Las madres cuervo en Alemania

En 2011 un  artículo de Orna Donath titulado “Regretting motherhood. A sociopolitical analysis” , en base a un estudio realizado en Israel sobre los testimonios de madres que aman a sus hijos e hijas pero que se arrepienten de haberlos tenido tuvo una gran repercusión en Alemania. El artículo provocó en este país un debate sobre la maternidad y la vuelta al trabajo que se extendió durante años.  Por distintas razones que tienen que ver con su propia tradición, la sociedad alemana se muestra veligerante y contraria a que las madres vuelvan al trabajo unos meses después de haber dado a luz y, por el contrario, esperan que la mujer se quede en casa al cuidado de sus hijos e hijas por lo menos durante tres años siguientes al nacimiento de cada uno de ellos. En el caso de tener más de dos hijos el tiempo de incorporación se dilata de tal modo, que prácticamente imposibilita retomar la antigua profesión o dedicación profesional. En consecuencia la brecha salarial entre hombre y mujeres en Alemania se incrementa con respecto a otros países de su entorno.

mama-espanola

Casi de modo coetáneo al artículo de Donath, un excelente articulo del New York Times de 2010 “In Germany, a tradition falls, and women rise”  analiza las diferentes razones que han llevado a que sea el país en el que mayor es el número de mujeres con estudios superiores y sin hijos en todo el territorio de la Union Europea. Bajo este prisma no resulta anecdótico que la propia Merkel no tenga hijos.

Y finalmente, El Huffington Post publica un artículo titulado “Las madres cuervo” en 2013 que analiza, como lo hacía tres años antes el New York Times las razones que llevan a la sociedad alemana a presionar a las mujeres para que permanezcan en el hogar al cuidado de sus hijos e hijas: “El reparto de las tareas domésticas y el cuidado de los hijos mantienen las pautas tradicionales, es decir, que dos tercios de las mujeres siguen asumiendo prácticamente la totalidad de estos trabajos. Eso sí, con una connotación muy particular: aquellas que dejan el cuidado de sus hijos en manos de una guardería antes de cumplir los tres años son señaladas despectivamente como “madres cuervo” (rabenmutter)”.

Una madre española que viviendo en Alemania publicaba un blog denominado Una mamá española en Alemania, lo definía así:

Rabenmutter [Rabenmutttter] Literal: madre cuervo. Figurado: malamadre. Dícese de toda mujer que no cumpla alguno de los requisitos de la Übermutter-tipo.

Übermutter [Uebermutter] Literal: súper madre. El origen de este concepto podría rastrearse ahí por los años treinta, se recuperaron las ideas de un tal Nietzsche sobre el Übermensch (súper hombre). Dícese de una mujer como Gott manda: se casa adoptando el apellido del Herr, natürlich, que antes de él NS/NC, tiene hijos y les sirve a éstos y a su marido. Con devoción y alevosía. Las Übermutter no nacen, se hacen: una vez cazado el maromen, destituyen a sus neuronas, engordan veinte kilos, dejan de depilarse, se cortan el pelo como Paul Stanley, llenan el jardín de enanitos y las ventanas de cortinas a medias, y se dedican a pintar caballos y a criticar a cualquiera que lea algo más que las ofertas del Lidl.

Porcentaje de mujeres sin hijos por edades:

Women Without Children

 

Precauciones que deben tenerse al leer artículos de prensa sobre el homeschool

Tenemos que ser cuidadosos al leer los artículos de prensa sobre el tema de la educación en casa porque ayudan a formar conceptos erróneos. Creo que siempre viene bien el fomento de la lectura crítica, máxime, cuando se trata de la prensa. A modo de ejemplo, casi al azar, he elegido uno de los muchos artículos de prensa generalista que se dedican a este tema de un modo respetuoso, incluso hasta diría que favorable. Se trata de “Aprender sin pisar el colegio”, de Carmen Suarez y publicado por “El español” el 25 de septiembre de 2016. Es uno de estos artículos que se publican a principios de curso para ilustrar, de modo anecdótico”, otro modo de entender la época de la vuelta al cole.

Normalmente, quien redacta el artículo recaba las opiniones de personas que saben lo que dicen porque educan en casa, son representantes de asociaciones de homeschoolers o son personas expertas que dominan el tema. Este artículo es un buen ejemplo de lo que digo: la redactora contacta con una familia que educa en casa, y además se dirige a Carlos Cabo que ha escrito una tesis doctoral y ha recogido mucha información al respecto, además de recabar la opinión de Antonio Cruz (presidente de ALE) y de Laura Mascaró abogada y dedicada al tema del homeschool de un modo profesionalizado. No se puede encontrar mejores interlocutores para redactar un buen artículo. Con estos ingredientes tendría que salir una excelente ensalada, pero hay algo que hace que el resultado final no sea correcto. Y es la interpretación que la propia redactora da a las palabras de las personas entrevistadas, y el modo en que las organiza para ilustrar un argumento de partida.

Hay siempre datos en la utilización del lenguaje que nos dan a entender que la persona que redacta el artículo no está realmente familiarizada con el tema y que va a tirar de tópicos. Uno de los indicios es llamar al homeschool “método”.

“La personalización de la enseñanza es una de las ventajas apuntadas por los seguidores de este método”.

Quien lo vive o lo conoce, sabe que no es un “método” de enseñanza. Hay estudios más que suficientes que definen el homeschool como “un modo de vida”, que integra modos distintos de entender la crianza, la educación, la instrucción y la relación paterno-filial, todos bajo un mismo paraguas, y que tienen en común la ausencia de la institución escolar en los procesos.

Y, además, “vende” el método con las ventajas que reporta:

“Aseguran que el método fomenta la curiosidad, el espíritu de iniciativa, la responsabilidad y el aprendizaje global”

Tras esta introducción, paso a analizar los ámbitos en los que flaquean  este tipo de artículos de prensa generalista: la socialización y el tema legal.

Primer problema: La socialización.

Según el artículo:

¿Y la socialización?

Uno de los principales problemas apuntados a la opción de educar en casa es la falta de relaciones sociales. Muchos temen que, lejos de una clase, los niños no tengan un grupo de amigos. “Exige un esfuerzo adicional por parte de los padres. Un niño escolarizado está seis horas al día en contacto un grupo heterogéneo de niños. Los homeschoolers no. Por eso las familias procuran apuntarles a actividades que les saquen de casa. La mayoría de ellas está muy concienciada para este tema y lo fomenta”, analiza Cabo.

“La gente se cree que el niño está aislado del mundo y no se trata de nada de eso. A veces los homeschoolers socializan más que los que van al colegio por el simple hecho de que tienen más tiempo. Van a actividades ‘extraescolares’, tienen sus amigos del karaté, de la música, conviven con diferentes tipos de personas”, asegura Mascaró.

Obliga a un cambio en las rutinas de la familia y a que sus miembros se ajusten porque al menos uno de ellos tiene que estar en casa con el niño 

Sergio lo corrobora: “Hay que hacer un esfuerzo porque la gente no va a llegar a tu puerta y sería fácil estar todo el día en casa. Pero si pones de tu parte, te das cuenta de que te puedes apuntar a un montón de actividades, hacer voluntariado, que puedes conocer a gente de muchas formas”. La creación de pequeñas comunidades homeschoolers en las ciudades también facilita el proceso. “Nos juntamos entre nosotros, hacemos actividades en las que participan varios niños que estudian en casa”, dice Mascaró.

Desgraciadamente, el concepto de socialización del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (sentencia Konrad v Alemania), que es a la postre el que aplican la Administración y los Tribunales de justicia, consiste en que la escuela es un ámbito jurídico en el que se desarrollan las bases de la formación del ciudadano. En contrapunto, la socialización descrita en el artículo y que consiste en tener amigos y o participar en grupos homeschoolers “tiene lugar de manera puramente ocasional y fragmentaria” en opinión del Tribunal.  Lo que les lleva a rechazar el homeschool como modo de socialización integral.

La SOCIALIZACION según el TC y el TEDH

La educación a la que todos tienen derecho y cuya garantía  corresponde a los poderes públicos como tarea propia no se contrae, por tanto, a un proceso de mera transmisión de conocimientos sino que aspira a posibilitar el libre desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos y comprende la formación de ciudadanos responsables llamados a participar en los procesos que se desarrollan en el marco de una sociedad plural en condiciones de igualdad y tolerancia, y con pleno respeto a los derechos y libertades fundamentales del resto de sus miembros.

Sin embargo, según hemos indicado ésta no es la única finalidad que deben perseguir los poderes públicos a la hora de configurar el sistema educativo en general y la enseñanza básica en particular, que han de servir también a la garantía del libre desarrollo de la personalidad individual en el marco de una sociedad democrática y a la formación de ciudadanos respetuosos con los principios democráticos de convivencia y con los derechos y libertades fundamentales, una finalidad ésta que se ve satisfecha más eficazmente mediante un modelo de enseñanza básica en el que el contacto con la sociedad plural y con los diversos y heterogéneos elementos que la integran, lejos de tener lugar de manera puramente ocasional y fragmentaria, forma parte de la experiencia cotidiana que facilita la escolarización. Por lo demás, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha reconocido que la apreciación de que estos objetivos no pueden «ser satisfechos en la misma medida por la educación en el propio domicilio, incluso en el caso de que ésta permitiera a los niños la adquisición del mismo nivel de conocimientos que proporciona la educación primaria escolar.  (caso Konrad v. Alemania, Decisión de admisibilidad de 11 de septiembre de 2006, núm. 35504-2003).

2º Problema: El tema legal.

Según la redactora: Actualmente, el homeschooling se encuentra en un limbo legal: no es ilegal pero no hay nada en la ley que lo reconozca”.

Sin embargo, según  la Sentencia del Tribunal Constitucional.

“ En efecto, pese a lo que aducen los recurrentes no nos encontramos aquí en modo alguno ante una laguna normativa: la cuestión de si la escolarización en debe o no ser obligatoria ha sido decidida expresamente, en sentido afirmativo, por el legislador, pues la ley orgánica de educación establece que la enseñanza básica, «incluye diez años de escolaridad», de tal manera que se «iniciará a los seis años de edad y se extenderá hasta los dieciséis. Quiere ello decir que la conducta de los padres consistente en no escolarizar a sus hijos supone el incumplimiento de un deber legal –integrado, además, en la patria potestad– que resulta, por tanto, en sí misma antijurídica. No hay, pues, laguna normativa de ninguna clase”.

En muchas ocasiones me han preguntado si el homeschool es ilegal, y he necesitado mucho tiempo y argumentos para dar mi respuesta. La ilegalidad supone la transgresión de un deber impuesto -con su sanción correspondiente- por la ley penal. De manera, que sí, existen supuestos en los que la no escolarización es uno de los elementos que, junto con otros,  constituyen el delito de abandono del menor, y en ese sentido, y sólo en ese, la desescolarización sería ilegal. Sin embargo, el homeschool entendido como una forma de asumir la crianza y la educación de los menores de modo consciente y responsable, sin recurrir a centro escolar autorizado, no sería ilegal pero sí antijurídico, que es el término que utiliza el TC, y con ello se excluye la idea de limbo o laguna.

El artículo contiene otros datos de metainformación (información no expresa como tal pero que se desprende del propio artículo), y que merece un análisis.

Lo del “cachete a tiempo” era un patraña

Según este estudio “Spanking and child outcomes. Old controversies and new meta Analyses de Gershoff, Elizabeth T. y Grogan-Kaylor, Andrew

spanj¡king

Fuente El País  “Un cachete a tiempo…tiene los efectos opuestos a los que buscas” Carolina García, 3 de mayo de 2016

La Asociación Americana de Pediatría, añade estos consejos:

1. Póngase en el lugar de su hijo. Usted debería ser consciente de sus límites. Tal vez lo que usted entiende como mala conducta, puede ser, simplemente, que el pequeño no entienda la diferencia entre bien o mal o no pueda hacer lo que usted le demanda.

2. Piense antes de actuar. Si necesita respirar cinco segundos, hágalo. Luego actúe y cuando siente una regla sea consecuente y cúmplala hasta el final.

3. No ceda. Si su pequeño llora en el supermercado porque quiere caramelos, no se los dé para parar el llanto, aunque sea fuerte. Si no, la proxima vez su hijo actuará de la misma manera. Que no nos pueda el cansancio.

4. Cree rituales que los pequeños entiendan. A los niños les facilita mucho saber lo que va a ocurrir después. Si saben que hay una hora de tele, no se debería superar ese tiempo nunca. “Romper la rutina hace que muchas veces los niños se aprovechen y nos pongan a prueba”, aseguran los expertos.

5. Preste atención a los sentimientos de su hijo. Intente buscar patrones que se repitan y así será capaz de reconocer lo que le dice su hijo y actuar en consecuencia.

6. Aprenda de sus errores. “Si no consigue controlar bien una situación, no se preocupe por ello”, aseguran desde el organismo. “Intente pensar como lo habría hecho de otra manera y trate de hacerlo mejor la próxima vez”.

7. Pida perdón. Si siente que se ha equivocado, discúlpese. Hacerlo mejorará la relación con su pequeño y crea un modelo de actuación.

 

Universidades disruptivas

Llevo un tiempo hablando de la educación disruptiva y sus implicaciones. Toca dar un paso más, pues ahora se trata no ya de escuelas disruptivas de enseñanza media sino de estudios superiores disruptivos, con tres ejemplos, las universidades de Kaospilot (Dinamarca), Hyper Island (Suecia) o Minerva (Estados Unidos). Estas son algunas de las universidades que están transformando el método de enseñanza tradicional y enterrando las clases magistrales. Su método consiste en el aprendizaje basado en la prueba-error y en la propia experiencia de los alumnos.

 “Hay universidades que admiten no tener la clave para que sus alumnos encuentren un trabajo en el futuro. Según su planteamiento, ningún experto es capaz de predecir cuáles son los conocimientos necesarios para afrontar profesiones que aún no existen. Estos centros reconocen que por primera vez profesores y alumnos están igualados en un aspecto: nadie sabe cuáles serán las reglas del mercado laboral en una década.

“Cada vez más familias aceptan programas no oficiales para sus hijos”. El mundo digital ha roto la forma de empaquetar el conocimiento en grados de cuatro años con un número determinado de horas y de créditos. “En cuatro años cambian las demandas del mercado y surgen las frustraciones de los graduados, que no encajan en los nuevos perfiles”.

Es un artículo de Ana Torres para El País

El homeschooling crece en España y busca la legalidad

Así se titula el artículo  firmado por Martina Calzada y publicado en la web de Fundación Melior en abril de 2013. Fue un momento de mucho trabajo social en favor del homeschool que se vio reflejado en multitud de artículos, Congresos y actividades de todo tipo que pusieron sobre la mesa la cuestión del reconocimiento legal de esta opción. Da la impresión de que en la actualidad nos encontramos en un momento de relajación, y de menor presión política y social, posiblemente debido a la decepción que siguió a la comprobación de que LOMCE no recogía en su artículo una salvedad a la escolarización obligatoria. Pero bueno es recordar lo que se comentaba entonces:

mapaeuropahomeschooling2El mapa está desactualizado. En este momento Suecia y Holanda están claramente del lado de los países que no permiten el homeschool.

Lo que no es el homeschool.

Hay mucha leyenda negra y miedos infundados alrededor de lo que es la educación en casa y puede que para aclarar mejor de qué se trata, en lugar de explicar en qué consiste, haya que desmentir lo que no es. Una de las primeras falsas creencias es que las familias homeschoolers son raras, extremistas o radicales. Precisamente el autor de la tesis doctoral homeschooling en España, el Catedrático de instituto y profesor asociado de la Universidad de Oviedo Carlos Cabo, revela en su estudio que las familias que se decantan por esta fórmula son muy normales.
El segundo engaño es pensar que se trata de algo cómodo puesto que no está sujeto a horarios escolares. Pero las dos grandes falacias del homeschooling son que los niños están siempre en casa y no socializan. Y este modelo educativo no significa reducir el aprendizaje a las cuatro paredes de una vivienda, ya que las familias homeschoolers se juntan con otras para hacer excursiones, visitar museos, exponer trabajos realizados por los niños, o pasar juntos tiempo de ocio.
Los hijos educados en casa, también acuden a clases extraescolares de música, deporte o idiomas, según sus preferencias, donde se juntan con niños escolarizados. Además salen al parque y tienen vecinos, hermanos o primos. Ocasionalmente surgen actividades entre niños homeschoolers de distintas comunidades, y al menos una vez al año, se organiza un encuentro nacional donde muchas familias que se conocen virtualmente pueden conocerse físicamente.
Pero el mayor miedo de todos es el de que los niños no aprendan. Sergio Saavedra, jurista de profesión, padre de familia homeschooler y portavoz de la Asociación por la Libre Educación, ante la pregunta de un posible retraso de aprendizaje en los niños homeschoolers, afirma que lo que ocurre es todo lo contrario. Saavedra dice «yo he visto muchísimos padres que cuando se han preocupado de verdad de la educación de sus hijos en las etapas tempranas, en el momento de acceder a la educación primaria, han visto que el niño tendría que retrasarse en conocimientos».
La ventaja esencial del Homeschooling frente a la escolarización, es que los niños aprenden en función de sus ritmos y su apetencia. Los homeschoolers pueden estudiar una materia que les gusta mucho y profundizar en ella sin tener que estar anclados a que eso no son contenidos previstos para la etapa. Es por estudiar de acuerdo a sus intereses, por proyectos y con una gran motivación, que el aprendizaje no les demanda una gran fuerza de voluntad, sino que supone un disfrute para ellos.
Lo bueno es que, gracias a las nuevas tecnologías, el acceso a los materiales de trabajo es más fácil. En internet el material es infinito, se encuentran desde todo tipo de regletas para ayudar en los cálculos, en el álgebra y en operaciones complejas matemáticas de una manera totalmente imaginativa, hasta todos los materiales de historia que se pueda imaginar: juegos, aplicaciones para smartphones, tablets, etc.

¿Pueden todos los padres enseñar a sus hijos?

En España el homeschooling no está oficialmente reconocido. No existe un censo oficial de familias que lo practican, ni certificación, ni se controla la capacitación de los padres. Bajo el punto de vista de Saavedra, «todos los padres están capacitados. Lo que hace falta es voluntad y ganas de hacerlo».
En la Asociación por la Libre Educación afirman que los padres realizan una labor paralela al aprendizaje de sus hijos, formarse en formar. Además, con las nuevas tecnologías, la información está al alcance de todos. En ALE puntualizan que si algún tema concreto, o materia, se escapa a los conocimientos de los padres, pueden investigar con el hijo y descubrirlo juntos o bien pueden buscar un amigo, o familiar que conozca el tema, o incluso contratar un profesor particular como hacen muchos padres que llevan a sus hijos al colegio ordinario y después de las clases, complementan con academias de repaso.
A nivel internacional, en Irlanda y en la mayor parte de los Estados Unidos no se pone en duda en ningún momento la capacidad de los padres para hacerlo. Son los propios padres los que cuando llega a niveles que los hijos les van pidiendo y que ellos no alcanzan los que buscan ayuda. En países como Portugal se exige que los padres hayan superado un nivel más que el que los hijos están estudiando. En algunos países se pide un certificado de aptitud pedagógica y en otros una carrera universitaria. Se trata de un aspecto muy variable.

Legalizar el homeschooling en España

La educación en casa es una realidad adoptada en muchos países en los últimos diez años. Normalmente suele partirse de un sistema más regulado y luego se van dando más márgenes de libertad hasta llegar a sistemas como el canadiense o el de los Estados Unidos. En estos países, las universidades abren plazas especiales para homeschoolers y se ven fórmulas de cooperación para que participen de ciertas actividades del colegio y al revés.
Saavedra lo tiene muy claro, «La situación en España va a cambiar. Yo estoy seguro de que cuando mis hijos hablen de que estudiaron en casa la gente no les mirará con cara rara». Desde la Asociación por la Libre Educación piden la modificación del artículo 68 de la actual Ley Orgánica de la Educación en España de 2006. Este artículo regula que para acceder al título de Educación Secundaria por libre, el final de la educación básica obligatoria, hace falta haber cumplido 18 años. Mientras que un niño que ha estado escolarizado en un centro educativo obtiene ese título a los 16 años.
Las familias que hacen homeschooling en España lo quieren practicar de una manera absolutamente abierta y sin ningún tipo de clandestinidad. Sin embargo como apunta la doctora Madalen Goiria, profesora titular de Derecho Civil de la Universidad del País Vasco, en su tesis, «se tiende a confundir con una situación de “abandono familiar” o de “absentismo escolar” y nada más lejos de la realidad».
Algo parecido ocurrió con la educación laica o la educación a distancia en la universidad,  que eran realidades que parecían imposibles y ya se ha visto que no pasa nada por admitir otros modelos que funcionan en todo el mundo. Es una cuestión de no tener miedo, de ver cuáles son las posibles carencias y suplirlas.
Actualmente muchos expertos se han inclinado hacia la defensa del homeschooling como una opción educativa válida. Entre ellos, el presidente del Consejo Escolar del Estado, Francisco López Rupérez durante el III Congreso Nacional sobre Educación en Familia. Esto aporta un rayo de esperanza a la Asociación por la Libre Educación que nació en 2002 con el objetivo, entre otros, de servir de canal de comunicación entre las administraciones públicas y las familias que practican la escuela en casa.

Tópicos sobre la educación en casa. Un poco de prensa escrita.

Sacado de este artículo del diario El País: “Homeschooling: por qué no cuaja en España”. El artículo que achaca a los tópicos la causa de que el homeschool “no cuaje en España” está plagado de tópicos. Veamos algunos de ellos:

1. Para muchos padres la llegada del verano supone un barullo de horarios cambiados, huecos imposibles de llenar y quejas por la incompatibilidad de vacaciones escolares y trabajo. Sin embargo, para otras familias no existe gran diferencia entre la época estival y la escolar. Son los homeschoolers, alumnos y padres para los que el cole es cualquier lugar en el que se pueda aprender.

Esto no es cierto, y es ciertamente un tópico. Las familias que educan en casa siguen el ritmo que marca la vida estival y de trabajo como cualquier otra familia, incluso más porque la etapa estival les permite vivir con tranquilidad sin miedo a ser cuestionados en la calle.

2. Como Clonlara, existen diversas alternativas (Epysteme, Ale) y colegios que facilitan la tarea a padres y alumnos españoles que opten por el homeschooling.

¿ALE un colegio a distancia?

3. Universidades como Harvard o Yale reservan cupos cada curso para alumnos que se hayan educado en casa. Buscan perfiles extracurriculares brillantes, chavales que hayan viajado, que practiquen hobbies o que hayan sido voluntarios y destacan estos aspectos por encima de los académicos.

Estas universidades no reservan ningún cupo a nadie. No funcionan así. La novedad reciente ha sido que no los excluyen de plano a casua de no poder presentar un expediente académico normalizado, permietiendo otro tipo de pruebas sobre su capacidad académica, de ahí a reservar un cupo va un paso. De hecho, la propia página dirigida a los homeschoolers informa, en cuanto a la admisión que: Students who have developed a very strong high school record including rigorous coursework, high test scores, and amazing extracurricular activities have the best odds of admissions

 

4. Parece que fuera de España hay menos prejuicios en torno al homeschooling. Tan pocos prejuicios que apenas se menciona en  las biografías de personajes célebres, clásicos y contemporáneos, como Einsten, Graham Bell, Frank Lloyd Wright, Agatha Christie, Charles Chaplin, Woopie Goldberg, Elijaa Wood o las hermanas Venus y Serena Williams.

Todas estas listas de famosos homeschoolers no tienen sentido. Einstein fue a la escuela toda su vida: “Einstein cursó sus estudios primarios en una escuela católica; desde 1888 asistió al instituto de segunda enseñanza Luitpold (que en 1965 recibiría el nombre de Gymasium Albert Einstein). Sacó buenas notas en general, no tanto en las asignaturas de idiomas, pero excelentes en las de ciencias naturales”

En la época de Graham Bell, incluso la de Agatha Christie las personas con un nivel económico tan elevado como el de ambos, eran educadas en casa por padres o tutores, y el resto simplemente no pisaba una escuela porque empezaba a trabajar a los 12 años (pero de esos otros “homeschoolers” de la vida, no sabemos nada). “Al igual que sus hermanos, Bell recibió sus primeros cursos escolares en casa de su padre. Luego fue matriculado en la Royal High School en Edimburgo, Escocia, que dejó a la edad de 15 años”.

Charles Chaplin: “Una carta descubierta en 2011 alegaba que había nacido en una roulotte de Black Patch Park, un campamento gitano de Smethwick, cerca de Birmingham.Sus dos padres fueron artistas de music-hall. Su padre, Charles Spencer Chaplin Sr. fue actor y cantante; mientras que su madre, Hannah Chaplin, era conocida en el espectáculo bajo el seudónimo de Lily Harley”.  No es precisamente la biografía del homeschooler habitual.

Las hermanas Williams no fueron a la escuela porque sus padres les impusieron una forma de vida espartana con entrenamientos diarios y escuelas de tenis en las que se especializaron hasta ser campeonas en torneos internacionales.  Aun así, sí acudieron a la Driftwood Academy, donde obtuvieron su titulación en bachiller.

La “alegalidad” del homeschool

Un artículo de 28 de diciembre de 2014 publicado en el diario El País nos advierte de que “Alegal” es un término que se ha puesto de moda en el discurso jurídico, político y mediático. Incluso será recogido por el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua con el significado de “no regulado, ni prohibido”. Hace bien la docta casa aceptando lo que produce el román paladino y, por lo menos, otorgándole un significado concreto y unívoco. Ahora bien, más allá de la gramática, se trata de un término semánticamente engañoso y jurídicamente mostrenco. Digo mostrenco en sentido estricto, como objeto sin autor o dueño. Ninguna fuente formal de derecho ha producido semejante concepto. Esta palabreja entra en la jerga jurídica desde la política, donde llega desde los medios de comunicación. Y es semánticamente engañoso por cuanto sugiere la existencia de un vacío normativo que precisa ser cubierto con urgencia, que mientras ese hueco no sea objeto de regulación, la actividad de que se trate se moverá en un limbo inestable. ¡Falso!”

En el campo del Derecho, no aparece rastro de su existencia en los múltiples manuales de enseñanza de las difernetes disciplinas jurídicas. Se prefiere el término “vacío legal”, o “laguna”, que está destinada a ser cubierta por alguna normativa cercana, en base a las distintas reglas de interpretación, en especial la analogía y la interpretación extensiva.

Recientemente se ha neutralizado la existencia de una laguna legal en el campo del homeschool, -por el hecho de que no se regule como tal expresamente en ninguna normativa del ordenamiento jurídico español-, en base a los argumentos expuestos en la Sentencia del Tribunal Constitucional de 2 de diciembre de 2010.

Sin embargo, rs frecuente leer artículos en los que se afirma que el homeschool en el Estado español es “alegal”. Así aparece en el artículo publicado en un blog sobre crianza y educación La educación en casa: una alternativa cada vez más frecuente En España es una situación “alegal”, que quiere decir que no está regulada de forma explícita, pero como bien os recojo en la introducción, la Constitución no obliga a la escolarización, si no a la educación”, o como el reciente artículo publico en el blog de Ros Abogados y titulado  Desescolarización, educación a distancia y homeschooling”  en el que se defiende la misma teoría: “En primer lugar, hay que saber que son muy pocos los casos de homeschooling en España que han terminado en los Tribunales, y esto a pesar de que esta práctica es ilegal o “alegal”, dependiendo del referente legal que utilicemos”.

índiceEl blog Xarxatic  publica un artículo en agosto de 2014 titulado “El homeschooling un tema gris, en el que también se defiende la alegalidad del fenómeno: “Algo que, en el caso del homeschooling se deja a la alegalidad del modelo”. Y finalmente, por mencionar sólo algunos, el artículo de Gonzalo García en Vamos Tirando en el que se afirma que “En España esta opción es más alegal que ilegal. No está reglada ni reconocida, pero al depender los asuntos de Educación de las CC.AA., podemos encontrarnos distintos tratamientos dependiendo de la región en que nos encontremos”.

¿Es conveniente que sigamos defendiendo que el homeschool es alegal, en base a los argumentos expuestos?

De nuevo Elsa Haas

Por diversas razones -en concreto el hecho de que estoy redactando el nº 7 de la serie 10 sobre el homeschool, y necesito recabar nueva información-, he vuelto a manejar aquellos escritos de finales de la década de los 80 y principios de los 90, en los que se estaba fraguando el movimiento desescolarizador que conocemos hoy en día. No hay como volver al principio para obtener inspiración y sentir una ráfaga de aire fresco. Elsa Haas acababa de publicar un artículo en el diario El País, sobre el suicidio en el ámbito escolar, y más tarde, en 1990, publicaba en ese mismo diario un artículo titulado Buscar alternativas y encontrarlas

Buscar alternativas y encontrarlas

Massachusetts, EE UU. 24 MAY 1990

En el artículo sobre el fracaso escolar aparecido en la sección Domingo del 13 de mayo me presentaron como “la norteamericana partidaria de buscar alternativas a la escuela”. No sólo las busco, sino que las he encontrado.En EE UU, según el Departamento de Educación, un cuarto de millón de niños y jóvenes no van a la escuela, sino que aprenden en casa y en el mundo real con la aprobación de sus padres. Existen leyes que, específicamente, permiten esta alternativa en muchos Estados de EE UU, al igual que en países como el Reino Unido, Francia, Australia, Nueva Zelanda o Canadá. Represento a Holt Associates, una organización de Cambridge, Massachusetts, que publica una revista sobre el tema. En España editamos su versión castellana, Aprender sin escuela.

En 1987 Grant Colfax se graduó cum laude en la Universidad de Harvard, habiendo ingresado en la misma sin antes pasar por ninguna institución educativa. ¿Qué tiene que ver esto con el fracaso escolar? Colfax no empezó a leer hasta que tenía nueve años, y probablemente en cualquier escuela hubiera sido encasillado como un fracasado que padecía trastornos de aprendizaje. ¿Qué hicieron sus padres para convertirlo en un éxito? Confiaron en que cuando tuviera sus propias razones para aprender a leer, aprendería. Y le alentaron a seguir con lo que más le interesaba en aquel momento, el cuidado de cabras.

Muchos otros jóvenes desescolarizados prescinden de la Universidad y se meten directamente en el mundo real, desenvolviéndose allí perfectamente.

Hasta ahora hemos encontrado varias familias en España que han elegido como la mejor alternativa educativa el no llevar a sus hijos al colegio.

Las escuelas no mejorarán hasta que dejen de ser un monopolio.

Representante para España de Holt Associates. Cambridge,

Siguiendo el relato de Carlos Cabo, desde su tesis doctoral,  “el mismo año de su llegada a España, escribe un artículo en El País, titulado “Los jóvenes suicidas y el papel de las escuelas” (27 de septiembre de 1988), en el que habla de la responsabilidad de la escuela en los casos de suicidios de jóvenes escolares. Al parecer, cuatro de los seis estudiantes que últimamente se habían suicidado en España lo habían hecho por motivos directa o indirectamente relacionados con el fracaso escolar. Aprovecha esta circunstancia para criticar a la institución escolar y para defender otras alternativas más respetuosas con todo lo que tiene que ver con el aprendizaje de los menores. En este sentido sintoniza con la pedagogía anti autoritaria, no directiva o libertaria de Neill”.

La vista atrás

Casi diez años han transucrrido desde la publicación de estos textos. De una parte, la memoria de Fiscalía General de 2006, en la que se expresan los criterios de actuación de este organismo frente a los casos de absentismo escolar. De otra, un artículo publicado en prensa, en septiembre de ese mismo año, que reproduce el mismo argumento, la equiparación entre absentismo y delincuencia. En aquel momento se acababa de aprobar la LOE, en mayo de 2006. Estamos en un momento equivalente, tras unos meses de haberse aprobado la LOMCE. ¿Ha cambiado algo?

19/9/2006  RADIOGRAFÍA ESCOLAR |MEMORIA ANUAL DEL FISCAL GENERAL DEL ESTADO

7. El absentismo escolar
La preocupación de las Fiscalías por aportar soluciones, dentro de sus limitadas competencias, para el abordaje de este problema, tiene su traducción en las numerosas referencias contenidas sobre el mismo en las distintas Memorias. La gravedad del problema se ilustra por la Fiscalía de Huelva con el dato de que si atendemos a los informes de los equipos técnicos, el absentismo escolar es uno de los elementos que nos encontramos en el 90% de los casos de menores que cometen hechos delictivos. La Fiscalía del TSJ de la Comunidad Valenciana también subraya la conexión entre absentismo escolar y delincuencia juvenil.
La mayoría de las Secciones de Menores, cuando reciben la noticia de este tipo de conductas omisivas citan a los padres del menor en Fiscalía y les advierten de las posibles consecuencias penales de su comportamiento, llegando a promover una respuesta penal en forma de denuncia o de querella por delito de incumplimiento de las obligaciones familiares en caso de persistencia en la conducta. (Fiscalías de Álava, Huelva, Cáceres, Palencia, Teruel, Cantabria, Aragón, Madrid, Navarra, Cádiz)
La Fiscalía de Huelva pone de relieve que desde principios del año 2004 la Sección de Menores entabló conversaciones con los responsables de los dos Centros de Educación que mayor nivel de absentismo presentaban, los dos situados en la barriada onubense con mayores niveles de marginalidad, iniciando un plan para intentar corregirlo focalizando la intervención en una primera etapa en los alumnos de primaria, aproximadamente hasta los 12 años. Así, los Colegios remitían a la Sección de Menores informes de los menores de primaria que faltaban a clase. Desde Fiscalía, previa apertura de diligencias informativas, se remitía a los padres de los menores una carta en la que se les advertía de las consecuencias del incumplimiento de sus obligaciones para con los menores. Este modo de actuar ha cambiado debido a la interacción con las Comisiones Locales de Absentismo y la participación en la Comisión Provincial, de reciente constitución, de tal manera que los casos graves de absentismo son los únicos que se derivan a la Fiscalía de Menores. En estos supuestos una vez que el Centro educativo comunica que los menores siguen sin acudir a clase, se cita a los padres a la sede de la Fiscalía en calidad de imputados por la posible comisión de un delito de abandono de familia.
En la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura el
Fiscal ha entrado a formar parte del Consejo Escolar del Menor, perteneciente al Instituto Municipal de Bienestar Social, con el objeto de potenciar dentro del ámbito de las competencias que le son propias la escolarización de los menores.
La Fiscalía de Segovia expone la incidencia del absentismo en el colectivo de menores extranjeros en los que el desconocimiento del idioma facilita la desidia y la falta de interés para asistir al centro escolar. Fruto de la reactivación de la Comisión de Absentismo y de las denuncias presentadas por la Fiscalía en diferentes Juzgados tanto de Segovia como de la provincia, se han empezado a celebrar en el Juzgado de lo Penal los juicios derivados, habiéndose obtenido hasta tres sentencias condenatorias de padres y habiéndose reducido de manera visible el número de menores absentistas.La Fiscalía de Palencia refiere que sigue trabajando en colaboración con la Comisión de Absentismo Escolar por entender que a través de la misma puede llegarse al conocimiento de situaciones de riesgo o desprotección de menores, siendo también importante el trabajo que
con los padres se realiza desde dicha Comisión. Matiza no obstante la Fiscalía de Teruel que aplicando el principio de que la solución judicial debe de ser la última, estos problemas suelen ser derivados a los servicios sociales.
Atinadamente subraya la Fiscalía del TSJ de la Comunidad Valenciana que hay que distinguir dos supuestos: uno se da cuando son los padres del menor los que no adoptan las medidas necesarias para escolarizarlos adecuadamente, no formalizan las matriculas, no les proporcionan el material necesario, ni solicitan las ayudas existentes y no se responsabilizan de que los menores acudan diariamente al colegio o ni siquiera les despiertan, no evitan el absentismo de sus hijos o no consideran necesaria la educación de sus hijas, incumpliendo así sus obligaciones como padres. El otro supuesto se da cuando es el propio menor el que no quiere acudir a clase, lo cual puede deberse a diversos motivos, ya sea porque presenta un gran retraso escolar o simplemente porque vive de noche y durante el día duerme o porque considera que no es necesario y que ningún beneficio va a obtener de estudiar, encontrándose los padres impotentes para escolarizarlo o impedir su absentismo. Como muestra de la preocupación por el absentismo escolar y del interés en solucionarlo se refieren las diversas reuniones que la Sección de Menores ha mantenido con diversos Ayuntamientos a fin de coordinar las actuaciones respectivas, existiendo Ayuntamientos que han elaborado protocolos de actuación que culminan cuando, ante el fracaso de las diversas medidas adoptadas, se ponen los hechos en conocimiento de la Sección de Menores de la Fiscalía. En ese caso la Fiscalía, según la gravedad y circunstancias de los hechos, oficia a la Policía para que informe de los motivos del absentismo escolar y acerca de las circunstancias personales, familiares y sociales de los menores, o bien directamente cita a los padres para tomarles declaración sobre los motivos del absentismo, recordándoles su obligación de escolarizar a sus hijos como mínimo hasta los 16 años.
El problema de más difícil solución, como exponen las Fiscalías, es el que generan los menores adolescentes que se niegan a acudir a la escuela, y cuyos padres se muestran incapaces de controlar estas conductas rebeldes, supuestos en los que no hay ni abandono ni dejación de funciones por parte de los padres.
La Fiscalía del TSJ de Valencia considera que es difícil conseguir condenas por delito de abandono de familia, pues el tipo penal está anticuado y no responde a la realidad social actual, entendiendo que seria necesario concretar las competencias y el orden sucesivo y programado de intervención para adoptar medidas de las diversas instancias intervinientes y reservándose la actuación de la Fiscalía para aquellos casos que exijan un tratamiento penal.
Propone igualmente esta Fiscalía la tipificación específica de la conducta de aquellos padres que no adoptan las medidas necesarias para escolarizar a sus hijos, bien como una falta cuando se trata de situaciones menos graves y de hechos aislados o bien como delito en los casos más graves, dotando al delito ya existente de abandono de familia de un contenido mas acorde con el contexto actual. También considera esta Fiscalía que habría que comenzar a reflexionar sobre la conveniencia de tipificar como infracción penal el incumplimiento por parte del menor de su obligación de formarse y de acudir al centro
educativo.
Da cuenta la Fiscalía de Córdoba de que en el mes de noviembre se constituyó la Comisión Provincial de Absentismo, en la Delegación Provincial de Educación de la Junta de Andalucía, habiéndose elaborado un protocolo de actuación. También la Fiscalía de Sevilla informa de la creación a nivel Provincial mediante Orden de 19 de septiembre de 2005 de la Comisión para la prevención, seguimiento y control de absentismo escolar y la falta de escolarización, participando en ella un Fiscal de menores, existiendo importantes proyectos para controlar determinadas zonas de la Provincia con importante nivel de absentismo de chicos menores de catorce años o de chicos sin escolarizar.
Se pretende que los centros escolares actúen con unidad de criterio frente a los padres y frente a los propios menores. Considera la Fiscalía de Huesca que al menos la conciencia de que el Ministerio Fiscal se preocupa por el cumplimiento de las obligaciones educativas ayuda, en alguna medida, a corregir la tendencia al abandono de toda actividad escolar. Igualmente el contacto directo con las familias permite, además, detectar situaciones que pudieran ser tributarias de intervención administrativa por lo que en esos casos se pone en conocimiento del servicio competente para su estudio y adopción, en su caso, de las medidas de protección adecuadas. Esta Fiscalía subraya la necesidad de evitar la demora en la puesta en conocimiento de la situación de absentismo para evitar intervenciones tardías cercanas al final de curso con la consiguiente pérdida de eficaciade la intervención.
La Fiscalía del TSJ del País Vasco expone su protocolo de intervenciónen estos casos derivados bien por la Delegación de Educación bien por otros conductos: a) citación a la familia y al hijo o hija absentistas o desescolarizados, b) seguimiento durante tres meses para valorar la evolución, contando con la información aportada por el Centro escolar, y c) posterior evaluación de la situación para cerrar el caso o denunciarlo al Juzgado. La Delegación de Educación es informada por la Fiscalía de las gestiones realizadas con cada expediente.
También la Fiscalía del TSJ de Cataluña pone de relieve como problema específico el que plantean algunas etnias que no permiten la intervención externa y que se rigen por un código propio. Aunque se han observado cambios positivos todavía se plantean problemas. En estos casos se interviene desde distintos frentes sociales y solo cuando éstos fracasan se interesa la actuación de la fiscalía, la cual solicita del Juzgado correspondiente una resolución al amparo de lo previsto en los artículos 134.2 y 331 del Código de Familia, Ley 9/1998 de 15 de julio, y artículo 158 del Código Civil. Hasta el momento actual y de las actuaciones realizadas, cabe señalar que una vez realizada la petición ante el Juzgado, los menores han sido acompañados a la escuela sin necesidad de requerir a los padres judicialmente.

 

La fiscalía alerta de que el absentismo lleva a delinquir

  1. • Los fiscales de Valencia piden que esta conducta se tipifique como delito
  2. • Tres padres han sido condenados por no escolarizar a sus hijos en Segovia

Protesta de padres que no escolarizan a sus hijos, la semana pasada, en Barcelona. Foto: RICARD CUGAT

MÁS INFORMACIÓN

MARGARITA BATALLAS
MADRID

La fiscalía de Valencia, según se recoge en la memoria anual que la Fiscalía General del Estado presentó ayer en Madrid, reclama que se tipifique como delito la conducta de los padres que no adoptan las medidas necesarias para escolarizar a sus hijos y el incumplimiento por parte del menor de su obligación de acudir al centro educativo. Es una demanda planteada de forma particular desde Valencia. Desde el conjunto de España –añade el informe anual– son muchos más, sin embargo, los fiscales que subrayan la importancia del absentismo escolar. En un 90% de los casos es un factor que convierte a los menores en delincuentes.
La propuesta de Valencia surge tras constatar la dificultad que tienen los fiscales para que los niños, al menos hasta los 16 años, acudan a la escuela. Hasta ahora, tan solo la fiscalía de Segovia ha logrado tres condenas contra padres por no escolarizar a sus hijos al aplicar un delito de abandono de familia. Un tipo penal “anticuado y que no responde a la realidad social”, según los fiscales valencianos.

FORMAS DE ABSENTISMO
En la memoria, se explica que existen dos tipos de absentismo escolar: el de los padres que no matriculan a sus hijos –“ni solicitan ayudas ni se responsabilizan de que acudan diariamente al colegio o ni siquiera los despiertan para ir a clase”–, y el de los hijos que se niegan a asistir a la escuela porque “presentan un gran retraso escolar, viven de noche y durante el día duermen, o porque consideran que no es necesario”.
Ante esta situación, la fiscalía ha decidido tomar cartas en el asunto y en la mayoría de las secciones de menores se cita a los padres de los niños para advertirles del absentismo de sus hijos y de las consecuencias penales de esa conducta.

FAMILIAS DE TODO TIPO
Sin embargo, esta medida no acaba con el problema, que tanto afecta a los hijos de inmigrantes como a familias “normalizadas e integradas socialmente”, pero cuyos padres están desbordados “por los problemas que plantean las educación de sus hijos porque carecen de las habilidades necesarias y son incapaces de mantener una mínima convivencia”.

La educación como derecho-deber de los padres.

La decisión de una juez de Valen­cia de ordenar la escolarización de un adolescente de ocho años de edad, cuyos padres pretendían educarlo en su propio domicilio, y declarar al tiempo inviable la exi­gencia de los presuntos derechos constitucionales que los padres re­clamaron (su libertad a elegir el sistema educativo) está basada en una interpretación razonada y coherente de nuestro ordenamien­to jurídico.

Avalada por el criterio de la Fiscalía de Menores, la ma­gistrada recuerda que este supues­to no está reconocido en nuestro país y subraya que la educación tiene un doble sentido para los pa­dres como deber y derecho. En el primero de los sentidos, la juez de­fiende el papel de los poderes pú­blicos para garantizar la igualdad de los ciudadanos, especialmente en casos en que el sujeto (el niño) no puede elegir por sí mismo. Por otro lado, defiende la prioridad que la estabilidad y el beneficio del menor tiene para los juzgadores.

Finalmente recuerda que este mo­delo no nos es propio y que al­guien debe velar porque el mínimo aprendizaje de un adolescente en nuestra sociedad se vea garantiza­do como herramienta adecuada para su educación y su libertad. Una decisión que, con toda seguri­dad, marcará jusrisprudencia.

Información en prensa

En el  Diario información de Alicante.  Parece evidente que no se trefiere a las familias que educan en casa, pues se refiere expresamente a “librarnos del analfabetismo”. Sin embargo, los porcentajes son interesantes.

Diana Guijarro. Técnico de educación en el Ayuntamiento de Alicante

«Se trata de aumentar el derecho a la educación sin mandar a los padres a la cárcel»

victoria bueno 13.05.2014 | 00:13

Diana Guijarro.

Diana Guijarro.ANTONIO AMORÓS

Este curso han tenido lugar en Alicante hasta quince sentencias condenatorias contra padres por abandonar la escolarización de los hijos. La técnico municipal Diana Guijarro confía en abrir el camino para recuperar la formación de estos niños.
¿Qué buscan con medidas distintas para que los padres no vayan a prisión?
Las medidas educativas son las que dan sentido a nuestro trabajo. Se trata de aumentar el derecho a la educación, que llegue a todos los chavales, no tanto de mandar a la cárcel a los padres, sino de obligarles a educar a sus hijos. Librarnos del analfabetismo implicará tener ciudadanos formados y con autonomía.
¿Qué porcentaje de los casos de absentismo son tan graves como para encarcelar a los padres?
Aproximadamente el 2% llegan a la fiscalía, 47 de 665 expedientes abiertos, y quince de ellos tienen sentencias condenatorias. Este caso es el primero en el que se han implicado jueces y educadores para recuperar a una niña. Espero que detrás vengan muchas más sentencias de este tipo.
¿Confía en el resultado?
Ya lo dice la Comunidad Europea, que para resolver la crisis hay que hacer hincapié en aumentar la educación de la población, lo que conllevará una mayor empleabilidad y disminución del gasto social. Cambiar las medidas penales por las educativas aumentará la filosofía de llevar a los niños al colegio.
¿En todos los casos?
En Primaria está prácticamente escolarizada toda la población y este curso ha aumentado en un 20% la población que antes no asistía a las aulas.

 

 

La Fiscalía supervisa la educación de una niña cuyos padres se niegan a llevar al colegio

Es tan interesante el artículo que lo reproduzco en su totalidad:

Diario de Burgos

gadea g. ubierna | burgosdomingo, 06 de abril de 2014
Matriculada. La menor está inscrita a través de internet en un centro privado con sede en Estados Unidos y delegación en España. Su familia aboga por una enseñanza distinta a la reglada
La Fiscalía de Menores de Burgos supervisa desde el año pasado la educación de una menor cuyos padres se niegan a llevar a un colegio regulado por la Junta de Castilla y León y, en cambio, han optado por matricularla a través de internet en un centro privado americano con sede en España y que, al ser a distancia, permite que la niña reciba una educación más libre y acorde a lo que su familia desea para ella. Dado que el centro es extranjero y la formación a distancia en una etapa de escolarización obligatoria, el Ministerio Público afirma que se está incumpliendo la legislación española en materia de educación, pero no considera que se esté cometiendo un delito de abandono de familia porque se ha constatado que los padres están preocupados por la formación de la niña y que, por lo tanto, ella no está desprotegida. En cambio, sí cabría la posibilidad de que la Junta impusiera una sanción administrativa.
La escolarización en España es obligatoria hasta los 16 años y no solo por lo que aporta desde un punto de vista académico, por lo que esta familia residente en el Condado de Treviño está sometida a un control específico por parte de la Fiscalía de Menores. El objetivo es garantizar que no se vulneran los derechos de la menor (ni tampoco los de un hermano que está a punto de cumplir 16 años y que tampoco va al instituto), que progresa en sus estudios de manera semejante a otros chicos de su edad y que se suple la ausencia de relaciones sociales en el ámbito educativo con otras actividades en grupo.
En los últimos cinco años se han detectado en la provincia otros «dos o tres casos», según la Fiscalía, de lo que suele denominarse educación en familia o, en su terminología inglesa, home schooling. Hay zonas de España como el País Vasco o Cataluña en las que es relativamente frecuente o, al menos, no excepcional como sí ocurre en Castilla y León. En la región, en cuanto se detecta que hay un niño que no acude a diario al colegio, Educación toma medidas y trata de determinar si se trata de un caso de absentismo escolar o de educación en casa.
La diferencia está en que lo primero es ‘habitual’ y consiste en que el menor no va al colegio por despreocupación de los padres o, en la adolescencia, porque  no le interesa y se niega a ir a clase. En el segundo caso, en cambio, el aspecto clave es que los progenitores suelen considerar que la educación convencional es perjudicial o que no da respuesta a las necesidades de los niños y prefieren formarlos empleando otros métodos y con otros ritmos. Exige, por lo tanto, mucha implicación por parte de los padres. Pero este matiz es irrelevante para la Consejería de Educación, que está obligada a tomar las mismas medidas que en un caso corriente de absentismo porque el origen es el mismo: un menor que no va al colegio. El director provincial de Burgos, Juan Carlos Rodríguez Santillana explica a través de un correo electrónico que «si bien hasta 2006 esta práctica [educación en casa] no era ilegal, sino, simplemente, alegal, a partir de esa  fecha está  normativamente penada y, por tanto, perseguible de oficio  por las autoridades. Hay intentos o conatos de su práctica -no siempre demostrables por cuanto suele haber situaciones que, transitoriamente, lo podrían justificar- que, si es el caso, son abordados en último término por la Fiscalía de Menores».
Antes de llegar a este punto, la Consejería de Educación habla con las familias y, si no hay un cambio de actitud, se pone en conocimiento de la Fiscalía. Y, a partir de ahí, el asunto puede resolverse tras la apertura de un expediente civil [y, en su caso, una sanción administrativa] o acabar derivando en una causa penal. José Fernández y Luis Delgado son los dos fiscales de menores de Burgos y explican que su modo de actuar en los posibles casos de educación en casa es «igual que en los de absentismo. Lo primero que se hace es comprobar que no haya desprotección del menor». A partir de ahí, se explica que tanto la ley como el Tribunal Constitucional, en una sentencia que crea jurisprudencia, «dice que la escolarización es una opción que se ha considerado oportuna hasta los 16 años. Y eso hay que cumplirlo», afirma Fernández.
Pero puede ocurrir [y ocurre] que una familia se niegue a matricular a los niños en un colegio convencional y busque otras alternativas para poder mantener su plan formativo sin cometer un delito. Y es lo que, según la fiscalía burgalesa, ha ocurrido en el último expediente de este tipo incoado. En enero de 2013 se pone en su conocimiento que hay una niña de 14 años en la provincia que no va a clase. Se activa el mecanismo habitual de entrevistas con padres e hijos y se comprueba que la niña está matriculada en un centro educativo privado con sede en Michigan y con delegaciones en España y Alemania denominado Clonlara School. Se le solicita un informe sobre el aprovechamiento académico de la niña y «se comprueba que hay protección», explican ambos fiscales. Es decir, se constató que la niña tenía unos conocimientos adecuados y que sus padres estaban involucrados en su educación. «Están preocupados por la educación de la hija. Es más, a nosotros nos dicen que para ellos sería más cómodo dejar que la niña fuera a un colegio corriente», afirma Delgado.
El motivo es que en el centro en el que esta niña está matriculada (el más conocido y frecuentado en España por familias que apuestan por esta fórmula, pero no el único) no hay clases como tal ni tutorías que obliguen al menor a comparecer o un programa específico que seguir a través de fichas y ejercicios; todo tienen que gestionarlo los padres: método y contenidos. Ni siquiera hay notas. El director de la delegación de Clonlara School en España, Juan Carlos Vila, explica que «no pretendemos calificar a los chicos con notas», sino que la evaluación se hace a partir de unos informes que las familias envían periódicamente (casi siempre cada trimestre) y en los que se recoge la metodología de estudios empleada, los materiales y actividades que están haciendo las familias. El centro recopila toda esta información y, como explica Vila, la ‘convierte’ al lenguaje administrativo. «La calificación la ponemos en conjunto entre las familias y, muchas veces, somos nosotros quienes tenemos que modificar al alza porque normalmente las familias y los propios alumnos son bastante rígidos a la hora de calificarse. Otra de nuestras funciones es traducir todo eso al lenguaje que entiende la administración tanto en España como en Estados Unidos», cuenta Vila, especificando que de esta manera se crea «un certificado de calificaciones que, al final, pretende ir generando un expediente». Y hasta que esta niña cuya educación está siendo objeto de supervisión no cumpla 16 años, esta información también será demandada por la Fiscalía de Burgos para garantizar que sus derechos no se vulneran y que su formación evoluciona de forma semejante a la de otros chicos de su edad.
Sin embargo, para la familia el proceso no terminará aquí. Una vez que acabe en Clonlara, tendrá que iniciar el proceso de homologación al sistema español. En este caso, el colegio tiene sede en Estados Unidos, pero las directrices en España están adaptadas; es decir, aquí se estudia lengua y literatura castellana (además de gallega, euskera o catalana, si procede) e historia de España, por ejemplo. Así que cuando terminan no es que tengan un certificado de estudios equivalente al estadounidense, pero, como señala Juan Carlos Vila, «el expediente sí está emitido en Estados Unidos y validado por las autoridades norteamericanas, pero cuando tiene la Apostilla de La Haya [certificación oficial de autenticidad] para que pueda ser utilizado en el exterior, se entrega a las familias para que hagan la convalidación».
Si no hay cambios, el asunto se archivará cuando termine la etapa de escolarización obligatoria, al igual que se hizo en otros casos semejantes abiertos en la Fiscalía.

‘HOMESCHOOLING’ Educar en casa, un reto para los españoles

El título corresponde a un artículo publicado el viernes 24 de enero en 20 minutos 

Me encantaría que alguien que no conozca el mundo de la educación en casa leyera este artículo y me dijera lo que piensa. Mientras tanto, me tengo que conformar con mis propias impresiones que son ambiguas. No sé lo que pensáis quien lo hayáis leído, pero a mi me deja un sabor agridulce. Es un deja vu, el enésimo artículo redactado desde el mismo punto de vista Me da la sensación de que, a quien sea completamente ajeno a esta realidad, le daría la impresión de que quienes educan en casa son un grupo de gente extraña, que vive un mundo fuera de la realidad. Uno de los apartados se titula “Mejores resultados frente a los escolarizados”, pasando así a relatar que son unos 4000 los niños y niñas que educándose en casa “obtienen mejores resultados”, como si se tratara de la cuenta de resultados para 2013 de una empresa que cotiza en bolsa.

Una de las personas entrevistadas, además de las dificultades en la escuela ” porque han sufrido acoso escolar o porque el colegio no se adapta a las necesidades físicas y mentales del alumno”, menciona que “otras de las razones son por creencias religiosas, familias que viven en pueblos alejados de los colegios o aquellas que no pueden pagar los gastos que requiere ir a la escuela”. Se me ocurre pensar que esas razones no son las más habituales.

No me acaban de convencer este tipo de artículos que buscan lo más excepcional de lo normal, lo más sensacionalista de cualquier situación que, sin grandes difucultades, podría ser explicada desde la máxima normalidad. Creo que convierten a la educación en casa en un fenómeno de feria. He sufrido mucho esta mediatización de una realidad desde mi punto de vista de habitante del País Vasco, una realidad difícil, más necesitada de normalidad que de sensacionalismo y creo que más que hacernos amable e incluso factible en nuestras vidas la elección  de educar, de vivir a través del homeschool, lo único que consigue es dificultar la comprensión, poniendo a todo un colectivo entre vitrinas de cristal. Por otro lado, un artículo favorable en prensa, del tipo que sea, es más que deseable en este momento. De ahí la ambigüedad a la que hacía referencia al incio. No me acabo de decidir, pero creo que la cuestión merece un debate.

Eskola txikiak

Las escuelas pequeñas están disfrutando de un apogeo, cuando ya se temía que casi estaba acabando su ciclo con el proceso de incorporación de las escuelas rurales a la Escuela Púiblica Vasca a final del pasado siglo, en lo que se llamó el proceso de concentración de la oferta educativa en centros de mayor dimensión.

En la actualidad, en el País Vasco, (tanto en Bizkaia, en Gipuzkoa, Araba como en Nafarroa),  las “Eskola Txikiak (escuelas pequeñas), antiguamente denominadas rurales y después unitarias, ofrecen una oportunidad a los padres que huyen de centros masificados, en población de gran densidad, lejos de la naturaleza y de la educación en familia. Estas pequeñas escuelas ofrecen a los niños y niñas que las integran  la relación entre hermanos, al modo de una  familia numerosa, trasladada a un entorno escolar.ET

Nora Salbotx, en una entrevista realizada hace casi cinco años, en 2009, calculaba que había en aquel momento 133. De lellas  78 en  Navarra, 26 en Gipuzkoa, 28 en Bizkaia y media docena en Iparralde. Un artículo suyo de julio de 2008,en Jakingarriak (revista de la Universidad de Mondragon),  analiza en profundidad las caractrísticas e implicaciones de este modelo educativo. Por su parte, Ik Hasi, ya en 2005, publicó un completo artículo sobre el reto de este tipo de escuelas tras la concentración de centros que hemos mencionado antes.

Las características las ofrece en su blog, la coordinadora de este tipo de escuela en el territorio de Gipuzkoa (Gipuzkoako Eskola Txikiak):

* Es la única puebla escuela pública del barrio o localidad
* Vasca (enseñanza únicamente en euskara)
* Una escuela con menos de seis aulas
* Grupos pequeños
* Niños y niñas de diferentes edades en el mismo aula
* La cooperación y el trabajo en común surge de modo natural
* Una educación que impulsa la cultura poñular y el modo de ser cercano al entorno
*En directo contacto con la naturaleza
* Situada en un entorno amable, que suscita el conocimiento mutuo
* Con una relación estrecha entre docntes y padres

Este artículo en prensa explica la existencia de esta realidad en castellano Escuelas en minúscula El Correo, y este otro en euskara, Eskola txikiak, ikasleku handiak, Berria.

Existe una asociación de padres que lucha por la pervivencia de este modelo: EHIGE, a pesar de todas las dificultades.

En el Reino Unido, estas escuelas rurales de primaria se están reconvirtiendo para adaptarse, bajo el modelo de flexi schooling, a las necesidades de las familias que educan en casa, pero que a su vez, quieren ofrecer a sus hijos un contacto con otros niños y niñas de su edad. Es de resaltar esta escuela rural de Hollinsclogh que llegó a recibir la visita de Edward Timpson, parlamentario y vicesecretario del  Departamento de Educación, que alabó la reconversión de la escuela rural en un centro de refenrencia del flexi schooling británico.

Hemeroteca

Repasando la variada documentación que tengo almacenada, me he encontrado con este artículo en prensa sobre la comparecencia de personas y colectivos relacionados con el homeschool ante la Comisión de Educación del Parlamento Vasco que tuvo lugar en abril de 2008:

http://www.diariovasco.com/20080424/al-dia-local/todos-grupos-vascos-muestran-20080424.html

Unanimidad en la comisión
Tras la comparecencia ante la comisión de Educación, todos los grupos se mostraron favorables a estudiar los planteamientos de la educación en casa. El PP y PSE-EE, además, avanzaron que plantearán iniciativas para que no se criminalice y se reconozca legalmente esta opción educativa. De hecho, la familia de Irun fue imputada por la Fiscalía de Menores tras sacar del sistema educativo a sus cuatro hijos, aunque finalmente la Fiscalía delegó en la Inspección de Educación la decisión sobre el caso.
La presidenta de ALE, Sorina Oprean, demandó ayer que se reconozca de forma oficial la decisión de educar en casa por motivos «pedagógicos, religiosos o morales» y explicó que hay padres que eligen este camino porque «se han dado cuenta de que el Estado no ofrece soluciones concretas a las necesidades de sus hijos». Negó que la educación en casa suponga un «abandono familiar» y añadió que personas adultas que en su día fueron educadas por sus padres «se desenvuelven ahora en su vida de manera exitosa».
Desde los grupos parlamentarios, Iñaki Oyarzábal (PP) dijo que su grupo presentará algún tipo de iniciativa para que se regule la enseñanza en el domicilio, porque «ha llegado el momento de que en España se reconozca esta realidad».
El socialista Antonio Ribera mostró la disposición de su partido de instar al Ministerio y al Departamento vasco de Educación a llevar a cabo las modificaciones legales para que sea un derecho.
La parlamentaria del PNV Leire Corral indicó que su grupo va a estudiar la legislación de otros países para analizar las «posibles soluciones». Itziar Basterrika (EHAK) aseguró que su grupo cree que «la educación va más allá de la escuela» y avanzó que analizará esta opción. En la misma línea, Idoia Cuadra (EA) dijo que su partido también va a estudiar la documentación y la regulación que existe en otros países.