Educación de Catalunya, BOGC de 24 de julio), artº 55.1, 55.2, 55.7 y DA 17ª.
– La existencia de Escuelas Libres, como Els Donyets, de Olocau, o L’Hort del Pi, ahora en Godella.

Ref: Revista Supervisión 21 nº 24. ISSN 1886-5895
Admisión. Estudios de casos
VILLANUEVA SÁNCHEZ, A.
Marzo 2012 Página 2 de 33

Asociación Antipatriarcal Al lado de los niños y las niñas

Xabier Ala en su excelente blog titulado  Educación en familia  ha escrito un post sobre la Asociación Antipatriarcal Al lado de los niños y niñas. La publicación  a la que Alà se refiere está entresacada de entre la cantidad de papeles que ha guardado durante años. En este caso son  documentos sobre este tema editados en Euskadi y Madrid, entre ellos un texto  titulado Asociación Antipatriarcal, “Manifiesto a favor de los niños y niñas”, Grupo Donostia, junio de 1992  y unas postales muy interesantes, con citas de autores como Christiane Rochefort.

Quizás sea porque me he criado en Euskadi,  yo también tengo un tríptico de esta misma Asociación Antipatriarcal, que además de contener dos cartas, una a los padres y otra a las madres, recoge un largo texto bajo el título de “El proceso de fabricación de la criatura humana”, que incluye un subapartado denominado “La domesticación: un proceso llamado educación”.

Como Xavier Ala, me permito reproducir un párrafo del texto en cuestión:

 Este proceso varía según la categoría en la que hayas llegado a la vida. Si te toca la de hijo deseado por tus padres, la manipulación y represión -salvo una minoría- se ejercerá sutilmente desde el instante mismo de nacer hasta estar en condiciones de integración social, o lo que es lo mismo, hasta ser el tipo de persona que tus padres y todo el sistema desean.

Si apareces sin ser deseado por tus padres, y por tanto por nadie, el rechazo y abandono afectivo y/o físico serán contundentes. La represión y la violencia unidas a todo lo cotidiano están moralmente aprobadas y consentidas como ninguna otra. No hay escapatoria. Ambas “categorías”, hijos deseados y no deseados, son víctimas de un mismo sistema, son las dos caras de una misma moneda, del sistema de “hijos-de-y-para-los-padres”.

En cualquier caso somos educados conforme a la moral represiva vigente, por medio de técnicas y procesos perfeccionados a lo largo de distintas civilizaciones.

La referencia del tríptico es Asociación antipatriarcal

Al lado de los niños y de las niñas. Apdo. Correos 1635 Donosti (Gipuzkoa). Que supongo no estará operativo.

Si a alguien le interesa el contenido del tríptico, podría enviarle una fotocopia.

¿Sigue en ascenso imparable el número de niños y niñas educados en casa?

Es habitual la afirmación de que el número de familias que se deciden a educar en casa aumenta constantemente y de modo  exponencial. Según Simon Webb este asecenso imparable se produjo sin lugar a dudas entre 1998 y 2008. ¿Pero sigue siendo cierto hoy en día?. No existen datos oficiales, pero sí que hay una sensación de estancamiento, al menos en el mundo anglosajón.
Veamos el artículo de Webb, porque tal vez podamos esta vez también, extraer conclusiones válidas para nuestro entorno.

¿Sigue en ascenso imparable el número de niños educados en casa?

No hay duda de que entre 1998 y 2008 el número de niños educados en casa subió de manera abrumadora en el Reino Unido e incluso se habló de una subida exponencial en los números desde la popularización del uso de internet. Algunos interpretaron este ascenso como prueba de que la educación en casa en ese país era una fuerza imparable y que eventualmente se llegaría a los porcentajes de niños educados en casa comparables a los que existen en los USA. Hoy en día no parece ser tan factible.

La educación en casa en este país es algo más parecido a una tendencia dentro de una minoría de gente rara que a un movimiento educativo en gran escala. Los que educan en casa, y me incluso sin la menor duda en esta categoría, tendemos a ser la misma gente que se opone al fluorado del agua de consumo humano, los que piensan que las vacunas pueden ser causa de autismo, los que no confían en la comida genéticamente modificada y los que prefieren confiar en los molinos como fuente de energía antes que  en las centrales nucleares. Hay quien educa en casa simplemente porque le parece una opción educativa sólida, pero para la mayoría representa uno de  los aspectos de una modo de vida alternativo. Por supuesto que no es siempre ese el caso. Hay padres normales y corrientes que han recurrido a educar en casa porque su hijo o hija ha padecido acoso escolar o lo han hecho porque la escuela no responde adecuadamente a sus necesidades especiales. Incuso en estos casos son los más raros los que recurren a educar en casa, ya que la mayoría, aún en esas circunstancias, sigue en el sistema escolar.

En los Estados Unidos, el incremento del número de familias que educan en casa ha sido  espectacular y constante. Siguiendo en los distintos foros de internet al movimiento de familias que educan en casa comprobaremos que sus preocupaciones son completamente distintas a las de las familias en este país. En el Reino Unido, la actividad en los foros y listas de correo se anima y decae, el interés crece y declina con unos y otros temas. El número de niños que son dados de baja del sistema escolar a veces aumenta y otras desciende. Y esto depende de la época del año y de si se habla mucho o no del tema en los medios de comunicación. Algunas autoridades locales informan de que el número de familias registradas con ellos como homeschoolers desciende alrededor de un tercio entre septiembre y enero.
Existe en la población un convencimiento de que sin la titulación equivalente al bachillerato la vida laboral del menor se ha echado a perder antes de empezar. No es la visión que tienen los más convencidos homeschoolers, pero es sin duda una percepción muy generalizada. Sin duda esto tiene su peso sobre las personas que se plantean desescolarizar a su hijo o hija.

Una serie de televisión de Jamie Oliver  titulada “Jamie’s Dream School”, comienza cada episodio repitiendo el mantra de que aquellos jóvenes que no pudieron sacar cinco GCSEs de fundamento  son un fracaso desde el punto de vista educacional. Según pasan los años el concepto cala en profundidad en el subconsciente colectivo, equiparando el éxito en la educación con la obtención de buenos GCSEs. Soy consciente de que esta idea es un anatema para algunos de los que protagonizan listas y foros, pero están peleando una batalla perdida en esto.
¿Cómo puede afectar esto al número de niños y niñas educado en casa en el futuro? Sencillo. A medida que sea un dogma cada vez más asumido el que los niños sin GCSEs son un fracaso, más resistencia habrá, por parte de los padres, a sacarles del sistema escolar por miedo a que se queden sin esas importantes cualificaciones. Los profesores y autoridades locales sólo tienen que demostrar que los niños educados en casa no consiguen los GCSEs en la misma proporción que los de su edad escolarizados y esto por sí sólo va a desincentivar a los padres que querrían  probar con la educación en casa.
Tengo la sospecha de que el crecimiento en el número de niños fuera del sistema escolar en este país se ha paralizado y que quizás empieza su descenso. Es sólo una sospecha, por supuesto, no existen datos fiables. El mejor modo de comprobarlo será seguir obteniendo datos ofrecidos por las autoridades locales (sobre el número de familias registradas con ellos como homeschoolers) y además comprobar si los grupos de apoyo a familias que educan en casa siguen manteniendo su popularidad dentro de dos años.

Nota aclaratoria: GCSE: El Certificado General de Educación Secundaria (General Certificate of Secondary Education o, en sus siglas, GCSE) es el nombre de un grupo de títulos británicos obtenidos a través de exámenes tomados a estudiantes de entre 14 y 16 años en las escuelas secundarias  de Gales, Inglaterra e irlanda del Norte (en escocia el Grado estandar es su equivalente)

En españa existe el título de ESO que se obtiene al pasar 4ºESO. En UK tienen el GCSE (que, en su caso, son unos exámenes tipo reválida que pasan todos los niños). Entonces, un GCSE de matemáticas/ciencias querrá decir tener el título ESO habiendo cursado dichas asignaturas.

Por otro lado, los A levels y O levels es lo correspondiente a nuestro Bachillerato. Una vez pasado el GCSE, los alumnos se matriculan en el bachiller ingles (llamado comunmente sixth form) y se inscriben en 2 o 3 asignaturas A level (ADVANCED level, en las cuales se hace mucho más hincapie) orientadas a lo que se va a estudiar después y 2 o 3 O levels, que son asignaturas impartidas a un nivel más bajo, menos profundo y con menos horas semanales…mas “light”. Por ejemplo, para cursar medicina, las universidades pueden pedir A level en Biologia y Quimica y O level en matemáticas y ciencias…De ahí que en el artículo se hable de GCSEs de fundamento, ya que no todos tienen el mismo valor de cada al acceso a la Universidad.

Trasladando el artículo a la realidad de las familias que educan en casa en el Estado Español. Es obvio que hablamos de sensaciones, impresiones y especulaciones, no hay que olvidar eso, pero, ¿Alguien tiene la impresión de que la cifra de familias que educan en casa desde el principio, o bien habiendo previamente desescolarizado del sistema oficial, se ha estancado?

Y en cualquier caso, ¿habría diferencias en las diferentes Comnunidades Autonónomas?. ¿Podría ser que ese número no se ha estancado en Catalunya pero sí en el resto del Estado Español?. ¿Podría haber tenido la sentencia del Tribunal Constitucional del pasado diciembre alguna influencia en el proceso de incorporación de nuevas familias al colectivo de las que educan sin escuela?

No tengo respuestas, pero sí preguntas que merecen una reflexióm a la espera de datos.

¿Pro educación en casa o antiescuela?

Hacía tiempo que no me pasaba por el blog de Simon Webb, Home Education Heretic, hoy lo he hecho, y he visto este artículo que traduzco por si pudiera ser de interés para alguien. Como siempre, he procurado que la traducción sea lo más fiel posible, y sin ningún tipo de censura. El, como yo, publica sus opiniones personales en un blog cuyos comentarios no modera para que tenga cabida todo tipo de  aportaciones y críticas a la expresión de sus ideas. A veces refleja la opinión publicada de otros. Este es el caso.

 

¿En favor de la educación en casa o antiescuela?  Estoy leyendo un libro interesante que denuncia el sistema escolar. Se llama La escuela está muerta y lo escribió un compañero de Ivan Illich, Everett Reimer. No es un libro muy reciente, se publicó en 1971. La tesis del libro se basa en que las escuelas son meros instrumentos de la sociedad capitalista y que no sirven para educar. La mayoría de los ideólogos de la educación en casa, aquellos que proporcionan la base teórica que sirve de base al movimiento en la práctica son americanos. Me refiero a Gatto, Holt, Moores y demás. Su influencia,  ha impregnado fuertemente el movimiento desescolarizador en el Reino Unido, y es una pena. Y lo digo porque la idea sobre la que descansa todo el edificio teórico de estos autores es que las escuelas son malas. Esta idea negativa, la de que “Schools are bad”, parece que ha pesado más en el pensamiento de los padres que educan en este país, que la idea de que “La educación en casa es buena”. En otras palabras, uno llega a la conclusión de que en este país, quienes educan en casa son más anti escuela que pro educación en casa. Yo diría que esto se debe a que muchos de los padres que educan en casa han sacado a sus hijos de la escuela como consecuencia de una serie de experiencias negativas; acoso escolar, incapacidad del centro escolar de responder a necesidades especiales y otras. Esta situación deriva obviamente en que tengan una visión sesgada de la escuela. Sin embargo, no creo que esta sea la única explicación a la tendencia tan habitual en muchos padres que no son sólo antiescuela, sino también anti educación tradicional.

No sólo rechazan la escuela, sino que rechazan también todo tipo de titulación oficial o cualquier cosa que huela a enseñanza. Esta actitud se manifiesta en el placer que muestran algunos padres que educan en casa al relatar que se ha desenmascarado una trama de pedófilos en una guardería, o que un niño muere de un ataque de asma porque su profesora no le dio el inhalador a tiempo. En otras palabras, les encantan estos acontecimientos porque vienen a demostrar  cuan detestables son las escuelas y qué sensatos han sido ellos al mantener a sus hijos alejados de ellas.

Puede que yo esté equivocado, y me encantaría que me corrigieran, pero me da la impresión de que los que nunca han llevado  a sus hijos a la escuela, por razones ideológicas, están en peores condiciones para hacer este tipo de juicios condenatorios de la escuela. Es simple lógica. Si tu hija no ha venido nunca a casa llorando porque ha sufrido el acoso de algún compañero, o la humillación de una profesora, imagino que te permite ver la escuela a través de lentes color de rosa y engañarte a ti mismo pensando que tampoco  es para tanto. Yo no me opongo en principio a instituciones como la escuela per se. Soy consciente de que no sirve para todo el mundo, y por ello me alegro de que los padres tengan la opción de educar en casa en este país, si eso es lo que quieren.

Considero en principio que los niños deben recibir instrucción para aprender a leer y escribir y unas cuantas cosas más. Las escuelas constituyen un sistema práctico y eficiente para llegar a esa finalidad. Y debemos admitir que a la mayoría de los niños parece que les gusta la escuela. No parece que les causa gran perjuicio, y más bien al contrario, les enseña cantidad de cosas.

Creo que es una pena que tengamos que basarnos en los americanos para formular nuestras teorías sobre la educación. Por supuesto que le leido la obra de Jan Fortune-Wood, pero le falta la claridad y la fuerza intelectual que tienen los escritos de John Holt, Raymond o Dorothy Moore. Alan Thomas, es mejor, pero aun así no llega  a ese nivel. Estaría bien que surgiera un John Holt británico. Me da la impresión de que el punto de vista anti escuela, anti exámenes, anti enseñanza y anti otros tantos aspectos de la educación formal tan común entre quienes educan en casa en este país no les está favoreciendo en absoluto frente a la administración. La mayoría de los funcionarios y parlamentarios, así como trabajadores de servicios municipales conocen el modo de pensar de quienes educan en casa a través de internet. Si leen constantemente cosas que apuntan a que los padres  se guían por su desagrado hacia la escuela y están decididos a no presentar a sus hijos a ningún tipo de prueba ni a los exámenes de grado (GCSE, necesarios para acceder a estudios universitarios) es fácil que les parezca alarmante. ¡De hecho, me parece a mi alarmante y es difícil que encontréis un padre que haya educado en casa con mayor convencimiento!. Cuando los parlamentarios y los funcionarios se alarman, su reacción instintiva es restringir o acabar con esa actividad, así que termina por tener consecuencias prácticas.

La propuesta de desescolarización y el fin de la escuela

Encontrado en una wiki  aquí

Heredada a partir de los principios menos radicales de Holt, es una opción educativa fuera de las escuelas, que se ha ido abriendo paso sostenidamente en los últimos años . Puede definirse como una educación a tiempo completo de los niños en y alredededor de la casa, por parte de sus padres o custodios, o por tutores elegidos por los padres o custodios. Los motivos por esta opción educativa son diversos: pedagógicos, ideológicos, morales, religiosos y corresponden a las necesidades educativas específicas de los niños ya que en la mayoría de los casos las familias se han dado cuenta de que el Estado no ha logrado a través de las escuelas convencionales, tanto públicas como privadas, ofrecerles soluciones concretas a las necesidades de sus respectivos hijos.
“No pretendemos eludir la obligación de educar a nuestros hijos, si no, que objetamos a la escuela como único y excluyente medio para conseguir este objetivo. Se trata de una educación alternativa cuya responsabilidad es asumida por los padres de forma plena y conciente y que persigue y logra los mismos objetivos que la convencional”.(Sesión ALE, Parlamento Vasco,2008)

El homeschooling está legalmente reconocido en casi todos los países europeos. En Francia es legal pero está fuertemente regulado y controlado; deben seguir el currículum oficial y examinarse periódicamente. Además, existe la opción de la educación a distancia. En Holanda sólo se permite, previa concesión de un permiso especial, por razones religiosas o morales. Sin embargo, la interpretación de la ley se hace de un modo restrictivo y el permiso se deniega en la mayoría de los casos. Si el niño ha estado escolarizado, se prohíbe incluso la solicitud del permiso. En el Reino Unido es legal y no se exigen requisitos a menos que haya existido escolarización previa. En este caso, los padres tienen obligación de poner en conocimiento de la autoridad educativa su intención de desescolarizar.
En Rumania está prohibida, pero existe la opción de darse de alta ante la autoridad educativa como escuela privada. Portugal por ley permite la educación en casa, en el curso 2006/2007, tan sólo cuatro niños de tres familias diferentes estaban siendo educados en casa. Los requisitos son: realizar exámenes de equivalencia con una frecuencia bianual y, a partir del 9º curso, realizar los exámenes nacionales de lengua portuguesa y de matemáticas. En el caso italiano existe un decreto legislativo de abril de 1994, que establece que “Los padres pueden asumir la enseñanza (obligatoria) de sus hijos. Los padres que eligen esta opción han de demostrar capacidad económica y técnica para asumir la enseñanza de sus hijos y comunicarlo anualmente a la autoridad educativa competente.”

 

Me pregunto si todos estos datos son correctos. Si alguien pudiera ofrecerme información sobre Portugal estaría muy agradecida. En todos los documentos referidos a Portugal que he leído el número de familias registradas es ridículo. Como en este caso, se mencionan 4 niños de 3 familias en el curso 2006/2007. ¿Es esto posible siendo plenamente admitido el ensino doméstico en aquel país? ¿Por qué tiene tan poco impacto en la práctica, a pesar de su situación legal?. Cómo es de cierto que a menudo el que más cerca tenemos es el que peor conocemos…

 

EOS (Education Outside School)

Desde este link  se puede entrar en el contenido de la revista en su integridad. Education Outside School Magazine September 2010

El segundo número de la revista EOS, (Educación Fuera de la Escuela) está ahora accesible en la red, de modo gratuito a través de Issuu. La publicación cuenta con una gran variedad de contenidos y convocatorias para los meses de septiembre y octubre. Entre ellas el anuncio de una conferencia de Paula Rothermel y Alan Thomas en Newcastle-upon-Tyne para el 21 de octubre. Si alguien está por esas fechas en Gran Bretaña y puede acudir a la conferencia, quizás pudiera enviarnos una crónica.

Para más información sobre la conferencia de Rothermel y Thomas se puede acudir a la web de Live Learn and Grow.

El tercer número podría aparecer para Navidades, manteniendo así una frecuencia trimestral.

Un artículo en Educación y Futuro

El objeto de esta reflexión es el artículo de  Marian Gª de Rivera Hurtado, titulado Homeschooling: la responsabilidad de educar en familia publicado en formato papel por la revista Educación y Futuro al que se puede acceder desde  la versión digital de la revista.

El artículo me deja un tanto perpleja y me gustaría comentar con quienes leéis   este blog ciertos aspectos de lo publicado, tan sólo con la finalidad de  comparar  notas.

1. Homeschooling en España

Situación actual

La Asociación de la Libre Educación (sic) (ALE) que tiene el respaldo del Defensor del Pueblo (?), ha conseguido involucrar en su causa al PP vasco, que presentará una segunda iniciativa antes de Navidad durante el curso 2008-2009 para su regulación.

Medio año después de la comparecencia de Ketty Sanchez en el Parlamento, el PP presentará otra iniciativa para exigir al Gobierno vasco que se pronuncie sobre la regulación antes de diciembre, antes de la elecciones

¿Alguien sabe algo de esta iniciativa?

Por otro lado, al final del apartado explica lo siguiente:

Dentro de este movimiento son tres las redes visibles que, a su vez, articulan la propuesta de la práctica educativa fuera de las instituciones estatales. Crecer sin Escuela, la Asociación para la Libre Educación (ALE) y la escuela Clonlara.

Nota a pie de página: Desde Clonlara se maneja un discurso duro y que confronta sin tapujos las estructuras escolares.

Leyendo el artículo, obsoleto ya para 2009, poco documentado y hasta cierto punto audaz, me pregunto si hay algún tipo de control con respecto a lo que se publica desde ámbitos universitarios.

Nota bibliográfica:

Gª Rivera Hurtado, M., Homeschooling: la responsabilidad de educar en la familia, Educación y futuro: revista de investigación aplicada y experiencias educativas, ISSN 1576-5199, Nº. 20, 2009 (Ejemplar dedicado a: Enseñanza de Lenguas extranjeras) , pags. 273-284.

Promover las libertades educativas: una urgencia mundial

Traigo al blog este texto de Alfred Fernandez, Doctor en Filosofía, experto en educación y derechos humanos es Director General de OIDEL. Ha publicado varios libros sobre el derecho a la educación y es Profesor de varias universidades. E-mail:admin@oidel.ch

La educación es, ante todo, un derecho humano. Esta afirmación que parece una perogrullada es sin embargo una novedad para la comunidad internacional. Sólo desde finales de los años 90 las Naciones Unidas han tomado en serio la educación en esta dimensión fundamental. La educación es un derecho calificado con pertinencia de “empowerment right” (Donnelly / Howard), derecho de derechos que permite el acceso a una existencia verdaderamente humana. Por ello puede establecerse entre él y el derecho a la vida un fuerte paralelismo: existencia biológica para el derecho a la vida, existencia humana para el derecho a la educación. Los textos internacionales sobre derechos humanos hacen mención abundante de la educación por esta razón.

Así, la Declaración Universal de Derechos Humanos proclama el derecho a la educación para todos, el hecho que la educación tiene por principal objetivo el desarrollo de la persona; y la promoción del respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales. Recuerda también el derecho de los padres a elegir el tipo de educación:

“Toda persona tiene derecho a la educación. […] La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales. […] Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”.

(Artículo 26 de la Declaración Universal de Derechos Humanos).

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales reafirma los mismos elementos:

“La educación debe orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana y del sentido de su dignidad, y debe fortalecer el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales […]. Los Estados Partes… se comprometen a respetar la libertad de los padres…de escoger para sus hijos… escuelas distintas de las creadas por las autoridades públicas…”.

(Artículo 13 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales).

    El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos menciona también la libertad de los padres en el marco más general del derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.
    “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. […] Los Estados Partes… se comprometen a respetar la libertad de los padres… para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.”
    (Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos).

También podemos referirnos, en este contexto, a la Resolución sobre la Libertad de Enseñanza en la Comunidad Europea que recoge los elementos esenciales de los textos de las Naciones Unidas y precisa las obligaciones económicas de los poderes públicos:

“El derecho a la libertad de enseñanza implica la obligación de los Estados miembros de hacer posible el ejercicio práctico de este derecho, incluso en el aspecto económico, y de conceder a los centros [privados] las subvenciones públicas necesarias para el ejercicio de su misión, y el cumplimiento de sus obligaciones en condiciones iguales a las que disfrutan los correspondientes centros públicos, sin discriminación respecto a las entidades titulares, los padres, los alumnos o el personal; sin embargo, esto no impide que se pida a las escuelas creadas por la iniciativa privada una determinada aportación personal que refleje su propia responsabilidad y tienda a fortalecer su independencia.”1

(Resolución del Parlamento Europeo,13 marzo de 1984, par. I. 9.).

¿Cuáles son los puntos que parecen establecidos a nivel jurídico y son objeto de un amplio consenso internacional?

  • Toda persona tiene derecho a la educación; existe por lo tanto en paralelo un deber de educar.
  • La educación debe orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana; el principal objetivo de la educación estriba en la persona. La idea que “la educación debe orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana” incluye todas las dimensiones de la existencia humana.
  • Finalmente, los padres tienen la primera autoridad y la responsabilidad en materia de educación. Los padres tienen el derecho de elegir para sus hijos una educación que esté de acuerdo con sus propias convicciones filosóficas o religiosas.

2. Las dos dimensiones del derecho a la educación

A nivel del pensamiento jurídico internacional, los informes presentados en la ONU en estos últimos años (M. Mehedi, 1999, K. Tomasevski, 1999, 2000) concuerdan en reconocer a la educación una dimensión doble:

1. El derecho a la educación pertenece al grupo de derechos encuadrados bajo el concepto de derechos económicos, sociales y culturales: es, por lo tanto, un derecho-prestación que el ciudadano puede exigir del Estado. Esta dimensión está fuertemente valorizada hoy en día, incluso podemos afirmar que está sobre-evaluada por la mayoría de los poderes públicos.

2. Al mismo tiempo el derecho a la educación, por el papel que la libertad juega en la cultura, es también un derecho-libertad, perteneciente a los derechos civiles y políticos, que consagran la libertad del ciudadano frente al Estado. La educación, de hecho, incluye varias libertades que los poderes públicos deben proteger: libertad de enseñanza, libertad de creación de centros, libertad de cátedra, por no citar mas que las principales. La opinión pública internacional ha evocado esta dimensión recientemente comentando la Sentencia de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre el cheque escolar. Esta sentencia, en continuidad con pronunciamientos de las mas altas instancias de países como Alemania, Francia y España, muestra la importancia que la elección de escuela, la libertad de enseñanza, tiene en un país democrático.

En virtud del carácter indivisible de los derechos humanos en general (Declaración de la Conferencia Mundial sobre Dererchos Humanos, Viena, 1993) y en el carácter transversal del derecho a la educación en particular el derecho a la educación es pues un derecho “social” y un derecho “libertad”. Dicho de otro modo, la obligación del Estado de asegurar el acceso a la educación en condiciones de justicia y de igualdad no puede impedir la libre elección de los padres y la toma en cuenta de las necesidades específicas de los alumnos.

La libertad de enseñanza, primera libertad del ámbito educativo en cuanto fundamento de la autonomía individual, no puede limitarse entonces al mero hecho que los padres puedan elegir el tipo de escuela que desean para sus hijos. Debe existir una auténtica diversidad en la “oferta” pedagógica y el acceso a la elección no puede estar limitado por ningún tipo de discriminación. Volveremos más adelante sobre este aspecto.

Es preciso poner énfasis hoy en la libertad de enseñanza para no amputar el derecho a la educación de una dimensión constitutiva. Puede decirse, sin temor a equivocarse que, una correcta consideración de las libertades educativas, tranformaría de manera sustancial el sistema educativo en todos sus aspectos. Por esta razón es urgente exponer brevemente las implicaciones de la libertad de enseñanza en la estructuración y en la financiación de la educación.

3. La educación y el principio de subsidiariedad

La libertad de enseñanza no solo favorece el ejercicio de la responsabilidad de los padres, sino que aparece cada día más como una condición de eficacia pedagógica. La diversificación de los cursus escolares, que supone una política flexible y capaz de adaptarse rápidamente, responde de manera evidente a la diversificación creciente de las esperas, de los talentos y de los proyectos de los alumnos (UNESCO, 1996). La centralización, la obsesión de uniformización del sistema escolar por razones de una igualdad de oportunidades concebida más en su aspecto “igualdad” que en su aspecto “oportunidades” son realidades que contradicen los derechos fundamentales de la persona.

Una auténtica libertad de enseñanza, que toma concretamente en cuenta la variedad de las formas de inteligencia, de las competencias y de las aspiraciones, debe abarcar todos los niveles educativos, hasta en la clase: libertad, y por consiguiente responsabilidad e iniciativa personal. No es más, finalmente, que la puesta en práctica del principio de subsidiariedad que juega un papel decisivo en la restructuración de los equilibrios de poder entre autoridades públicas y sociedad civil (Comisión Europea, Libro blanco sobre la gobernanza europea, 2001).

El principio de subsidiariedad consagra la primacía de la persona, reconocida en su capacidad de originar sus propios actos y de responsabilizarse de ellos. Deja un amplio margen de autonomía a las personas individuales, a sus comunidades naturales –las familias- y a las organizaciones de la sociedad civil en la organización y gestión de la educación. Evidentemente esto conlleva ciertos riesgos, pero suprimir el riego es suprimir la libertad. El principio de subsidiariedad aplicado a la educación integra el tanteo y el error ya que considera la responsabilidad y la libertad personal como valores superiores a la puesta en práctica de soluciones técnicamente impecables.

Desde el punto de vista estrictamente pedagógico Coleman y Hoffer han demostrado la importancia de la existencia de una comunidad en torno a la escuela. Sus conclusiones refuerzan la importancia de una sana aplicación de la descentralización y del principio de subsidiariedad.

4. La financiación de la educación plural

En lo tocante a la financiación, la libertad implica la disociación clara de la financiación y de la prestación educativa: las familias no tienen manifiestamente la capacidad de financiar por sí mismas la educación perdo de ello no puede deducirse que son incapaces de elegir o, en algunos casos, de poner ellas mismas en práctica la prestación educativa. Esta visión de la sociedad que se podría tachar de paternalismo tecnocrático, es obsoleta. Sin embargo es preciso que el Estado dé la información necesaria para que la elección se haga de modo inteligente. H. Gintis ha puesto de manifiesto que afirmar que las personas de bajos recursos no saben elegir es falso.

El principio de la financiación “orientada hacia el sujeto” y no “orientada hacia el objeto” significa que el dinero sigue al alumno. La financiación del Estado debe privilegiar, como ya hemos dicho, la responsabilidad personal y favorecer el ejercicio concreto de la libertad de las personas (padres y alumnos). Ello implica la negación de toda forma de discriminaciones en la libertad de elección, concebida como un derecho humano fundamental. Entre las discriminaciones más comunes se encuentran las que están relacionadas con el dinero : en el ámbito educativo, a menudo, sólo se puede elegir si se dispone de medios económicos suficientes para permitirlo.

Conviene señalar a este respecto que la libertad de enseñanza no supone un aumento del gasto público en educación contrariamente a una opinión bastante extendida. El estudio que OIDEL ha realizado en 2002 y que se publicará próximamente en castellano muestra, en un análisis que abarca 87% de la población mundial, que países con alto nivel de libertad no gastan mas que otros en los que la enseñanza no gubernamental, término que preferimos a privada, no está subvencionada. La razón es que, en la mayoría de estos países, la financiación sigue al alumno.


OIDEL es una ONG con estatuto consultivo ante la ONU, la UNESCO y el Consejo de Europa presente en 51 países y que tiene como objetivo la protección del derecho a la educación y las libertades educativas. OIDEL tiene su sede en Ginebra. Página web: www.oidel.ch

Elementos de bibliografía

  1. FERNANDEZ / S. JENKNER (1995): Declaraciones y Convenios internacionales  sobre el Derecho a la Educación y la Libertad de Enseñanza, Info 3 Verlag, Frankfurt.
  2. FERNANDEZ / J. D. NORDMANN, Le droit de choisir l’école (2001): L’age d’Homme, Lausanne

M. MEHEDI (1999): El contenido del derecho a la educación, Nationes Unidas,. Doc E/CN.4/Sub. 2/ 1999/10.
COMISION internacional Sobre la educacion en el siglo XXi, (1996): La educación encierra un tesoro, UNESCO / Santillana, Madrid.
J.D. NORDMANN, (2001): Seis preguntas sobre la libertad de enseñanza, OIDEL Europa, Madrid

Lola Ruiz en “El nudo de la red”

Lola Ruiz escribió en 2004 sobre su experiencia desescolarizadora para  El nudo de la red, Revista de Cultura en una aportación a la publicación  titulada  “Educar de otra manera porque el medio es el fin”. En el artículo la autora relata de manera autobiográfica y en primera persona la experiencia de diaria de educar en casa a dos niños. Cuenta el origen de su interés por la educación en casa, que se remonta a una de las ediciones de Biocultura en Madrid, en la que entró en contacto con Elsa Haas:

Había allí una chica norteamericana -Elsa Haas- que vendía la revista Growing Without School  (Crecer sin escuela) que ella se encargó de traducir al español.

Lola Ruiz relata los miedos que acompañaron a la toma de decisión de desescolarizar que resume en el miedo a ser juzgados de inconscientes, de cándidos, de rebeldes sin causa, de ignorantes, de pretenciosos. Por otro lado el miedo a ser incomprendidos, por la familia, los amigos, los vecinos, los funcionarios y los jueces, y por último otro miedo que es más difícil de expresar con palabras, el miedo a que el intento acabara en fracaso.

Ruiz define la motivación de educar en casa en la responsabilidad de tomar en su mano la educación de sus hijos, y no delegar esa responsabilidad en instituciones por las que siente una profunda desconfianza, una decepción que raya el desprecio, al expresar que dejar al niño encerrado a los seis años en la escuela era impensable,  “sabíamos lo que esto haría en él”.

La motivación, es la que en mi taxonomía de motivos aparecería descrita como la de los rebeldes, aquellos que han decidido  educar en casa incluso antes de tener hijos, aquellos para los que educar en casa es sólo parte de un tipo de vida más amplio, de una concepción contracultural del mundo, no como respuesta a una escolarización insatisfactoria anterior. Ruiz expresa este sentimiento con nitidez:

Sentíamos que nuestro deber primero de padres, nuestra responsabilidad para con el niño, era la de educar en conciencia y de acuerdo con nuestra filosofía de vida.

Dedica un apartado importante del artículo a la socialización para derrumbar el concepto de que los niños que se educan en casa no socializan adecuadamente con toros de su edad. Por el contrario, dice Ruiz, el problema lo tienen los niños que asisten al colegio desde los seis años y se les obliga a estar sentado y en silencio entro otros de los de su misma edad.

Por otro lado, tampoco está de acuerdo en considerar a la educación en casa como una objeción, tal y como está concebida, sino que lo considera una forma de vida. El argumento es coherente con la propia motivación que antes hemos comentado le ha llevado a no escolarizar en primera instancia.

En cuanto a la universidad, manifiesta su preferencia porque sus hijos consigan experiencia en aquello que les guste en lugar de un título universitario. En esto también, y ella misma así lo declara, es coherente con su propia filosofía de vida. En el caso de que sus hijos quisieran obtener una titulación que certifique sus conocimientos en estudios superiores, se inclina por la UNED, y he aquí quizá los más sorprendente, ya que declara que como padres prefieren el camino contrario: esto es que la Universidad les conceda un título por sus aportaciones profesionales y humanas a la sociedad. Algo más parecido a un doctorado honoris causa, que lo que habitualmente se persigue de la institución universitaria como proveedora de  conocimientos especializados dirigidos al mundo laboral.

Otro aspecto que destaca en su artículo es la teoría contraria a la de la obligatoriedad escolar. La autora del artículo no se opone a la existencia de la institución escolar, pero no es conforma a la obligatoriedad de “tener que disfrutar de  sus servicios”, máxime cuando, declara Ruiz, padres, maestros y alumnos estamos de acuerdo en que hace años que no funciona.

Si visión sobre la institución escolar es crítica, por considerar que no cumple con las funciones para las que ha sido creada “Si la institución no apoya ni fortalece al individuo, sino que lo debilita y le hace dependiente, entonces ¿Quien está al servicio de quién?

Nota bibliográfica

RUIZ, Lola,  “Educar de otra manera porque el medio es el fin” El nudo en la red, Revista de Cultura, Asociacionismo y movimientos sociales,  nº 3-4, 2004.

Nota biográfica

Lola Ruiz, desde Almería,  fue la representación ante los medios de uno de los primeros casos de desescolarización que tuvieron impacto en los medios de comunicación en 1999. Su participación, por otro lado, tanto en el boletín de Crecer sin escuela, como en la lista de correo que David Kornegay abrió por primera vez en 2001, fue muy activa y determinante en los momento de crisis y de dificultad de reclutar personas dispuestas a colaborar en un momento en el que hizo falta hacer frente a un relevo generacional para cumplir con las responsabilidades y las tareas que se debían realizar para la red de apoyo y su boletín.

Lola Ruiz, otra de las personas que está en el grupo de los pioneros del movimiento desescolarizador y que no continuará en adelante cuando el movimiento tome forma legal como asociación, se ve sorprendida ante el nuevo funcionamiento que para la red de apoyo impone el mundo que se abre con internet, cuando comprueba que ha podido acceder a lista restringida de colaboradores para la revista sin ningún tipo de control, y se pregunta si existe o no una lista restringida únicamente como grupo de trabajo para el boletín. Además expresa sus dudas sobre la seguridad y fiabilidad del nuevo sistema virtual que va a sustituir a sus habituales canales de comunicación, mucho más restringidos a un grupo de personas, que se conocen personalmente, y que ahora se abre hacia personas que ni siquiera se conocen de antemano.

Acabo de darme cuenta de que si yo he podido suscribirme cualquiera podría hacerlo.¿No debería esta ser una lista restringida a las personas que van a colaborar con el boletín? No es que tengamos algo que ocultar pero tampoco es cosa de que cualquier curioso meta la nariz en esto.

Mi pregunta es ¿ He podido suscribirme porque ya estaba en la lista restringida o porque cualquiera puede entrar?. Explícamelo por favor.

La brecha ya se ha abierto, a partir de ahora, la apertura del movimiento a cualquiera que quiera suscribirse a la lista, desde su domicilio, simplemente contando con una conexión a Internet hace que el crecimiento del colectivo quede fuera del control de las personas que le habían dado cohesión en el pasado. Estas personas, que viven en muchos casos aisladas en zonas rurales, quedan sin quererlo, apartadas del nuevo movimiento y se sentirán alienadas por un medio que ya no conocen. De este modo se pone en marcha la segunda fase del boletín que irá atravesando diferentes vicisitudes hasta su desaparición. En un último intento por salvar la publicación de su inminente cierre, en un correo del 2 de junio a la lista,  Lola Ruiz desde Almería diseña lo que será el contenido básico o la plantilla del boletín a partir de aquel momento[1].

Lola Ruiz es en estas circunstancias la persona más activa en la lista de correo, además de la que lidera el nuevo boletín escrito. Se ha convertido en un referente del homeschool desde que protagonizó un caso que tuvo repercusión en la prensa. Se trataba de su hijo, un niño matriculado a distancia en Clonlara y que fue denunciado por la Junta de Andalucía para exigir su escolarización presencial. El caso fue cubierto por el diario El Pais en varios artículos a lo largo de 1999.”Sentencias contradictorias” [2]y “Los sin clase”[3] de Ana Torregrosa y finalmente “Gabriel vive a 6.000 kilómetros del colegio” [4]firmado por Joaquina Paredes.Su caso también lo relata Peter Szil para la revista Integral, en diciembre de 2000 en un artículo titulado “Crecer sin escuela”[5]. De modo paralelo el boletín Crecer sin escuela publicaba en 1998 una carta de Lola Ruiz en la que relataba el inicio de una investigación sobre su familia por parte de los servicios de Asistencia Social de Almería por la desescolarización de su hijo mayor. Es ella la que presenta el primer esquema de lo que podría ser el boletín a partir de ese momento y contacta con las personas que anteriormente han tenido responsabilidad en su edición para que continúen como colaboradores.


[1] Todo lo que sigue son sugerencias de tareas para  un hipotético boletín.

– Alguien que sepa imprimir con ayuda del ordenador el boletín

-o alguien que sepa imprimir y si no puede hacerlo que enseñe al que pueda hacerlo

– un editor o editora, que organice y seleccione los temas a tratar y la información de que se disponga cada mes para el boletín.

– alguien que se lea un libro sobre educación cada mes y escriba una pagina informando sobre su utilidad para los lectores del boletín.

– alguien que haga lo mismo con las películas de cine y programas de tele.

– un encargado-a de las suscripciones

– responsable de una pagina dedicada a recursos para homeschoolers

– responsable de traducir unas tres cartas mensuales del ingles.

– una persona con experiencia en homeschooling que se encargara de una sección de “consultorio” en el que padres novatos puedan asesorarse sobre problemas inmediatos y específicos. Si esta persona da a sus hijos una educación estructurada y clásica entonces solo estaría capacitada para responder a los padres que requieran sobre este tipo de información. Por tanto otra familia veterana podría colaborar con ella para los padres que quieran información sobre el aprender sin estructura.

– Otra sección bonita seria la de incluir una entrevista en cada número a una familia. Somos, en general, familias interesantes de conocer y cada una tiene su pequeña historia; las anécdotas humanizan lo que tiene de intelectual cualquier revista.

– Y por último sugiero un listín con los nombres de los profesionales y expertos en cualquier materia. Personas dispuestas a facilitar apoyo o información a aprendices y novatos. Aunque sea por email o teléfono.

Creo que la ultima palabra sobre las secciones adecuadas para el boletín debería tenerla el editor-a. Esto evitaría bastantes complicaciones innecesarias. Yo voto por Isabel de Cantabria para esta tarea porque sabe escribir y expresarse muy bien, además es casi veterana en esto de educar en casa. De todos modos no conozco aún el talento particular de cada uno de vosotros, que estoy segura tenéis, así que espero que nadie se corte por inexperto a ofrecerse para esta tarea. Lola

[2] Diario El Pais, de 19/09/1999

[3] Diario El País  de 20/09/1999

[4] Diario El Pais de 19/09/1999

[5] Lola y Gabriel En realidad no se trataba de un niño que pasaba su tiempo delante de un ordenador, sino de una pareja, Lola y Gabriel, cuyo objetivo en la educación de sus hijos es potenciar su espíritu independiente y crítico, la confianza en sí mismos y en su creatividad para resolver los problemas según su propio criterio y capacidades para encontrar recursos. “Consideramos”, dice Lola, “que lo primordial en la educación es el respeto al niño y son las asignaturas las que deben adaptarse a su personalidad, talento y preferencias y no al contrario. Cuando nuestro hijo mayor, que ahora tiene 8 años, llegó a la edad escolar, buscamos un colegio en el que al menos una parte de estos requisitos los pusieran en práctica. Pero no encontrarnos ninguno. Como creemos que somos los padres los primeros responsables y después los profesionales de la educación, optamos por educarle en casa”. Su formación se realiza al estilo de la de un adulto autodidacta, que abarca tanto el dibujar, pintar, cocinar, leer y jugar al fútbol con sus amigos como proyectos específicos o escribir sus propias historias, primero a mano y luego al ordenador para que parezca un libro.

Al mismo tiempo le matricularon en una escuela por correspondencia en Estados Unidos, una institución que da mucha libertad a cada niño para desarrollarse a su propio ritmo y basándose en sus propios intereses. En primaria son los padres los que están en contacto con la escuela (por carta o, si lo tienen, por correo electrónico, siendo esto último la base de todo el malentendido que se ocasionó por “estudiar por internet”). En secundaria el niño entra en contacto directo con un equipo de profesores que le asesoran sobre sus opciones personales.

Lola y Gabriel tomaron también decisiones que a lo mejor eran más importantes que las que conciernen la forma de aprender del niño. “Nos mudamos a un lugar tranquilo donde los niños pudieran jugar en la calle y explorar los alrededores por ellos mismos. Mi marido cambió a jornada de trabajo continua en el taller de electrónica que dirige para estar en casa a partir del mediodía. Al elegir este tipo de educación hicimos un acto de fe en nosotros mismos, aunque teníamos dudas. Hoy ya no las tenemos».


El Diálogo intercultural (Libro Blanco del Consejo de Europa)

El Libro Blanco del Consejo de Europa sobre el Diálogo intercultural (2008), se titula “Vivir juntos con igual dignidad”, y fue ratificado por los Ministros de Asuntos Exteriores del Consejo de Europa en su 118 Sesión Ministerial. en Estrasburgo el 7 de mayo de 2008.

Esta es la introducción al proyecto:

El diálogo: elemento clave para el futuro de Europa

La gestión democrática de la creciente diversidad cultural en Europa -arraigada en la historia de nuestro continente y amplificada por la globalización- se ha convertido en una prioridad en los últimos años. ¿Cómo podemos responder a la diversidad? ¿Cual es nuestra visión de la sociedad del futuro? ¿Se trata de una sociedad integrada por comunidades separadas, caracterizada en el mejor de los casos por la coexistencia de mayorías y minorías con derechos y obligaciones diferenciados, vinculadas vagamente entre sí por la ignorancia mutua y los estereotipos? ¿O, por el contrario, es una sociedad dinámica y abierta, libre de toda discriminación y beneficiosa para todos, caracterizada por la integración de las personas en el pleno respeto de sus derechos humanos? El Consejo de Europa está convencido de que el respeto y la promoción de la diversidad cultural con arreglo a los valores en los que se apoya la organización son condiciones esenciales para el desarrollo de unas sociedades basadas en la solidaridad.

En el “Libro Blanco sobre el Diálogo intercultural” aquí presentado se sostiene firmemente en nombre de los gobiernos de los 47 Estados miembros del Consejo de Europa que nuestro futuro común depende de nuestra capacidad para proteger e impulsar el respeto de los derechos humanos, tal y como están consagrados en el convenio europeo de derechos humanos, la democracia y el estado de derecho, y para promover el entendimiento mutuo. Se defiende asimismo, que el enfoque intercultural ofrece un modelo con visión de futuro para gestionar la diversidad cultural. Se propone también una concepción basada en la dignidad humana de cada persona (y en la idea de una humanidad y un destino comunes). Si ha de crearse una identidad europea, ésta se basará en los valores fundamentales compartidos, en el respeto de nuestro patrimonio común y diversidad cultural, así como en el respeto de la dignidad de cada persona.

El diálogo intercultural tiene una importante función que desempeñar a este respecto. Por una parte nos permite evitar las divisiones étnicas, religiosas, lingüísticas y culturales. Por otra, nos permite avanzar juntos y reconocer nuestras diferentes identidades de manera constructiva y democrática conforme a valores universales comunes.