El derecho a la educación según el Protocolo Adicional 1º al Convenio Europeo de Derechos Humanos,

Protocolo Adicional al Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales.

París, 20 de marzo de 1952.

Artículo 2. Derecho a la instrucción.

“A nadie se le puede negar el derecho a la instrucción. El Estado, en el ejercicio de las funciones que asuma en el campo de la educación y de la enseñanza, respetará el derecho de los padres a asegurar esta educación y esta enseñanza conforme a sus convicciones religiosas y filosóficas”.

En la Constitución española el art. 27. 4 es el que recoge esta teoría de este tenor:

Los poderes públicos garantizarán el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. Sigue leyendo

Informe del Defensor del Pueblo Andaluz

En su informe de 2005 al Parlamento Andaluz, el Defensor del Pueblo reflexiona sobre este fenómeno de manera muy favorable a su aceptación desde el plano legal.
En primer lugar constata la normalidad de este modelo que convive junto a modelos tradicionales en gran parte de los países occidentales. Como el defensor afirma “El número de familias que optan por educar a sus hijos en casa, rechazando el sistema educativo tradicional por razones morales, filosóficas o religiosas es actualmente muy elevado“.
A continuación, y con la finalidad de concretar la situación en España, se centra en el análisis del art. 27.4 de la Constitución, en concreto el párrafo en el que establece los principios de la enseñanza básica: “la enseñanza básica es obligatoria y gratuita”. Y surge aquí el primer problema interpretativo: ¿ A qué se refiere la Constitución cuando nos describe el modelo de enseñanza? Se está refiriendo a enseñanza como sinónimo de educación o por el contrario es sinónimo de escolarización?.
Si interpretamos el término de enseñanza como sinónimo de educación, el fenómeno de la educación en casa tendría encaje en el sistema legal español, ya que el texto constitucional simplemente estaría indicando la obligatoriedad de que todos los menores reciban la educación que describe como básica, y esta educación básica puede perfectamente ser traída dentro de los cauces de la educación en casa, como ocurren en países como Estados Unidos, Reino Unido o Francia.
Sin embargo si se identifica enseñanza con escolarización, se haría imposible la aceptación de la posibilidad de la educación en casa, por lo menos dentro del período de la enseñanza básica, significando que se consideraría la escolarización como obligatoria, por el período de tiempo que disponga la legislación de desarrollo de este precepto constitucional, modelo muy semejante, en este caso al de Alemania, en el que se establece la escolarización obligatoria de los menores, durante una tiempo determinado, a través de las normas básicas de los distintos Lander.

La libertad de enseñanza

Una sentencia del Tribunal Constitucional, la 189/1980, resuelve le recurso de inconstitucional promovido por 64 Senadores contra varios preceptos dela Ley Orgánica 5/1980, de 19 de junio, por la que se regula el Estatuto de Centros Escolares.
Entre otras cuestiones de inconstitucional planteadas analiza el contenido de la libertad de enseñanza en estos términos:
“La libertad de enseñanza, que explícitamente reconoce nuestra Constitución (art. 27.1) puede ser entendida como una proyección de la libertad ideológica y religiosa y del derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones que también garantizan y protegen otros preceptos constitucionales.(especialmente los artículos 16.1 y 20.1.a).”
“En cuanto que la enseñanza es una actividad encaminada de modo sistemático y con un mínimo de continuidad a la transmisión de un determinado cuerpo de conocimientos y valores la libertad de enseñanza, reconocida en el art. 27.1 de la Constitución implica, de una parte, el derecho a crear instituciones educativas (art. 27.6) y de otra, el derecho de quienes llevan a cabo personalmente la función de enseñar, a desarrollarla con libertad dentro de los límites propios del puesto docente que ocupan (art. 20.1.c).
Del principio de libertad de enseñanza deriva también el derecho de los padres a elegir la formación religiosa y moral que desean para sus hijos (art. 27.3). Se trata en todos los casos de derechos que tienen límites necesarios que resultan de su propia naturaleza, con independencia de los que se producen por su articulación con otros derechos o de los que, respetando siempre su contenido esencial, pueda establecer el legislador.”

El home school en Alemania

Quizás sea Alemania el estado de la unión Europea que junto con España no admiten el derecho a educar en casa en su legislación.
La asociación HSLDA se hizo eco de un caso que en enero de 2005 ocurrió en el Noroeste de Alemania, en Paderborn Country: la asociación recoge parte del informe incoado por la autoridad educativa que conoció el asunto:
Heinz Kohler, el director de educación del County, rechazó las creencias de las familias al afirmar que, “Vosotros y vuestros hijos no vivís aislados en alguna isla remota, sino en un ambiente que se impone dentro y fuera de las exigencias curriculares, en el que tendréis que aceptar que vuestra visión del mundo se verá afectada”. El Sr. kolher añadió que la educación en casa no es admisible ya que “los niños no pueden ser aislados del mundo exterior. En estos casos, el derecho de los padres a educar personalmente a los hijos impediría que estos se desarrollaran y crecieran para convertirse en individuos responsables dentro de la sociedad”.
En Alemania, como en España, la Constitución de República Federal presenta un conflicto entre el derecho de los padres y el derecho del Estado, y esa contradicción es la razón de los diferentes casos que se han ido produciendo ante los tribunales (véase Avenarius, 2000:435,448). La libertad de religión y conciencia están reflejadas en el art. 4 pf.1. Según el art. 6 pf.2, la educación y el cuidado de los hijos son derechos naturales de los padres. Constituyen una obligación para los padres. pero se añade que el estado (la sociedad) tienen la función de velar por el cumplimiento de esta obligación de los padres.
Debe añadirse que en alemán, el término Erziehung, que es el que parece en este párrafo, y que aquí se traduce por educación, se centra en el sentido de “criar”. Incluye la formación del carácter y la transmisión de valores, pero no se identifica con enseñanza.

Debate: la patria potestad frente a la intervención del Estado

Esta sentencia resuelve el recurso de amparo presentado por la Generalitat de Cataluña contra los autos dictados por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Barcelona, de fecha 21 de mayo de 1992, en recursos de apelación promovidos contra los dictados por el Juzgado de Primera Instancia num. 19 de Barcelona, de fecha 6 de noviembre de 1991.
La sentencia admite que los autos dictados por el Juzgado de Primera Instancia centran el problema jurídico en el alcance de la patria potestad, y el concreto, el derecho de los padres a educar y formar a sus hijos con arreglo a sus propias convicciones, y, considera que cuando la educación impartida impida o limite sustancialmente el pleno desarrollo del menor nos encontramos ante un inadecuado ejercicio de los derechos paterno-filiales y ante una posible situación de desamparo.
He aquí centrado un elemento sustancial del debate, cual es el límite o alcance del derecho de los padres frente a la intervención del Estado