Iniciativa en Plaza Podemos a favor de la legalización de la educación en casa

INICIATIVA CIUDADANA PARA LEGALIZAR LA EDUCACIÓN EN CASA (HOMESCHOOLING), YA VIGENTE EN 9 PAÍSES (¡Voto positivo si estás de acuerdo! (self.podemos)

enviado 23 hours ago * por Urbide

Países con opción de Homeschooling: EEUU, Canadá, Australia, Irlanda, Reino Unido, Nueva Zelanda, Argentina, Chile y Perú. ACTUALIZACIÓN: También la han incorporado Francia, Bélgica y Portugal

Links donde se explican argumentos y testimonios:

http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20131007/abci-homeschooling-educacion-familia-201309231231.html

http://www.educacionlibre.org/experiencias.htm

http://www.educacionlibre.org/preguntas.htm

http://www.educacionlibre.org/educar6.htm

VÍDEOS: https://www.youtube.com/watch?v=TTgT0R2fy_o (INGLÉS)

https://www.youtube.com/watch?v=JwEuc8Ut0HQ (ESPAÑOL)

Lo más llamativo son los comentarios, mayoritariamente contrarios al homeschool, aunque la mayoría de los votos a la iniciativa sean favorables (un 70%)

Uno de los comentarios añade este link: https://www.loomio.org/d/ASOTgUXe/homeschooling?utm_campaign=thread_mailer&utm_medium=email&utm_source=new_comment#comment-643694

Anuncios

Información en prensa

En el  Diario información de Alicante.  Parece evidente que no se trefiere a las familias que educan en casa, pues se refiere expresamente a “librarnos del analfabetismo”. Sin embargo, los porcentajes son interesantes.

Diana Guijarro. Técnico de educación en el Ayuntamiento de Alicante

«Se trata de aumentar el derecho a la educación sin mandar a los padres a la cárcel»

victoria bueno 13.05.2014 | 00:13

Diana Guijarro.

Diana Guijarro.ANTONIO AMORÓS

Este curso han tenido lugar en Alicante hasta quince sentencias condenatorias contra padres por abandonar la escolarización de los hijos. La técnico municipal Diana Guijarro confía en abrir el camino para recuperar la formación de estos niños.
¿Qué buscan con medidas distintas para que los padres no vayan a prisión?
Las medidas educativas son las que dan sentido a nuestro trabajo. Se trata de aumentar el derecho a la educación, que llegue a todos los chavales, no tanto de mandar a la cárcel a los padres, sino de obligarles a educar a sus hijos. Librarnos del analfabetismo implicará tener ciudadanos formados y con autonomía.
¿Qué porcentaje de los casos de absentismo son tan graves como para encarcelar a los padres?
Aproximadamente el 2% llegan a la fiscalía, 47 de 665 expedientes abiertos, y quince de ellos tienen sentencias condenatorias. Este caso es el primero en el que se han implicado jueces y educadores para recuperar a una niña. Espero que detrás vengan muchas más sentencias de este tipo.
¿Confía en el resultado?
Ya lo dice la Comunidad Europea, que para resolver la crisis hay que hacer hincapié en aumentar la educación de la población, lo que conllevará una mayor empleabilidad y disminución del gasto social. Cambiar las medidas penales por las educativas aumentará la filosofía de llevar a los niños al colegio.
¿En todos los casos?
En Primaria está prácticamente escolarizada toda la población y este curso ha aumentado en un 20% la población que antes no asistía a las aulas.

 

 

Un estudio de casos

 La revista de los Inspectores de Educación (Revista Supervisión, 21, nº 24. ISSN 1886-5895) publicó esta reseña en marzo de 2012:

ADMISIÓN DE ALUMNOS. ESTUDIO DE CASOS.
A. Villanueva Sánchez.


1.1.- ESCOLARIZACIÓN (vs/desescolarización)
1.- Hace unos días (enero), el Ayuntamiento de Sagunt ha comunicado al Inspector de Educación que hay dos menores de 12 y 13 años sin escolarizar. Los padres han elegido para ellos la modalidad de educación en casa, a través de la asociación Epysteme, vinculada a Orange School de California, en USA. ¿La decisión de los padres se ajusta a la legalidad?


No. En España no se contempla la posibilidad de la educación en casa.
El artículo 27.4 de la Constitución no deja lugar a dudas: “La enseñanza básica es obligatoria y gratuita”
El artº 4.1 de la LOE señala que: “la enseñanza básica es obligatoria y gratuita para todas las personas” (Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación).
El artº 2.2 del Decreto 33/2007, de 30 de marzo, del Consell, señala que: “este derecho (a un puesto escolar gratuito), se corresponde con la obligatoriedad de escolarización en un centro docente durante dicha etapa” (la EBO).
La Sentencia del TC 133/2010, de 2 de diciembre, sobre un caso similar en Málaga, falló en contra de los padres de dos niños en edad escolar que justificaban su no escolarización en que ellos se ocupaban personalmente de la educación de los menores. En dicha sentencia leemos: “1) El artículo 27 de la CE dispone en su apartado 1 que existe un derecho universal a la educación; en su apartado 4 señala que esa educación es obligatoria y gratuita en su nivel básico y en su apartado 5 se atribuye a los poderes públicos la competencia de garantizar ese derecho mediante dos acciones: una, ordenar la programación de la enseñanza básica, que será gratuita y obligatoria, y dos, crear los necesarios centros docentes, tarea en la que podrán concurrir igualmente los particulares si así lo desean. 2)

Las normas de desarrollo del artículo 27 concretan estos presupuestos y, en particular el artículo 4 de la LODE extendió la enseñanza obligatoria hasta los 16 años para todos los españoles, obligación de la que los padres no pueden sustraerse, hasta el punto de que si están descontentos con la enseñanza pública podrán crear un centro docente acorde con sus convicciones morales y religiosas, pero no podrán incumplir preceptos constitucionales y legales; y 3) España es parte de diversos tratados internacionales (Declaración Universal de los Derechos de Niño y otros) en los que la enseñanza básica se define como obligatoria y el artículo 10.2 CE obliga a interpretar nuestra Constitución conforme a tales textos… ”…la exclusión del sistema oficial puede generar a los menores serios problemas en su desarrollo futuro, tanto en el ámbito académico –sirvan de ejemplo las dificultades para el acceso a la Universidad-, como social y de integración con otros niños de su edad”… “…el derecho a ser escolarizado es un derecho del menor, no de los padres, que convive con la consiguiente obligación de los poderes públicos de procurar dicha escolarización, incluso imperativamente si fuera necesario”.
La “escolarización en casa” (homeschooling), es una corriente ideológica que plantea problemas importantes. En otros países se contempla. Por ejemplo, en EEUU se calcula que hay un 15% de alumnos con esta modalidad. Otras fuentes hablan de 2.000.000 de niños desescolarizados. Existen otros modelos de escolarización (o desescolarización) que intentan arraigar en España, por ejemplo, las Escuelas Libres.
………………..
Desde una perspectiva crítica, podríamos encontrar argumentos contrarios a la obligación “universal” de la escolarización obligatoria:
– La lectura de la propia sentencia, en su último párrafo: “…Constitución que, efectivamente, no consagra directamente el deber de la escolarización, ni mucho menos otros aspectos más concretos de su régimen jurídico, como, por ejemplo, la duración del periodo sobre el que ha de proyectarse o las circunstancias excepcionales en las que dicho deber pueda ser dispensado o verse satisfecho mediante un régimen especial… a la vista del art. 27 CE no cabe excluir otras opciones legislativas que incorporen una cierta flexibilidad al sistema educativo y, en particular, a la enseñanza básica…”.
– La LEC (Ley 12/2009, de 10 de julio, de Educación de Catalunya, BOGC de 24 de julio), artº 55.1, 55.2, 55.7 y DA 17ª.
– La existencia de Escuelas Libres, como Els Donyets, de Olocau, o L’Hort del Pi, ahora en Godella.

Ref: Revista Supervisión 21 nº 24. ISSN 1886-5895
Admisión. Estudios de casos
VILLANUEVA SÁNCHEZ, A.
Marzo 2012 Página 2 de 33

La baronesa Thyssen

La baronesa Thyssen va a poner de moda el homeschool. Aunque no estoy muy segura que ayude a promover una buena imagen de la educación en casa, o que, por el contrario, va a hacer sentir a la gente que constituye la opinión pública aún más alejada de algo, que debería entenderse, no como un fenómeno de feria, de farándula o de la aristocracia decandente, que vaya lo uno con lo otro,  sino de gente normal, que vive una vida normal.

Marta Cibelina

A corto plazo parece que pudiera ser  positivo, pero, el mensaje que queda es el del privilegio y la excentricidad. Dado que ella es más que los demás, ¡no va a llevar a sus hijas a los colegios en los que se mezcla la gente corriente!. Y eso no es tan fácil de digerir para quienes son los padres de esa gente normal. ¡Qué pena que sea esta la imagen que se transmite!

La reforma educativa que anunció Rajoy en el debate de investidura

En cuanto oí hablar ayer, en el contexto del debate de investidura de Rajoy, de una reforma educativa en preparación, me puse las gafas de ver desde el punto de vista homeschooler y al momento se me saltaron las alarmas.

Debo reconocer que no veo con claridad lo que piensa la comunidad educativa, pública o concertada, ni sé lo que opina la comunidad homeschooler, pero quiero compartir mi inquietud en este blog. Y espero que se disipen mis temores.

Parece ser que va a desaparecer cuarto de la ESO, y con el ello el alumnado a los 15 años va a tener que decidir si su último año de escolarización obligatoria se va a encauzar dentro del marco del Bachiller (que tendrá tres años), o por FP, que también tendrá que reformarse para adpatarse a ese cambio.

Pues bien mi duda es la siguiente. Si la edad para obtener el graduado escolar de modo no presencial, y nadie lo remedia, sigue siendo la de 18 años, la penalización por edad a los homeschoolers va a pasar de dos a tres años, desde un punto de vista comparativo. Ya que se incorporarían a un bachiller con 18 años, cuando sus compañeros y compañeras de clase accederían a él a los 15.

No sé si lo he entendido bien, y mi intención es sacar el tema por si alguien me puede dar luz sobre un asunto, que debo reconocer, me preocupa.

Conferencia europea sobre educación en el hogar

Tal como comentaba Madalen en el post anterior, este fin de semana ha tenido lugar el X encuentro de ALE, y dentro de ese encuentro se ha desarrollado la Conferencia europea sobre educación en el hogar, con la participación de personas que venían de varios puntos de Europa, con más o menos representatividad. Pero que nos han dado la oportunidad de conocer con testimonios de primera mano las sensaciones, los problemas y las esperanzas que en realidad no difieren demasiado de las nuestras.

Salvo el caso de Alemania donde está expresamente prohibido, pues para el estado alemán, la educación en el hogar no puede formar ciudadanos demócratas pues priva al niño/a de la posibilidad de vivir en la diversidad (es su argumento para mantener la prohibición), el resto de los ponentes coincidía en quejarse del aumento de controles por parte del estado, obligando a las familias a llevar adelante la educación de sus hijas e hijos desde un modelo preminentemente escolar, con exámenes anuales,  sin dejar una verdadera libertad de elección pedagógica, salvo en el caso de Gran Bretaña y USA (que también estuvo presente en este encuentro); allí había representantes de Italia, Francia, Bulgaria, Holanda, Finlandia, Suecia, Polonia y Portugal, a parte de los mencionados .

El representante de la HSLDA (USA)  Mike Donnelly, compartió el proceso que se habían seguido para solicitar el asilo político en Estados Unidos para una familia homeschooler alemana, donde la argumentación del equipo de abogados de esta organización se centró en el “grupo socio-cultural peculiar” que es perseguido en su país de origen a causa de esta peculiaridad, y el juez que instruyó el caso aceptó que las familias que educan en el hogar, en Alemania, son un grupo peculiar, con coherencia socio-cultural, dentro de la sociedad alemana.

Las ponencias se desarrollaron desde las 11 de la mañana, hasta las 20:30 de la tarde, con una hora para comer. Es de agradecer el esfuerzo realizado por ALE para combinar un alojamiento económico, en un entorno muy agradable, que permitió reunir a algo más de 300 personas, con el disfrute de una traducción simultanea que permitió que quienes no entendemos inglés pudieramos seguir toda la jornada sin problemas.

El Congreso fue cerrado por el actual presidente de ALE, Daragh McInerney, que compartió su esperanza de que esta iniciativa sirviera para crear una Red europea de asociaciones, propuesta que fue recibida con un aplauso.

Tras la cena, y en lugar del concierto, tuvo lugar un debate abierto para socios y no socios, donde compartir argumentaciones sobre la necesidad, o no, de buscar un reconocimiento legal para esta opción. En el debate, como personas no asociadas,  estaban presentes, Julio Fernández (Crecer sin escuela), Lluís Vives (de la coordinadora Catalana) y Juan Carlos Vila (Clonlara School) que el día anterior habían tenido espacios específicos para exponer sus experiencias. Indudablemente la más controvertida fue la de Lluis Vives pues las acciones emprendidas por la Coordinadora Catalana no son compartidas por muchos de los asociados en ALE.

Esta sería una breve crónica del congreso, esperamos que ALE amplíe la información en su web o en su blog.

Encuentro en Gandia: una oportunidad excelente

Ya ha comenzado el encuentro que organizado por ALE cuenta con la colaboración de Learning Unlimited. El encuentro anual de ALE se refuerza con la intención de poner en marcha una Conferencia europea de familias que educan en casa en el que se va a analizar la “Educación en el hogar en España y Europa, pasado, presente y futuro”.

Tuve el honor de haber sido invitada a asistir al evento y participar en él, supongo que para ilustrar el tema desde un punto de vista legal. Sin embargo, motivos laborales no me permiten asistir. Aun así, espero que sea muy productivo para todos y todas las participantes. ¿Contaremos con los textos de las ponencias?. Si así fuera, podría abrir un apartado en este blog con varios posts para comentar esos contenidos.

Este es el contenido de las varias jornadas que ocupa el encuentro.

Miércoles 31 de Agosto

17:00 Entrada al albergue

18:30 Bienvenida

19:00 Charla de Sonia Kliass, psicóloga especialista en desarrollo infantil: ‘Límites y situaciones de conflicto’

20:00 Reunión general-Organización europea de la educación en casa

21:00 Cena

Jueves 1 de Septiembre

08:00 Yoga

09:00 Desayuno

10:00 Taller de Sonia Kliass: ‘Cómo aprenden los niños / el desarrollo del juego de 0 a 7 años’

13:00 Charla de Cristina Romero, autora del libro ‘Pintara los soles de su camino’

14:00 Comida

18:00 Introducción al Esperanto por Mónica Cruz

19:00 Charla de Julio Sanchez ‘Puerta del Sol y 15M: Verdades y Mentiras’

20:00 Charla de Pedro Garcia Olivio ‘El “otro” de la escuela: La casa, la intemperie, la comunidad, la fuga.’

21:00 Cena

22:00 Vídeo de proyecto Olea http://www.asociacionolea.org

Viernes 2 de Septiembre

08:00 Yoga

09:00 Desayuno

11:00 Taller de Eva Cancer ‘Cómo fomentar la espiritualidad en nuestros hijos’

14:00 Comida

16:00 Exhibición; partidas simultaneas de Ajedrez, con el Gran Maestro Julen Arizmendi (traer tableros)

17:00 Charla de Chandra Montgomery y Juan Carlos Vila, Clonlara school

17:30 Charla de Lluis Vives, Educar en Familia, Cataluña

18:30 Charla de Julio Fernández, Crecer sin Escuela, España

20:00 Debate: Regulación: ¿sí o no?

21:00 Cena

Sábado 3 de septiembre

08:00 Yoga

09:00 Desayuno

10:00 Taller de David Pla ‘Sistemas educativos que respetan el continuum: la clave para desterrar el fracaso escolar y vital’

11:00 Charla de Peter van Zuidam, Nvvto, Países Bajos

11:30 Charla de Claudia Sousa y Filipa Soares, Portugal

12:00 Charla de Mariusz Dzieciatko, presidente de SER, Polonia

12:30 Charla de Agnès Ohlenbusch, miembro de Led’a (Les Enfants d’Abord), Francia

13:00 Charla de Shena Deuchars, Chair, Education Otherwise, Reino Unido

13:30 Charla de Peter Porumbachanov, Presidente de la Asociación Búlgara de la Educación en Casa

Charla de Neil Taylor, UK-HOME-ED, Inglaterra

14:00 Comida

15.00 Charla de Karen Kern, Kelley Schwab, Silke Ohlert, Alemania

15:45 Charla de Neil Taylor, UK-HOME-ED, Inglaterra

16:30 Charla de Mike Fortune-Woods, HE-UK, Inglaterra

17:00 Charla de Erika Di Martino, Italiawww.controscuola.it

17:30 Charla Jonas Himmelstrand, Presidente de Rohus, Suecia

18:00 Charla de Mike Donnelly, HSLDA, Estados Unidos

19:00 Charla de Daragh McInerney, Ale, Espana

19:30 Charla de Nuria Aragon Castro, autora de ‘Vivir sin Cole’

20:00 Experiencias de Educación en Casa

21:00 Cena

22:00 Concierto

Domingo 4 de septiembre

08:00 Yoga

09:00 desayuno

10:00 Charla de Rosana Gadea ‘Principios y bases operativas del proyecto educativo de La Serrada’

11:00 El método Montessori, por Celine Hameurywww.montessorihoy.blogspot.com

12:00 Reunión general de Ale

13:00 Aspectos legales de la educación en casa en España y Europa

14:00 Comida

16:00 Reflexiones

Habrá actividades para niños: taller de introducción al lenguaje de signos, talleres de circo y teatro, espectáculo de marionetas, cuentacuentos, taller de aviones de papel, partidos de fútbol..

Claves para una flexibilización de la escolarización

Desde el punto de vista puramente normativo, la LOE equipara la obligatoriedad de la educación  que sanciona la Constitución Española en su artículo 27, 4 (“La enseñanza básica es obligatoria y gratuita”), con 10 años de escolaridad, de los 6 a los 16 años (LOE, art. 4,2). Con ello nos alejamos del sistema británico según el cual “Educación is compulsory, school is not”, (La educación es obligatoria, la escuela, no), para acercarnos a los sistemas continentales (en aquellos casos en los que se da el reconocimiento de la opción de educar en casa). Los modelos continentales de Derecho son en general más garantistas , dejando poco margen de maniobra a la aplicación de la administración y los tribunales de lo que no sea estrictamente la ley escrita.

La escolaridad sería en este contexto el concepto jurídico que puede ser modelado, ya que su exigencia expresa en la ley es inevitable a la vista de la regulación actual (Apartado 2 del artículo 4 de la LOE: 2. La enseñanza básica comprende diez años de escolaridad y se desarrolla, de forma regular, entre los seis y los dieciséis años de edad). Pero esa interpretación de la escolaridad del modo más flexible y abierto puede ser la piedra angular de una nueva concepción del propio sistema educativo. ¿Como se interpreta la exigencia de 10 años de escolaridad? ¿Qué comprende el término escolaridad? ¿Exige la ley que esa escolaridad sea presencial? ¿Exige la ley que esa escolaridad sea a tiempo completo? ¿Qué es una escuela? Hay muchas preguntas que el movimiento desescolarizador ha puesto sobre la mesa y que permiten respuestas diferentes, según la interpretación que se de a ese término.

Me atrevo a sugerir que la interpretación de la ley admite su adaptación a la realidad actual (Según el apartado 1 del artículo  3 del Código Civil “Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas”),  y podemos entender por realidad actual, el reconocimiento que se da en la mayoría de los países de la Unión Europea del propio derecho de los padres a educar en casa sin recurrir al sistema escolar, y la aceptación que el Tratado de Lisboa  hace del artículo 14, 3 de la Carta de Niza según el cual se reconoce “el derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas”. En este aspecto, el Tratado de Lisboa, de obligatorio cumplimiento para el Reino de España, añade expresamente las convicciones pedagógicas entre aquellas que el Estado habría de tener en cuenta a la hora de garantizar este derecho. La consecuencia es que las convicciones pedagógicas llevan precisamente a la flexibilización del sistema, ya que las opciones pedagógicas en las que se basan esas convicciones son por su propia naturaleza distintas a las que ofrece el sistema educativo convencional y por ello, no atendidas por el mismo.

Así como en el sistema de los USA, cada Estado de la Unión tiene competencias para crear, modificar y aplicar su propia normativa de homeschool, siendo ésta más o menos exigente en requisitos y por ello más o menos abierta a la aceptación del homeschool dependiendo de la normativa que regula la escolarización y el absentismo escolar en cada Estado, como digo, del mismo modo, trasladando esa situación a nuestro sistema autonómico, cuanto mayor sea la flexibilidad aplicada al concepto de escolarización obligatoria, la normativa destinada a la regulación del homeschool será más permisiva  y más estricta, si la normativa sobre escolarización obligatoria resulta más exigente.

Es por ello que, antes de pasar a proponer un modelo de reconocimiento de la opción sería importante afianzar en la práctica administrativa y judicial, y por ello, negociar, una interpretación más flexible del concepto “escolaridad”. De esa interpretación va a depender el modelo de reconocimiento en un futuro más o menos cercano.

Estoy reflexionando sobre los indicios de flexibilidad del contenido de la escolaridad obligatoria, y creo que existen campos diferentes en el que se puede trabajar el concepto, antes de ir a un reconocimiento expreso de la opción, aunque eso es lo que parece sugerir que debiera ser el camino, siguiendo al fallo del Tribunal Constitucional  del pasado diciembre. Aun así, y mientras no se de ese reconocimiento creo conveniente trabajar esa flexibilización previa en preparación de un reconocimiento que incorpore en su propia esencia esa adaptación a un modelo distinto.

Seguro que se os ocurre algún aspecto ya sea normativo o práctico en el que se ya se están dando indicios de flexibilización. Si queréis compartir ideas conmigo, yo encantada, me ayudaría a preparar la siguiente entrada, que va a tratar precisamente de esos elementos en los que aun en ciernes, se detectan espacios de cambio de un modelo rígido hacia un modelo más flexible.

2010:A fovourable case to homeschooling in the Spanish State

Desde hace un año estaba esta entre las entradas que he redactado y que siguen sin publicar: este texto que preparé para un colega holandés con ocasión de la absolución en un caso de homeschool. Hace poco ha venido de nuevo ante mis ojos aquel caso a través del Informe de Fiscalía de 2010, y he recordado la deuda que tengo con la publicación de alguna entrada en inglés en el blog. Este es el momento, ya que es  una buena sentencia de absolución de la familia Gómez-Calatayud que fue imputada y absuelta en aquel procedimiento y que aporta un avance destacable dentro la jurisprudencia existente sobre los casos en jurisdicción penal de educación desescolarizada en el hogar que la diferencia nítidamente  de los supuestos de absentismo escolar, como factor que puede denotar abandono de aquellos menores en familias desestructuradas o  en riesgo de exclusión social. La sentencia, creo que no ha recibido la atención que merece, aunque no hay duda que el Fiscal de Teruel no duda en destacarla en su informe para la memoria de 2010 casi llegando a la transcripción literal del fallo.

The last case reviewed by a higher Court in the Spanish State has been favorable to the interests of the family who were taken through Criminal Law procedures, for the crime of “Abandonment” or “neglect” which is usually the type applied when the parents refuse to take their children to school. According to the Spanish Criminal Law it is understood as a failure to fulfill one of the parental duties imposed by law.
The case is interesting since it has gone to the core of the matter, and clearly defines the differences between education and schooling, by stating that the parents did fulfill their duty of educating their children by
educating them at home.

It literally states that “Educar equivale a desarrollar las facultades intelectuales y morales de la persona y ello puede lograrse dentro o fuera del sistema educativo establecido por el Estado, mientras que escolarizar es un término más restringido que, en nuestro ordenamiento Jurídico, implica proporcionar al individuo unos determinados conocimientos y competencias previamente definidos, proporcionados y evaluados por el estado a través de unos determinados centros homologados por el mismo”. (Educating means to develope the intelectual and moral aptitudes of a person, and that can fulfilled both within and outside the state run Education System, whilst schooling means to deliver certain knowledge and competences, previously defined, and evaluated by the state, through a system of homologated or monitored academic institutions).

Apparently something is moving within the Judicial system in the Spanish State, which is similar to what Thomas Spiegler explains in one of his articles “Why sate sanctions fail to deter home education…..”

“It seems that the idea that it is adequate and helpful to sanction home educators with high fines or imprisonment does not have much more acceptance that homeschooling itself”

The court rule in Spanish is attached here Teruel’s Court Rule.

According to the Spanish law there are three routes which the State can take in a case of homeschool.

1). First and most obvious is the criminal court. The reason is simple: When there is a complaint by a school to the Local administrative body stating that a child is not attending school, the final institution in charge of children in a long chain of boards that don´t want to take a decision themselves, is the Prosecutor (one of the tasks of the Prosecutor is the look after the welfare of children). The prosecutor has to take into account the law in force and in the cases of both truancy and of homeschooling ( not distinction made in the law) there is an article in the criminal Law (Código Penal, art. 226) which states that failure to deliver education of children under the charge of a person is a criminal offense.
Then, as you say, specific laws about Education define “education as 10 year schooling, and then the identification is done between education and schooling, and the circle is closed. Different to the civil law, which only talks about education among the parental duties (Código Civil, art. 154), but it is the Education Laws which do the enforcement of schooling as a parental duty.

2) The second route is Administrative, with sanctions stated in the Laws that deal with  “Protection of Children”. There is a general one for the Spanish State but it is a competence for the Autonomous regions, who can applied sanctions according to their own ruling. This road has not been explored yet.

3) And the last one is to take the route of Civil Law, which can give Courts powers to enforce schooling under the menace of restricting or remove parental custody, if the parents refuse to fulfil the schooling order. There is a decision of civil law content taken by the constitutional Court, but it wasn´t applied because by the time the whole procedures were completed, up to the Constitutional Court, the children were past the 16 years of age. (Tribunal Constitucional, 163/2008, 23 de junio de 2008, nº registro 7509-2005)

La libertad de enseñanza: El debate parlamentario constitucional

Varios artículos que tengo entre manos en este momento desarrolan con mayor o menor amplitud el derecho de los padres recogido en el art. 27 de la Constitución y formulado como la garantía que ofrecen los poderes públicos a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

El primero de ellos es el titulado El derecho de los padres a la formación religiosa y moral de sus hijos:sentido y alcance, de Ana isabel Ribes Suriol (Universitat de València).

Es interesante porque enfrenta las dos posibles interpretaciones del precepto constitucional. De un lado la interpretación restrictiva, que entiende que esta garantía se agota en el derecho a elegir enseñanza de la religión, y por otro lado, la interpretación amplia, entendida como el derecho a recibir una educación de acuerdo con las propias convicciones, incluyendo el concepto de la educación integral de una persona de acuerdo con una determinada creencia religiosa.

El segundo artículo es el titulado El derecho de los padres a elegir el tipo de educación que deseen para sus hijos, de Enrique Marcos Pascual de la Universidad de La Rioja. Este artículo tiene el mérito de recorrer los antecedentes de este derecho desde la Constitución de Cadiz de 1982 hasta los debates parlamentarios con ocasión de la redacción de la Constitución vigente, la de 1978. Realiza un repaso por la Ley Moyano, e insiste en los debates parlamentarios que reflejan las diferentes posiciones políticas que enfrentan a la libertad de enseñanza y el derecho a la educación.

El tercer artículo es el titulado con sencillez El derecho a la educación, firmado por Javier Díaz Revorio, de la Unversidad de Castilla-La Mancha. Este artículo también recoge los debates constituyentes reflejados como un enfrentamiento de las concepciones sobre la educación  y la libertad de enseñanza de la izquierda y derecha en aquel Parlamento Constituyente.

Otro artículo más reciente y específico es el titulado El derecho de los padres a que sus hijos reciban una formación religiosa y moral de acuerdo con sus propias comnvicciones:patria potestad y autonomía del menor, de Silvia Gaspar Lera de la universidad de Zaragoza. El artículo ha sido recientemente reseñado en este blog, y recoge aspectos de la adjudicación de la guarda de los hijos en procesos de disolución del matrimonio y la  titularidad de la toma de la decisión de elegir el tipo de educación para los menores afectados.

Veamos un aspecto importante recogido de estos artículos, la visión del debate parlamentario que marcó y sigue marcando las posiciones enfrentadas de las posiciones de los diferentes partídos políticos en torno al derecho a la educación, que siguen manteniéndose en esencia aún hoy.

La aprobación y discusión en las Cortes del articulo 27 de la Constitución de 1978 no fue nada sencilla. Las intervenciones de los portavoces de los distintos partidos muestran el alto grado de controversia. Todas estas controversias fueron superadas por el denominado “consenso” hasta llegar a recoger el articulado tras su discusión, elaboración.

La posición de UCD  fue la de defender que  es a los padres a quienes corresponde elegir el tipo de enseñanza  para sus hijos e hijas-incluidas las convicciones religiosas, filosóficas y morales-. También defiende que ese derecho debe ser garantizado por el Estado. Para el PSOE, la educación es sólo responsabilidad del Estado, defiende una enseñanza laica, y un pluralismo de los centros escolares. No reconoce plenamente el derecho de los padres y pone limitaciones a la libertad de creación de centros docentes. El PCE propugna la enseñanza pública y única, sin negar la posibilidad de que los particulares abran escuelas privadas a sus expensas, la libertad de enseñanza se traduce en que haya unas clases de religición a las que puedan asistir los alumnos cuyos padres lo pidan expresamente. Para Alianza Popular los poderes públicos deben garantizar el derecho preferente de los padres a elegir el tipo de educación y el centro escolar al que deseen acudrir sus hijos y a determinar que reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus convicciones. Para Ezquerra Republicada de Catalunya es imprudente constitucionalizar la ayuda a cenbros privados y defiende el pluralismo escolar de una forma un tanto peculiar, puesto que afirman que dicho pluralismo puede crearse y matenerse en el interior de las escuelas que dependen de los poderes públicos. El Parido Aragonés Regionalista reconoce el derecho que asiste a los padres y defiende que no se puede separar formación religiosa y formación educativa ya que ambas son fases de la formación escolar.

En definitiva, como afirma Díaz Revorio, los partidos conservadores se preocuparon más por la libertad de enseñanza, la izquierda se concentraba en el derecho a la educación obligatoria y gratuita.

Con la libertad de enseñanza se trató de constitucionalizar el derecho de todos a crear y dirigir una enseñanza libre, y el derecho de los padres a escoger para sus hijos la educación que prefieran conforme a sus propias convicciones, y el deber del estado de subvencionar conforme al principio de igualdad, que recoge el propio texto constitucional, el derecho a la educación. Frente a este planteamiento se proponía otro con un modelo único de escuela pública, como instrumento para asegurar la educación de todos en igualdad de condiciones, que debía gestionarse por la Administración.

 

Actualidad # 2: familias intervenidas y una nueva web.

Los casos de familias intervenidas por la Administración a distintos niveles son sin duda la actualidad que afecta al movimiento desescolarizador del Estado Español estos días, y que sin duda está causando preocupación en el colectivo. Me sumo a esa preocupación ante la angustia por la que tienen que pasar  las familias contra las que se dirigen estos procedimientos totalmente desmedidos y desfasados.  Las intervenciones superan la docena, pero no hay ningún caso, que yo sepa, en Catalunya. Parece que allí, el protocolo de absentismo escolar dentro del plan diseñado  por el Consorci formado por el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat en 2008 está dando sus frutos.

Me gustaría invitar a las  familias que educan en casa en Catalunya para que compartan con el resto sus impresiones con respecto a su experiencia de educar en casa en su pais, sobre todo en vista de lo que ocurre en las comunidades autónomas a las que pertenecen las familias objeto de intervención: Madrid, CAV, Castilla-La Mancha, Aragón, Isles Balears, Galicia, Andalucía, Comunidad Valenciana, Galicia…

De la mano de Xavier Alà nos llega la creación de un espacio para compartir informaciones y experiencias a través de un sitio web que desde el 8 de diciembre del pasado 2010 funciona bajo la denominación de Educación en familia.

Xabier Alà y  Carmen Ibarlucea presentan esta iniciativa, que desde Extremadura tiene vocación de aunar voluntades en todo el Estado Español con la finalidad de dar impulso a aquellas iniciativas que propicien escenarios y procesos de avance hacia el reconocimiento legal de esta opción.

Esta fue su presentación:

La educación en familia (también llamada educación en el hogar o aprendizaje en casa) se refiere a una toma de responsabilidad absoluta por parte de los padres de la educación integral de sus hijos, sin llegar a delegar en instituciones escolares, aunque pueden recibir apoyo de familiares, amigos, vecinos o contratar los servicios de profesores para temas específicos.

Los padres pueden tener múltiples razones para elegir esta opción educativa, algunos ejemplos:

  • Pedagógicos
  • Personales
  • Socio-relacionales
  • Ideológico-políticos
  • Ideológico-religiosos

Hay un abanico amplio de metodologías para Educar en Familia, que van desde el uso de libros de texto y una rutina de trabajo con horario, a lo que se ha llamado unschooling,   un término acuñado en 1977 por el educador y escritor estadounidense John Holt en su revista “Crecer sin escuela”.

A partir de ahí reflexionan sobre el nuevo escenario abierto desde la publicación de la sentencia del Tribunal Constitucional del pasado diciembre, que interpretan como una apelación al legislativo para que proceda a realizar los cambios necesarios para que la educación en familia tenga cabida en el ordenamiento jurídico español. Seguiremos con interés sus aportaciones  para la consecución  de lo que ya me atrevo a denominar la vía catalana.

Reacciones en la prensa

El pasado domingo 4 de julio, la cadena de televisión La Sexta, emitió dentro del programa “Vuelta y vuelta” un espacio dedicado al homeschooling (lo hacían en contraposición a la vida en un internado). La única reacción en prensa que he detectado es esta de la edición para Galicia del diario ABC, firmada por Andrés Freire y que pueden leer completa pinchando AQUí.

La polémica del homeschooling —educación no reglada en la propia casa— llega a Galicia, según me entera la televisión. También entre nosotros hay gentes que prefieren no enviar a sus muchachos al colegio o instituto. Fernández Tarrío, abogado de una familia gallega denunciada por ello, nos explica las razones legales de sus defendidos: «El estado obliga a educar, no a escolarizar».

No les comparto el artículo completo por razones de Netiqueta, sin embargo, creo que es necesario reseñar el final,

Los estatólatras siguen pensando que sin estado no hay educación (ni salud, ni economía, ni nada). Pero el declive aparentemente imparable de muchas de nuestras escuelas, junto al ascenso de métodos alternativos de enseñanza, hará que la casta pedagógica perciba cada vez más la amenaza de esa educación fuera del sistema. Por eso, no tenemos dudas de que esos padres llamados a declarar por no enviar a sus hijos a clase no serán los últimos.

De más esta decir que las opiniones expuestas no son en ningún caso las de la investigadora (y autora de este blog), ni las de su colaboradora, y firmante de este post.

El reconocimiento y la regulación de la opción de educar en casa

Reconocimiento o regulación… ¿cuales son las diferencias?. ¿Qués es lo que más interesa a las familias que educan en casa? Son cuestiones legítimas que merecen por lo menos una reflexión. Existen estudios jurídicos publicados que estudian un aspecto importante del reconocimiento de derechos cual es la diferencia entre el derecho fundamental y la garantía institucional, pero no puedo entrar aquí en esa disquisición . (A quien interese profundizar sobre este tema puede leer estos artículos que cubren sobradamente ese tema, documento 1 y documento 2).

Sin embargo a nivel intuitivo podría responder a la cuestión de la diferencia entre reconocimiento y regulación. De hecho, no son situaciones opuestas o radicalmente diferentes sino estadios de desarrollo institucional de un derecho.

El reconocimiento de un derecho significa que el Estado lo incorpora al catálogo de intereses dignos de protección dentro de su ordenamiento interno, dándole carta de naturaleza, lo que implica que la Administración y  los tribunales no puedan ignorar la licitud de su ejercicio.

El reconocimiento, ha sido siempre objeto de discusión en cuanto a la existencia de los derechos fundamentales. ¿Es el Derecho subjetivo independiente del Derecho objetivo, o no es más que una creación o proyección suya? La respuesta a esta pregunta suele inscribirse en una de las dos tradiciones doctrinales extremas: la iusnaturalista y la iuspositivista.

Según una visión de corte iusnaturalista, los derechos subjetivos son propiedades inherentes a la subjetividad jurídica y preexisten a las leyes políticas que regulan su ejercicio, de tal modo que a éstas sólo les corresponde la misión de garantizar su protección.

Según el enfoque positivista, los derechos subjetivos sólo existen en tanto en cuanto han sido reconocidos (es decir, creados) por los ordenamientos jurídicos de las respectivas sociedades.

Sin embargo, no puede darse una solución uniforme y única a la cuestión de la relación de dependencia del derecho subjetivo respeto del derecho objetivo. Hay, en efecto, unos derechos subjetivos (los fundamentales) que preceden existencialmente al Derecho objetivo, en cuanto que se imponen como previos a los diversos ordenamientos jurídicos estatales, condicionando su propia orientación y configuración. Y hay otros derechos subjetivos (los ordinarios) que sólo existen como tales derechos en la medida en que hayan sido establecidos por los respectivos ordenamientos jurídicos.

¿Es la educación en casa un derecho que precede al propio ordenamiento jurídico o es un derecho ordinario en la sociedad actual?

Este reconocimiento puede darse en una ley positiva, sea ésta Constitución, ley orgánica o ley ordinaria, puede darse a través de sentencias firmes que avalan la licitud de un interés en la aplicación a un caso concreto, o a través de la firma de instrumentos de carácter internacional o supranacional (por ejemplo la incorporación a la Unión Europea). En cualquiera de los supuestos citados, el derecho, como hemos mencionado anteriormente,  queda incorporado al catálogo de posibilidades de ejercicio legítimo de un interés por parte de los ciudadanos (en este caso de los titulares de la patria potestad, por ejemplo) y merece, en consecuencia, una garantía institucional de modo que los Tribunales no podrán ignorar la licitud de este ejercicio frente a injerencia de terceros, o de la propia Administración.

Yo definiría al reconocimiento de un derecho como un embrión de regulación, si el reconocimiento se da en un instrumento legislativo positivo, ese reconocimiento ya es una regulación en sí misma, que además resulta ser susceptible de desarrollo o de regulación más pormenorizada. Puede ser  que el reconocimiento se encuentre en un  estado de latencia, que aún exento de  desarrollo legislativo expreso  no puede ser ignorado, pero siempre abierto a la posibilidad de ser desarrollado según la coyuntura política y social en cada momento.

A esto hay que añadir que una vez que el derecho está reconocido en una normativa expresa, se producen los siguientes efectos:

1. Puede ser objeto de aplicación ante los tribunales, y por tanto éstos pueden mediante su propia interpretación acotar los límites de ese ejercicio, por colisión frente  al ejercicio de otros derechos o por la aplicación de otras normas que resulten pertinentes  al caso concreto, en este último supuesto por interpretación analógica.

2. Le serían de aplicación  otras normas que regulan materias que tienen que ver con el propio derecho reconocido. Podrían acotar su ejercicio, por sólo dar un ejemplo concreto, tanto la  normativa existente  sobre educación como la normativa existente de protección al menor.

3. Podría ser objeto de regulación en cualquier momento, en atención al interés que el Estado considere oportuno, máxime si aquí nos encontramos con un aspecto de interés intrínseco al  Estado  cual es la protección de los menores.

4. Dependiendo del instrumento en el que se produjera el reconocimiento llegaríamos a distintas perspectivas de regulación en adelante. Supongamos que se produce en la propia LOE, este reconocimiento expreso en la ley conllevaría inmediatamente la reclamación de las distintas Comunidades Autónomas de la asunción de la competencia legislativa a través de alguna ley de bases para su transferencia, lo que implicaría la regulación del derecho, ya que la Administración central enmarcaría a cada Comunidad Autónoma según su propio nivel competencial en la materia, tal como viniera establecido éste en el propio Estatuto de Autonomía.

Si éste fuera le caso, en mi opinión, la situación de un reconocimiento genérico, exento de regulación, más que llevar una equiparación con Inglaterra y Gales por un lado o con Escocia  por otro, llevaría a una mayor similitud con el supuesto de los USA en los que cada Estado ha ido desarrollando su propia competencia en materia de educación dándole una extensión mayor o menor al ejercicio del derecho a educar en casa, y una aplicación más directa del Estado sobre el proceso educativo a través de controles o su ausencia. La consecuencia es un espectro que va desde  una mínima regulación en algunos estados a una regulación férrea en otros. Si aplicáramos la situación al Estado Español  ello se produciría  en función de la asunción competencial en cada Comunidad Autónoma.

En cuanto a mi opinión personal sobre lo que considero más oportuno, en el sentido de qué resultaría más conveniente: plantear un mero reconocimiento  o por el contrario un reconocimiento acompañado de un principio de regulación,  no quisiera  pecar de ingenua. Creo que plantear en abstracto el mero reconocimiento es dar un cheque el blanco a la Administración  para que una vez reconocido  el derecho a la opción, plantee el tipo de regulación que le parezca  más conveniente, a lo que  habría que añadir  la intervención de la Comunidades Autónomas. No  olvidemos que las CCAA pueden ver en este tema un modo de complementar e incrementar  su ámbito competencial actual. Si éste fuera el caso el mero reconocimiento a nivel de la Administración central conllevaría probablemente  la regulación diferenciada de cada Legislativo Autonómico, con la consecuencia de  una aplicación asimétrica del derecho tanto ante las distintas administraciones como ante los tribunales, en función de su propio desarrollo legislativo dentro del grado  de asunción de la competencia en materia de educación que tenga conferida cada Comunidad Autónoma en su propio Estatuto.

Por último,  no olvidemos la experiencias que recientemente han sacudido al colectivo de familias que educan en casa tanto  en  Estado Francés como en  Gran Bretaña más recientemente.  Basta que haya un malestar de la opinión pública que se refleje en la prensa ( por ejemplo lo sucedido en el Estado Francés en torno a los  NMR,  o sectas, según las diferentes terminologías)  que afecte a la situación de menores, o el desgraciado caso de la niña desescolarizada que murió de desatención en su hogar en Inglaterra que ya ha sido comentado en este blog, como digo, basta que un caso de estos aparezca en los medios de comunicación para que la Administración  se lance  a regular la materia en respuesta a esa preocupación de la opinión pública. Regulación que probablemente se produciría  no conforme a los intereses de las familias que educan en casa, sino de las demandas de los grupos de presión y de la opinión pública.

En mi opinión lo ideal sería que las propias organizaciones que defienden los intereses de las familias que educan en casa lleguen a un acuerdo sobre un mínimo común de regulación que limite la libertad del Estado a la hora de regular la materia y que le lleve a intentar por lo menos recoger los intereses de las familias que educan en casa desde un punto de vista mayoritario.

Ateniéndome al caso concreto de las reivindicaciones de ALE, si lo que se pide es que se vuelva a los exámenes libres al hilo de “Reclamar el reconocimiento legal de esta opción educativa de manera que se puedan obtener, sin penalización de edad, las certificaciones académicas oficiales “, eso implica en sí una regulación normativa. Por ello, lo ideal sería plantear con claridad ante la Administración los intereses y preocupaciones de las familias que educan en casa, que fuera de toda duda actúan en interés de los menores a su cargo, de modo que sirvan de guía a la Administración a la hora de plantear la regulación, por muy mínima que sea, que acompañe al reconocimiento.

Si, por el contrario, lo que se prefiere es evitar cualquier tipo de injerencia del Estado en el ejercicio de la opción, el mero reconocimiento ya supone la asunción de un riesgo, riesgo que quedaría fuera del control de los interesados.

Este es un principio de reflexión al hilo del debate de ayer, nada más.

La negativa experiencia escolar como motivo para educar en casa

A medida que avanzo en esta investigación me voy dando cuenta de que el gran motivo por el que muchas familias deciden  educar sin escuela reside en las dificultades de los menores para adaptarse al sistema escolar. Es bien sabido que las clasificaciones y taxonomías distinguen dos situaciones bien diferenciadas, la que se plantea de manera sobrevenida y la que se decide con anterioridad incluso de que el niño o niña hayan nacido.

Y así lo expresa ALE en su Propuesta de reconocimiento legal de la educación en familia:

Algunos padres realizamos la educación en el hogar desde el nacimiento de nuestros hijos. Otros desescolarizamos por problemas o dificultades en el aprendizaje de los niños; pero, para todos, el factor común es la creencia en que la educación debe responder a un abanico de necesidades, intereses y estilos individuales de cada niño.

Es posible que esta categoría se confunda con la anterior, y se equipare a la de los que aducen motivos pedagógicos, sin especificar si se ha o no experimentado con el sistema escolar anteriormente.  Sin embargo, creo que la mayor parte de los menores que figuran como desescolarizados y que finalizarán su etapa de educación obligatoria a los 16 años han estado en algún momento de su vida escolarizados, y si no ellos, algunos de su hermanos o hermanas mayores, cuya desescolarización sobrevenida abrió el paso a la no  escolarización de los menores.

He acudido a  las encuestas que realicé en su momento, para comprobar los datos que pudieran de allí extraerse. En la  taxonomía de motivos para educar en casa que confeccioné en su momento, la cuarta categoría correspondía a aquellos que  a los que denominé  víctimas del sistema y que sin embargo no cuenta con una representación numérica específica.

Por último he encontrado aquellos para los que el homeschool, más que una opción, ha sido su tabla de salvación. Son aquellos que se consideran víctimas del sistema educativo porque no ha podido responder a sus necesidades. Ya sea por fracaso escolar, bullying en el centro educativo, por su falta de adaptación a las familias de distinto origen cultural, o a las que muestran distintas necesidades lingüísticas de la imperante, en resumen por una mala experiencia educativa previa dentro del modelo convencional.

Me da la impresión de que este motivo queda infravalorado en las distintas encuestas que se plantean. De las 18 encuestas recogidas, 6 reflejan exactamente ese motivo. La inadaptación del menor desde la educación infantil, anterior a la etapa escolar obligatoria,  el rechazo a la escuela de los padres por su propia experiencia negativa.

En la investigación realizada por Paula Rothermel “Can we classify motives for home-education?” (2004), la causa más difundida es la que denomina “Decepción con el sistema educativo” y que llega casi a un tercio(30%), del total de las causa aducidas. Suponemos que dentro de ese 30% se ha extraído  el  25% que especifica que su decepción con el sistema es debido al bullying, y un 24% especifica que la escuela le produce estress, depresión, malestar o infelicidad al menor, otro 19% indica que el sistema escolar no ha sabido responder a necesidades especiales o alta capacidad del menor y el 17% restante declara no haber encontrado el centro adecuado a su alcance o denuncia la baja calidad de la enseñanza y el comportamiento generalizado en la escuela.

En la encuesta de Carlos Cabo este motivo no tiene un apartado propio y las causas están diseminadas en otras categorías, con lo que me es difícil detectar el porcentaje que correspondería a esta situación de desescolarización sobrevenida por dificultades de adaptación del menor. Y me refiero a la situación de impotencia de lo padres que ven que sus hijos no son felices en el centro escolar al que tienen que acudir a diario, que sufren y que no se adaptan a ese tipo de vida.

Es algo parecido a lo que nos cuenta Andrea en su entrevista y a lo que relatan multitud de padres que finalmente no soportando más el sufrimiento de sus hijos deciden desescolarizar, a pesar de la situación de zozobra que esta actitud puede provocar frente a la inspección de educación y los servicios sociales.

En las 18 encuestas que realicé la situación de inadaptación del menor al sistema escolar, como causa de desescolarización representa un tercio del total, si considero sólo aquellas familias que han indicado este motivo de manera expresa y así verbalizada.

La consecuencia es que si el sistema escolar diera respuesta adecuada a las necesidades de cada menor en edad escolar, la educación en casa quedaría reducida a un grupo muy inferior de personas que se oponen al sistema escolar en su conjunto  dejando básicamente sólo motivos ideológicos o religiosos de oposición al sistema. Pero esa no es la realidad, sino que la realidad está constituida por personas que quieren lo mejor para su hijos ,pero a los que ha fallado el sistema escolar. Estas familias no tenían nada contra el sistema escolar, al contrario, posiblemente lo consideraban parte integrante del modo habitual de incorporarse como adulto a la vida social, pero ahora  ven que sus hijos son infelices, y que no se adaptan dentro de  las oportunidades escolares que tiene a su alcance. Creo  que este grupo dentro del movimiento escolarizador es el que menos se expresa en voz alta, porque su discurso está menos construido dentro de una ideología y se acerca más a la propia experiencia personal, que aparentemente no representa a nadie. Pero sí lo hace, representa a la mayoría de los que en este momento están educando sin escuela, en casa, sin ayudas y con muy pocos recursos económicos, en su mayoría.  Esta circunstancia debería ser cuantificada en toda su extensión, con la mayor exactitud posible y ser uno de los principales caballos de batalla a la hora de obtener la comprensión de la administración cuando una familia toma esta decisión con miedo angustia y dolor.

Por ello creo que las personas que educan en casa no deberían enfrentarse a las que escolarizan, bastaría con reconocer que lo que es válido, aceptable y deseable para unas familias no lo es para otras, simplemente eso. Es lo que intento trasladar en este blog,  desde el momento en el que  me inicié en esta investigación: es una opción más, ni una alternativa al sistema escolar, ni un modelo que necesariamente sea el mejor para todos.  Una opción más, ni mejor ni peor que las demás aunque puede que sea la que mejor se adapta a unas circunstancias concretas, en un momento dado.

Es una mayoría silenciosa dentro del colectivo de familias que educan en casa, que no escribe en blogs  y foros nada más nacer sus hijos sobre la crianza natural y el apego, que no leen sobre el aprendizaje informal, ni saben lo que es el unschooling, pero que en un momento determinado se dan cuenta de que el sistema escolar está dañando gravemente a su hijo o a su hija, y que está en su mano hacer algo.

Las relaciones de ALE con el MEC 2005-2006

Como parte complementaria a la Historia de ALE, irrumpo en el blog para incluir un relato de lo que fueron las relaciones de ALE con el MEC, ya que por diversas razones estuve en “primera línea” (incluso de fuego) de aquella relación.

Desde hacía 20 años conocía por coincidencia en un mismo foro filosófico a Teófilo González Vila (con el que no me une parentesco a pesar de la coincidencia de apellido). Pero nunca habíamos tratado el tema de la educación en casa, hasta que en el verano del 2002, con la decisión reciente de desescolarizar, y en plena confección virtual de los estatutos de ALE, coincidí con él en las aulas de verano del Instituto Emmanuel Mounier. Él acababa de dimitir como Director General de la Alta Inspección del Estado en la época de Esperanza Aguirre. Fue de las pocas personas que en aquel foro repleto de profesores no realizó una crítica a nuestra decisión, y me comunicó que había publicado un par de artículos en los que se refería al homeschooling. Uno en particular era de vital importancia para los planteamientos de ALE, y había sido publicado ni más ni menos que en Escuela Española. Él ya nos recomendó entrevistarnos con el MEC para plantear nuestras demandas, y hacer visible nuestra existencia.

Simultáneamente, desde hacía un par de años contábamos con la amistad de José Antonio Fernández Fernández, experto europeo en educación, asesor del MEC en los tiempos de Javier Solana, parte del equipo que redactó la LOGSE y coordinador del programa EURIDICE. Él nos informó de los planes frustrados de introducir la posibilidad de la educación en casa en aquella Ley, y también nos abrió el camino para solicitar la primera reunión con el MEC cuando creímos que estábamos preparados para ello como asociación. Hizo los primeros contactos con el entonces Secretario de Educación, Alejandro Tiana, que nos derivó a dos niveles administrativos por debajo suyo, al Subdirector General de Ordenación Académica, Juan López Martínez, con el que finalmente tendríamos dos reuniones. Una el 13 de enero de 2005, y la segunda el 15 de septiembre de 2006.

A la primera reunión asistimos Ana Ferrer, Joan Ramón Urgelés y yo mismo. Aquella reunión se preparó durante bastante tiempo, elaborando un expediente con información de nuestra opción dentro y fuera del Estado Español, copias de informes, estudios, etc.. y fue decidida y confirmada en la asamblea anterior como bien relata Madalen en el post anterior. Allí llegamos con muchas inquietudes y con una estrategia planteada con vistas a explicar quienes éramos, qué hacíamos y porqué, además de insistir en que no planteábamos otra cosa que una opción al modelo tradicional que era compatible con la Constitución. Pero como suele ser habitual en estos casos, los políticos suelen pillarnos a contrapié; sabía perfectamente que hacíamos y porqué, qué pasaba fuera. Sólo pudimos actualizar la situación legal en algunos lugares que desconocía, como era el caso portugués, presentarle nuestra asociación, y a partir de ahí, nos interrogó sobre las motivaciones más habituales para elegir la educación en casa. Finalmente llegó la parte más interesante; si se llegaba a valorar la opción había que tomar algunos pasos y decisiones que nos planteó directamente. Debíamos hacernos lo más visibles posible en los medios, transmitiendo la mayor “normalidad” posible, evitando sensacionalismos; debíamos comenzar contactos con los partidos políticos para sensibilizarles con respecto a nuestra opción; y como cuestión más importante, debíamos buscar un término que pudiera utilizarse en el caso de que se pudiera introducir algo en la nueva ley (la que se convertiría en LOE el 2007), que no fueran los habituales hasta el momento y que fuera “aceptable” para el mayor número de susceptibilidades posible. A este punto le dedicamos la última media hora de reunión (estuvimos 90 minutos con él en aquella ocasión). Finalmente encontramos un término que posteriormente ha tenido pequeñas variaciones pero mucho uso; escolarización en familia.

El efecto en nosotros fue de una especie de choque frontal a 100 por hora. Salimos de aquella reunión sorprendidos con la posibilidad abierta de entrar en la futura ley, del nivel de conocimiento de nuestra opción, e incluso del nivel de aceptación de la misma por parte del MEC, ya que Juan López siempre dijo hablar en nombre del equipo. De las cuatro peticiones que traíamos como mandato de la asamblea, de todas teníamos el visto bueno, en el sentido de que le parecieron obvias y posibles a medio plazo, que era mucho más de lo que podríamos haber imaginado. En 2 años de existencia nos habíamos colocado de un salto a la vista del objetivo final. Como dice Madalen, la palabra clave es “entusiasmo”. Aunque nos repetíamos que las cosas no iban a ser fáciles, veíamos cada vez más factible entrar en la ley, aunque fuera por la puerta trasera, en alguna disposición adicional, o debido a algún resquicio dejado en algún artículo, penetrar a través de las regulaciones posteriores. Así que nos pusimos manos a la obra de abrirnos a la prensa. Así durante los años 2005 y 2006, buena parte de los miembros de la Junta Directiva, y muchas de las familias socias, aparecimos incluso repetidamente en medios escritos, y audiovisuales de todo el estado, y de muchas CCAA, y medios locales. Mantuvimos reuniones con entes públicos y partidos durante aquel tiempo a lo largo del estado. Los deberes se habían hecho, todo abocaba a una nueva reunión que solicitamos el verano del 2006, después de aportar nuestras ideas a la nueva ley, y de mantener un continuado epistolario por mail con Juan López durante esos 18 meses.

La segunda reunión se vio pospuesta de una primera fecha de mediados de julio, a mediados de septiembre, a la simbólica fecha del 15 de septiembre. Simbólica por ser el comienzo del curso, el día en que “todas” las criaturas vuelven al cole; desde entonces ya no sería así, porque ese año habíamos decidido celebrar el primer día del “no regreso al cole”, que se institucionalizaría en años posteriores como JILE. Mientras en Barcelona se concentraban las familias de ALE en la Plaza de Sant Jaume, en un lluvioso día, Marina González, Esteban Elías  y yo mismo, asistimos a la segunda (y última) reunión con Juan López. La composición del primer grupo que se reunió con López se decidió simplemente por ser miembro de la JD de la asociación, ya que éramos la secretaria, el presidente y el tesorero de la misma. Para esta segunda ocasión se decidió que variaran las razones, hacia representar sensibilidades: yo asistía como presidente de la asociación y como persona que había mantenido el contacto con López desde un principio; Marina González asistía como representante de la línea que se había mantenido por parte de la asociación; Esteban Elías  como representante de las familias que veían con preocupación la regulación, viendo que podía limitar la opción, más que darle posibilidades. No voy a ahondar en algo que relatará Madalen en su siguiente post, y que prefiero que haga ella, porque me atañe a mí directamente, pero desde mi elección como presidente las cosas en ALE se habían enrarecido, y las posturas se habían radicalizado.

Y como pasó en la primera reunión, nos volvió a sorprender la postura del MEC, pero esta vez por todo lo contrario. Lo que antes eran posibilidades, se convirtieron en dificultades. Nada de lo que habíamos hecho parecía haber tenido un efecto positivo, y el miedo a las críticas por algo para ellos tan poco relevante, que se sumara a las que ya existían en todos los ámbitos por una ley que no convencía a nadie, nos cerró todas las puertas. La persona dialogante que había sido en la primera reunión, se convirtió en alguien absolutamente cerrado a cualquier posibilidad de negociación. Las tentativas de enmiendas referentes a nuestra opción parecían haber encendido todas las alarmas de las sensibilidades sindicales y de todas las visiones proteccionistas del status quo con respecto al tema de los exámenes, o con respecto a la confusión con el absentismo escolar. Lo único “positivo” que se sacó fue el que se nos impelían a negociar con cada CCAA por separado para abordar el desarrollo de las diferentes leyes o regulaciones correspondientes a cada una. Esta reunión fue mucho más breve y tensa. En particular se produjo una discusión entre López y Marina González que la hizo aún más tensa. Y aún al finalizar teníamos una rueda de prensa convocada en la sala destinada a ello en el MEC que de alguna manera se las compusieron para desinformar a los medios que se acercaron, y sólo la recién inaugura La Sexta pudo estar presente.

Igual de impactados que tras la primera, pero en sentido contrario tuvimos una conversación a la salida, que fue de una absoluta negatividad por parte de Esteban y Marina. Quizás siempre he pecado de optimismo, o al menos de intentar sacar lo positivo de las situaciones negativas. Así en esta ocasión me tocó defender lo bueno que era poder negociar con cada CCAA; poder centrarse en las que más posibilidades tuviéramos (por lo que elegirlas era prioritario), y donde más cercanía podíamos tener con los políticos. Los tres meses siguientes fueron de una gran controversia y “depresión” en los objetivos de la asociación. Se produjeron las primeras bajas y los primeros movimientos para favorecer un cambio en la línea de la asociación. Todo ello me llevó a decidirme a presentar la dimisión. Pero ello lo contará mejor la independencia de Madalen.

Para acabar este largo post, decir que después de dos años sin vernos, acabo de coincidir en un congreso con Teófilo González Vila. Y me pidió que lo pusiera al día de mis hijos, y de la situación de la educación en casa en lo legal. Al conocer la situación alcanzada en Catalunya con la nueva LEC, lo primero que hizo fue mostrar su alegría por la nueva situación. Según su opinión, la postura del MEC fue absurda, y seguramente motivada por el miedo a tomar decisiones que dependían de la voluntad política. Pero con lo que hay en la ley catalana, restará ver como regulan, pero que en cualquier caso será un paso hacia adelante, ya que dicha regulación traerá una situación de agravio a nivel de derechos entre Catalunya y el resto del estado, que podrá ser reclamado desde las otras CCAA para alcanzar niveles similares de derechos.

Espero que sus vaticinios sean acertados, y se pueda avanzar en esa línea lo antes posible. Espero también, que esta entrada sirva para completar el trabajo de este blog.

Juan Carlos Vila