Familias que “hacen cola” por entrar en proyectos de educación activa

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Maria jesús Ibáñez. Barcelona Lunes, 25 de abril del 2016

Unas 300 familias han empezado a organizar una plataforma para reclamar a las administraciones que amplíen la oferta de plazas en escuelas que trabajan con metodologías educativas innovadoras, después de que sus hijos hayan quedado excluidos, en la preinscripción para el curso 2016-2017, de alguno de estos centros, sobre todo en la ciudad de Barcelona. “Las escuelas de carácter no directivo, vivas, activas, abiertas, participativas, sin exámenes ni deberes, están cada vez más demandadas“, aseguran estos padres. En las próximas semanas van a solicitar una reunión con las autoridades educativas, a las que exigirán “una alternativa”, han anunciado.

Esta noticia está relacionada con esta otra de hace tres años “Escuelas activas que echan el cierre”.

Los recortes han llevado al cierre de centros

“Además de coincidir en sus proyectos educativos, estos cuatro centros también forman parte de la lista de escuelas que la Generalitat ha anunciado que cerrará durante los próximos años. A partir de este verano se clausurarán cuatro: una desaparecerá de golpe (Can Montllor); mientras que otras tres lo harán progresivamente. Estas son Vilamagore, El Castell (Tona), Sant Baldiri (en Lliçà d’Amunt) y Gil Cristià (La Selva de Camp). En la cuerda floja hay cuatro más (Xarau de Cerdanyola del Vallès, Escola Llar de Olot, el Pau Vila de Granollers y Encarnació Fonoll de Dosrius), que se juegan su continuidad en las inscripciones que consigan. A estas hay que sumar las 10, ya desmanteladas este curso.

Para el curso 2014-15 ya está previsto el desmantelamiento de las escuelas de Poblenou (Pineda de Mar) y Els Aigüerols (Santa Perpètua de Mogoda), más otras que la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, pueda anunciar de aquí a un año. En total, una veintena de centros afectados”.

Rigau siempre se escuda en el descenso de la demografía para cerrar escuelas. El argumento no consuela a las familias ni a los sindicatos, que ven motivos básicamente económicos. En el caso de los colegios de Can Montllor o Xarau, la Generalitat debería desembolsar una buena cantidad de dinero para construirles un edificio. La primera se ubica en unas instalaciones que se están quedando pequeñas a medida que esta nueva escuela de tres años va creciendo, mientras que en el segundo caso el edificio es demasiado viejo y tiene problemas de mantenimiento.

Ludus en un artículo de El País

Un nuevo artículo en el diario El País sobre pedagogías alternativas y Silicon Valley.

Sin ordenadores ni wifi: así son los colegios que triunfan en Sillicon Valley
En lugares como California proliferan cada vez más los colegios sin tecnología. En España, con nuestro cuestionado sistema educativo, muchos padres también optan por métodos alternativos.

¿Tiene sentido enseñarles una tecnología que estará obseleta cuando sean mayores?

 

Los gurús de Silicon Valley, los cerebros detrás de Apple, Google, Yahoo o Hewlett-Packard, los que inundan el mundo con nuevos softwares y aplicaciones, envían a sus hijos a escuelas en las que los ordenadores brillan por su ausencia y el material escolar se parece más al de una comunidad Amish que al de una oficina en el laboratorio tecnológico de ideas más grande del mundo. Los mismos que diseñan tablets, juegos interactivos y programas informáticos para niños, eligen una infancia sin pantallas para sus retoños, en escuelas alternativas, libres de wifi.

La Waldorf School de Península, en California, es uno de los centros que concentran más hijos de la tecnología, con una pedagogía que apuesta por la experimentación en el mundo real, una vuelta al papel y al lápiz y un énfasis en fomentar la creatividad, curiosidad y habilidades artísticas innatas en los más pequeños. De hecho, muchos empiezan a cuestionarse el papel de la informática en las aulas. Como apuntaba The Guardian en un artículo al respecto, la Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD), sugiere en un informe global que los sistemas de educación que han invertido mucho en ordenadores han registrado una “insignificante mejora” en sus resultados de lectura, matemáticas y ciencias, en los test del Programme for International Student Assessment (PISA); mientras, en palabras del director de educación de la OECD, Andreas Schleicher, “los mejores sistemas educativos, han sido muy cautos a la hora de usar tecnología en las aulas”.

Beverly Amico, líder de la asociación de escuelas Waldorf de Norteamérica, comentaba al mismo periódico que “sus centros enseñan a los alumnos las nuevas formas de pensar que muchos empresarios demandan” y añadía que “los estudiantes criados con tecnología acusan a menudo poca disposición para pensar de forma distinta y resolver problemas. Habilidades como tomar decisiones, la creatividad o la concentración son mucho más importantes que saber manejar un iPad o rellenar una hoja de Excel, sin contar con que la tecnología que utilizamos ahora, resultará primitiva y obsoleta en el mundo del mañana”.

hallway-backpack-desks-blogsize

Nuestro país se sitúa a la cabeza de Europa en cuanto a índices de fracaso escolar y abandono educativo, conceptos distintos. Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), correspondientes al 2015, pero publicados el pasado enero, alardeaban de un ligero descenso de seis puntos en la tasa de abandono educativo temprano. Algo que los expertos atribuyen al paro y a la decisión de seguir con los estudios al no haber trabajo. Aún así, España no solo sigue a la cabeza de la UE en este aspecto, sino que además duplica la media europea. Ésta y otras razones son las que han hecho que muchos padres se replanteen la educación de sus hijos y opten por escuelas alternativas, con programas educativos y planes de estudios heterodoxos, que huyen de la uniformidad, los libros de texto y la división de los alumnos por edades.

El auge de las pedagogías alternativas

Almudena García, madre y programadora informática en Girona, es la creadora del portal Ludus, un directorio de pedagogías alternativas que inició hace año y medio. García sustituyó la impersonal guardería por un grupo de crianza, en el que madres e hijos compartían un espacio de juego libre, y ahora piensa a qué colegio llevará a su hija cuando ésta cumpla los 6 años. “La economía es la que marca le educación”, comenta Almudena, “la escuela tradicional, que todavía tenemos, nace con la época industrial, en la que se demandaban individuos homogéneos, con una cultura y preparación muy similar y aptos para cumplir órdenes y no cuestionarse demasiado las cosas. Con clases en las que el profesor era el único protagonista, basadas en libros de texto y en la capacidad para memorizar determinadas enseñanzas. La pedagogía alternativa propone todo lo contrario, un trabajo basado en proyectos en los que el niño es el autor de su propio aprendizaje”.

Muchas de estas nuevas filosofías educativas florecen en la escuela infantil, lo que antes se llamaba preescolar, pero son menos las que continúan hasta una edad más avanzada, en parte por problemas legales. Según Almudena, “hasta los 6 años la ley no dice nada, pero a partir de esa edad y hasta los 16, la normativa obliga a escolarizar a los niños en un colegio homologado. Homologar un centro educativo requiere de una serie de requisitos que no están al alcance de todos, por razones económicas (polideportivo, cancha de baloncesto, tener un determinado número de váteres, un aula para cada edad o grado…), lo que hace que muchas escuelas no entren en esta categoría. Esto depende de las diversas comunidades autónomas y, la mayor parte de los casos no ocurre nada, pero si hay problemas o inspecciones, los padres son los culpables. Hace poco, los servicios sociales enviaron cartas a los padres de los alumnos de una escuela no homologada, en las que se les instaba a que los pequeños abandonaran el colegio, con la amenaza de retirarle la custodia de sus hijos; ya que tener el niño en un centro no homologado equivale al absentismo escolar. Si hay planes de que el estudiante ‘alternativo’ continúe en el mundo académico, lo que se suele hacer es matricularlo en el último curso de ESO, para que se reincorpore a la educación ortodoxa”.

¿Educar para un mundo feliz?

Algo en lo que casi la totalidad de los profesionales de la educación coinciden, es en la urgencia de reformar el sistema educativo español. Estela d’Angelo es psicóloga y pedagoga, además de profesora, dentro del departamento de didáctica y organización escolar, de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid. D’Angelo opina que “el sistema se niega a cambiar y obliga a que los alumnos sean los que deben adaptarse a él, cuando lo deseable sería lo contrario”. A grandes rasgos las críticas de esta experta se concentran en una mejor y nueva formación de los profesores; en la necesidad de dejar margen, en el sistema educativo, a la diversidad y en crear otros ambientes de aprendizaje. “Se aprende en interacción y esto es algo aceptado ya en todo el mundo. Sin embargo, la aulas todavía miran para delante, el profesor es el eje central y se trabaja muy poco en equipo”.

Según Estela los propios espacios hablan por si mismos, en un país en el que, desde fuera, los colegios se asemejan a prisiones de máxima seguridad. “En Finlandia, nación que siempre se toma como referencia del ideal educativo, las escuelas se asemejan mucho a las casas, con lugares comunes, que recuerdan a saloncitos, o cocinas donde los propios alumnos recogen y ordenan las cosas. Aquí hay un excesivo control, en aras de la seguridad, que vuelve a los niños muy dependientes. Pero, a veces es un control en cosas sin importancia o más arbitrarias, mientras luego se ven casos de acoso que no han tenido la atención necesaria”.
Por todo lo anterior D’ Angelo comprende el giro de muchos padres hacia la educación alternativa, pero apunta también un riesgo en algunas de estas escuelas, “el hecho de crear situaciones ideales y contextos en los que el alumno es siempre tenido en cuenta, respetado y donde se aceptan siempre sus gustos. A veces, algunos centros actúan como invernaderos, que aíslan a los chicos del mundo exterior y les brindan un ecosistema ideal, pero la vida real no es así y puede que cuando salgan registren un choque importante”, puntualiza esta pedagoga.

Montessori y sentido común

Desde este blog: Guía Montessori

El desconocimiento que tenemos de los niños hoy en día, hace que estemos confundiendo, por ejemplo, lo que puede ser trabajar el Método Montessori de lo que es el sentido común. Plantear un espacio en un aula de un proyecyo alternativo sin más, de una escuela tradicional o en casa con elementos que tengan en cuenta las características de los niños para su mejor desarrollo, no se llama Montessori, se llama sentido común; dejar a un niño, mientras el adulto observa, que trabaje en aquellas cosas que le interesan, no se llama Montessori, se llama sentido común; ir siendo conscientes, ir dándonos cuenta que el niño es feliz mientras quiere lo que hace, no se llama Montessori, se llama sentido común… y así podríamos seguir con unos cuentos ejemplos más.

Homeschool en hogares paleo

Paleo viene de paleolítico y preconiza una dieta, lo más cercana posible a los productos silvestres de los que se alimentaban nuestros antepasados cazadores y recolectores, pero también un tipo de vida cercano a la naturaleza. “El estilo de vida paleolítico se inspira en la actitud adoptada por el ser humano con el entorno hasta la llegada de la especialización y el sedentarismo de las sociedades agrarias durante el neolítico. No implica comportarse como un hombre de cromañón, sino optar por la esencia de hábitos de cazadores y recolectores para mejorar la salud y el estado de ánimo”.

Paleo life

Stencil de Banksy. Caveman Fast Food originally appeared on the streets of Los Angeles, California.

Desde esta web

Otra paleo-entusiasta, la bloguera y escritora Michelle Tam, ha adoptado lo que ella considera un estilo de vida que ha mejorado su existencia.

“El estilo de vida paleolítico tampoco se olvida de la vida en familia. En lugar de abogar por una educación basada en interminables horarios y actividades extraescolares, los “padres ancestrales” (“primal parents”) abogan por dejar libertad a sus hijos para jugar y experimentar en entornos preferiblemente naturales”.

El siguiente paso serán las escuelas paleo, que a parte de una dieta paleo adecuada ofrezcan una educación basada en el ámbito natural y centrada en el exterior y no en el aula.

Se muestran contrarios a instituciones habituales en nuestra vida social, como son las relaciones virtuales a través de las redes sociales, el sistema escolar, la dieta vegetariana y el ejercicio en los gimnasios.

Recomendaciones para una vida paleo:

  • Adoptar una dieta paleo, que implica  abundancia de fruta, pescado, carne y frutos secos, evitando los alimentos que no existían en el paleolítico.
  • Ejercicio frecuente pero muy variado, evitando realizar siempre el mismo tipo de deporte
  • Realizar una variedad de movimientos complejos naturales, como escalar, arrojar, nadar, llevar pero, andar, correr….sin recurrir nunca al gimnasio.
  • Maximizar el contacto con la  naturaleza, por ejemplo, tener plantas, ir al monte, escalar árboles…
  • Utilizar un mínimo de ropas y andar descalzo, exponiéndonos al frío, el calor y los elementos atmosféricos.
  • Exposición regular al sol y la luz natural para obtener vitamina D y prevenir la depresión.
  • Tratar de dormir por lo menos ocho horas preferiblemente siguiendo el ritmo solar.
  • Pasar tiempo tanto  jugando como descansando, siempre viviendo el presente.
  • Reducir los niveles de stress y de exceso de trabajo
  • Evitar el exceso de higiene, el contacto con la suciedad inmuniza de ciertas enfermedades.
  • Consumir comidas fermentadas.
  • Educar a los hijos como lo hacían los cazadores y recolectores: al modo de la crianza natural, amamantando durante mucho tiempo, utilizando el porteo y el colecho  al tiempo que se les permite jugar y desarrollarse de modo autónomo.
  • Sentarse de cuclillas
  • Socializar de modo presencial con familia y amigos, evitando las redes sociales y el contacto virtual superficial con cientos de personas

Los deberes escolares

Hasta cierto punto, la cuestión de los deberes escolares, aunque se sale del ámbito estricto del homeschool, dado que éstos no afectan nunca a quienes educan en casa, sí que es un tema relacionado con la libertad de los padres de decidir sobre las cuestiones educativas que afectan a sus hijos, y más aún entendiendo los deberes escolares como una invasión de la escuela sobre el ámbito familiar, más allá de la función encomendada por el ordenamiento jurídico. La escolaridad es una delegación de los padres a la institución escolar para  que se encargue de la formación de sus hijos e hijas. ¿Abarca esta delegación al punto de imponer su  presencia más allá del ámbito escolar adentrándose en el ámbito de la familia?

En su momento la Xunta de Galicia legisló sobre la imposición de deberes a los menores escolarizados en la etapa de primaria en una Orden de 1997, que en su artículo 9.1. establecía que “con carácter general, los centros evitarán que los alumnos se vean obligados a realizar trabajos suplementarios fuera de la jornada escolar”. Esta normativa fue modificada posteriormente y ha desaparecido la recomendación de no imponer tareas escolares. 

EIHGE, la Asociación de padres y madres de la Escuela Pública Vasca está trabajando en  una campaña de información sobre  los deberes escolares. Esta es la documentación que publican en su página web:

El tema de los deberes escolares anda en boca de muchos padres, madres y profesorado en los últimos meses y aumenta el número de consultas. Por ello, hemos iniciado una campaña de información reuniendo documentos de interés. Iremos añadiendo más documentación en este apartado en los próximos meses.

Diccionario jurídico del HS (II): Baja escolar

La baja escolar es una de esas cuestiones que preocupan a aquellas familias que quieren abandonar el sistema escolar oficial y reglado para pasar a una educación en familia o en algún centro no homologado por el sistema escolar. Los documentos relacionados con el sistema escolar son profusos y llevan a confusión en cuanto a cómo hacer frente al proceso de “desconexión” del  sistema escolar por utilizar una terminología de moda en la acatualidad.

Ante la dificultad de hacer frente al reto, he optado esta vez por el sistema de FAQ, o pregungas frecuentes. estas son algunas de ellas:

1. ¿Qué documentos están relacionados con el sistema escolar afectan a nuestros hijos e hijas?

El expediente académico

El expediente académico es el principal documento identificativo de un alumno o alumna. Se inicia al comienzo de la educación Primaria, e incluye también los datos de la evaluación inicial que se realiza a los alumnos, con la información relativa a su escolarización en educación Infantil y aquellos datos médicos y psicopedagógicos que puedan ser relevantes para el proceso escolar. Una vez abierto, el expediente se va cumplimentando al finalizar cada uno de los ciclos de educación Primaria, recogiendo los resultados de las distintas evaluaciones, las propuestas de promoción o titulación, así como las medidas de atención a la diversidad o adaptaciones curriculares en el caso de que se hayan tomado.
Al iniciar la educación Secundaria se abre un nuevo expediente, que asimismo se cumplimenta al finalizar cada uno de los cursos de esta etapa. Estos expedientes son custodiados y archivados por el centro en el que el alumno desarrolla sus estudios y son inamovibles, es decir, que en caso de que un alumno se traslade a otro centro educativo, éste debe obligatoriamente abrir un nuevo expediente académico del estudiante.

Historial académico de Primaria y Secundaria

Son los documentos acreditativos oficiales de los estudios realizados por un alumno y que sí pueden entregarse a los padres o tutores del alumno o alumna al finalizar cada etapa.

En estos documentos constará la información relativa a los años de escolarización del alumno: resultados de las evaluaciones, decisiones relativas al progreso académico, traslados de centro en el caso de que los hubiera, así como aquellas áreas que se han cursado con adaptaciones curriculares. Tanto el historial de Primaria como el de Secundaria es custodiado por el centro educativo en el que el alumno esté cursando las enseñanzas, que debe entregarlo al alumnado una vez haya finalizado la correspondiente etapa educativa y en el caso de Primaria, enviar una copia al centro en el que el alumno vaya a continuar con la enseñanza Secundaria.

Esta documentación que se aplica en la Comunidad de Madrid resume en un único cuadro todos los documentos que se incorporan tanto a la educación infantil no obligatoria como a la primaria y la Secundaria obligatoria.

Muchas familias se preguntan si un período de escolarización anterior a la educación primaria “deja huella” en el sistema, y como abajo podemos comprobar, así es. Existen documentos oficiales que reflejan esa etapa, desde el segundo ciclo de educación infantil (de 3 a 6 años), con su correspondiente certificación de traslado.

Educación Infantil (Segundo Ciclo)
Educación Primaria
  • Expediente Académico (Anexo II Orden 1028/2008) PDF
  • Historial Académico de Educación Primaria
    • (Anexo IIIa Orden 3225/2008)  PDF
  • Actas de evaluación de Educación Primaria
  • Certificado para el traslado (Anexo IV Orden 3319-01/2007). PDF
  • Informe Personal por traslado (Anexo VI Orden 3225/2008) PDF
Educación Secundaria Obligatoria

2. Cuando un alumno o alumna se traslada de centro, ¿se le entrega el historial académico correspondiente?

No, en caso de traslado, el historial académico será remitido por el centro de origen al centro de destino, a petición de éste. Artículos 7 y 8 de la Orden de 7 de noviembre de 2007, por la que se regula la evaluación y promoción del alumnado que cursa la enseñanza básica y se establecen los requisitos para la obtención del Título de Graduado o Graduada en Educación Secundaria Obligatoria (B.O.C. nº 235, de 23 de noviembre).

Cuando un alumno o alumna, por los motivos que correspondan, tenga que trasladarse a otro centro para continuar sus estudios, ya sea en una nueva etapa o curso educativo o continuando en el mismo, el centro en el que ha iniciado los estudios tiene que remitir el historial académico del alumno al nuevo centro, acreditando la concordancia entre los datos del mismo con los del expediente académico que permanecerá en el centro.Pero además del historial, en aquellos casos en que el alumno no haya concluido un ciclo educativo en Primaria o un curso en Secundaria, el centro de origen debe remitir al centro al que se traslada el alumno un informe personal por traslado como modo de garantizar la continuidad del proceso de aprendizaje.

Este informe, que será elaborado por el tutor a partir de los datos facilitados por los diferentes profesores del alumno, incluirá la información relativa a los resultados parciales de evaluación, la aplicación de medidas educativas complementarias, así como todas aquellas observaciones que puedan ser relevantes respecto al proceso formativo del alumno.

Por otra parte, cuando el traslado del alumno se produce a un centro extranjero, ya sea en España o en otro país, que no imparta enseñanzas del sistema educativo español, el centro de origen no trasladará a éste el historial académico del alumno, sino que emitirá una certificación académica en la que conste el progreso educativo. En estos casos, el historial académico continuará en el último centro en el que el alumno estuvo matriculado, hasta su posible reincorporación a las enseñanzas del sistema educativo español.

3. ¿Cuáles pueden ser las razones por las que se puede causar baja en el centro en que se encuentra el alumno o alumna?

Siguiendo este documento publicado por la Comunidad Valenciana, un alumno o alumna podría justificar la baja escolar, entre otros,  por motivos alegados por la familia: Entre ellos, abandono, accidente, baja voluntaria a petición de los padres,cambio de domicilio, cambio de modalidad de estudio, defunción, enfermedad, expulsión, final de etapa, invalidez, matrícula duplicada, mayoría de edad (deseo voluntario) y trabajo.

El alumno quedará en estado de “baja”.

Slow is better: Slow schooling

Todo empezó con el movimiento que preconizada la slow food frente la fast food de  ciertas cadenas de comida procesada entendiendo el  slow food como comida hecha con tiempo y propósito de agradar, no sólo la obtención de un beneficio económico. La idea se trasladó a la educación y a la vida en general, preconizando una vida más lenta, un downgrade, -bajar las expectativa económicas y laborales- para adaptarse a una vida más simple que no fuera una carrera de obstáculos.Es la teoría del decrecimiento.
Slow fashion se basa en los mismos principios que el movimiento de comida lenta como la alternativa a la ropa producida en masa –Fast-Fashion-. Inicialmente, el movimiento de moda lenta procuró rechazar toda la ropa producida masivamente, refiriéndose sólo a ropa hecha a mano, pero se ha extendido para incluir muchas interpretaciones y es practicado en varias maneras.Inlcuso existe el movimiento de tusrismo slow en ciertos municipios.
slowFinalmente Cittaslow nos traslada, a modo de consejo, nuevas pautas de vida lenta: Los objetivos del movimiento Cittaslow son resistir a la homogeneización y globalización, potenciando la felicidad y la auto-determinación. El movimiento Slow aconseja algunos modos de calmar el ajetreo cotidiano.
  • Conseguir un hobby o pasatiempo tranquilo, como la lectura, escritura, hacer punto, pintar, cocinar  o hacer jardinería.
  • Mirar poco o nada el reloj ; los fines de semana, procurar levantarse de la cama respetando los ritmos naturales del sueño, en lugar de ponerse el despertador, así como no llevar el reloj encima.
  • Hacer la compra en un mercado de productos frescos (preferentemente local y con puestos de los propios agricultores)
  • Preparar una comida para poder sentarse con tranquilidad y saborearla sin tener encendido el televisor o leyendo algo que genere sosiego. Disfrutar de la conversación, si se come con otras personas, o de la paz que puede dar el comer solo.
  • En vacaciones, procurar bajar el ritmo; no intentar llegar a todo lo que nos gustaría ver y visitar. Viajar a ciudades con restaurantes de comida local donde se pueda comer con tranquilidad.
  • Limitar la lista de cosas pendientes; tomarse el tiempo necesario para las personas y actividades con las que se disfruta.
En castellano se ha venido a traducri por movimiento lento

Desde Asegura tu muro, nos informan de que el Slow Schooling, o aprendizaje escolar lento, rechaza los sistemas de aprendizaje memorístico, con los cuales se pretende almacenar toneladas de información sin apenas digerirla y aboga por un tipo de aprendizaje interactivo, donde se aprende escuchando y se asimilan conocimientos mediante la conversación y discusión con los demás estudiantes.

Este estilo educativo apuesta por aprender mediante el dialogo, el intercambio de experiencias, la autonomía y la libertad, siempre con unos límites y con unas normas y adaptando los tiempos a cada niño.

Defiende la enseñanza basada en procesos lentos, que permitan profundizar bien los temas y promueve la interacción, la libre expresión, la imaginación y el juego como actividades que ayudan a adquirir conocimiento. Además busca encontrar el tiempo necesario para cada niño, teniendo en cuenta los distintos ritmos de aprendizaje, para ofrecer un tipo de educación más humanizada y eficiente.

Este estilo educativo se inspira en las experiencias recogidas de las escuelas de Summerhill, Montessiori o Waldorf, que utilizan metodologías modernas de aprendizaje.

En nuestro entorno existen varias opciones de centros de educación alternativa. Como por ejemplo, la escuela Waldorf de la Alpujarra de Granada, la escuela bilbaína, Xixupika Slow Center, o el Colegio Andolina, un centro privado, mixto y laico de Educación Infantil y Primaria, ubicado a las afueras de Gijón, organizo una cooperativa, a través de la cual, un grupo de padres y madres, que no encontraban ninguna opción educativa que les gustase para escolarizar a sus hijos, crearon un nuevo modelo de escolarización a su medida.

En este colegio los alumnos no se mueven al dictado de un plan de trabajo estricto, no cambian de aula al sonar un timbre, ni pasan todo el día encerrados entre cuatro paredes. No tienen horarios fijos, si no que éstos se adaptan a los niños y a sus necesidades según su proceso evolutivo. Y nunca falta el contacto con la naturaleza.

Los niños tienen iniciativa y eso hace que aprendan más rápido y asimilen mejor los conocimientos aprendidos. Desde el compromiso, la responsabilidad, la autonomía, la libertad y el respeto a los profesores, a los compañeros y a los materiales.