Familias que se rebelan contra el sistema y educan a sus hijos en casa: Diario El País

Finalmente Ana Torres ha publicado su artículo sobre homeschool en su diario El País: https://elpais.com/economia/2017/10/11/actualidad/1507731627_695560.html

Debo confesar que me da hasta pereza leerlo. En verano me llamó por teléfono con la idea de entrevistarme para una pieza de investigación. La investigación me atrae, siempre, y le dije que podía colaborar con ella sin problemas, es más que me encantaba de idea de profundizar con ella sobre el tema. El problema era que cuando me llamó yo estaba de vacaciones en Copenhague y le comenté que lo sentía, pero que no podía hacerlo en esas condiciones.

Lo olvidé por completo y me volvio a llamar terminado el verano, en repetidas ocasiones para quedar una mañana y hablar con tranquilidad. Al final, lo coseguimos una mañana de septiembre y hablamos largo y tendido. Esas conversaciones telefónicas con la prensa, me vienen muy bien, porque sus preguntas inquisitivas me sirven de gimnasia mental y como modo de organizar mis ideas.

Por ello se lo agradecí, y de aquella conversación esto es lo que ha extraído:

Otra de las máximas expertas en España sobre homeschooling es Madalen Goiria, autora de la tesis doctoral La opción de educar en casa (Tirant, 2014) y profesora de Derecho Civil en la Universidad del País Vasco. “Lo que más les preocupa a los padres es la socialización de sus hijos, la reincorporación a la escuela, el acceso a los estudios superiores o los pasos que deban dar si reciben una notificasión de los servicios sociales”, explica.

En su investigación deja claro entre las cerca de 4.000 familias que educan a sus hijos en casa, destacan dos motivos fundamentales. La inadaptación de los niños a la escuela y los problemas de bulling y la disconformidad con las pedagogías. “Muchos lo hacen para evitar que sus hijos sufran, los ven infelices. Otros ven el sistema público demasiado centrado en la memorística y la autoridad, se sienten excluídos del proceso de aprendizaje”, detalla Goiria, que cree que se trata de un modelo caduco.

“El sistema no responde a las necesidades del 100% de los alumnos y no existen mecanismos eficaces para salvar a los que se quedan colgados”, dice en referencia al 19% de jóvenes entre 18 y 24 años que abandonaron prematuramente el sistema educativo habiendo completado como mucho el primer ciclo de la ESO, según datos de Eurostat de 2017, y que sitúan a España como el segundo país en fracaso escolar por detrás de Malta.

Goiria hace una reflexión: si el Estado no interfiere en el control de la alimentación en los hogares, ¿por qué debe hacerlo con la educación? “El Gobierno no controla la planificación nutritiva de la familia, da por hecho que lo harán bien, y muchas enfermedades derivan de una mala alimentación”, apunta. “¿Por qué no nos parece normal que los progenitores quieran dedicar gran parte de su tiempo a enseñar y educar a sus hijos?”, lanza. “España ya no es una sociedad analfabeta”, zanja.

El artículo ha despertado las ganas de debatir sobre el tema y ya hay casi 200 comentarios. Bienvenido sea siempre el intercambio de opiniones.

Un saludo

Anuncios

Legalidad v legitimidad

Voy viendo en diferentes blogs y redes sociales que comparto, mensajes de personas que vienen defendiendo la opción de educación sin escuela los últimos años, y que estos días se han visto reflejadas en su concepción de la diferencia entre legalidad y legitimidad al hilo de las reacciones y debates que han venido de mano del proceso catalán.

Está bien que se debatan estos conceptos y se planteen las posibilidades de resistencia a lo que se considera un aplicación injusta de la ley que, además, de modo arbitrario en su aplicación, deja a las familias a la merced de agentes de la Adminsitración en diferentes niveles, que toman decisiones que pueden implicar graves consecuencias en sus vidas.

No estoy tan segura de que en el proceso catalán que hemos visto esta semana, en el nudo de la cuestión se trate realmente de la legitimidad del pueblo que reclama el derecho a ejercer su derecho a votar frente a la legalidad del Estado que lo impide. Más bien veo el enfrentamiento de dos legalidades, la que proviene del Parlament Catalán que aprobó por ley la celebración de la consulta y la del Tribunal Constitucional que lo prohibe.

En este sentido no es un paralelismo exacto, pero los sentimientos de la población, no tan conscientes del mandato del Parlament catalán de celebrar la consulta, sino de su propia resistencia colectiva y unánime frente a la orden del Constitucional de prohibirlo, se graba con mayor fuerza en la mente de quien actúa.

¿Psicología social v Derecho, tal vez? Me da la impresión de que el resultado es 1-O

 

Una reflexión existencialista

Hace tiempo que no hago una entrada de reflexión propia, una de esas en la que escribo mis impresiones sin necesidad de aportar nueva información.

Es muy positivo en cualquier proceso de cambio, como lo es la crianza y la educación de chicos y chicas jóvenes, ser consciente de que todo lo que hacemos y vivimos está sometido a la ley del cambio. Nada se mantiene estable y nos da la sensación de que caminamos sobre arenas movedizas. La palabra que ayer parecía reconfortante hoy resulta irritante, y en esa inestabilidad añadir elementos de incertidumbre resulta abrumador. Eso es precisamente lo que ocurre a las familias que educan feura del sistema escolar al uso, desde el momento en que la normativa aplicable es un campo de minas.

Por ello, a veces en mi labor de ayudar a las familias que se sienten perdidas en el marasmo de la ley, mi función es la de tranquilizar y empoderar. Les tranquiliza saber que hay alguien ahí que ve las cosas desde el otro lado de la barrera y que concuerda con sus planteamientos, les empodera tener la información y saber lo que puede ocurrir en el peor y en el mejor de los casos.

Por ello, a pesar del tiempo transcurrido desde la finalización de mi tesis y su publicación, no me he alejado del tema, más bien al contrario, cada vez me siento más firme en mi convencimiento de que el lugar en el que yo estoy, alguien lo tiene que ocupar.

Ros abogados nos recuerda que…

En el procedimiento administrativo en el ámbito educativo, los pasos del  procedimiento administrativo y de las reclamaciones ante la Administración Educativa, que viene establecido por la vigente Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, realizadas siempre por escrito y con registro de entrada, se realizarán ante:

  1. Colegio/ EOE (Equipo de orientación educativa)
  2.  Inspección.
  3.  Delegación Territorial.
  4. Consejería
  5. Tribunales de lo contencioso-administrativo.

La Administración educativa está obligada a dictar resolución expresa y a notificarla en todos los procedimientos cualquiera que sea su forma de iniciación y dispone de tres meses para hacerlo o se considera silencio administrativo negativo, que es lo que hasta ahora ha ocurrido normalmente.

Si la queja es por no entregar información a los padres o tutores legales, el plazo de contestación es de menos de 1 mes y se presenta reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos Personales.

Antes de contactar con la Consejería o paralelamente, si se trata de un problema de inspección, se puede recurrir a la Jefatura de Inspección de la Consejería.

Asimismo se puede presentar queja ante el Defensor del Pueblo una vez finalizado el proceso administrativo y antes de interponer reclamación judicial.

Heike Freire: una indispensable

“Los niños de hoy necesitan adultos que sepan asumir su responsabilidad” 

De esta excelente entrevista en “El Diario de la educación”, he seleccionado algunos de los párrafos.

Heike Freire apuesta por ampliar los espacios educativos, que no sean tan cerrados, para que la infancia pueda buscar sus propios intereses. También reclama que las familias se preocupen menos de la normalidad y mejoren sus relaciones con niñas y niños.

Daniel Sánchez Caballero 21/9/2017

Conferenciante, educadora, psicóloga, filósofa, periodista, formadora de padres y maestros, Heike Freire tiene una gran preocupación por los entornos en los que estamos educando a nuestros niños y niñas. “Apasionada” de la naturaleza, defiende una educación más humana, que salga a la calle y en la que se valoren las cualidades de cada niño como algo único. Autora de un centenar de artículos sobre infancia, naturaleza, arte, aprendizaje, etc, Freire acaba de reeditar y actualizar el segundo libro que escribió, Estate quito y atiende (Heder).

Usted trabaja con adultos. Es complicado siempre generalizar, pero, ¿es común encontrarse padres que no están preparados para educar a sus hijos?

Vivimos en una sociedad adolescente. Es muy difícil encontrar personas maduras, y este es uno de los mayores problemas que tienen los niños y niñas.

 

¿Qué habría que cambiar en los centros educativos?

Hay tres aspectos de la escuela de hoy que es necesario transformar. Uno es acompañar a las personas para que entren en conexión con su vitalidad, sus deseos, esa vida que se mueve dentro de ellos, ese algo especial que pueden aportar al mundo. Cada ser humano es milagroso, único, y eso debería apoyar la educación. Por otro lado, la conexión con el otro. Ahora mismo, al darle tanta importancia al aspecto congnitivo, a la competencia, la evaluación, etc. se pierde la capacidad de entrar en relación, el diálogo, la amistad entre las personas. Las escuelas tendrían que ser lugares donde se hacen los mejores amigos, donde se establecen relaciones profundas de compañerismo. Donde se aprende a tomar decisiones democráticamente, a pactar, a negociar… También deben ser faros hacia fuera, abrirse al entorno, a la comunidad, expandir valores ecológicos y democráticos, de respeto e igualdad entre todos los seres vivos. Esta conexión con uno mismo, con los demás a través del diálogo —la democracia es diálogo— y la relación con la comunidad son tres aspectos básicos en la escuela de hoy en día.

Comentaba antes que hay orientadores que están dejando de etiquetar tanto a los niños, que ahora las escuelas cambian su perspectiva. ¿Cree que hay un pequeño cambio de mentalidad en la escuela?

Hay muchos cambios. Hace 18 años no me hubiera imaginado que pudiera haber escuelas públicas en este país donde los niños y las niñas no se pasan 7 horas atados a una silla sino que pueden circular entre el espacio interior y el exterior, elegir las actividades que quieren desarrollar, juntarse en pequeños grupos o trabajar individualmente, y que están acompañados en todos sus procesos, no solo los cognitivos sino también emocionales, sociales… Y cada vez pasa más y en más escuelas. Los orientadores se están dando cuenta de que los problemas no son de los niños. Yo suelo decir que muchas criaturas no tienen un trastorno, lo que tienen es una historia. Para cualquier persona que viene al mundo es muy difícil que se reúnan todas las condiciones para que se desarrolle correctamente. En vez de etiquetar a las personas con un trastorno, vamos a ver de qué manera su historia puede brillar. De todo se puede sacar brillo. Incluso de los errores y los problemas. La singularidad de cada persona, lo que podríamos llamar su estilo tiene que ver precisamente con los errores que comete, con sus pequeños y grandes defectos, especialmente cuando se hacen conscientes, cuando se trabajan… En cambio, vivimos en una escuela en la que se persigue el error….

Se persigue y se castiga.

Se persigue y se castiga en general lo diferente. Tenemos que ser todos normales, los padres están obsesionados con eso. Entras en cualquier foro y todos preguntan si sus hijos son normales: si es normal que coma, que no coma, que duerma, que no duerma. En lugar de preocuparnos tanto de la normalidad, de buscar a todo precio la conformidad, deberíamos mirar a las personas, a ese milagro que es cada uno y ver cuáles son sus cualidades, qué hace latir a esa persona, qué aporta esa persona de único.

Uno pensaría, sin conocer las escuelas tan bien como usted, que estamos lejísimos de todo esto…

Depende. En España hay muchas diferencias. Sería interesante hacer un estudio de lo que puede estar pasando en Cataluña o en algunos lugares del País Vasco o de Valencia y las diferencias con el resto del territorio. En Madrid, a un amigo mío le llevaron a visitar colegios innovadores de estos donde los niños van con corbata y maletín a los tres años y tienen que aprenderse los 44 morfemas de la lengua inglesa con cuatro. Son colegios de altas capacidades cuyo único objetivo es, como decía una orientadora, tirar de los niños. Algo que nunca nos plantearíamos hacer con una planta. Aunque sí podemos echarle abonos químicos… Se trata además de potenciar a toda costa sus capacidades cognitivas y nada más: nadie se pregunta cómo está esa persona a nivel emocional, qué aptitudes tiene, qué valores, qué cosas le gustan o le disgustan. Estamos haciendo máquinas cognitivas, máquinas de hacer cálculos y pensar. Las demás dimensiones de las personas, ¿no le importan a la educación? Contenidos, contenidos y la competición continua. ¿Eso es educar?

Crónica del libro de las 10 preguntas

No me había ocurrido antes. Se trata de una crónica sobre uno de mis libros de la Serie 10 sobre el homeschool, escrita con tanta generosidad y entusiasmo, que quiero compartirla en este blog  10 preguntas que se plantea quien vive el Homeschool – Madalen Goiria y Laura Mascaró. 

A todo esto, nuevo curso, cambio de interface del blog. Esta vez un clásico de wordpress el Twenty Eleven.

.

Hace unos meses me llegó un regalo muy especial de parte de Laura Mascaró. A raíz de mi post sobre su libro Sin escuela que leyó y le gustó mucho, decidió regalármelo en formato papel. Y este verano me sorprendió con la llegada no solo de su libro sino también de otro del que es coautora junto con Madalen Goiria, titulado “10 preguntas que se plantea quien vive el Homeschool“.

Madalen Goiria es doctora por la universidad del País Vasco cuya tesis se centra principalmente en la situación jurídica del homeschooling. Ha escrito una serie de 10 libros sobre el homeschool que, después de haber leído éste, creo que van a resultar casi imprescindibles en cualquier biblioteca de familia que eduque en casa, primeramente en la mía 🙂 Este libro en concreto se trata del octavo número de la serie y, como ellas mismas explican en el libro, “debería haber sido el número uno (…) pero al modo de la afamada serie de ciencia ficción Star Wars, el principio de la historia se encuentra relegado a entregas posteriores” (me encanta este toque friki, es genial)

Sobre Laura Mascaró poco tengo ya más que añadir. La conocí casi por casualidad y ahora soy muy muy fan de sus vlogs. He pasado de ver las noticias de TV a ver sus videos casi a diario (cuando la pequeña terremoto me lo permite, claro está). Abogada y madre unschooler de dos niños de 2 y 12 años, respectivamente, ahora se dedica principalmente a difundir la educación en el hogar como alternativa a la educación tradicional. Pero, como una vez me dijo, para ella lo ideal es que hubiera disponibles opciones de todo tipo, desde la educación en casa hasta escuelas centradas por ejemplo en el deporte, o en la ciencia, o en las artes, o en… de modo que cualquier familia pudiera elegir lo que realmente convenga mejor a sus hijos.

El libro “10 preguntas que se plantea quien vive el Homeschool” está dividido en dos partes: 10 preguntas que se plantea Laura, y 10 que se plantea Madalen. Se trata de 20 preguntas en total pero más convergentes de lo que parecen. Desde el tema “explicaciones a familiares y amigos” o “estar de acuerdo con la pareja” hasta temas puramente legales, ambas autoras dan su aportación desde su más personal punto de vista. Por ejemplo, la parte de Laura está casi más centrada en la propia familia, en cómo organizarse o en cómo vivir con esta situación, mientras que la parte de Madelen está más orientada al tema legal. Pero, sin embargo, ambas coinciden en muchos puntos y, al final, hablan de lo mismo. Porque los que nos planteamos este tipo de educación al final tenemos las mismas dudas: ¿seré capaz? ¿socializarán mis hijos? ¿tendré problemas legales? ¿cómo obtendrán certificaciones?…

Con este libro me ha pasado igual que con el de “Sin Escuela”. Tengo la sensación de que tendría que leerlo varias veces. Hace ya unas semanas que lo leí y ahora cuando me pongo a reseñarlo parece que necesito volverlo a leer otra vez. Quizás es porque estoy en el periodo inicial de desescolarización interior o, no sé, pero siento que necesito leerlos casi a diario.

El libro cuenta con un prólogo de Alan Thomas, que yo, en mi verde experiencia aún, no lo conocía. Después de leer el libro investigué un poco más. Se trata de un psicólogo, profesor e investigador y defensor del homeschooling. Encontré esta entrevista en YouTube en inglés que habla un poco sobre las diferencias entre la educación estructurada y más tradicional, y el homeschooling.

Este verano me he dado cuenta de lo que es realmente el unschooling. Os voy a poner un ejemplo claro. Valentina, dos años y 5 meses. Un día de este verano estamos en casa y quiere salir al patio. Le digo, como siempre he hecho, que para salir al patio tiene que ponerse los zapatos, que no puede salir descalza. La acompaño a su habitación para cogerle los zapatos y ponérselos. Mi sorpresa es que los coge ella y, sin ningún tipo de ayuda, se sienta en el suelo y se pone ambos zapatos correctamente. En ningún momento le hemos explicado cómo ponérselos, ni cuál es el zapato izquierdo ni el derecho, ni hemos hecho una “presentación Montessori” reglada ni cosas por el estilo. Ella sola, de su simple y magnifica observación propia de una niña de dos años, ha sabido cómo hacerlo. Eso es unschooling. Cuántas veces me habrá rondado por la cabeza la idea de estar haciéndolo mal, o de no ser suficiente. Pero entonces es cuando me acuerdo de una frase del libro, de Laura, que habla sobre el fracaso:

“El verdadero fracaso sería tener una venda tan grande en los ojos que no nos permitiera ver qué necesita cada uno de nuestros hijos y a actuar en consecuencia.”
Laura Mascaró – 10 preguntas que se plantea quien vive el homeschool

 

 

 

Las convicciones pedagógicas y Lorenzo Milani

Esto es lo que nos dice el Tribunal Constitucional en su Sentencia 133/2010, de 2 de diciembre respecto a las convicciones pedagógicas: básicamente que no existen porque están integradas como motivación dentro de la religiosas o filosóficas.

Fundamentos de derecho

6. d) Finalmente, a pesar de que en su art. 14 la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea reconoce el “derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas”, esta última precisión debe entenderse referida a aquellas opciones pedagógicas que resulten de convicciones de tipo religioso o filosófico, puesto que el art. 14 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea “se inspira tanto en las tradiciones constitucionales comunes a los Estados miembros como en el artículo 2 del Protocolo Adicional al CEDH”, sin que la referencia a las convicciones pedagógicas se encuentre entre las ampliaciones de este último precepto reconocidas en las explicaciones elaboradas bajo la autoridad del Praesidium de la Convención que redactó la Carta y actualizadas bajo la responsabilidad del Praesidium de la Convención Europea, y que, conforme establece la propia Carta el preámbulo y en su art. 52.7, han de servir a una interpretación genérica de los derechos por ella reconocidos.

Las convicciones religiosas pueden inclurso referirse a la ausencia de credo religioso: El magistrado ha estimado que el derecho a la libertad religiosa comprende también el derecho a no profesar religión o creencia alguna y que, en este caso, prevalece ese derecho fundamental frente a los motivos de proximidad y horario.

En cuanto a las convicciones pedagógicas (que no se aducen en este caso, ya que la madre únicamente se inclina por motivaciones de tipo logístico, como son la cercanía o le horario del centro religioso frente al centro público), normalmente se tendrían en cuenta dentro de un proceso en el que se discuta sobre la conveniencia de optar por uno u otro centro, -como sería en un caso de custodia asignada a ambos progenitores tras un proceso de divorcio´-, pero no valdría para justificar por sí misma (como tal objeción pedagógica) un caso de desescolarización por objeción de conciencia basada en motivos úicamente pedagógicos. Esa objeción valdría para objetar la asistencia de un menor  a un centro en concreto, cuando éste haya sido propuesto por el otro progenitor titular de la patria potestad, pero no para objetar al sistema escolar en su totalidad.

Dicho de otra manera, una objeción de conciencia de corte pacifista podría proporcionarnos la posibilidad de que nuestros impuestos no se deriven a gastos militares, pero no jusitificaría un razonamiento suficiente para eximirnos a la obligación tributaria en bloque si según la normativa tributaria estamos sujetos al pago del impuesto correspondiente.

La Iglesia católica en boca de Lorenzo Milani también tiene algo que decir sobre el derecho a la desobediencia frente a las leyes injustas.

 

… «Yo no puedo decir a mis muchachos que el único modo de amar la ley es obedecerla. Lo que puedo decirles es que deberán tener las leyes de los hombres en tal consideración que deberán observalas cuando sean justas (es decir, cuando sean la fuerza del débil). Cuando por el contrario vean que no son justas (es decir, cuando sancionen el abuso del fuerte) deberán luchar para cambiarlas (…)

Hay que tener el valor de decir a los jovenes que todos somos soberanos, con lo cual la obediencia no es ya una virtud, sino la más engañosa de las tentaciones; que no crean poder escudarse con ella ni ante los hombres ni ante Dios; que es preciso que cada uno se sienta el único responsable de todo»

Carta-a-los-jueces-Lorenzo-Milani

Un padre podrá escolarizar a su hija en un centro no religioso en contra de la voluntad de la madre

Así lo recoge una sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Moncada (Valencia). La madre había realizado la preinscripción en un centro concertado sin tener en cuenta la voluntad del padre; con quien comparte la custodia de la niña de 3 años.
El juez ha fallado a favor del padre, puesto que los motivos de la madre para elegir centro no respondían a la religión, sino a su situación personal. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Moncada (València) ha reconocido a un padre el derecho a escolarizar a su hija en un centro público en lugar del colegio concertado religioso en el que la madre la había prematriculado de manera unilateral.
Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el titular del juzgado, Joaquim Bosch, ha considerado que prevalece el derecho fundamental a la libertad religiosa frente a los motivos de proximidad y horario que guiaron a la progenitora en la elección del centro. El magistrado ha estimado que el derecho a la libertad religiosa comprende también el derecho a no profesar religión o creencia alguna y que, en este caso, prevalece ese derecho fundamental frente a los motivos de proximidad y horario.
Bosch ha señalado que, “al comparar ambas voluntades, las motivaciones de la madre resultan legítimas desde la perspectiva de que el horario del centro se adapte a su situación personal o a la ubicación geográfica que le resulte más favorable”; sin embargo, “en la vista, la demandada no fundamentó su petición en un derecho fundamental”. En cambio, el padre sí ha basado su solicitud en el derecho fundamental a la libertad religiosa y de conciencia, así como en el derecho fundamental a que su hija, sobre la que tienen custodia compartida, “reciba una formación moral que esté de acuerdo con sus convicciones”. Por ello, el juez ha explicado en un auto “que debe prosperar la solicitud del padre, ante el carácter preferente de los referidos derechos fundamentales”.
En la vista, la madre dijo que le resultaba indiferente el carácter religioso o laico del colegio de la pequeña; mientras que el padre explicó que no le importa que la niña pueda participar en esas decisiones sobre formación religiosa a partir de los 9 años o cuando tenga una madurez suficiente, pero que “no está de acuerdo con que ello ocurra a tan corta edad”.
El bautizo no es relevante

En su resolución el magistrado ha explicado que en supuestos de desacuerdo entre los progenitores “no puede darse una solución generalizada” y “habrá de analizarse ponderadamente y de manera cuidadosa cada caso, acudiendo a los usos sociales o familiares”. Ha señalado que el hecho de que la niña de 3 años “esté bautizada no resulta especialmente relevante, pues en nuestro contexto cultural se trata de una tradición social y ello no implica necesariamente una apuesta de futuro por una formación de tipo religioso”. Además, ha añadido que “el hecho de que la madre haya realizado la preinscripción en el centro concertado no ha de resultar vinculante, ya que no pueden imponerse hechos consumados llevados a cabo sin la necesaria opinión del padre, a pesar de que éste pidió a la madre que contara con su punto de vista, como queda acreditado con los correos electrónicos aportados”. El juez ha determinado el colegio en el que habrá de ser matriculada la niña: un colegio público próximo a la guardería a la que ahora acude la menor y al domicilio materno “con la finalidad de conciliar los intereses” de ambos progenitores. La decisión del titular de Moncada 1 no ha sido recurrida por ninguno de los progenitores, por lo que es firme.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/3087139/0/juez-reconoce-derecho-padre-llevar-su-hija-centro-no-religioso-contra-criterio-madre/#xtor=AD-15&xts=467263

Otra educación es posible de Almudena García (Ludus)

Hace tiempo que no hago una entrada hablando en general de las cosas que voy avanzando leyendo libros relacionados con el homeschool. Almudena García de Ludus  (El directorio de pedagoías alternativas) ha escrito un libro magnífico sobre los distintos proyectos educativos que ella tan bien conoce, y que se llama “Otra educación es posible”, como subtítulo nos indica que se trata de “Una introducción a las pedagogías alternativas”.

Un repaso por el índice nos dará idea de su contenido.

      1. Crisis ¿qué crisis? Como la canción de Supertramp
      2. Las alternativas
      3. Un repaso por diferentes pedagogías… Montessori, Waldorf, educación de tipo libre y democrático y un apartado que como cajón de sastre recoge “otros enfoques” y en el que está incluido el homeschooling.
      4. La lectura es amena y muy interesante.

    Se puede adquirir en LIT-ERA 

    Y en Amazon es

 

Haziz Hazi en la EITB

Ayer acudimos a la cita con la Radiotelevisión Vasca para participar en un programa de actualidad en horario prime time que se llama Ganbara. Tuvimos una hora entera, de 9 a 10 de la noche, en un espacio que trata temas de interés con cierta profundidad más allá de lo que es el contenido de la actualidad más inmediata. Todo ello bajo la dirección de Sonia Hernando.

Acudimos como representantes de Haziz Hazi, Maribel con un interesante proyecto de cooperativa de personas que abren sus casas para ofrecer cuidado y atención a la primera infancia llamado Pixkanaka, Ziortza, representante de Landabaso eskola aktiboa, un espacio educativo democrático y no directivo homologado que cubre el acompañamiento de niños y niñas de 3 a 12 años (Infantil y Primaria), Andrea, desde Gasteiz, participó en representación de Pilsta-Plasta un escuela bosque maravillosa, Rubén, por teléfono y como presidente de la asociación remarcó lo que tienen en común quienes dan vida a la red Haziz Hazi, a la vez que insistió en la variedad de los 18 proyectos que la constituyen  y yo como representante de la opción de educar en casa. Entre todas conseguimos trasladar la pluralidad de los proyectos que tienen una base en común: el amor incondicional, el respeto a los procesos de aprendizaje de los niños y las niñas y el juego como base de su formación.

Es una satisfacción ver que Haziz Hazi, con la contribución de todas las personas que ponen su esfuerzo en su desarrollo, va haciéndose un hueco en el panorama de las iniciativas de educación respetuosa, no directiva y democrática en su función como red de educación, crianza y acompañamiento en el País Vasco.

Sonia Hernando llevó el tema con interés, respeto y conocimiento de lo que tenía entre manos, de manera que la hora de charla pausada, dio para mucho, sin estridencias ni amarillismos, pero con rigor y exigencia para quienes participamos de ir al grano sin perder el tiempo. En resumen, una buena experiencia en la sede central de la EITB en Bilbao