Reflexiones escolares en The Middle

La serie The Middle, de la ABC estadounidense, ofrece una reflejo magnífico de una familia de clase media, en el medio del país con quien cualquiera puede identificarse en muchos aspectos. Los tres hijos están en edad escolar, ya sea en escuela elemental o Highschool y las reflexiones en torno a la vida escolar son excelentes.

Por ejemplo:

la socialización

Los deberes:

Anuncios

Datos sobre Home-schooling en USA

La revista digital NC Register (una publicación católica) de Estados Unidos, pública los datos estadísticos que ofrece el Centro Nacional de Educación (NCES)  según los cuales entre 2003 y 2012 el número de niños educados en casa sin escolarizar entre 5 y 17 años pasó de 1,09 millones a 1,77 millones, lo cual supone un 3,4% de la población en edad escolar y un incremento del 62% en una década.

Las razones para educar en familia se han diversificado y así el 91% de los padres muestran su preocupación por la convivencia dentro de la escuela pública, el 77% hablan de la educación en valores y el 74% muestran su deseo de ofrecer conocimientos académicos de calidad. Mientras que quienes hablan de su deseo de dar una enseñanza religiosa conforme a su fe ha bajado a un 64%, seguido por el 44% que desean una pedagogía alternativa para sus hijos.

Pueden leer el artículo completo AQUÍ

EstadisticasUSA2012

Estudio sobre adolescentes homeschoolers en USA

Ischer: Homeschooled adolescents in the United States: Developmental outcomes

Sharon Green Hennessy  -investigadora del  Departamento de Psicología de la Universidad de Loyola de Maryland, Baltimore-, ha desarrollado la más importante investigación que se ha realizado hasta este momento sobre el colectivo de adolescentes homeschoolers en los USA, estudio que se publicó en 2014.

Se valieron para realizar el estudio de una muestra de la población con un total de 175.688 jóvenes de los cuales un 0,6% (1.094 adolescentes) eran homeschoolers.

En el resumen del trabajo (HS adolescence)  la autora explica que la finalidad del sistema escolar se ha extendido más allá del ámbito académico para enfrentarse a la problemática relacionada con situaciones de riesgo, como lo son el uso de sustancias, la delincuencia y diversos problemas de socialización. Partiendo de la base de que un 3.4% de los jóvenes estadounidenses son homeschoolers, este estudio examina cómo los adolescentes que se educan en casa se mueven en estos aspectos teniendo en cuenta que no están en contacto con el sistema escolar. El estudio se centra en los adolescentes entre 12 y 17 años.

Dejando a un lado el consumo de sustancias, la delincuencia y la adecuada o inadecuada socialización, podemos centrarnos en un aspecto muy controvertido dentro del conjunto de los colectivos que educan en casa, y es el de la adquisición del nivel académico, en comparación con el de los jóvenes de esa misma edad en el sistema escolar. Siempre se ha dado por hecho que ese nivel era superior, y me remito a los artículos de prensa según los cuales a estos jóvenes se los “rifan en Harvard“.

Pues bien, este estudio lleva precisamente a una conclusión contraria, dado que los adolescentes homeschoolers más alejados de los motivos religiosos se encontraban en una probabilidad tres veces superior de encontrarse en una posición de retraso académico, con respecto a los participantes escolarizados y una probabilidad dos veces y media superior de no haber realizado ninguna actividad extracurricular en el año anterior.

Veamos cómo presenta el resultado de su investigación en este aspecto. Aquí está el original: HS adolescence

Conclusiones sobre el retraso en el nivel académico: Para la finalidad de este estudio, el retraso académico queda definido como aquel que consiste en que el o la joven se encuentre en un nivel -un curso- o dos por detrás del que le correspondería por edad. El nivel por edad es aquel en el que están matriculados la mayoría de los jóvenes de esa misma edad. De modo que esta variable significa que según el estudio realizado, el nivel académico de los homeschoolers se encuentra dos o más años por detrás de la media por edad.

Este estudio ha provocado reflexiones dentro del mundo anglosajón que intentan explicar este retraso, como este artículo de Luke Holzmann, un padre que educa en casa que desde su blog se centra en las dificultades de adaptación de los conocimientos adquiridos en casa con aquellos que se exigen en el sistema escolar, y la existencia de una diferente escala de valores y prioridades:

¿Por qué no imnporta que los homeschoolers vayan por detrás en cuanto al nivel escolar?  Éstas son sus razones:

  1. Las escuelas son diferentes en cuanto al nivel que exigen, y como nos muestra Sir Ken Robinson  agrupamos a los niños por año de fabricación  y no estoy realmente seguro de que todos los que dicen “estar a ese nivel” lo estén realmente, teniendo en cuenta los niveles de fracaso escolar.
  2. Algunos homeschoolers lo son porque previamente el sistema escolar ha sido incapaz de responder a sus necesidades y lo ha dejado atrás.  Algunos homeschoolers se deciden a educar en casa porque otros sistemas les han fallado.
  3. Estar al nivel no es nuestro objetivo. Todos sabemos que los homeschoolers tienen diferentes  prioridades con respecto a la generalidad. La gran diferencia es que somos capaces de dejar que nuestros hijos e hijas que aprendan a su ritmo.
  4. Lo que importa es el resultado final no el momento de observación. ¿Qué más dará ir retrasado un par de años con la lectoescritura? Al permitir mis padres que formalmente me retrase, dejaron que me desarrolara en plenitud. 
  5. Tu  estudiante es más importante que el sistema. El  estudio en cuestión demuestra que los homeschoolers religiosos estructurados van de maravilla.  Cierto es que no siempre estamos al mismo nivel en todo lo académico, pero al final hemos tenido las oportunidades que necesitábamos para desarrollarnos. Y hemos desarrollado un amor por aprender para toda la vida, con el  curriculum que amamos.

Aquí el texto literal en inglés, que ha sido traducido más arriba:

Reporting being behind grade level
For the purpose of this study, being behind in school was defined as being two or more years below expected grade level. Expected grade level was the grade in which the majority of the participant’s same age peers reported they were currently enrolled. Hence, this variable signifies if the adolescent’s self-reported grade level is two or more years behind the grade level reported by his or her same age peers. The overall logistic regression model was significant, c2 (11) ¼ 4361.68, p <  001. While the demographic variables accounted for 8.5% of the variance, group membership explained an additional 1.1% of variance over that already accounted for by the demographic variables (total Nagelkerke R2 ¼ .096).
While having a lower yearly family income (<$30,000)was a significant predictor of the teen reporting being behind grade (OR ¼ 2.7), so was school status (Table 2). That the less religious homeschoolers were three times (OR ¼ 3.0) more likely to report being behind expected grade level compared to the reference group was consistent with hypotheses. That religious homeschoolers were twice (OR ¼ 2.0) as likely to report being behind expected grade level compared to the reference group was not. Having stronger religious ties appeared to have only had a modest buffering effect on self-reported grade level among homeschoolers.

John Holt en el programa de Phil Donahue (1981)

“Home schooling gives the impression that the kids are shut up inside the house,” says John Holt, a maverick educator, author, and philosopher-king of the home-schooling movement. “But they go more places, see more things, and do more than the kids locked up inside schools.”

“Most learning is not the product of teaching,” Mr. Holt adds, immersed in a sea of papers and books in his fourth-floor Boston office. “There is this idea that if we don’t teach you something, you can’t learn it. This is not true. Most of what people learn they figure out.Occasionally they may ask a question. Humans are a curious, question-asking, answer-finding animal. The human race has been passing on information to its young for millions of years without schools.”

El soldado Bowe Bergdahl

 

El soldado Bergdahl nacido en 1986, en Sun Valley, Idaho, fue educado en casa por su madre Jani en Hailey, Idaho. La familia pertenece a la Iglesia Presibiteriana.

Según algunas publicaciones de los Estados Unidos  el hecho de que fuera educado en casa fue un factor de riesgo para que acabara siendo una figura tan controvertida y peculiar. Se destaca esa característica como la que sirve para dar a entender cualquier tipo de circunstancias no comprensibles.

¿Cómo veis esta campaña anti homeschool?

 

 

Cristianos y no cristianos

Leo a Penelope Trunk comentar en su blog que los homeschoolers de su zona en el sudoeste de Wisconsin los han excluído por se judíos. Parece ser que su gupo local se ha dividdo en un grupo general, -el más amplio que corresponde a los cristianos (con discusiones sobre si los mormones son o no cristianos)-, quedando fuera del mismo los budistas, hindús, islámicos,judíos y ateos, que tendrán que decidir si se constituyen como grupo a su vez, o quedan sencillamente excluidos.

No puede dejar de soprenderme que un pequeño grupo local de homeschoolers en el apartado y rural Wisconsin tenga la fuerza suficiente como para poder organizar dos subgrupos de familias en base a sus creencias religiosas, los cristianos y los no cristianos, lo que a su vez da a entender no sólo la abundancia de familias homeschoolers en una zona tan remota, sino que muestra además la fuerza de los argumentos religiosos en la configuración del homeschool en Estados Unidos.

La entrada se complementa con más de 50 comentarios, de gran interés.

Escuela pública a distancia en Arizona

La búsqueda de nuevos materiales, no publicados por medios convencionales, me lleva a páginas como ésta, en la que se puede encontrar de todo, como en botica.

Pero lo que me interesaba era llegar a algún documento que me ayude a dilucidar si en aquellos ordenamientos jurídicos en los que se admite y reconoce legalmente la educación en casa, se distingue ésta de los supuestos en los que el menor está inscrito en algún tipo de centro educativo oficial, como sería el caso del ensino doméstico en Portugal.

Este AFHE Homeschooling Definition, corresponde a la definición de homeschool o educación en casa  para el Estado de Arizona. En él, se sumariza lo que es y lo que no es el homeschool, llegando al punto al que yo quería. De momento, es sólo Arizona, pero intentaré hacerme con más documentos oficiales que me den una idea global en este aspecto.

La pregunta es: ¿Es la matriculación en el CIDEAD constitutiva de homeschool?.

Según este documento de Arizona, la respuesta es un NO categórico y sin fisuras:

“Un niño inscrito en una escuela a distancia subvencionada con fondos públicos o en un programa de escuela virtual, se clasifica por la ley y por el propio programa como “alumno del sistema escolar público”, y por tanto no puede clasificarse como un estudiente en régimen de homeschool.

La utilización del término”homeschooling”, se originó  a principios de los 80, y describe una organización reconocido por tal denominación por la ley del Estado de Arizona como uno en el que “el padre o tutor asume la responsabilidad de enseñar en las áreas requeridas, de manera que el costo de esta instrucción recar sobre los padres”, y no sobre el contribuyente. Por ello, la escolaraización pública en casa no es lo mismo que homeschooling/home education. al contrario,  es escuela pública en casa. Cualquier matriculación del sujeto dentro del sistema escolar público , sitúa al estudiante bajo la autoridad del sistema escolar público y se verá sujeto a las condiciones de esa matriculación, incluyendo exámenes, etc…”

HS

Según el a normativa del Estado de Arizona, el sistema de ensino doméstico portugués, acompañado de matriculación en un centro escolar público, no constituye homeschool.

Desde la legalidad, graduaciones en USA

Cuando vivimos entre las luces y las sombras, abriendo y cerrando puertas a compartir con los demás nuestra opción educativa, muchas veces a la defensiva, buscando justificaciones razonables, y razonamos, desde la emoción y desde el intelecto, nos agotamos y lamentablemente nos perdemos ese deleite irreconocible de la normalidad. Como cuando eres niña y te pones a bailar por la calle, pero nadie te mira con desconfianza por que es absolutamente normal que los niños bailen. Luego creces, y puedes bailar en la calle, pero ya no es el mismo goce inocente de la infancia, las miradas de los otros ya no son siempre simpáticas, y aunque no lo quieras saber, lo sabes… has perdido la normalidad. Supongo que por eso a quienes nos sigue gustando bailar, nos gustan los musicales que nos devuelven la ilusión de haber recuperado ese paraíso perdido.

Y toda esta disertación viene al caso por que les voy a contar, brevemente, mi experiencia en una fiesta de graduación de High School, en una de esas celebraciones que salen en las películas y que tan lejos quedan de nuestro imaginario colectivo. Nuestra sociedad latina las quiere copiar, pero en realidad no podemos por que no es nuestra fiesta. Supongo que vendría a ser como si ellos quisieran copiar las fallas valencianas, podrían hacer monumentos falleros, pero no podrían contagiar del entusiasmo de la fiesta a toda la población. Y eso es lo que sucede en USA con la graduación, que no es de cada uno, sino que es comunitario.

No hay un muestreo fiable, pero en Estados Unidos de América, el Departamento de Educación del citado país estima en dos millones los estudiantes educados en el hogar durante 2007, y siendo una tendencia al alza, cabe pensar que no se ha reducido.

Tuve la suerte de estar allí, en una pequeña ciudad de provincias, durante el mes de las graduaciones. Vi los supermercados llenos de tartas, bombones, banderines, gorritos de papel y serpentinas dedicados al momento de cierre de la etapa escolar obligatoria, que en su caso no coincide con la mayoría de edad. Los escaparates ofreciendo vestidos de fiesta y túnicas de nailon de colores diversos, con sus birretes a juego.

Imagen
Pude ver las calles cortadas para las fiestas familiares en honor de esos hijos e hijas que han alcanzado ese hito que viene a ser casi un paso de iniciación a la vida adulta. Las carpas montadas para la ocasión y los vecinos compartiendo la alegría con familiares y amigos.

Según wikipedia: La educación estadounidense es operada por los gobiernos estatales y locales, regulados por el Departamento de Educación de los Estados Unidos. Es obligatorio que los niños y niñas reciban educación desde los seis o siete años, hasta que cumplen los dieciocho años (generalmente hasta cursar el duodécimo grado, el final de la escuela secundaria); algunos estados permiten a los estudiantes abandonar la escuela a los dieciséis o diecisiete años. Aproximadamente el 12% de los niños están inscritos en escuelas privadas, mientras que el 2% recibe educación en el hogar. De las personas mayores de veinticinco años, el 84,6% se graduó de la escuela secundaria, un 52,6% asistió a algún college, el 27,2% obtuvo una licenciatura y el 9,6% obtuvo un título de posgrado.

Con ese porcentaje de población graduándose, y con una larga trayectoria de derechos democráticos se comprende que las fiestas se conviertan en eventos que van más allá de la celebración familiar. Me sorprendió gratamente ser testigo de la costumbre de celebrar las fiestas en la calle, compartiendo con todo el vecindario, y teniendo permiso para cortar el paso del tráfico rodado, para mayor tranquilidad de los participantes.

A la fiesta de graduación a la que yo acudía, celebrada por una escuela privada, había una mezcla de estudiantes presenciales y de estudiantes educados fuera de las instalaciones escolares. La dirección de la escuela había pedido a los alumnos y alumnas que compartieran con el público asistente algunos de sus talentos, de modo que tras los discursos, el central ofrecido por un antiguo alumno del programa a distancia, Peter Schriemer ( http://www.imdb.com/name/nm2699517/ ), nos deleitaron con opera, un breve concierto de piano y un baile coral.
Imagen
Luego pasamos a tomar algo en el espacio central de la escuela, donde yo no podía distinguir entre quienes nunca habían estado allí hasta ese momento, y quienes habían crecido y estudiado entre aquellos muros; la alegría de haber llegado al final del camino era la misma en todos los rostros. Las muestras de afecto entre familiares y personal docente eran las mismas, las animadas charlas sobre el futuro… eran las mismas. Me sorprendió saber después que para muchas familias que llevaban años en la escuela, era la primera ocasión en que se veían con sus asesores educativos, con los que se habían comunicado siempre vía e-mail o teléfono, y de quienes en realidad tenían una fotografía como todo referente.

En esa escuela la ceremonia se realiza en la tarde del sábado, desde hace más de treinta años, para dar ocasión a las familias que viven en otros Estados de la Unión a realizar el viaje con comodidad. Había rostros étnicamente distintos; asiáticos, afrodescendientes, caucasicodescendientes,…

Me impactó la muchacha que nos deleitó con opera nipona, tan rubia y tan blanca, alumna del programa a distancia (homeschooler)… yo la escuchaba a ella, mientras miraba a una madre (japonesa, de alumnos presenciales), que asentía con la cabeza al tiempo que la escuchaba.

Es obvio que esa escuela a la que fui invitada no es una escuela estándar, y que siendo solo un 2% de la población la que educa en el hogar, no son realmente una opción normalizada, sin embargo la semana que pase en aquel rincón de los USA, estaba yo como una niña pequeña, exultante de felicidad, como si por obra de un hada se me hubiera concedido el deseo de volver a bailar en la calle y ser mirada con simpatía. O de educar en casa y ser mirada de igual a igual.

Imagen

 

Grupo de homeschoolers en el día de su graduación

Un blog especial

Me ha llamado la atención este blog, que su autora  Penelope Trunk  denomina así. Sin embargo, un vistazo a Wikipedia nos informa de que no ese su nombre de nacimiento. Esta escritora, bloguera y experta en cuestiones de inserción en el mercado de trabajo de personas con diferentes estudios, ha publicado un libro titulado “Brazen Careerist: the new rules for success“. Con esta misma denominación fundó una empresa para asesorar a aquellas personas que se han planteado convertirse en empresarios y profesionales autónomos en distintos campos, a la vez que les sirve de punto de encuentro.

Una de las decisiones importantes de su vida fue la de mudarse a un entorno rural en una granja de Wisconsin, y casarse con el granjero, al que en su blog se refiere como The Farmer. La otra ha sido la de desescolarizar este curso a los dos hijos que tiene de una relación anterior. Como consecuencia, ha añadido en su página web un apartado especial para un blog sobre Homeschool, en el que que va aumentando paulatinamente el número de comentarios. Aunque no es en su opinión homeschool, sino unschool como debiera denominarse su estilo de educar en casa.

Es una bloggera incisiva y hasta cruel, a veces. Su origen judío es muy importante al verse sumergida en un mundo cristiano que rechaza y critica constantemente. Nada se escapa a su perspicaz y visión.

Tanto ella como su hijo mayor son Asperger, pero no así el menor, que añora la vida de la ciudad. Uno de los grandes problemas al que tiene que hacer frente es el aislamiento de la granja. Los niños acuden a clases de música, natación, terapia verbal y skateboard en Madison, lo que supone un viaje de cuatro horas, ida y vuelta. Ello les obliga  a estar en la carretera de tres a cuatro días por semana, además el pequeño acude a su clase particular de chelo en Chicago, que está a cuatro de horas de distancia. Ellos aprovechan el coche como un medio en el que continuar su homeschool, y de hecho denominan su experiencia educativa como carschooling. No le falta el humor.

 

A vueltas con la flexibilización

Sobre la flexibilización de la escolarización versa mi ponencia expuesta con ocasión del II Congreso sobre Educación en familia-Homeschooling organizado por la Universidad de Navarra el pasado noviembre. Al principio de mi investigación dediqué algunas lecturas a los sistemas legales que regulan el homeschool en los distintos Estados de los USA. La diferencia de la regulación entre los Estados es enorme, y va desde una amplia autonomía para los padres que educan en casa, hasta un control férreo por parte de la Administración. Me sorprendió esa divergencia e intenté encontrar una explicación, por ello  pasé a ampliar mis lecturas con el repaso a las normas que regulan la obligación de escolarización para los padres de los menores en edad escolar en los distintos Estados. Con ello  llegué a la conclusión de que si la normativa de escolarización es férrea, también lo será el control sobre el homeschool, y al contrario, si la normativa sobre escolarización es laxa, también va a ser permisivo el sistema que regule el homeschool. La relación entre ambos conceptos me parecía inevitable, y venía a corroborar mi convencimiento de que la normativa que en el Estado Español se diera sobre el derecho a educar sin escuela iba a pasar por una interpretación distinta a la actual de la regulación de la obligación escolar derivada de la LOE (artículo 4, 2), más que por la previsión normativa derivada de la Constitución.

De ahí que llegué al convencimiento de que existe una posibilidad de abrir el sistema a nuevos escenarios educativos precisamente relativizando y flexibilizando el concepto de escolarización que deriva de las Leyes orgánicas de desarrollo del artículo 27 de la Constitución, siendo la LOE la más reciente.

Esta flexibilización puede darse, como Kant diría, en dos dimensiones, el tiempo y el espacio. Y la razón es que la LOE al prever la escolaridad de 6 a 16 años, no nos adjetiva esa escolarización y no exige que deba darse en la escuela, ni que deba darse a tiempo completo. Esa especificación es fruto de una normativa de rango inferior, y por ello ahí si caben intervenciones legislativas en el ámbito autonómico.

Por ello, la flexibilización en el tiempo, daría lugar al flexi-schooling, y la flexibilización en el espacio permitiría la educación en casa dentro del ámbito de la escolaridad no presencial. Este último parece ser el camino tomado por las Comunidades Autónomas vasca y catalana que por separado han legislado en el ámbito de la no presencialidad, que es en sí la esencia de la educación en casa.

La autonomía catalana prevé en el artículo 55 su Ley de Educación la posibilidad de impartición de educación no presencial en enseñanzas obligatorias para el ámbito catalán, a la que podrían recurrir de modo libre y voluntario las familias que educan en casa en esa comunidad autónoma. Esta normativa está en espera de su desarrollo, especialmente en lo que respecta al artículo 55 apartado 4.

55. 2.

Se pueden impartir en la modalidad de educación no presencial las enseñanzas postobligatorias, las enseñanzas que no conducen a titulaciones o certificaciones con validez en todo el Estado, los cursos de formación preparatoria para las pruebas de acceso al sistema educativo, la formación en las competencias básicas, la formación ocupacional y la formación permanente. También se pueden impartir excepcionalmente, enseñanzas obligatorias y otras enseñanzas que en determinadas circunstancias, establezca el Departament.

Y en el caso de la autonomía vasca  se ha dado la aprobación del DECRETO 230/2011, de 8 de noviembre que prevé que aquellos padres que busquen un modo educativo alternativo y no consigan la homologación del sistema pedagógico que han elegido, por no ser ésta posible, no sean objeto de intervención y se proceda al cierre del expediente. Esta normativa vale tanto para familias que educan en casa, y pueden demostrar la utilización de algún tipo de institución académica no homologada, como los padres que recurren a las llamadas escuelas alternativas si no están homologadas.

  Si  
(1) el padre y la madre o las personas que ejercen la tutela o guarda desean proporcionar un programa educativo adecuado e individualizado al niño, niña o adolescente
(2) solicitan la homologación a la entidad correspondiente recibiendo respuesta negativa por no contemplarse tal posibilidad en ningún caso y
(3) no hay otros indicadores de desprotección, se procederá al cierre del expediente.  En estas circunstancias, este tipo de situaciones no serán consideradas desprotección.

Claves para una flexibilización de la escolarización

Desde el punto de vista puramente normativo, la LOE equipara la obligatoriedad de la educación  que sanciona la Constitución Española en su artículo 27, 4 (“La enseñanza básica es obligatoria y gratuita”), con 10 años de escolaridad, de los 6 a los 16 años (LOE, art. 4,2). Con ello nos alejamos del sistema británico según el cual “Educación is compulsory, school is not”, (La educación es obligatoria, la escuela, no), para acercarnos a los sistemas continentales (en aquellos casos en los que se da el reconocimiento de la opción de educar en casa). Los modelos continentales de Derecho son en general más garantistas , dejando poco margen de maniobra a la aplicación de la administración y los tribunales de lo que no sea estrictamente la ley escrita.

La escolaridad sería en este contexto el concepto jurídico que puede ser modelado, ya que su exigencia expresa en la ley es inevitable a la vista de la regulación actual (Apartado 2 del artículo 4 de la LOE: 2. La enseñanza básica comprende diez años de escolaridad y se desarrolla, de forma regular, entre los seis y los dieciséis años de edad). Pero esa interpretación de la escolaridad del modo más flexible y abierto puede ser la piedra angular de una nueva concepción del propio sistema educativo. ¿Como se interpreta la exigencia de 10 años de escolaridad? ¿Qué comprende el término escolaridad? ¿Exige la ley que esa escolaridad sea presencial? ¿Exige la ley que esa escolaridad sea a tiempo completo? ¿Qué es una escuela? Hay muchas preguntas que el movimiento desescolarizador ha puesto sobre la mesa y que permiten respuestas diferentes, según la interpretación que se de a ese término.

Me atrevo a sugerir que la interpretación de la ley admite su adaptación a la realidad actual (Según el apartado 1 del artículo  3 del Código Civil “Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas”),  y podemos entender por realidad actual, el reconocimiento que se da en la mayoría de los países de la Unión Europea del propio derecho de los padres a educar en casa sin recurrir al sistema escolar, y la aceptación que el Tratado de Lisboa  hace del artículo 14, 3 de la Carta de Niza según el cual se reconoce “el derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas”. En este aspecto, el Tratado de Lisboa, de obligatorio cumplimiento para el Reino de España, añade expresamente las convicciones pedagógicas entre aquellas que el Estado habría de tener en cuenta a la hora de garantizar este derecho. La consecuencia es que las convicciones pedagógicas llevan precisamente a la flexibilización del sistema, ya que las opciones pedagógicas en las que se basan esas convicciones son por su propia naturaleza distintas a las que ofrece el sistema educativo convencional y por ello, no atendidas por el mismo.

Así como en el sistema de los USA, cada Estado de la Unión tiene competencias para crear, modificar y aplicar su propia normativa de homeschool, siendo ésta más o menos exigente en requisitos y por ello más o menos abierta a la aceptación del homeschool dependiendo de la normativa que regula la escolarización y el absentismo escolar en cada Estado, como digo, del mismo modo, trasladando esa situación a nuestro sistema autonómico, cuanto mayor sea la flexibilidad aplicada al concepto de escolarización obligatoria, la normativa destinada a la regulación del homeschool será más permisiva  y más estricta, si la normativa sobre escolarización obligatoria resulta más exigente.

Es por ello que, antes de pasar a proponer un modelo de reconocimiento de la opción sería importante afianzar en la práctica administrativa y judicial, y por ello, negociar, una interpretación más flexible del concepto “escolaridad”. De esa interpretación va a depender el modelo de reconocimiento en un futuro más o menos cercano.

Estoy reflexionando sobre los indicios de flexibilidad del contenido de la escolaridad obligatoria, y creo que existen campos diferentes en el que se puede trabajar el concepto, antes de ir a un reconocimiento expreso de la opción, aunque eso es lo que parece sugerir que debiera ser el camino, siguiendo al fallo del Tribunal Constitucional  del pasado diciembre. Aun así, y mientras no se de ese reconocimiento creo conveniente trabajar esa flexibilización previa en preparación de un reconocimiento que incorpore en su propia esencia esa adaptación a un modelo distinto.

Seguro que se os ocurre algún aspecto ya sea normativo o práctico en el que se ya se están dando indicios de flexibilización. Si queréis compartir ideas conmigo, yo encantada, me ayudaría a preparar la siguiente entrada, que va a tratar precisamente de esos elementos en los que aun en ciernes, se detectan espacios de cambio de un modelo rígido hacia un modelo más flexible.

Ask # SRK

Vi el video en el blog de Andrea, Educar en la casa y me encantó.

La pregunta enviada a través de  Twiter a Sir Ken Robinson (SKR), sería algo así: ¿Qué opina usted sobre el homeschool, y qué elementos de él pueden trasladarse a la escuela?”

Ken Robinson muestra abiertamente ser un fan del homeschool y destaca de él sobre todo la posibilidad que ofrece a los padres de adaptarse al ritmo de aprendizaje del menor, y la libertad de diseñar el curriculum y  poder así realizar las tareas más adecuadas para el desarrollo de las competencias que se desean para ese menor. Es un gran método para conseguir una enseñanza integral del menor. Para ello los padres pueden diseñar su propio sistema de aprendizaje  personalizado para un niño o niña en particular.

Destaca que en los Estados Unidos, alrededor de un 5% de los menores en edad escolar se están educando en casa, sin recurrir a la institución escolar. Aun así es una opción minoritaria, y como Robinson destaca, no es una opción fácil. Dice que las personas que conoce que educan en casa, dedican una enorme cantidad de tiempo y que se lo toman muy en serio. Es cierto que cuentan con recursos de todo tipo, materiales adaptados para el estudio individualizado e incluso la asistencia de asociaciones creadas con la finalidad de apoyar a estas familias, pero aun así, sigue siendo una opción minoritaria. Las razones por las que no todas las familias pueden educar en casa varían. El destaca las razones económicas que pueden impedir esa opción, o que los padres no se sientan equipados en su propia formación para realizar esa tarea y hacer frente al reto que ello supone, o que por razones de organización doméstica no sea posible hacerlo. Por ello, la escuela es la opción para todas ellas.  El lo que propugna es el diálogo entre la escuela y esas otras propuestas alternativas, entendidas como diversos modos de aprendizaje, un diálogo que puede llevar a que ambas partes aprendan y se asistan mutuamente.

En cuanto a lo que el homeschool puede ofrecer a la escuela, Robinson, no cree que haya un sólo modelo, sino una multitud de propuestas, ya que no hay sólo un modelo de hacer homeschool, pero lo que se mantienen son los principios. El distingue tres principios:

1. Modo personalizado de aprendizaje

2. Flexibilización del tiempo

3. Aplicación de metodologías y modelos pedagógicos que se adapten a las necesidades individuales de cada estudiante dentro del grupo.

Según Robinson algunas escuelas ya están adheriéndose a esos principios, y lo deseable sería que estos principios impregnasen todo el tejido escolar.

 

Running with scissors

Running with Scissors es una novela autobiográfica de Augusten Burroughs. La novela recoge la vida de su autor en la época de la infancia en su transición hacia la adolescencia desde los 12 a los 15 años aproximadamente, desde el momento del divorcio de sus padres en 1978, cuando Burroughs tenía 12 años. La acción transcurre en la ciudad de Northampton, Estado de Massachusetts, y lo que más me ha llamado la atención es el tratamiento que en la novela recibe el rechazo a acudir a la escuela, llamémosle la fobia a la escuela de Augusten.

Cuando, a los 13 años Augusten, que para entonces vive en casa de la familia del psiquiatra de su madre, comunica a su madre que se niega a volver a la escuela un día más, ésta consulta la situación con el psiquiatra. El Dr. Finch le intenta persuadir de la necesidad de acudir a la escuela, por ser una obligación legal derivada de las normas sobre escolarización obligatoria. Ante la fuerza de la negativa del menor, el psiquiatra le propone un trato. Augusten fingirá que ha intentado suicidarse, la madre reaccionará llevándolo a un hospital psiquiátrico, donde le diagnosticarán un cuadro de ansiedad tras el intento de suicidio. Ese diagnóstico, comunicado a la escuela, le permitirá no acudir al centro escolar durante al menos 6 meses sin que le molesten los servicios Sociales por absentismo escolar.

El psiquiatra le induce a tomarse tres pastillas de valium con unos tragos de whisky, lo que le deja fuera de combate y con la necesidad de un lavado de éstómago y todo transcurre según lo planeado, tras una traumática estancia de dos semanas en el psiquiátrico.

No parece que el tema de la desescolarización sea tan sencillo en el algunos de los estados de los USA a la vista de lo relatado en la novela. A mi me pareció una decisión ciertamente drástica.

¿Alguien que ha leído este libro ha recibido la misma impresión que yo?.  Me lo esperaría en Alemania, pero no en los USA, aunque sea hace ya 30 años, y responda a la legalidad vigente en los USA, en el Estado de Massachusetts  en concreto,  en 1980.

Esta es el modo en el que el dr Finch expone el plan a Augusten:

  1. Dr. Finch: Well, the only loophole or way I could see me getting you out of school for any considerable length of time would be for you… to commit suicide.
    Augusten Burroughs: You want me to kill myself?
    Dr. Finch: Well, if you tried to kill yourself, I could explain to the schoolboard that you were psychologically unfit to attend, and that you needed intensive treatment. It would be a staged suicide attempt. Of course, your poor mother would have to find you and drive you to the hospital, where you would stay for three weeks or a month for observation.
    Augusten Burroughs: I don’t know. It doesn’t…
    Dr. Finch: Augusten. Where is your spirit of adventure?

Dr. Finch: Bueno, la única artimaña o manera que se me ocurre para que no tengas que ir a la escuela durante un tiempo razonable sería que cometieras suicidio.

Augusten: ¿Quieres que me mate a mi mismo?

Dr. Finch: Bueno, si hicieras un intento de suicidio, yo podría explicar a la Dirección del centro escolar que no estás preparado psicológicamente para acudir, ya que necesitas tratamiento intensivo. Sería un intento de suicidio fingido, por supuesto, tu pobre madre tendría que encontrarte y llevarte al hospital, donde tendrías que permanecer tres semanas o un mes en observación.

Augusten: No sé, no me parece…

Dr. Finch: Augusten. ¿Donde está tu espíritu aventurero?

I Campamento de verano para unschooling

Compartido por Lisa E.M. desde Catalunya, ella lo ha traducido al catalán… y yo al castellano, espero que quede algo del mensaje original.

Me ha gustado esta noticia que habla de la preocupación sincera (que es algo que suelen ponernos en duda) que tenemos los padres que educamos  en familia por ofrecer a nuestros hijos e hijas oportunidades para socializar. No olvido que fue en un campamento de ingles para adolescentes, organizado en Catalunya por Lluis y Esther, quien ofreció a nuestro hijo menor la experiencia de un primer amor… o de una amistad duradera, muy duradera.

Una invitación a unirse al primer campamento organizado en el este de Tennessee, para adolescentes no escolarizados.

ETUSC organiza un campamento de verano, de 6 noches, para adolescentes unschooling que estén entre los 13 y los 18 años. Las fechas del 8 al 14 agost, 2010

El lugar el buffalo mountain camp

Habrán muchas actividades, talleres, “jam sessions” (grupos de música), hogueras, natación, kayak, baile cada noche, y mucho más.

La propuesta es seguir fieles a la filosofía del Unschooling para que el aprendizaje ocurra en todas partes, en todo momento … especialmente cuando lo estamos pasando bien.

Esperamos que nuestros campistas aprendan más sobre sí mismos, que hagan amistades para toda la vida, y que descubran nuevos intereses … todo esto  durante el verano, en un entorno precioso.

Este es nuestro primer año, tenemos mucho que aprender para crecer juntos. Cometeremos  errores que iremos  resolviendo  a medida que avanzamos, ¡esperamos que no sean demasiados!

Sobre todo, queremos animar y ser un ejemplo de un estilo de vida que se basa en la idea de que nuestros hijos son respetados y confiamos en ellos.

Laura Bowman

Para más información diríjanse a la web:  http://etusc.com/

Los peligros del Homeschool, un artículo de Robin West

Robin L. West, una profesora de Derecho del Georgetown University Law Center ha publicado un artículo titulado  “The Harms of Homeschooling” [Disponible aquí]. El artículo ha levantado ampollas en todo el espectro de la comunidad homeschooler anglosajona. Sin ninguna razon aparente, el argumento principal de su artículo coincide con el informe Badman, en cuanto a considerar que uno de los peligros del homeschool es que puede dejar sin detección casos graves de abusos a menores. La profesora  West, nos ofrece aquí uno de los ataques más furibundos al homeschool publicado recientemente desde la esfera académica más prestigiosa.

La tesis del artículo es que la corriente de opinión y los grupos de opinión liderados por movimiento religiosos conservadores (los homeschoolers de principios de este siglo, a los que se denominó el Ejército de Bush), han conseguido imponer en todos los Estados de USA, no solamente la aceptación de la Educación en casa como una práctica legalizada (bien sea expresamente o a través de un exención a los deberes derivados de la escolarización obligatoria), sino que además han conseguido imponer la abstención de los Estados de sus deberes propios en cuanto a la capacidad de controlar el modo en que dicha educación se produce en los hogares.

El derecho a la educación ha pasado así de ser uno de los pilares del estado de bienestar a privatizarse y quedar en manos de la institución familiar sin ningún tipo de control.

La base jurídica de esta cesión de responsabilidad por parte del Estado a los grupos de presión organizados, tanto a nivel legislativo como judicial a lo largo de las décadas de los 80 y 90 del pasado siglo, fue la creencia de que existía un derecho constitucional a educar en casa. West deniega el hecho de que exista tal derecho constitucional, y también niega la fiabilidad de los estudios  publicados hasta el momento, que prueban la obtención de mejores resultados por parte de los menores que se educan en casa comparados con los de su misma edad formados dentro del Sistema Escolar. La razón de la desconfianza ante estos estudios es que todos ellos  se han hecho sobre una base voluntaria. En concreto, han sido precisamente aquellas familias que están obteniendo mejores resultados académicos educando en casa las que quieren probarlo de ese modo, y así han querido someterse a tal evaluación

Su propuesta no es la abolición del homeschoool sino su regulación. Aquí coincide básicamente con las posturas que se están planteando en el Reino Unido los partidarios de las modificaciones legislativas que pudieran derivarse de las líneas de actuación derivadas del informe Badman.

Sobre la argumentación que he apuntado anteriormente, West propone  la regulación en base a un listado de  motivos, precisamente  los que ella considera ser los riesgos del homeschool, que en realidad se traduce como los riesgos derivados de la falta de control del Estado sobre el homeschool:

1. La falta de vacunación

2. El peligro de que no se puedan detectar casos de abuso a los menores en el propio hogar. La base del argumento es que la mayoría de los casos de abuso familiar es detectado por los profesores de los menores que sufren maltrato.

3. Que el contenido de la educación proporcionada sea deficiente. Esto puede deberse bien porque la educación proporcionada se base exclusivamente en la Biblia, o bien porque, en el lado opuesto, consista en que el menor haga habitualmente  lo que le apetezca, bien sea patinar o tocar un instrumento, sin que se le impongan contenidos menos apetecibles, como escritura o matemática.

4. El sistema escolar es a menudo un refugio de los menores frente al imperio ejercitado por la familia. En el sistema escolar cada menor es un individuo al que se quiere y respeta por lo que es , no porque sea “suyo”.

5. En el caso de los hijos e hijas de hogares fundamentalistas Protestantes porque el riesgo de que se conviertan en autómatas programados según la ideología conservadora de sus padres. En estos casos puede incluso darse supuestos de  falta de oportunidades económicas al criarse en familias empobrecidas por el gran número de hijos que conviven en una familia sostenida económicamente con un único salario.

Todos estos argumentos han sido respondidos y contrarrestados acertadamente.  Las respuestas no se han dejado esperar y se multiplican en listas de correo, foros y blogs. Veamos algunas de ellas.

Norman Gaither

Razzed blog

Crunchy Mamma:  Uno y dos

Life Learning with Wendy Priesnitz

A Tings Thinking Corner

Nota bibliográfica. WEST, R. The Harms of Homeschooling, en Philosophy and Public Policy Quarterly 29, no. 3/4 (Summer/Fall 2009): 7-11